Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

4 NOCHES

20 de julio de 2006

Grandes relatos, Hetero, polvazo. Su aparición le impactó, fue espectacular, sólo necesitaba conocerla y nunca pensó que llegara a llegar lo que pasó

Todo comenzó unos días antes del 20 de enero del 2001, estas fueron las mejores vacaciones de mi vida. Acababa de llegar a Bogotá después de haber estado en el Carmen de Apicala donde conocí a una niña muy linda, que por cierto me impacto muchísimo, y quedamos de llamarnos apenas llegáramos a Bogotá, y así fue, pero cuando llegué a Bogotá, mi mama me tenia una sorpresa, y era que nos iríamos a Girardot dentro tres días, así que llamé a Vanesa y le dije que nos hablaríamos después del viaje y ella acepto. Así fue como comenzó todo. Días antes me encontraba con mi mejor amigo de toda la vida, o bueno de casi toda la vida, pero si el mejor de los amigos que alguien pudiera tener, y yo me encontraba algo deprimido porque estaba solo, mi inspiración: una canción de Lenny Kravitz "Believe", mi oración; una canción de Scorpions "Send me an Angel", y así fue; conocí a Vanesa, pero no fue ella el ángel que me mandarían, o a lo mejor si, pero nunca lo sabré!!!. Finalmente llegue a Girardot, y me había prometido a mí mismo no conquistar a nadie porque podría tener algo con Vanesa, y a mí me gusta serle fiel a una sola mujer. Eso si llegara a suceder, pues nunca he estado en forma con una mujer, y no sé lo que es estar fiel con alguien, aunque si sé que si estuviera con alguien le seria fiel a esa persona únicamente, como si para mi no existiera el mundo aparte de ella, sea quien fuere. En fin… Cuando llegue a Girardot, como siempre nos tocaba esperar a que nos entregaran la habitación en el hotel de Colsubsidio, y eso no lo hacen sino como hasta las 3 de la tarde, así que caminé por ahí recordando viejos tiempos, buenos tiempos, de los cuales más tarde me acordaría en buena hora. Cuando llegué a la cancha múltiple vi una de las más perfectas, sino la más perfecta de las apariciones que jamás haya podido ver, bueno la verdad exagero un poco, pero hasta lo que había visto de la entrada hasta la cancha, era la mujer más linda que había visto a mi llegada, así que me impresionó mucho. Se encontraba leyendo algún libro o algo, lo cual la hizo ver aun más interesante e inalcanzable. Yo por mi parte llegué con una actitud emprendedora, la cual no me caracteriza para nada, con mis pantalones anchos habanos y una camiseta de Y2K. En la cancha estaban jugando básquet, y a mí me encantan los deportes, así que decidí entrar en el juego y así comenzó mi -"disque"- ""levante""; Me quite la camiseta, y por ese entonces estaba haciendo abdominales para que se me marcaran y verme mejor, con lo cual supuestamente ganaría algunos puntos y algo de confianza y autoestima, jajaja. Comencé a jugar lo mejor posible, despreocupadamente y tratando de hacerme el interesante para que se diera cuenta de mí, y parece que lo logre, aunque no me di cuenta sino hasta unos días después, -ya explicaré-. Terminó el juego y por otro lado sacaron un balón de boleyball, así que decidí jugar boleyball, y al grupo se unieron mis dos hermanas, que valga la aclaración están en el equipo del colegio, así que no juegan para nada mal, especialmente Natalia, mi hermana menor, que es una durita en eso y en muchos otros deportes, lo que pasa es que el que mas le gusta es ese, pero eso no importa de a mucho creo… En fin… al grupo se unieron otras tres personas, con las cuales la pasaría el resto de mi estadía en el hotel. Se trataba de un "man" -del cual no me acuerdo el nombre- que tenia un espíritu de recreacionista impresionante, -y en efecto- muy buena gente y muy chistoso también, otro "man" que tenia rasta -creo- también muy buena gente, y la hermana, con la cual no nos hablamos mucho el resto de los días, pero que jugaba bien. De ninguno de los tres me acuerdo el nombre en este momento, pero tampoco es relevante. Los tres se habían conocido el día anterior, pues habían llegado ese día, y estaban hospedados en el mismo piso de la misma torre, la torre de las palmas. La ni&n

tilde;a que me había impactado hace unos momentos, todavía se encontraba ahí, y parecía conocerlos, pues algo se dijeron, y creo que la invitaron a jugar, pero ella se negó. Para ese momento yo me dije a mí mismo que ese seria mi pase para poder conocerla un poco más, y pasar un rato agradable con ella, pero nunca creí que todo pudiera llegar a tal magnitud… jugamos boleyball un rato, y nos divertimos, nos hicimos amigos y ya para ese entonces dieron aproximadamente las 3 de la tarde y finalmente nos entregaron la habitación. Llegó mi mama con la llave y nos despedimos y quedamos de encontrarnos esa noche en la bienvenida familiar, y nos dispusimos a bajar maletas, y organizar la habitación; así lo hicimos, nos duchamos, descansamos un rato, comimos y nos arreglamos para salir por la noche a la bienvenida familiar como habíamos quedado por la tarde. Yo salí con mis fuchis, -los cuales adoro-, y ahí estaba el que desde ahora llamare "el rasta", la hermana y la niña que me había dejado bobo toda la tarde; el "recreador" -como lo llamaré de ahora en adelante- no estaba; el caso fue que "el rasta" se me acercó y me pregunto que si eran fuchis, -yo me encontraba haciendo malabarismo- y le dije que si, y nos pusimos a jugar; jugaba del carajo, la hermana también se unió a nosotros, y más tarde se fue porque tenia que hacer algo, "el rasta" le preguntó a esa niña si quería jugar, "Deisy quieres jugar", y ella se negó, pero más tarde por alguna extraña razón se dispuso a jugar y se levanto con algo de pereza. "Deisy: que nombre tan angelical pensé yo, exagerando un poco, como suelo hacerlo cuando me enamoro". Nos pusimos a jugar y la actividad que tenían preparada los recreacionistas comenzó y terminó antes de que termináramos de jugar nosotros; para ese momento ya estaba con nosotros "el recreador" y la actividad se paso tan rápido que ni siquiera nos dimos cuenta a que horas. Ya para cuando todo terminó ellos se disponían a seguir de acuerdo a un plan que habían hecho por la tarde y del cual no estaba del todo enterado, y me invitaron a quedarme con ellos justo cuando yo me iba a ir a la habitación, y como no tenia nada mejor que hacer, accedí y me fui con ellos. Me despedí de mis hermanas, le pedí permiso a mi mama, y salimos del hotel no muy lejos a comprar trago. Cuando llegamos a nuestro destino, a 10 pasos de la entrada del hotel, se dieron cuenta que el aguardiente estaba muy caro, así que decidieron comprar una caja de tequimon y dividirla entre 4, aunque para su sorpresa solo fue entre tres, porque como sabrán yo no tomo, así que dividieron 8.000 entre 3 y compraron su trago, "el recreador" se apoyo en un hormiguero y las hormigas lo picaron y eso nos dio para reírnos y burlarnos de él casi toda la noche, además porque no dejaba de quejarse y castigare con la camiseta. Esta era la primera vez que Deisy iba a Colsubsidio, así que le íbamos o más bien más tarde le iba a mostrar todo el hotel, o por lo menos las mejores partes que tenia el hotel. Esa noche nos dirigimos al fuerte que queda en la parte mas alejada de la parte principal del hotel, al lado de la pizzería, y nos sentamos en una de las atracciones de los niños y nos, o más bien, se dedicaron a hablar, a tomar tequimon y a fumar; yo por mi parte estaba en parte pensando en Vanesa y escuchando todas las bobadas que hablaban, que por cierto eran más bien interesantes; toda la noche no hicieron sino preguntarme que porque no hablaba mucho, y mi respuesta fue que yo prefería escuchar con atención y divertirme de esa manera, aunque no es muy divertido que digamos para muchos, pero bueno…., y así fue, pero en algún momento me tocaba hablar o no??, Y fue cuando se dedicaron a hacer preguntas al azar y responderlas cada uno, y entonces comenzó Deisy preguntando. "Que ha sido lo mas extraño que hayan hecho sexualmente?, Comienza tu" -me dijo- refiriéndose a mí ya que no había hablado en toda la noche. Lo único que pude hacer en ese momento, fue soltar una carcajada y reírme sarcásticamente ya que no había hecho nada sexualmente en mi vida, y a lo más que había llegado, fue con una amiga en la U, con la cual no paso nada, y nada es nada, excepto que ella me hizo cosquillas, y lo más que hizo

fue desabrocharme los pantalones y hacerme cosquillas o mas bien "caricias" en mi pecho, en el abdomen, y un poco en el pene, lo cual me excitó muchísimo, pero nunca llego a pasar nada entre los dos, y antes de eso fue con mi única novia que había tenido como a los 13 años -tal vez- con la cual a lo máximo a lo que llego nuestra relación fue un beso en la mejilla, con lo cual llegaba a las nubes y no me cambiaba por nadie. El caso fue que ellos se sorprendieron y dijeron "mírenlo tan callado, y quien sabe de que se acordó" pensando que yo había tenido las 20.000 aventuras sexuales, y quien sabe que era lo peor o lo más raro que habría hecho; pero no era así, ya que yo era virgen, o más bien casto; y así se los dije, y tampoco les conté ninguna de las dos cosas que me habían pasado ni con mi amiga de la U, ni con mi ex-novia, así que quedaron aburridos y dijeron: "Que????? Entonces nada de nada????, y no toma… y no fuma…… Pues bueno bien… no bacano.. full creo……" yo lo único que pude hacer fue reírme un poco más y disponerme a escuchar las barbaridades que habría hecho cada uno, pues ellos si tenían material para contar. Comenzó "el recreador" y dijo que lo habían violado como a los 7 u 8 y que lo había hecho con una nena en una de esas escaleras en forma de "A" de esas que son metálicas de electricista, y nos reímos un poco. "El rasta" dijo que no que normal uno encima del otro en una cama, nada del otro mundo, y Deisy por su parte dijo que lo mismo, que no que todo normal, cosa que no era cierta, pero bueno… finalmente se acabaron la caja de tequimon entre los 3 porque yo no accedía a tomar ni una sola gota y se cansaron de ofrecerme, pero bueno, para este momento ya era la 1:30 de la mañana, así que nos incorporamos y nos fuimos cada uno para su habitación y nos quedamos de ver al día siguiente en la piscina; para cuando llegue a mi habitación, me di cuenta que no tenia la llave, y que mi mama debería estar preocupada, y algo dormida, así que me toco golpear y finalmente me abrieron preguntándome que donde había estado y que eran esas horas de llegar, y pues yo dije que estaba acompañando a la gente que había conocido por la tarde a tomar, y que estaba en el fuerte al lado de la pizzería, y bueno finalmente mi mama termino diciéndome que tuviera mas consideración, porque ella tenia que madrugar para irse temprano, pues tenia que atender citas medicas en su consultorio en Bogotá, lo cual significaba que mis 2 hermanas y yo íbamos a estar solos los 4 días siguientes con sus 3 noches respectivas, uhu. Amaneció, y mi mama salió a eso de las 10 u 11 de la mañana; yo por mi parte emprendí camino hacia la piscina, y me encontré con Deisy, que para mi sorpresa estaba ya metida en la piscina con su bikini negro y ese cuerpo espectacular que la caracteriza; se encontraba con su hermana menor de apenas 5 o 6 años con la cual más tarde nos haríamos re-amigos, y me cogería de juguete, y por medio de la cual me ganaría a los padres de Deisy. Todo parecía ir viento en popa, pero como siempre yo tenia esa actitud, algo estúpida para algunos, de fidelidad ajena con la cual le estaba siendo fiel a Vanesa, que por cierto no era ni mi novia ni nada, pero actitud que igual fui dejando aparte por esa misma razón, pues si podía tener algo fijo con Deisy, no podía desaprovechar una oportunidad por más pequeña que fuera, siendo que me encontraba prácticamente, por no decirlo, del todo desesperado de estar completamente solo durante 19 años, así que trate de dejar a un lado esa actitud de fidelidad ajena, y deje que las cosas tomaran el curso que pudieran tomar; podría decirse que deje que el viento empujara mi barco. Nos encontrábamos en la piscina hacia el medio día intercambiando ideas y hablando de nuestros gustos y disgustos, yo me acorde del tatuaje que nos había mostrado la noche anterior (del cual me olvidé mencionar antes), y que no había podido detallar del todo bien debido a la oscuridad de la noche, así que le pedí que me lo mostrara nuevamente; se trataba de un angel caido, según me explico, llamado ashka o algo parecido y que llevaba tatuado en la espalda practicamente debajo del cuello y del tamaño de la mitad de la mano. Para entonces ya er

a hora de almorzar, así que llamaron a Deisy a comer, y ella acepto a regañadientes, al parecer por el hecho de estar a gusto conmigo en la piscina, o tal vez por el simple hecho de estar en la piscina, o simplemente porque no quería comer, el caso es que esa actitud me favorecía, ya que podría disfrutar esa vista de paisajes tan espectaculares por un rato más, pero como todo… tenia que terminar pronto, así que finalmente la llamaron en un tono mas de mando y ella decidió salirse, así que yo también me salí y quedamos de encontrarnos mas tarde para hacer algo, y por supuesto no puedo sacar de la historia "al rasta" y "al recreador", con los cuales también nos habíamos visto en la piscina, y habíamos quedado igualmente de vernos más tarde, y así fue, ellos comieron por su lado, y yo por mi parte subí a la habitación y me comí un sanduche y unas papas con un hit de mora, y ese fue mi almuerzo. Esa tarde tal vez hubo carreras de natación, porque no me acuerdo de haber hecho nada importante, excepto tal vez por la jugada de cartas, el caso que es que mi hermana compitió y gano, o eso creo… finalmente llego la tarde y con ella la noche, pero solo conseguimos encontrarnos Deisy y yo, cosa que me alegro más aun; "el recreador" quedo de encontrarnos mas tarde y lo mismo "el rasta", pero no lo consiguieron, y finalmente se entraron cada uno a su habitación o eso creo, porque no los vimos en toda la noche; nosotros por nuestro lado nos acostamos al lado de la piscina de los cauchos, que es la piscina principal, cada uno en una de las camillas para asolearse, lo único es que era plena noche, y esperábamos ver estrellas pero el único inconveniente era que estaba completamente nublado y no pudimos ver nada… excepto la noche más espectacular que haya presenciado en mi vida… Estábamos acostados en las camillas, y nos pusimos a hablar de nuestras vidas, y le conté prácticamente toda mi aburrida y en cierta forma corta vida, ya que no he vivido muchas experiencias como para contar, cosa que no era para nada común para los dos, como muchas de las cosas entre los dos; esa noche hablamos muchísimo, le pregunte si tenia novio en ese momento, y ella me dijo que si, pero a continuación le pregunte que como era él con ella, que si la trataba bien o no, y ella me dijo que el la engañaba con otras viejas, y yo le pregunte que como era que ella sabia, y todavía seguía con el, y fue cuando ella me dijo que ella sabia de eso, porque él mismo le contaba pidiéndole perdón y entendimiento, y ella lo perdonaba porque sabia que el no podía vivir sin eso mas de una semana, así que yo me sorprendí resto, y casi me atoro, yo por mi parte le conté de mis dos máximas "experiencias" sexuales y pudo reírse un muy buen rato, bueno más bien burlarse un muy buen rato, -y como la niña no tiene una risa notable, entonces "no" se escucho en todo el hotel"; Entonces fue cuando yo le pregunte que si ella había engañado al novio con alguien, y ella me dijo que nunca, pero que si le gustaría hacerlo alguna vez, como para ver que se sentía… y entonces fue cuando yo pensé que podía ser su oportunidad y de paso la mía también, pues ella en cierta forma quería experimentar lo que se sentía engañar al novio, y yo por mi parte quería experimentar el sexo, pero yo era demasiado cobarde como para lanzar una propuesta de esa categoría, así que no dije nada, pero alcance a balbucear alguna que otra palabra como tratando de preguntar algo, pero finalmente no dije nada; pero era demasiado tarde, porque ella se había dado cuenta que yo tenia urgencia de preguntar algo importante, y comenzó a insistir en que tenia que decirle o preguntarle lo que quisiera, que estuviera fresco con ella, "que ella todo bien", así que saque valor de donde no lo tengo, y le hice la propuesta la primera vez algo enredado, y no me entendió, así que le dije, que no se preocupara, que no importaba, pero ella siguió insistiendo, y como yo soy una bola con las mujeres, me toco armarme de valor y decirle: "Bueno lo que pasa es que tu quieres engañar a tu novio, y yo quiero tener sexo con alguien, entonces….. sí???? " -a lo que respondió- "ahhhhhhh….." -y yo respondí- "ahhhhhhhh ya!" Y finalmente dijo que hab&i

acute;a entendido, pero no dijo nada de nada si sí accedía o no. Para esta noche ella ya sabia de boca mía, que me había gustado desde el primer momento en que la había visto en la cancha de basket el primer día, y que me había terminado de impactar en la piscina con el bikini y el cuerpo y cara espectaculares que tenia, y que me había matado con el caminar, y con la forma en que había salido de la piscina; así que ella ya estaba bastante enterada de lo sincero y tragado que estaba de ella, así que la situación se dificultaba para mi un poco mas… Nos dio hambre, así que bajamos al bar, pero antes pase por la habitación, y les dije a mis hermanas que iba a bajar a comer con Deisy y que probablemente me iba a demorar un poco; así que una vez habiendo hecho esto, bajamos al bar, y yo pedí un crep de pollo y ella una ensalada de frutas, que se comió con muchas ganas, y yo también, ah por cierto y una porción de papas a la francesa pues tenia muchísima hambre; una vez que comimos, nos fuimos a las camillas que quedan al lado de la piscina que queda al lado de la piscina principal, pues ella no quería volver al mismo lugar donde estabamos antes, pues según ella sentía algo extraño, pues para sorpresa mía, también era bruja, como mi mejor amiga; así que a mí me pareció bien, y nos acostamos nuevamente cada uno en una camilla, y nos pusimos a mirar las…. nubes, pues seguía nublado y no se veía ni la luna, ni las estrellas, y estabamos algo aburridos, cuando algo espectacular comenzó a pasar…. rayos comenzaron a caer sobre las nubes iluminando todo el cielo y haciendo parecer los rayos como un flash de cámara, esto nos levanto el animo, y no hicimos mas que admirar aquel espectáculo que nunca antes ninguno de los dos había visto, fue una noche espectacular, calmada y "tormentosa" y digo "tormentosa" por los truenos, porque de resto fue de las mejores noches que haya presenciado en mi vida. Finalmente después de estar un largo rato hablando y observando el cielo, observe el reloj y para sorpresa de ambos, eran las 2 de la mañana, así que nos levantamos, y la acompañe hasta la habitación, donde la deje y quedamos de vernos al día siguiente como lo habíamos hecho el día anterior en la piscina. Esa noche llegue a la habitación, y tampoco tenia las llaves, así que golpeé y me abrieron algo bravas, y me preguntaron que donde había estado, y me pidieron que llegara mas temprano de ahora en adelante, y yo se los prometí, mas no se los pude cumplir… Al día siguiente nos encontramos nuevamente en la piscina, y hablamos con "el rasta" y "el recreador" y nos preguntaron que que nos habíamos hecho la noche anterior que no nos pudieron encontrar, y nosotros les dijimos lo mismo, pues habíamos gastado un buen tiempo en la búsqueda, sin mayor éxito, finalmente no tuvo mas importancia, y nos dedicamos a nadar y a jugar en la piscina, Deisy estaba con su hermana en la piscina, y los primos de mi papa, que son mis primos también, estaban en la piscina con sus hijos, con los cuales nos habíamos encontrado el primer día en el torneo de billar y ping-pong, del cual me olvide mencionar. El caso es que me dedique a hacer de niñero de mis primitos, y de la hermanita de Deisy, llevándolos a la parte honda o "el fondo" que ellos llamaban, uno por uno, una y otra vez, pero finalmente tenia que dedicar tiempo a mi y a Deisy, así que una vez que me canse, y que había divertido a cada uno por su parte, ya me dejaron en paz, y me senté en las escaleritas de la piscina secundaria a hablar un poco más con Deisy, y ya le había contado que yo tocaba piano, y que me gustaba hacer cosquillas, y le pregunte si era cosquillosa, y ella dijo que si, pero igual le dije que se relajara, que le iba a gustar, y ella no quiso mucho al comienzo, pero después acepto, y con mis dedos comencé a subir lentamente, como rasguñando, desde las costillas hasta los senos sin tocarlos y la hice estremecerse un poco, e hice lo mismo por la parte de la espalda, subiendo desde la cintura hasta el cuello, y luego pasando mis dedos casi acariciándole la barbilla, y luego bajando nuevamente por detrás de las orejas y hacia la cintura por la espalda, y al parecer le gusto, porque no se quejo en ningún momento, más tarde le dije que si podía hacer de ella como

si fuera un piano, y dijo "has conmigo lo que quieras" y yo le dije: "en serio, estas segura?" y ella acepto, así que interprete "Para-Elisa" en el mejor piano en el que un hombre pueda interpretar una melodía, el único problema era que no producía ningún sonido, excepto por el sonido angelical que producían sus cuerdas vocales al reír a causa del cosquilleo que le producía la digitación de mis dedos sobre su vientre y abdomen. Finalmente la llamaron a comer, y tuvimos que salir de la piscina, y noté sin ninguna sorpresa que más de una persona me miraba con una cara que solo decía una palabra "muérase", y me causo algo de gracia, así que me sonreí con una risa algo burlona, y con una grandeza que no cabía en mi mismo, y sobre todo una confianza que nunca había tenido hasta ese momento. Esa tarde había torneo de basket, y yo quería jugar, así que le pedí que jugara, pero no quiso, entonces la invite a que me viera jugar, y me dijo que bueno, así que subí a mi habitación y me bañe y cambie para jugar, me inscribí en un equipo, y no comí nada, pues no acostumbro hacerlo cuando voy a hacer deporte. Una vez inscrito, comenzó el torneo y yo le dije que estaba por jugar, y me dijo que no se demoraba, que se iba a cambiar, y finalmente me llamaron a jugar, y comencé, jugué delputas, anote unas buenas cestas, e hice unos buenos pases, y no me podía quejar, porque tenia un equipo excelente, así que estaba hecho, finalmente terminó el primer partido con un buen resultado para nosotros, ganamos y en lo único en lo que pensé en ese momento fue en buscarla entre el publico que estaba animando a los equipos, sobre todo al nuestro, pues estábamos jugando bien. No pude hallarla entre el publico, así que me resigne y pensé que no había ido a verme jugar, pero cuando volteé hacia la torre del sol en donde estaba hospedado, ahí estaba ella, sentada en las escaleras, viéndome desde el comienzo, así que me dirigí hacia ella, y me senté junto a ella en las escaleras, y nos pusimos a hablar sobre el juego, y las jugadas, y entre el descanso y lo que hablamos voló el tiempo y se jugaron dos partidos más, y era nuestro turno de jugar nuevamente, así que me recompuse, y me levante diciéndole: "Dame un beso para la buena suerte"… Lo ultimo que yo me esperaba, era que hiciera lo que hizo, es decir yo me esperaba un beso en la frente, en las mejillas, en la barbilla, en un ojo, es decir en cualquier lugar, pero no! Ella tenia que darme un pico en la boca!!!, cosa que no me disgusto para nada, es más, me encanto, pues siendo que era la primera vez que una mujer me besaba en la boca, y eso, porque lo que había acabado de suceder, ni siquiera había sido un beso sino un pico, me había dejado re-impactado, así que después de que logre salir del asombro y pude volver a abrir los ojos repitiéndome a mi mismo "finalmente", y "espero que esto no sea un sueño" para mis adentros, logre decirle: "Así no se vale, ahora si como me voy a concentrar en jugar con eso???" Ella se sonrió, y salí con nuevos, más y mejores ánimos a jugar, durante todo el partido, los recreacionistas, pasaron el micrófono a los huéspedes para que narraran el partido, y en repetidas ocasiones decían: "y ahí la lleva otra vez el novio de la niña que tenemos aquí al lado… algunas palabras????, pero porque lo niegas????? No lo niegues!!!!!" y en algunas ocasiones intentaron pasarle el micrófono a Deisy, pero ella no quiso decir nada, pero igual yo estaba demasiado concentrado en jugar, pero igual alcanzaba a escuchar cosas como esas, y más tarde ella me contaría con detalle lo que había pasado, ganamos ese partido, y los otros dos que nos quedaban, así que llegamos a la final y ganamos el torneo. Me divertí resto esa tarde, especialmente por lo que pasaría mas tarde; Deisy me pidió que la acompañara a unos acuaerobicos en la piscina que quedaba al lado de la pizzería, y yo acepté con todo y que estaba acabado del partido, así que subí a cambiarme nuevamente para ir a la piscina, cogí mi toalla y nos fuimos para la piscina de atrás, pero cuando llegamos no había nadie de recreación montando nada para los acuaerobicos, pero igua

l ya estábamos allá, así que decidimos quedarnos, y como siempre ella iba con su hermanita, y nos encontramos con mis primitos que también estaban en la piscina. Me dedique a hacer de niñero de los tres -mis dos primitos, y la hermanita de Deisy- y me divertí con ellos y Deisy se divirtió viéndome jugar con ellos, más tarde fue mi turno de divertirme con ella, y así lo hice, pues nos fuimos para la parte honda de la piscina, donde ninguno de ellos podía llegar, y además los papas de mis primitos evitaban que se nos acercaran, pues sabían que queríamos algo de intimidad, así que los apartaron un tiempo de nosotros, para que pudiéramos estar solos. Eran aproximadamente las 5 o 5:30 de la tarde y comenzaba a hacer frío, yo estaba parado en la punta de los dedos de los pies alcanzando con gran esfuerzo el piso de la piscina y dándole la espalda al borde de la piscina, y ella estaba frente a mí rodeándome con sus brazos, viéndome a los ojos y hablándome acerca de su vida, me contó que tocaba la batería, que había tenido un grupo de rock, pero que se había disuelto, que le habían robado la batería, y que su mejor amigo se había muerto y que ella había tenido una premonición acerca de eso, pero que no había podido descifrar que era, así que se sentía un poco culpable por la muerte de su amigo, porque de haber sabido descifrar lo que significaba, habría podido hacer algo al respecto, pero no pudo, así que se sentía algo culpable, o al menos eso fue lo que creí haber entendido??….. el caso es que estábamos frente a frente hablando de nuestras vidas y tratando de ocultarnos de nuestros familiares y de la gente que se encontraba en la piscina, mirándonos el uno al otro. Yo deseaba fuertemente besar esos labios que se veían brillantes con la humedad que le producía el agua de la piscina, yo apenas sonreía y soñaba besarla y sentir lo mismo que mi amigo que había contado que él había sentido al besar a una mujer por primera vez, -según el una sensación espectacular-, y entonces fue cuando ella comenzó a lanzarme preguntas como ráfagas, preguntarme en que pensaba y porque sonreía con tanta frecuencia; yo le respondí preguntándole si le gustaba mi sonrisa, y ella dijo que si, pero siguió insistiendo con la pregunta. (Ahora me doy cuenta que uno definitivamente le tiene miedo al "sí" y no al "no", pues de por sí uno ya tiene el "no" asegurado, pero el "si" es lo que le produce a uno el temor), así que le dije que estaba pensando en que sentiría si la besara, y que estaba pensando en sus labios tan salientes y perfectos, en su cuerpo de piel morena, en toda ella, y que esta pensando en que no podía creer que estuviera en una piscina tan junto a una mujer tan espectacular como ella; ella apenas sonrió y miró la expresión de seriedad en mi cara, y ella también colocó una expresión de seriedad en su cara, y lentamente giro su cabeza y comenzó a acercar su rostro hacia el mío y yo cerré los ojos, y finalmente juntó sus labios en los míos, y me besó, nuestros labios jugaron un buen rato, y mas tarde entraron nuestras lenguas en ese juego; no hubo lugar que nuestras lenguas no recorrieran dentro de nuestras bocas, así continuo el juego por un buen tiempo, yo mordía sus labios, y ella los míos, yo colocaba mi lengua en su boca, y luego me alejaba un poco, para que ella la mordiera con sus dientes como tratando de hacerla prisionera de su boca, y cuando creíamos que todo iba a terminar, hacíamos una pausa, respirábamos profundamente, y continuábamos con mas fuerza, su respiración me excitaba tanto, que el pulso se me altero, y comencé a temblar, y por lo visto a ella también le excitaba, o al menos eso creo, pues ella me cogía la cabeza y la acercaba mas hacia su rostro, y con la otra mano apoyada en el borde de la piscina, se halaba hacia él para acercar nuestros cuerpos y sentirse cerca de mi órgano, esto lo único que conseguía era excitarme aun más, así que ella lograba sentir mi erección, y se restregaba contra ella, en un movimiento reflejo de estar teniendo relaciones sexuales, las respiraciones se aceleraban cada vez más y yo estaba temblando mucho más por la excitaci&oacu

te;n que por el frío; una vez que logramos darle fin al juego, me abrazo muy fuerte para tratar de calmarme la tembladera con el calor de su cuerpo, me beso tiernamente una vez más y yo le devolví el favor con otros besos tiernos y una sonrisa que decía "gracias". Ese mismo juego se repitió unas dos veces más esa tarde hasta que cayó la noche y fueron las 6:30 o 7 de la noche. Mas tarde la deje en la habitación y yo me fui a la mía para arreglarme para la actividad que había esa noche que era en la cancha múltiple, era una especie de culpable, donde había que encontrar al culpable de un crimen, el caso es que Andrea, la hermanita de Deisy, quería ir a la actividad, y los papas le pidieron a Deisy el favor de acompañarla a la actividad, y ella dijo que si, así que yo la acompañé toda la noche con Andrea en la actividad, y los papas si no estoy mal habían salido al pueblo, durante toda la actividad no colocaron otra canción que "take a look around" de limp biskit, la canción de misión imposible 2, el caso es que la cante parecida, y para sorpresa de ella, porque yo le había dicho que mi tipo de música era más bien calmadita, y clásica, y ese tipo de música suave que a ella en particular no le gusta del todo, así que la sorprendí bastante cuando canté esa canción de una manera muy enérgica. Finalmente se acabó la actividad, encontraron al culpable, y todo el mundo se fue para su habitación a dormir, incluyendo a Andrea, pero Deisy y yo decidimos quedarnos fuera, y dar alguna vuelta por ahí, hablar o algo, así que continué con mi tour por el hotel de Colsubsidio, y le dije que había un lugar chevere donde podíamos hablar y descansar, así que la llevé al segundo piso yendo hacia el teatro, ahí hay una salita en donde hay un sofá grande, dos sillas más o menos grandes para una persona, y una mesita para colocar cosas; dejamos nuestras cosas sobre la mesa, y nos acomodamos en el sofá grande, ella se sentó en uno de los bordes del sofá y yo me recosté en su regazo, me rodeo con sus brazos, y luego nos acomodamos mejor de tal forma que nuestros rostros quedaron casi a la misma altura, y comenzamos a besarnos frenéticamente, ella siempre tubo la iniciativa, y comenzaba a besarme con mas rapidez, y en cuanto comenzaba a respirar profundamente, yo también lo hacia, pues me excitaba de una manera que no lograba contenerme. De un momento a otro dejamos de besarnos, y yo quise curiosear en el cuerpo de ella. Esta era la primera vez que estaba con una mujer, así que decidí ver, oler, sentir, palpar, tocar, saborear, degustar, como lo quieran llamar, pero el caso es que le levante la camisetica blanca que tenia, y le baje el brasier, y comencé a besarle los pezones y a acariciarle los senos. Experimente la mejor sensación que haya podido experimentar en toda mi vida, ya que cuando lo hacia, ella comenzaba a arquearse y a respirar excitadamente, y eso me encendía de una manera que comenzaba a morderle los senos aun más duro, y ella comenzaba a arquearse aun más, y nos mantuvimos así un buen rato, hasta que ella ya no pudo contener su excitación, y hecho mano al asunto; bajo su mano por entre mi pantaloneta, y la metió comenzando a moverme el pene hacia arriba y hacia abajo, masturbándome, la verdad eso me excitaba bastante, pero en ese momento yo sabia que si ella hubiese continuado así, no habría podido hacerme llegar, pues me encontraba en una posición algo incomoda, y simplemente no sentía que me estuviera subiendo la sangre al miembro, pero en todo caso no dije nada, y dejé que todo pasara como ella quisiera, y estuvimos realizando esa acción una y otra vez, hasta que nos miramos fijamente después de estar demasiado excitados, y nos besamos por un largo rato, luego nos abrazamos y nos besamos una vez más. Cuando todo terminó, ella sacó un cigarrillo de su bolso, y yo intenté hacerla desistir de fumar, pero ella no quiso hacerlo y me convenció con un dulce beso con el cual no tuve armas para detenerla. Todo esto ocurrió mientras los recreadores subían y bajaban hacia el teatro, pero mientras ellos subían y bajaban únicamente nos besábamos teniendo la precaución de no dejarnos ver, en lo posible, de los recreadores, pero en ocasiones era tanto el empuje que nos pillaban y se reían com

o advirtiéndonos de lo que fuéramos a hacer, pero en todo caso no le dimos mucha importancia, y seguimos hasta el final. Esa noche hablamos un poco de todo, le dije como era, y ella me terminó conociendo casi a la perfección, y yo conocí unas pocas cosas de ella, pero no lo suficiente para decir que la conocía del todo, así que aun faltaban cosas por hablar y conocer, pero para entonces era demasiado tarde, y yo estúpidamente levante la mano izquierda mirando el reloj y me di cuenta que ya eran las 3 de la mañana, y ella pregunto "por que tenias que hacer eso?" y yo respondí "si tienes toda la razón, que estúpido… odio tener que ser el responsable….", así que nos quedamos un rato más, pero estábamos conscientes de la hora, así que a la media hora de haber mirado el reloj, le dije que teníamos que irnos, aunque la verdad era que ninguno de los dos quería hacerlo, pero igual yo seguí con la estúpida responsabilidad, y como lo había hecho la noche anterior, la lleve hasta su habitación, nos despedimos con un largo beso y finalmente me retiré a mi habitación con una expresión de decepción en mi cara, pues habría deseado que la noche durara toda la noche, o más bien todo el día, pues en ese momento no quería que aquello terminara, pero igual miré el reloj y acabe con "la magia del momento" como suele decirme mi amigo. Finalmente llegué a mi habitación, algo deprimido, pero igualmente contento por lo que había acabado de suceder, pero fue entonces cuando me di cuenta que no tenia las llaves, así que me toco golpear varias veces antes de que mis hermanas abrieran la puerta con algo de ira en sus rostros, pues no era una hora prudente para llegar, así que me invadieron con preguntas, y les dije que nos habíamos explorado el sexo, pero que nada había pasado aparte de eso, y que me sentía refeliz, y les contaba con detalle al día siguiente, y ellas me hicieron prometerles que no llegaría tarde la noche siguiente, y yo entre dientes dije que si con una expresión de "no" en la mente.

Al día siguiente nos encontramos en la piscina como lo habíamos hecho los días anteriores. Esa tarde había torneo de bolos, y yo le pregunte si quería jugar, pero ella se negó, y no insistí mucho, pero igual le pregunte si quería verme jugar, y ella dijo que si, así que ya teníamos plan para por la tarde, pero esa mañana nos estuvimos en la piscina que queda al frente de la cafetería y comenzamos a besarnos como lo habíamos hecho el día anterior en la piscina de la pizzería, antes de que esto sucediera, yo le dije que esperara un instante, y procedí a hacer algo que había tenido ganas de hacer desde el día anterior, después de que ella me había masturbado, y que no había permitido que yo hiciera lo mismo con ella; así que tome aire y baje casi hasta la altura de su vagina, yo quería recorrer con mi lengua desde su vagina probablemente hasta sus senos, pero tenia tanta risa que lo único que hice fue provocar un montón de burbujas precisamente en su vagina, lo cual debió haberla hecho estremecerse o debió haberle causado muchas cosquillas, pues cuando subí a tomar aire me dijo entre riéndose y tratando de estar seria "no se te ocurra volver a hacer eso otra vez… no sabes lo que acabe de hacer!!" Yo asumí que debió haber gritado de una forma inimaginable, pues ella tiene esa característica notoria en su risa, y es que no la puede ocultar cuando es exagerada. Finalmente nos miramos el uno al otro para besarnos como lo habíamos echo la noche anterior, y ella comenzó a morderme los labios y la lengua, y yo intentaba hacer lo mismo, pero ella no dejaba que eso pasara, tal vez inconscientemente, pero en ocasiones lograba hacerlo y se sentía espectacular, también nos estábamos rozando el cuerpo y ella atraía el cuerpo mío hacia el de ella, y hacia que mi pene rozara su muslo, y en ocasiones su vientre, el caso es que al momento de encontrarnos en nuestra labor, un pisinero se nos acercó y comenzó a titubear unas palabras que finalmente salieron con mucho esfuerzo " ehmmmm…. lo que pasa es que….. bueno pues es que …. me llamaron la atención y……. pues …. es que hay niños chiquitos en la piscina y ….. pues…..

si me entienden????" y nosotros asintiendo con la cabeza, dimos una respuesta afirmativa, y paramos de hacer lo que estábamos haciendo; la verdad yo creo que el pisinero estaba muy …. muy entretenido viéndonos darnos amor de la manera en la que lo estábamos haciendo, pero muy probablemente si le llamaron la atención por pena a hacerlo directamente ellos mismos, pero el pisinero tuvo que haber maldito a la persona que le llamo la atención. "Nos quitaron el juego" dije yo, y ella asintió dándome a entender que ella también estaba de acuerdo con lo que acababa de decir. Y sin más oponernos, nos salimos de la piscina pues ya era hora de almorzar y después de eso ya iba siendo hora de arreglarnos para ir al bar para jugar bolos, así que sin demora alguna, nos fuimos cada uno para su habitación y nos quedamos de encontrar en la cancha múltiple, y después de que cada uno estuvo listo, salimos y nos encontramos en la cacha múltiple como habíamos quedado. Nos dirigimos hacia el bar y cuando llegamos, me inscribí, e inscribí a mis hermanas, que también iban a jugar. Yo no alcance a almorzar nada en la habitación y apenas tuve tiempo para alistarme, así que tenia mucha hambre y decidí almorzar en el bar. Deisy y yo pedimos creps de pollo y una porción de papas cada uno si mal no estoy, aunque tal vez el único que ordeno fui yo, pues ella tal vez ya había almorzado, el caso es que cuando llegó la orden, yo le ofrecí una papa a la francesa, y la lleve a su boca con los dedos de mi mano, y ella tomo mi mano en una acción repentina, y muy lentamente la llevo hacia su boca finalmente comiéndose la papa, pero para sorpresa mía, no soltó mi mano, y comenzó a meter mi dedo en su boca, y comenzó a meterlo y sacarlo, y a rodearlo con su lengua, como si lo que estuviera en su boca no fuera un dedo, esto me excitó demasiado, hasta el punto que mi corazón empezó a latir a mil, y yo apenas pude quedarme quieto dejando que ella hiciera con mi dedo lo que mejor le pareciera, y lo hizo de la mejor manera. Cuando terminó de hacerlo, yo respiré profundamente y la miré directamente a los ojos, le di un pico en la boca, y finalmente miré a mi alrededor para cerciorarme que nadie nos hubiera visto, pero igual no me habría importado pues lo disfruté tanto, que más bien habría despertado un sentimiento de envidia que le da a uno un aire de grandeza, especialmente tratándose de una mujer tan espectacular como lo es Deisy. Esa noche quise jugar lo mejor que pude, pero no fue suficiente, y tan solo logre 121 puntos o algo así, pero no fue un muy buen puntaje, pero igual me divertí muchísimo viendo reír a Deisy en cada lanzamiento que realizaba, y viéndola sonreír a causa de unos niños que se encontraban jugando en otras mesas y que apenas podían sostener la bola, pero igual lograban lanzarla con cierta dificultad. El caso es que ambos nos divertimos mucho, aunque ella no jugo, pero igual yo tampoco jugué del todo bien a causa de las tantas sonrisas que ella me lanzaba sin piedad de forma indirecta. Cuando terminé de jugar, aun había otra ronda con otros jugadores, pero ella quería ir a la piscina de la pizzería con su hermanita, así que decidí acompañarla, y me fui a cambiar rápidamente a la habitación, me coloque la pantaloneta, saque la toalla y salí a la cancha múltiple, pero ella no estaba ahí, así que subí a su habitación y allá la encontré de salida, bajamos y nos fuimos para la pizzería. Cuando llegamos estaban mis primos y los hijos, así que era hora de jugar con ellos, sin embargo, Natalia, mi primita, tenia una infección en el oído, así que no se podía meter al agua pero igual se estuvo un ratico dentro sin que el agua le llegara a los oídos, jugué un rato con ella, con el hermanito de ella y con Andrea. Ellos se divirtieron como enanos, más tarde Deisy y yo nos pusimos a jugar con mi primo con una pelota de inflar de zucosos que era del hijo y que más tarde me quedaría para mí como un recuerdo, pero yo quería divertirme con Deisy, y ya era hora, así que dejé a los niños un rato con mis primos (mayores) quienes se hicieron cargo de ellos, y yo por mi parte me fui a la parte honda de la piscina en donde estaba ella, para terminar de hacer lo

que no nos habían dejado hacer por la tarde en la otra piscina. Nos pusimos a hablar un poco de todo, y yo comencé a temblar como lo había hecho la tarde anterior debido a que tenia frío, así que ella me dijo "estas temblando Jack" y luego en un movimiento calmado se acercó hacia mí y me brindo su calor corporal, que por cierto no ayudaba mucho a calmar la tembladera, pero igual me sentía muy bien, pues podía sentir todo su cuerpo cerca al mío, cosa que me excitaba demasiado. Ella me pedía que dejara de temblar, pero era imposible, era involuntario, así que me miro directo a los ojos, y luego se acercó muy lentamente a mis labios y comenzó a besarme. Yo en ningún momento me resistí, y en cambio si deje de temblar, pero cuando comenzó a agitar su respiración, yo comencé a excitarme más, y comencé a respirar muy rápido, pero no estaba temblando; ella comenzó a morderme los labios, y yo intentaba morderle la lengua, pero no lo lograba hacer muy frecuentemente, sin embargo cuando lo hacia, sentía que llegaba al cielo, y cuando sentía su lengua en mi boca, era como si una serpiente del infierno y del deseo, se moviera dentro de mi boca… era espectacular. Cuando creíamos que ya no había más saliva por intercambiar, y cuando pensábamos que ya no íbamos a respirar más, arrancábamos nuevamente, pero con más impulso y más fuerza, decididos a morir en el intento por amarnos. Cuando ya iba anocheciendo, decidimos salirnos de la piscina, pero cuando estábamos saliendo sucedió una cosa muy extraña… yo estaba temblando de frío, y ella se disponía a salir por las escaleras de barandas, y repentinamente se volteo y quedo mirándome, y me dijo "si te das cuenta?" Y yo respondí "de que?", a lo que ella dijo "de esto… " y en un afán por hacerlo se lanzo hacia mí, e inmediatamente me acorde de la escena de Romeo y Julieta (con Leonardo Di Caprio) en la que la vieja se le lanza a Di Caprio en la piscina; y ella lo hizo tal cual, y me dijo "ahora sí?" Y yo dije que sí; nos besamos nuevamente y nos salimos rápido para secarnos y que no nos diera mas frío. Ya una vez afuera de la piscina nos secamos rápidamente y los papas de Deisy llegaron y recogieron a Andrea, pues iban a ir a la recepción a comprar cartones para jugar bingo, Andrea no quería ir, y Deisy tampoco, pero de todas formas obligaron a Andrea, sin embargo Deisy pudo salir bien librada, y pudo pasar el resto de la noche conmigo. Nos quedamos un largo rato en las camillas para asolearse de la piscina de la pizzería, y ella como de costumbre saco sus cigarrillos, y nuevamente trate de detenerla en un esfuerzo que resulto inútil ante el encanto de sus tiernos y a la vez apasionados besos. Ella prendía sus cigarrillos que eran su vicio, y yo por mi parte tenia mi propio vicio que aparte de sus besos era oler el humo que sale de los fósforos recién apagados. Cuando terminó de fumar unos dos o tres cigarrillos decidimos irnos a cambiar para no estar en vestido de baño toda la noche. La deje en su habitación y salí apresuradamente hacia la mía para cambiarme y encontrarme con ella en la cancha múltiple como lo veníamos haciendo las noches anteriores. Cuando estuve listo salí a su encuentro pero ella se demoró más de lo que yo lo hice, así que decidí subir a su habitación a buscarla, y allí se encontraba aun terminando de arreglarse, y al parecer sus padres y su hermana ya habían salido para el bingo, pues no había señal de que alguien estuviera en el cuarto con ella. Cogimos algunos paquetes de papas y otras cosas de su cuarto para poder comer algo mas entrada la noche, pues sabíamos que íbamos a estar fuera un largo rato. Sacamos también algo a lo que más tarde llamaría "martirio liquido" y era una coca- cola sin gas que sabe a gloria. Pasamos por mi cuarto para recoger la llave de mi habitación para no quedarme por fuera esa noche y poder llegar mas tarde, y otros paquetes para comer algo mas por si nos daba mucha hambre. Les dije a mis hermanas que me demoraría máximo hasta las 2 o 2:30 y ellas dijeron que tratara de no demorarme tanto, pero yo les dije que mínimo a esa hora, pues la estábamos pasando muy bien. Finalmente salimos de mi habitación y nos dispon&iacu

te;amos a buscar lugar para amarnos esa noche, y fue entonces cuando yo me acorde de viejos tiempos en donde había vivido una experiencia muy agradable con otra niña llamada Lady con la cual no paso nada, pero con la cual habíamos vivido unos pocos días muy sanos y agradables; me acorde que habíamos estado en el 5ª piso de la torre del sol y que ahí había un cuarto de maquinas a donde nadie va, y que además hay un balcón con una salita con tres sofás, uno grande y dos pequeños; así que rápidamente le dije que si conocía el 5ª piso de la torre del sol, y dijo que no, así que le pregunte que si le gustaría conocerlo, que ahí había un balcón y un sofá, y que la vista era espectacular, así que accedió y subimos por el ascensor. Cuando estuvimos allá, nos acomodamos como lo habíamos echo la noche anterior, y comenzamos a hablar acerca de lo que había estado sucediendo los días anteriores, y fue entonces cuando me entro la melancolía y le dije que estaba a punto de llorar, y ella me pregunto "por que", a lo que respondí que no quería que lo que habíamos estado viviendo terminara aquella noche; ella me pidió que no llorara pero para entonces era demasiado tarde, y las primeras lagrimas se asomaron en mis ojos, pero entonces me pidió que no lo siguiera haciendo, porque entonces ella también lloraría (aunque no es cierto) ahora me doy cuenta que es cierto aquello del que no llora no mama, paré de llorar, y las lagrimas que habían salido, las limpio con sus suaves manos, luego nuestros rostros quedaron a la misma altura y a mi me entro la curiosidad, así que comencé a destapar muy lentamente sus senos dejándolos al descubierto y a la vista de la mejor noche de mi vida. Yo le dije que sería mejor si subíamos al cuarto de maquinas que mencione anteriormente, ya que ahí no subía nadie, y en cambio si nos podían ver en cualquier momento al entrar a aquel piso, pues la gente aun se encontraba jugando bingo; ella se negó y me pidió que siguiera tranquilo. Yo no puse resistencia alguna, y por el contrario el miedo a que alguien saliera del ascensor en cualquier momento me excitaba aun más y decidí seguir en mi "tormentosa" labor. Sin embargo decidí cubrirle los senos por miedo a que alguien llegara y nos viera semidesnudos, y que por lo menos vieran un beso apasionado que no es tan grave como lo anterior. Comencé a besarla apasionadamente y ella respondía de igual manera a cada una de mis frenéticas embestidas. Y fue entonces cuando no aguanté la curiosidad, y le subí nuevamente la camisetica blanca que llevaba, y le baje el brasier negro de tal manera que sus senos quedaron atrapados entre la camiseta y el brasier, resaltando su voluptuosidad. Con mis dedos comencé a rodear sus pezones y a presionarlos con fuerza, ella por su parte se arqueaba y comenzaba respirar excitadamente, y yo me excitaba a cada movimiento, gesto y respirar que ella producía, y ella decidió masturbarme nuevamente, pero fue entonces cuando escuchamos el sonido característico del ascensor llegando al piso en el que nos encontrábamos, así que rápidamente nos incorporamos, nos vestimos correctamente e hicimos como si nada estuviera pasando, pero la excitación era bastante difícil de ocultar, pues nuestras palpitaciones se encontraban agitadas. Apenas el huésped entro en su habitación yo dije "Te lo dije", a lo que ella dijo, "bueno esta bien… mira a ver si no ahí nadie allá arriba y vienes". Así lo hice y baje en un santiamén para decirle que podíamos subir sin ningún problema. Ella me pidió que le ayudara y le quitamos el cojín al sofá grande y lo subimos por las escaleras a la parte más alta donde se encuentra el cuarto de maquinas de esa torre. Cuando llegamos, acomodamos el cojín en el piso y nos tendimos sobre él para quedar acostados frente a frente. Nos encontrábamos tendidos en el cojín del sofá y lentamente nuestras miradas se fueron encontrando y nuestros cuerpos pedían calor, su rostro estaba iluminado por una luz tenue que me dejaba verla perfectamente, pero a la vez era necesario esforzar la vista para poder ver la expresión de seriedad y entrega que se veía en sus ojos. El aire estaba lleno de nerviosismo, y yo me encontraba temblando a causa

de la excitación que me producía la sensación de poder ser observados en cualquier momento, y el hecho de estar tan cerca de una mujer tan bella. Nos encontrábamos hablando de nuestras vidas pero las palabras salían con dificultad debido a los tantos besos robados que nos brindábamos el uno al otro. Prontamente esos besos inocentes se fueron convirtiendo en pasión que era casi palpable, su lengua se junto con la mía y comenzaron a jugar sin inhibición alguna, nuestras mentes dejaron que la imaginación hiciera del momento lo que ella quisiera, y fue cuestión de segundos para que los dos estuviéramos tan excitados, que nuestros sexos comenzaron a quedar expuestos. Yo di el primer paso entrando a curiosear por las montañas fértiles de su pecho, la besé tierna y más tarde frenéticamente, cambiaba el ritmo constantemente para hacer del momento lo menos predecible posible. Primero le bese los pezones y los apreté con suavidad con mis dedos, y luego los mordí con violencia como queriendo arrancarlos de sus senos. Ella parecía responder a las tantas caricias e incitaciones que le producía con mis besos y mordiscos, pues echaba la cabeza hacia atrás y arqueaba su cuerpo de tal manera que su espalda se levantaba del cojín. La excitación que le producía llegó hasta tal punto que no logro contener sus ánimos y rápidamente metió su mano entre mi pantaloneta y agarro mi pene con fuerza y comenzó a moverlo de manera circular y luego de arriba abajo, masturbándome en un animo por producirme la misma excitación que yo le causaba a ella, sin embargo sus ánimos eran casi inútiles, pues la excitación que ella me producía se debía no tanto a la destreza de su mano sino más bien a los gestos de ansiedad y sexo de su rostro, y a los tantos movimientos que hacia al estar en tal estado. Mi boca recorría su cuerpo desde el torso hasta el cuello pasando por detrás de sus orejas causándole aun más excitación de la que ya le producía y luego llegaba hasta su boca en donde culminaba con un juego siniestro de serpientes que se enredaban logrando el clímax de lo que yo creía que podía ser la mejor noche de acción de toda mi vida. Repetidas veces traté de bajar mi mano por entre su pantalón para llegar a su botón y acariciarlo pero ella no dejaba por alguna extraña razón que nunca me quiso explicar, y me pedía que no fuera tramposo. Sin embargo no todo termino ahí… cuando yo pensé que ya no llegaría mas lejos ella comenzó a acelerar su respiración a un ritmo que era casi el ritmo al que el corazón late cuando uno se encuentra haciendo ejercicio, y fue entonces cuando ocurrió lo más inesperado de la noche…. Ella se detuvo y me aparto como con afán y ansiedad a la vez, esperando que el fuego de la ocasión no se extinguiera. Al apartarse dijo muy suavemente "ven espérate un momento…" y diciendo esto se sentó rápidamente y se quito el pantalón blanco que tenia, se saco la camiseta blanca y el brasier negro, y finalmente dejando lo mejor para lo ultimo, se quito la minúscula tanga negra que cubría su vagina. Esta era la primera vez que yo tenia a una mujer completamente desnuda frente a mí y tan cerca…. es decir: sin contar mis actos voyeuristas a través de la ventana de una de mis vecinas de la cuadra a la que solía espiar cuando se cambiaba para dormir por las noches. Pero esto no tiene nada que ver con lo que pasó esa noche. Al encontrarme frente a ella vestido, y ella desnuda, lo único que pude hacer fue contemplarla por una fracción de segundos y luego desvestirme de la misma forma en la que ella lo había hecho… rápido y sin musitar palabra, así que me quite la camiseta, la pantaloneta y la ropa interior blanca que llevaba puesta. La mire de arriba a abajo un poco asustado por ser la primera vez que hacia una cosa de tal magnitud, y con una expresión de seriedad y miedo en el rostro, casi temblando dije: "Estas segura de lo que estamos haciendo….? Porque yo no…..". Ella colocó su mano en mi mejilla y acariciándome tiernamente la cara me dijo "yo si, no te preocupes… no puedo quedar embarazada, estoy en los días de mi periodo". Diciendo esto me tranquilizo un poco; más sin embargo dije "en todo caso no voy a llegar dentro de ti… bueno

?" a lo que respondió "como quieras" y sin perder más tiempo me llevo hacia su cuerpo que se encontraba caliente, no solo debido al clima, sino también a las caricias que no habíamos brindado y a la cercanía de nuestros cuerpos. Cuando estaba a milímetros de ella, quise introducir mi pene en su vagina, pero torpemente debido a que era la primera vez, no encontraba el hoyo en el cual debía hacer dicha tarea, y ella comprensiva y excitada cogió mi miembro con su mano y lo llevo al lugar donde correspondía, y fue entonces cuando comenzó la penetración y la sensación mas espectacular que había sentido en toda mi vida… era el sentir mi pene y mas que mi pene, mi ser, dentro del ser de una mujer que me estaba enseñando lo que era el clímax de una relación amorosa, aunque lo que nosotros habíamos estado viviendo por aquellos días era tan solo una pequeña, gran aventura de verano. Mi mente, mi alma y mi cuerpo se encontraron en el mismo lugar, y fui feliz por segunda vez en mi vida desde la primera comunión. Al comienzo fue algo difícil, ella me pidió que lo introdujera lentamente, y fue entonces cuando vi en su rostro, una expresión que no había visto los días anteriores y que ella me explicaría mas tarde con un digámoslo así: ("ejemplo ilustrativo"). En su cara se dibujaba una sensación de dolor y placer que me excitó demasiado; yo introduje mi miembro lentamente como ella lo había pedido, y luego la penetración fue más fácil a medida que los fluidos corporales entraron para ayudar en la fricción. Solo podía pensar en lo bueno que se sentía la sensación de la viscosidad de su vagina, y de los jugos que esta despedía a cada movimiento que hacíamos. Muy pronto nuestras respiraciones comenzaron a acelerar, y el ritmo cardiaco comenzó a aumentar a medida que las penetraciones se hacían más frecuentes, y fue entonces cuando me di cuenta que ya llevaba un largo rato en aquella tarea que normalmente me toma un tiempo moderado, pero no tan extendido con la mano, a diferencia de lo que me estaba tomando el hacerlo en verdad. Frente a mi tenia el más perfecto ángel del deseo y del placer que jamás hubiera tenido antes, y su rostro, y en general todo su ser despedía sexualidad por los poros, y a medida que el tiempo pasaba ágilmente, la expresión que adquiría su rostro era justamente la del éxtasis del acto sexual, más sin embargo aun no lograba hacer que esta mujer llegara a tener un orgasmo, y cuando pensé que estaba logrando aquella difícil y prolongada tarea, logre llegar por primera vez en la noche, y al hacerlo, cumplí lo que había prometido, y rápidamente saqué mi pene para no llegar dentro de ella. Deisy no había tenido un orgasmo aun, y estaba excitada todavía, y yo lo estaba también, y estando en la misma posición, ella boca arriba y abierta de piernas y yo mirándola bocabajo, introduje mi pene una vez mas, esta vez con algo más de experiencia, y comenzaron las continuas envestidas a su vientre divino. Yo estaba bastante excitado, y mi miembro se encontraba recto y duro aun, a ella se le veía algo cansada, y fue entonces cuando le dije que si quería que cambiáramos de posición a lo que ella dijo con una expresión de satisfacción: "estaba por pedirte exactamente lo mismo". Rápidamente saque mi miembro de su vagina y me di media vuelta para quedar recostado sobre el cojín, ella hizo lo mismo y quedo encima de mí, me miro tiernamente, y me llevo al pene hacia su hoyo, se recostó sobre mi cuerpo, y empezamos a movernos para hacer el amor por segunda vez. Nuestras respiraciones, que se encontraban un poco calmadas debido al pequeño descanso, fueron adquiriendo más velocidad a medida que aumentábamos el movimiento en nuestros cuerpos. La expresión en su rostro volvió a adquirir ese sabor a dolor y placer, y yo volví a preguntarle por aquella rareza en su rostro y ella me pidió que fuera paciente y que me explicaría a su debido tiempo. Continuamos por un largo rato en aquella posición, pero yo me encontraba un poco incomodo es esta, y no sentía la misma excitación que me había producido al estar encima de ella, sin embargo no dije nada y seguí penetrándola, pensando en que me debía dar tiempo a m&

iacute; mismo para volver a estar excitado de la misma manera como lo había estado anteriormente, pero nunca llego a suceder. En ocasiones se recostaba contra mi cuerpo, y era entonces cuando lograba excitar mi miembro, pero cuando se sentaba sobre él, no lograba excitarme, y perdía la excitación que me había causado antes. Cuando había pasado bastante tiempo, ella me pidió que paráramos por unos instantes, y yo dije que si con una expresión de decepción en el rostro debido a que no había logrado hacerla llegar al orgasmo, y sin haber llegado al segundo orgasmo, paré, nos vestimos y nos recostamos de medio lado sobre el cojín, de tal manera que nuestros rostros quedaron paralelos. Comenzamos a hablar de todo como lo habíamos estado haciendo. Era la oportunidad perfecta para preguntarle, pero antes de hacerlo debía pedirle que fuera completamente honesta y sincera conmigo, y acepto. Le pedí que me dijera como le había parecido, que me dijera si lo había disfrutado o no y que tal había estado, aunque alguien me había dicho que cuando lo hiciera que no preguntara, pero en todo caso pregunté. Ella dijo que había estado bien, y que le había parecido "rebacano", que sí lo había disfrutado, y luego le pregunte si había llegado al orgasmo o no, y me respondió que no, pero que había estado bastante cerca y yo me alegré bastante. Para este momento yo era consciente que no lo haríamos una tercera vez y que en todo caso la habíamos pasado rebién, o por lo menos yo si la había pasado fenomenal. Finalmente le pedí que me explicara aquella expresión que no había entendido en su rostro, a lo que ella dijo que cual como tratando de desentenderse del asunto, y le expliqué lo que yo pensé que era aquella expresión, y ella me dijo que en efecto, esa era la razón por la cual se dibujaba aquella exquisita expresión en su rostro, y luego me pidió que me quitara la camiseta e inmediatamente lo hice y pregunte "pero para que?" y fue entonces cuando con un "ejemplo ilustrativo" me hizo sentir aquella sensación que ella sentía al ser penetrada. Lentamente se escurrió por el cojín hacia abajo, y su cara quedó a la altura de mi pecho. Ella comenzó a besarme una de las tetillas y con las puntas de los dedos comenzó a presionar la otra. En tanto ella comenzó a hacer esto, yo comencé a arquearme tal como lo hacia ella cuando yo le besaba los senos; mi respiración empezó a acelerarse, y ella apenas se reía por la reacción al dolor que ella me causaba cuando me mordía las tetillas. Esta sensación era casi indescriptible, pues era dolorosa y a la vez placentera, y en mi caso, bastante placentera. Era prácticamente tal como yo había descrito la rara expresión de su rostro, y ahora yo estaba sintiendo lo mismo. Ella se reía en silencio y seguía mordiendo y chupando mis tetillas sin compasión, y dijo "uhhhhhh, parece que al niño le gusto" a lo que yo respondí "….. gusto????? No….. me fascino!!!!!" y ella soltó la carcajada, pero pronto se calmo al darse cuenta que la podrían escuchar en cualquier momento, aunque para ese entonces debían haber sido las 2 de la mañana por lo menos. Ella continuó haciendo lo mismo por un rato no muy largo, y cuando se disponía a parar, yo le pedí que no lo hiciera y ella replicó "pero te va a doler, y mañana te va a doler aun más" y yo le dije "A mi no me importa si me duele o no, se siente muy rico sigue porfa!!" y ella me dijo "bueno, pero no digas que no te lo advertí… parece que descubrimos tu lado oscuro, y es masoquista, jajaja" nos reímos un poco, y ella se inclinó nuevamente para besar mis tetillas, pero esta vez no lo hizo con suavidad, esta vez fue salvaje y casi quería arrancármelas; yo por mi parte estaba respirando demasiado rápido, y de mi boca salían unos pequeños quejidos debidos al dolor que ella causaba con sus mordiscos salvajes, y al ver esto, ella rápidamente coloco sus dedos en mi boca para indicarme que debía hacer silencio porque de lo contrario nos podrían descubrir, pero para entonces, eso era lo que menos me importaba. Finalmente paró aquella desconsiderada demostración que culmino en un beso apasionado que me quito el

ultimo aliento que me había quedado después de haber estado respirando tan agitadamente. Se recostó sobre mi hombro y dejo que descansara por unos instantes, y fue entonces cuando me resentí un poco por el dolor que sentía, y ella dijo "si vez… te lo dije!", pero yo le dije que no me importaba para nada, y que podría haber seguido así toda la noche, y no me habría molestado para nada. Y fue entonces cuando dije "Creo que es mi turno no??" y ella dijo "de que??" y rápidamente, sin dejar que reaccionara, le subí la camisetica blanca y le baje el brasier nuevamente, tal como lo había echo en ocasiones anteriores, dejando así sus senos al descubierto, y comencé a besarlos y a morderlos sin compasión, tal como ella lo había echo conmigo, rápidamente comenzaron a adquirir velocidad las respiraciones de ambos, y ella al estar excitada trato de buscar la manera de dejar las cosas parejas, y fue entonces cuando encontró mi pecho descubierto, y con sus uñas comenzó a presionar y a retorcer con fuerza mis tetillas, cosa que me excitaba demasiado, y hacia que le besara y mordiera con más fuerza. Estando en tal estado de excitación ella decidió desvestirse de nuevo, y yo sin pensarlo dos veces hice lo mismo y me ubique encima de ella tal como la primera vez. Pronto las envestidas fueron mas seguidas y adquirieron más potencia y a cada penetración se dibujaba en su rostro aquella exquisita sensación a dolor y placer, pero esta vez ella también tenia la forma de hacerme saber de su dolor, y con sus dedos presionaba con fuerza mis tetillas, causándome así el más exquisito dolor que jamás habría soñado sentir en aquella zona de mi cuerpo. La excitación que nos producíamos era demasiada, y aun así, esta fue la vez que más me tardé en llegar al orgasmo, y ni siquiera así logre hacer que ella llegara a tener un orgasmo, pero yo sabia que esta vez había estado más cerca que la primera y la segunda vez por la expresión de satisfacción en su rostro y por los pocos gemidos de placer que emitía, y que no había emitido las veces anteriores. Finalmente cuando terminé, tras besos apasionados y después de habernos causado tanto dolor y tan placentero, llegue y saque mi pene antes de eyacular para no llegar dentro de su ser. Le agradecí por aquella noche que seria tan inolvidable y ella me dijo que también lo había disfrutado muchísimo. Antes de vestirnos me recosté sobre ella y ella dijo "mi amor estas sudando" a lo que apenas pude responder casi sin alientos "ahjhahhh". Una vez vestidos, nos incorporamos y corrimos el cojín hacia la pared para poder sentarnos cobre el cojín y recostarnos contra la pared para poder estar más cómodos.

Me sonreí y ella preguntó porque lo hacia, y fue entonces cuando dije "Bueno lo que pasa es que… bueno, tu me habías dicho que no me decepcionara si la primera vez no era nada del otro mundo o si era normal o común y corriente, y bueno… creo que esto no es para nada normal o si???" Ella se sonrió y dijo "tienes toda la razón mi amor". Esa noche…… mentiras; esa madrugada terminamos de hacer el amor hacia las 4 de la mañana, y luego nos pusimos a hablar sobre su vida y sobre lo que había echo o dejado de hacer, y me enteré de cosas muy fuera de lo normal, que me intrigaron muchísimo, y me hicieron desearla aun más, pero fue entonces cuando le volví a decir "NO quiero que lo nuestro termine aquí… esta noche… no así" y ella dijo "A mi tampoco me gustaría que terminara aquí" y entonces yo dije "entonces no tiene porque terminar… " y ella me respondió "cuando llegue a Bogotá me voy a encontrar con Jairo, y cuando lo vea voy a saberlo… es decir, si cuando lo vea siento lo mismo que sentía antes por el, aunque no estoy segura, pues yo te aviso, pero sino, entonces también te aviso". Y dije "Pues ojalá que no sientas lo mismo que sentías antes, porque la verdad es que no quiero que lo nuestro vaya a terminar aquí, pero en todo caso sea lo que sea que pase… cuando llegue a Bogotá voy a llorar ya sea de felicidad de recordar lo bien que la pase aquí contigo, pues esta es la segunda vez que soy realmente feliz, y la primera fue la primera comunión,

pero bueno eso no importa, el caso es que voy a llorar, y bueno… si sigues sintiendo lo mismo por Jairo, igualmente estoy agradecido por haberte conocido, y me va a doler mucho, pero lo entenderé". Ella se sonrió, me acaricio la cara, y me dio un beso tierno como el que me había dado cuando jugué básquet aquel día; me miro nuevamente y callamos por un largo rato, y fue entonces cuando cometí tal vez el peor error de toda mi vida… bueno el peor error de aquella travesía, y fue cuando miré el reloj para darme cuenta que eran las 4:30 de la mañana, y que ya era demasiado tarde, o más bien… demasiado temprano. "Por que tenias que hacer eso" -dijo ella- "Yo sé… porque putas tengo que ser el responsable siempre, odio tener esta responsabilidad ridícula, pero… ya es demasiado tarde, sabes que nos tenemos que ir cierto???" -Dije- y ella asintió, pero antes me pidió que termináramos de tomarnos la coca cola que habíamos destapado y que para ese entonces estaba caliente y sin gas. Cuando terminamos nos paramos y cogimos el cojín y casi sin fuerzas lo empujamos por las escaleras y lo acomodamos nuevamente en el sofá, pero lo colocamos por el lado contrario al cual habíamos estado recostados toda la noche. Al llegar a su habitación encontró la puerta abierta y antes de entrar, se despidió de mí con un beso tierno, casi sellando lo que sería el adiós de nuestras vidas, y yo era consiente de lo que vendría, pero quería hacer de cuenta como si fuera a durar por toda la vida… pero no iba a ser posible. Al llegar a mi habitación, mis hermanas me recibieron con ira, y me preguntaron "donde estaba??? Se acostó con la vieja???" y yo no pude hacer otra cosa más que decirles que si, y ellas quedaron consternadas y me pidieron que les explicara como y en donde, y les dije que había estado en el 5ª piso de la torre en donde estábamos hospedados; hablamos hasta las 6:30 de la mañana, y mi mamá estaría por llegar por nosotros hacia las 7:30 de la mañana, con lo cual solo pude dormir 1 hora. Al día siguiente me levante para recibir a mi mamá, me bañe y descubrí que la amenaza acerca del dolor en el pecho era cierta, y en efecto el dolor era muchísimo más intenso del que sentía la noche anterior, pero me gustó sentir ese dolor, inclusive después de lo sucedido, y supe que si era masoquista. Más tarde salí a despedirla, pues ella se iría a las 10 de la mañana y al encontrarla maquillándose en la habitación, descubrí su verdadero yo; el "yo" que vería más tarde en Bogotá. Cargué con su maleta hasta la entrada del hotel y le dije que me estaba doliendo muchísimo, y que al bañarme me había dolido mucho más y ella dijo "si vez… te lo dije!!!". Le di mi teléfono, y ella me dio el suyo, nos despedimos con un tierno beso y la vi salir por la entrada de la portería hasta que ya no pude verla más.

Nuestra relación duró aproximadamente 2 meses y medio de los cuales solo puede salvarse el medio, es decir dos semanas de relación en las cuales tuvimos contacto continuo y sincero, pero después… la mayoría de lo que viví fue una farsa y la ilusión que tenia se rompió tal como lo había predestinado, y logre engañar el corazón por dos meses, pero más tarde se inundo, y aun sigue inundado y no creo que logre sacarlo a flote por lo menos en 2 o 3 años de llanto y dolor.

Lo que viví esas vacaciones fue tan intenso que aun lo recuerdo y a veces puedo percibir el aroma a cigarrillo que la caracterizaba, y a veces siento lo que sentí al penetrarla, y lo que sentí cuando me mordía, pero fue tan intenso que me marcará para toda la vida, y cambiará en muchos aspectos mi vida, pero siempre para bien, pues yo tomo lo mejor de las personas y lo copio para mi forma de ser.

"No soy nadie y soy todos, así soy yo porque así lo he querido".

Por

Juan Carlos Escobar Salazar

jcesz (arroba) hotmail.com

[Indice general] – [Sexo] – [linux] – [humor] – [hard] – [miscelanea] – [Novedades] -

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados