Abuela.

Juan entró en la casa y subió las escaleras raudamente, cuando de repente la puerta del cuarto de baño se abrió y vio a su abuela salir de allí completamente desnuda, casi tropezando con él. Su abuela era una mujer mas bien gorda y alta, sus sesenta años denotaban el paso de la edad en su prominente cuerpo. Juan no pudo evitar el mirarla ávidamente, sus ojos casi se congelaron sobre las tetas de su abuela, sus melones eran gordos y colgantes y se dejaban caer hasta su abultada barriga, las aureolas y los pezones que las coronaban, eran los más grandes que nunca él había visto.

– Oh, perdóneme, creía que estaba sola en casa. Por favor, deja de mirarme las tetas, me da vergüenza.

Mientras decía esto la abuela entró en su cuarto desnuda y se sentó en la cama. Juan la acompañó como si fuera un zombi y no paró hasta estar cerca de ella y lanzarse sobre sus melones, mientras sus manos acariciaban su inmenso y flácido trasero.

– Jovencito, está bien, veo que usted necesita relajarse. Yo le aliviaré pues si es capaz de excitarse con esta gorda vieja, es que usted necesita desahogarse y su abuelita le va ayudar, pero por favor, guarde silencio sobre esto. Ahora cálmate y ponte de pié. Voy a ver tus cositas, ahora te bajo los pantalones… vaya paquete, y ahora los calzoncillos… Dios mío, que veo… Tienes una picha enorme para tu edad y tus pelotas son grandes y muy cargadas, uhhh…

Juan sintió verdadero placer cuando su abuela le acarició el escroto y le ahuecaba suavemente los testículos. Ella le estaba haciendo una paja sabia y delicada pues sabía que de agitar su mano, su nieto se correría en un santiamén.

Las manos de Juan volvieron a caer entonces sobre los melones de su abuela, cogió sus enormes pezones correosos con los pulgares e índices y vio como se le ponían duros, entonces le pidió que si le dejaba mamar sus enormes tetazas. Por respuesta ella le atrajo sobre sí y le dijo que le iba a ofrecer sus tetas y chumino como regalo a su nietecito. Se las mamó por un buen rato mientras su abuela suspiraba de gusto.

De pronto su abuela le dijo que quizás debería dejar descansar sus tetas por un rato, ya que ella tenía una idea mejor. Se tumbó sobre la cama y abrió sus piernas haciéndole mirar.

Juan sentado junto a su abuela, vio como ella abría sus muslazos para mostrarle los labios exteriores visibles de su chumino. Observó como ella se abría el chocho con sus dedos para enseñarle toda la gruta rosada, toda su vulva gorda y tupida de pelos negros. Juan se asustó pero con un hilo de voz la dijo: "Qué bonito coño que tienes, abuelita". Ella se puso sería y le dijo: "Déjate de rodeos y ven a probar el sabor de una hembra caliente, méteme la lengua aquí", dijo señalando su sexo.

Juan saltó como un tigre hacia esa gruta gorda, peluda y caliente que se estaba mojando al instante, mientras paseaba su lengua desde el clítoris hasta sus profundidades. Juan no lo sabía, pero aquella pepita iba a ser la más gorda y larga que podría contemplar durante el resto de su vida, tan larga que al absorberla le llegaba hasta la garganta. Todo el jugo de su raja olorosa y perfumada con caldos chochiles le inundó la boca. Su abuela puso su mano derecha en su nuca y le estrellaba la cara hacia esa selva roja y carnuda que vibraba con la lengua de Juan.

Cuando al fin la viejita explotó, su nieto se secó la cara con la mano, esperando que ella le mandara a su cuarto con algún improperio. Pero todo lo contrario, le hizo sentar en la cama, se arrodilló ante su durísima verga, la cual parecía un tizón encendido, y se la metió completa en la boca, mientras decía algo así como "tadfacoitadvedgó". Lo dijo varias veces. Juán pidió con un hilo de voz a su abuela que se explicara. Ella se sacó el plátano de la boca y dijo: "Tan flaco y tan vergón, carajo".

La abuela siguió chupando con mucha furia, con fuerza, con boca y garganta hambrientas. Juan creyó que ella se tragaría su picha y hasta sintió que iba a votar toda su leche en su garganta, pero no fue así. La vieja se levantó, gorda, caliente y en pelotas le tumbó a lo largo en la cama y con una agilidad, que dá el deseo, pero inconcebible p

ara su edad, se sentó sobre su polla, y Juan sintió como su espada corría dentro de ella, estrellándose sobre una cosa dura que ella tenía dentro del chumino. La vieja abuelita subía y bajaba con tanta fuerza que Juan empezó a respirar duro sintiendo que se venía, pero no fue así: su abuela detuvo el ritmo y con la mano derecha le dio una vuelta brusca a sus bolas impidiendo que eyaculara.

Luego se bajó jadeante y sudando, y de inmediato se puso en cuatro patas, ofreciéndole su ano rojo, arrugado y provocativo. No fue difícil meterle la verga, aquel ojete estaba sudado y como lubricado, la abuela lo mismo se había puesto crema o algo así. Aquel culo chupaba y apretaba su verga impidiendo su eyaculación.

– Empuja cariño, empuja fuerte y procura no correrte, que así me darás más placer.

Juan sintió como la cabeza de su cipote se metía en aquel estrecho agujero caliente, poco a poco el ojete de su abuela se abrió y él la penetró hasta los cojones. Se estremecía mientras las paredes esponjosas del culo de su abuela le agarraban hasta hacerle disfrutar como nunca. De pronto no pudo aguantarse y le dijo que se iba a correr. Entonces su abuela comenzó a gritar obscenidades.

– Vamos, nietecito, dame duro que tu polla me encanta. Métamela duro, sácame la caca y échame toda tu rica leche en el culo, duro, más duro, joderrrrrrrrr.

Juan pensó que aquello que escuchó decir de su abuela (lo de la "caca") era sólo fantasía, pero cuando volvió a escuchar su orden en tono imperativo: "sácalo, sácamelo del culo, rápido, ahora ", lo entendió todo. Sacó su polla inmediatamente, mientras la gorda abuelita se tiraba varias pedos sonoros que culminaron con un chorro de mierda líquida. Juan se moria de gusto mientras sentía el placer que salía de su escroto y cojones, unos grandes estremecimientos de su esperma barrieron el eje de su pene hasta ser arrojados en el vagina de su abuela, se encorvó, eyaculó, se encorvó, eyaculó… la leche no dejaba de salir, lefa caliente saliendo a chorros que Juan echaba en medio de las flácidas y gordas nalgas de su abuela

Poco a poco su pene se fue arrugando. Su abuela se volvió y le miró con cara lujuriosa y de pronto y con una agilidad inconcebible para su edad se lanzó a mamarle su flácida pichita.

Quince minutos después se estában bañando. Ella le lavó bien la verga sin dejar de admirarse: "hasta dormida, tu picha es gorda y larga, me vas a hacer disfrutar mucho, mi nietecito”.

Autor: erospopuli

erospopuli ( arroba ) biwemail.com

(Visited 1.725 times, 9 visits today)
Me gusta / No me gusta
Kara Marqueze
Buenas! soy Kara de Relatos.Marqueze.net, vuestra anfitriona. Bajo mi nombre republicamos relatos que, estando incluidos desde hace tiempo en Relatos Marqueze.net, no sabemos su autor. Si eres autor de uno de estos relatos y/o sabes quien es el autor, escríbenos y le daremos el crédito que se merece! Un besito donde quieras...
http://relatos.marqueze.net/

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR