Amanda la hermana de Víctor, la continuación

Jóvenes y Cachondas. Mi nombre es Simón y la historia que voy a contar sucedió es posterior a otro relato llamado “ Amanda la hermana de Víctor”, de como me tendieron una dulce trampa para follarme a dos jóvenes cachondas.

Una tarde de sábado estaba en mi casa estudiando cuando me llamó Amanda, la hermana de mi colega Víctor, muy nerviosa, su hermano se había ido de caza ese fin de semana y sus padres se habían ido a la playa, se suponía que Amanda se quedaba en casa de una amiga a dormir pero se había ido a su casa a recoger unas cosas, cuando no podía cerrar la puerta de la terraza, ciertamente estaba muy dura y costaba, ella no sabía que hacer y ante ese problema me llamó a mí, ella no podía dejarla abierta porque o sino sus padres sabrían que había entrado y lo tenía prohibido. Así que fui a su casa.

Ella vivía en un chalet con jardín en la entrada y en la parte trasera Cuando llegué llamé al telefonillo y contestó Amanda, la hermana de Víctor algo más tranquila, entré en su jardín y llamé a la puerta del chalet con la mano, descubrí que estaba la puerta abierta, entré

– Amanda? – pregunté.

– Si pasa Simon – escuché desde adentro.

– Amanda? – dije

Cuando llegué al salón me encontré a Amanda y a una chica rubia, ambas en ropa interior.

– Hola Simon esta es mi amiga, Ana.

– Hola Simon – dijo la chica rubia, Ana.

Si no recuerdan o no han leído el anterior relato Amanda, la hermana de Víctor, era de 1.75 pelo castaño con una melena rizada, ojos verdes muy guapa, buenas tetas, culo redondo y firme, muy morena de piel, 54 kilos , en fin un bomboncito… pues su amiga era de la misma guisa . 1.70 pelo rubio con una melena lisa, ojos marrones igual de guapa que Amanda, una tetas mas grandes que las de Amanda, y un culo para hacerle la ola, clara de piel y su peso no llegaría a los 50 kilos , en fin otro bomboncito… ambas de 20 añitos recién comenzada la carrera y ambas en ropa interior. Amanda llevaba un sujetador gris con una bragas a juego y Ana uno negro con tanga a juego.

Las dos se acercaron a la vez a mí y empezaron a acariciarme cada una un brazo, yo me eché para atrás chocando contra la puerta entonces ella comenzaron a acariciarme el pecho, sin duda era una trampa y menuda trampa.

Amanda, la hermana de Víctor sonrió y miró a su amiga la cual le devolvió la sonrisa y luego me miró sonriéndome. Amanda comenzó a besarme mientras que Ana seguía acariciándome el pecho y los brazos yo le acariciaba a ambas su trasero, luego Amanda dejó de besarme cediendo el sitio a su amiga la cual besaba maliciosamente tenía más experiencia que Amanda y sabía jugar con su lengua en mi boca. Al instante dejó de besarme Ana y miró a Amanda.

– ¿ A que besa bien mi amante? – le preguntó Amanda a Ana.

– Si que lo hace- respondió ella

Yo le quité con una mano el cierre del sujetador a Ana, luego besé a Amanda, la hermana de Víctor mientras que Ana dejaba caer su sujetador para mostrarme sus dulces y hermosos pechos, con mi mano izquierda comencé a acariciarlo.

– ¿ A que es guapa mi amiga? – me preguntó Amanda a mí.

– Si que lo es – le respondí volviendo a besar a Ana

Amanda no fue menos y se quitó su sujetador al instante dejándolo caer también y dejando sus pechos a la vista. Paré de besar a Ana para fijarme detenidamente en los cuatro pechos jóvenes que tenía enfrente mía luego yo posé mis manos en el culo de ambas amigas primero Amanda, la hermana de Víctor que se acercó para besarme y luego Ana se acercó a mí para seguir besándome.
Amanda comenzó subirme la camiseta dejando mi descuidada barriga al aire, luego siguió tirando suavemente de mi camiseta hacia arriba hasta que que finalmente dejé de besar a Ana para dejar que mi camiseta saliera.
Amanda hizo que Ana se pusiera de cuclillas junto a ella frente a al bulto que hacía mi polla en mi pantalón

– Ven Ana, mira este pollón – dijo Amanda.
– A ver – dijo Ana mirando me a la cara y sonriéndome.

Amanda desabrochó mi pantalón y bajó mi cremallera, luego tiró dejando al descubierto mis boxers con el bulto de mi polla bajo ellos.

– ¿Puedo enseñarle a mi amiga tu polla, amante mío? – dijo Amanda.

– Claro, es tu polla.- le respondí.

Amanda la manoseaba por encima de los boxers.

– Mira Ana que pedazo de polla – decía tanteando la, Ana tímidamente la empezó a tocar también.

– Voy a sacarla con tu permiso amante mío. – dijo Amanda.

– Claro sacalá- le dije.

Ella bajó los boxers con la ayuda de Ana dejando mi polla, medio morcillona enfrente de su bocas.

– ¿ Has visto una polla tan grande alguna vez Ana? – le preguntó Amanda a Ana.

– Más larga si pero tan gorda y así de larga nunca.- respondió Ana.

– ¿Puede mi amiga chupártela? – preguntó Amanda.

– Claro – le dije.

Las dos amigas con la punta de sus lenguas comenzaron a recorrer mi polla, Amanda, la hermana de Víctor por el lado derecho y Ana por el izquierdo. Amanda se empezó a concentrarse en mis huevos mientras que Ana en la punta de mi polla, yo estaba en la gloria ante lo que me estaban haciendo esas dos chicas de 20 añitos.

Al rato ambas se concentraron en la punta de esta, y Ana empezó a acariciar la espalda de Amanda mientras que sus lenguas casi se tocaban en la cabeza de mi polla, yo disfrutaba del espectáculo de las dos chicas comiéndose mi polla.

– Ana cometerla como tu sabes – dijo Amanda.
– ¿ puedo? – dijo Ana mirándome a los ojos con esos dos ojazos marrones.
– Claro – le dije.

Amanda, la hermana de Víctor colocó la polla mirando a Ana y esta se la empezó a metersela en su boca, subiendo y bajando la cabeza metiendo cada vez más polla dentro de su boca, si besaba bien a la hora de comer polla era toda una experta, se la tragaba entera y hacía vibrar su garganta dándome un cosquilleo en la polla.

– ¿ a que la come muy bien mi amiga? – me pregunto Amanda a mí.

– Si que lo hace – le pude responder a duras penas.

– Ella fue la que me enseñó a mí, ¿verdad? – dijo Amanda mientras que Ana concentrada en mi polla asentía con la cabeza.

– es una mamadora experta – dijo Amanda comenzando a besar a su amiga en el hombro y en el cuello.

– Además de una putita – siguió besando a Ana por los hombros y brazo
– la mas puta de todas – dijo mordiéndole la oreja.

Tras un rato Ana se sacó mi polla de su boca y la giró hacía Amanda, la hermana de Víctor para que ella fuera la que me la comiera ahora. Amanda no dudó ni un instante y comenzó a comerme la polla como la última vez en la cama de sus padres y en la ducha.
Ana miraba mi cara de placer y la cara de su amiga disfrutando de mi polla en su boca.

– ¿ a que la come muy bien mi amiga? – me preguntó Ana a mí.

– si que lo hace, las dos lo hacéis – le respondí acariciando su rostro

Luego Ana comenzó a lamer el tronco de mi polla ya que su amiga se había centrado en darme placer en la cabeza de mi polla.
Yo ya estaba super cachondo apunto de correrme de placer por la excitación así que hice que ambas chicas se levantarán del suelo y las besé mientras le acariciaba el trasero, ambas se agarraban a mi polla para que no perdiera la erección, algo que era innecesario ya que estaba super cachondo.

– Vamos a cerrar la puerta de fuera y vayámonos arriba para estar más cómodos,no?

ambas se miraron y aceptaron, yo recogí mi ropa mientras que Amanda, la hermana de Víctor echaba la llave y la dejaba puesta, sabíamos que nadie iba a venir, Víctor estaba de caza y sus padres en la playa pero podría ser que una vecina cotilla entrara a fisgar.

arriba hice que las dos chicas se sentarán en la cama.

– Quiero ver que sois buenas amigas y os dais mimitos – les dije, ellas se miraron y riéndose empezaron a darse picos entre risas y risas luego comenzaron a morrearse, yo me senté en una silla y observaba como las dos amigas se comían la boca la una a la otra. luego Ana tomó la iniciativa y tumbó a Amanda en la cama y le quitó las bragas, tirándolas a mi para que las cogiera.

– Huele las ! huele a zorra, mira como se abre la zorra – me decía Ana mientras le metía un dedo en el coño a Amanda y esta se retorcía de placer acariciando sus pechos.

Yo masajeaba mi polla de arriba a abajo para no perder la erección, mientras olía las bragas Ana había empezado a lamer el coño de Amanda, la hermana de Víctor lamiendo su clítoris.

– ¿ a que te gusta zorra? – Le preguntó a Ana a Amanda..

– si, si , si si – le pudo responder a duras penas.

– toma – dijo Ana mientras que le echaba saliva en el coño – para que entre la polla de Simon en un momento.

– – si, si , si si la polla, quiero que me la meta – le pudo responder a duras penas.

Ya no pude aguantar mas y me levanté del sillón y le quité a Ana su tanga.

– ¿que pasa guarrote?¿ que quieres follarme? – me dijo Ana.

Yo no respondí únicamente empecé a meter mi polla en su coño algo que le encantó mientras ella le comía el coño a Amanda, la hermana de Víctor.

– si, si , si si dale fuerte amante mío, dale al coño de mi amiga fuerte – me decía Amanda tumbada en la cama recibiendo una soberana comida de coño de su amiga.

– O dios que polla, Dios . interrumpía la comida de coño Ana para decirlo.

– Es que mi amante tiene una polla que es un ariete – decía Amanda.

– Dios me va a romper el coño – decía Ana.

Ana debido al placer que le estaba provocando mi polla en su coño tuvo que dejar un rato de comerle el coño a Amanda, la hermana de Víctor la cual no se quejaba sino que me jaleaba para que le diera más fuerte. Seguí dándole hasta que Ana tuvo un orgasmo que la dejó floja,
– Tu amante sabe cómo utilizar su herramienta – dijo Ana suspirando a Amanda.

Amanda se levantó y se tumbó a su lado boca arriba yo saqué la polla del coño de Ana

– Espera – dijo Ana y se puso de pie y se sentó encima de la cabeza de Amanda, la hermana de Víctor para que le comiese el coño y lamiera sus jugos, luego tomó mi polla y la dirigió hacía el coño de su amiga yo mientras acariciaba y besaba los pechos de Ana, antes de follarme el coño de Amanda, recordé que su coño era muy prieto pero Ana se había encargado de mojarlo y ahora resbala como mantequilla, por lo que empecé a darle fuerte que era lo que me pedía el cuerpo, Amanda entre tanto aceleró el ritmo comiéndose lo jugos de Ana y alargando su éxtasis.

En la habitación solo se escuchaba mi respiración

– mmmmmmmm

y los gemidos de Ana

– si, si , si si.

Llegando a formar un compás

– mmmmmmmm
– si, si , si si.
– mmmmmmmm
– si, si , si si.
– mmmmmmmm
– si, si , si si.
– mmmmmmmm
– si, si , si si.
– mmmmmmmm

Yo aceleré el ritmo y Ana estaba teniendo otro orgasmo que era tan fuerte que casi se cae de encima de Amanda, la hermana de Víctor tuvo que agarrarse a mí porque sus piernas le fallaban. y Amanda tuvo un orgasmo que me salpicó entero dejando mis huevos empapados yo saqué mi polla de su coño y Ana se quitó de encima de Amanda,

– Túmbate amante mío – me dijo Amanda.

Me tumbé en la cama y Amanda puso su coño en mi cara e hizo que Ana se subiera a mi polla bajando poco a poco para que ésta entrara en su ano.

Una vez Ana montada en mi polla comenzó a moverse poco a poco dando latigazos para sentir como mi polla le abría el ano en dos, yo sacaba mi lengua a pasear sobre el coño de Amanda, la hermana de Víctor lo cual le provocaba un placer inmenso y podía escuchar a las dos amigas haciendo un concurso a ver cual gritaba más

– si, si , si si.
– si, si , si
– si, si , si si.
– si, si , si

Una clavándose mi polla en su culo y la otra recibiendo las caricias de mi lengua, estuvimos largo rato hasta que Ana no podía con su cuerpo y se tumbó en la cama yo quité a Amanda de mi rostro y la puse a cuatro patas para darle también a ella por el culo.

Yo estaba taladrando a Amanda su culo escuchando a Amanda gritar

– si, si , si si.

mientras Ana escuchando lo gritos se estaba tocando el coño para tener otro orgasmo gritando

– si, si , si si.

Finalmente Ana tuvo otro orgasmo que la dejó sin fuerzas entonces yo con mis dedos empecé a jugar en su coño, para lo que ella se subió para poner su cabeza en la entrada del coño de su amiga y sacando la lengua para lamer mis pelotas cuando mi polla entraba en el ano de su amiga. Los gritos de Ana no eran normales

– SI SI SI SI SI SI O DIOS MÍO,

mientras que Amanda decía

– si, si , si si.

Yo aumente la velocidad en el ano de Amanda y fue otra lucha a ver quién gritaba más

– SI SI SI SI SI SI O DIOS MÍO,
– SI SI SI SI SI SI O DIOS MÍO,
– SI SI SI SI SI SI O DIOS MÍO,
– SI SI SI SI SI SI O DIOS MÍO,

No pude aguantar más y me corrí, dentro del culo de Amanda, la hermana de Víctor y Ana que se dio cuenta empezó a lamer las gotas de semen que me quedaban en la polla y las que salían del ano de Amanda, la hermana de Víctor, acabamos los tres exhausto pero complacidos.

Tuve mas relaciones con las dos y con cada una pero eso son otros relatos que os contaré en otro momento.

(Visitado 2.550 veces)
Me gusta / No me gusta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *