Amanda, la hermana de Victor

Jóvenes y Cachondas. Mi nombre es Simón y esta historia tiene lugar en casa de mi amigo Víctor.
Víctor vive en un chalet en un barrio de una clase social alta en la ciudad. Ese fin de semana sus padres se habían ido pero para su desgracia había dejado a su hermana de 20 años, llamada Amanda.

Sin duda su hermana estaba buenísima. 1.75 pelo castaño con una melena rizada, ojos verdes muy guapa, buenas tetas, culo redondo y firme, muy morena de piel, 54 kilos , en fin un bomboncito…

Estábamos en la casa los colegas cuando llegó su hermana, nosotros teníamos 27 años, era el verano del 2007, su hermana llevaba puesto unos pantalones blancos piratas de estos que llegan un poco por debajo de la rodilla, con una camiseta roja que marcaba sus tetazas, venía un poco sudada con el pelo recogido en una coleta ,nos pasó a saludar y luego se fue a su habitación
– joder tu hermana cada día esta mas buena – dije yo rompiendo el silencio.
– si ,está que se sale – dijo Pedro
– estáis salidos tíos , que es mi hermana – dijo Víctor.
– ya, yo pagaría por estar con ella toda una noche – dijo Pedro que era el único de los cuatro que estaba allí que trabajaba, los demás estudiamos
– cuanto pagarías?, dije yo.
– no se , 1000 euros por una noche con ese bombón, joder esta esta como un tren!!!
– Os estáis pasando – dijo Víctor.

Entró su hermana en el salón cambiada y con su bolsa para ir a la piscina y nos quedamos todos callados, se dio cuenta de que estábamos hablando de ella, cuando se fue nos reímos.

Pasó el día y poco vimos a Amanda ya que se fue a la piscina con sus amigas, a la noche estuvimos sentado en el jardín cuando apareció Amanda con su bikini y su toalla. Era como una oveja pasando delante de una manada de lobos.

– Hola – dijo tímidamente ante nuestra mirada lasciva.
los cuales solo la saludamos con la mano.

Luego se cambió y bajó con un pijama rojo corto de Elmo y estuvimos bebiendo y fumando porros los 4, al principio Víctor se negaba a darle alcohol o porro a su hermana pero finalmente tuvo que desistir por nuestros insistencia.

Como de costumbre, a Víctor le entró el sueño y se marchó a dormir, Pedro y yo nos quedábamos a dormir en su casa, en una cama supletoria que tenía Víctor en su habitación como era costumbre en muchos fines de semanas.

Al rato de estar bebiendo y fumando los dos con Amanda dijo

– ¿de que hablabais antes, que os callasteis?
– Cuando? – dije yo.
– esta mañana antes de irme – dijo Amanda, yo miraba a Pedro.
– Nada – dijo Pedro pero yo quería poner a mi colega en un compromiso
– Sabes Amanda, Pedro pagaría por estar contigo una noche.- dije riéndome
– ah, si ¿cuanto pagarías? – dijo halagada
– Ja, ja, ja pagaría 1000 euros por toda la noche – dijo Pedro.
– y si te dijera que acepto – dijo Amanda en bromas
– solo llevo encima 50 euros – dijo Pedro.
– ¿solo puedes ofrecer 50 euros? – dijo Amanda todavía en broma – por eso estaríamos 1 hora.
– No está mal – dijo Pedro.
– Vamos a mi habitación – dijo Amanda
– Lo dices en serio? – dijo Pedro
– Tu que crees? Dijo Amanda dándole un pico en la boca.
– ¿y yo qué? – dije viendo que me iba a quedar con el calentón allí mismo.
– ¿ cuanto tienes? – dijo ella mirándome.
– 20 euros – le respondí, tenía más pero quería saber qué decía.
– 20 euros, nada más? bueno a ti te haré una mamada únicamente – dijo ella todavía en broma y me dio un pico y tomando a Pedro y a mí de la mano entramos en la casa en dirección a su habitación.

Al llegar a su habitación nos paramos en la puerta pero no la abrió, la puerta que abrió fue la puerta de la habitación de sus padres, en la cual entramos los tres cerrando la puerta con cuidado detrás nuestra.

– ¿ya han empezado a contar la hora? – dijo Pedro
– A partir de ahora, 1 horas, 50 euros. – dijo Amanda
– pero es serio? – dijo Pedro, todavía sin creérselo
Amanda tomó las manos de Pedro y las puso en sus tetazas,
– Vamos al lío – dije yo.

No lo dudamos más y la cogimos entre los dos, ella se reía de la situación, y pataleaba pero echando la poca fuerza
.
La tiramos en el suelo, Pedro la tomó por las piernas y yo por los brazos y a la de tres la lanzamos hacia la cama. Yo rápidamente me coloqué a su derecha y Pedro a su izquierda comenzamos a besarla y manosearla. Yo empecé a masajear los pechos y a darle besos en la cara y en el cuello, mientras que Pedro se dedicó a masajear su trasero intentando bajarle el pantalón del pijama, ella se reía por la situación y hacía amagos por contenernos pero era imposible nuestra libido estaba desatada y nos la íbamos a follar antes de una hora.

Empecé a besarle, el el hombro, la cara intenté la boca pero me la quitó entonces le besé en la nuca mientras le acariciaba los pechos por encima del pijama y luego bajaba mi mano hasta su chochito para luego subir le y acariciar su barriga y su pechos. Pedro acariciaba su trasero y su pechos dando besos en su redondo culo y en su barriga mientras no dejaba de sobar su trasero, Amanda se reía y disfrutaba de lo cachondo que estábamos los dos amigos de su hermano.

Después de esta entrada comencé a bajarle la parte de arriba del pijama y le saqué un pecho el cual comencé a besadlo y a chuparlo, ella se movía para hacer las cosas más difícil pero estaba dejándose llevar, Pedro seguía intentando bajarle el pantalón del pijama sin suerte, su culo estaba al aire y el lo besaba y estrujaba pero su coñito no.

Le saqué los dos pechos y comencé a chuparlos ella me dijo, “ sigue “ y yo deje sus pechos para besar su cuello e intentar su boca pero ella me quitaba la cara por lo que me quedé besando sus hombros mientras bajaba mi mano para acariciar su coñito. Pedro aprovechó que le había sacado los pechos para besarlos en mi ausencia. Yo viendo que Pedro se hacía cargo de sus pechos bajé hasta su coñito para acabar de quitarle su pantaloncito descubriendo su coñito, rasurado algo que no me extrañó. comencé a tocarle el coño mientras que le comía un pecho, Pedro en ese instante le estaba comiendo el otro, ella respiraba de placer de los que le estaban haciendo los dos amigos de su hermano.

Amanda tras un rato gozando de la comida de pechos que le estábamos haciendo nos hizo parar para quitarse la parte de arriba de su pijama que le molestaba luego se volvió a tumbar ya completamente desnuda.

Seguí besando sus pechos y su barriga mientras que Pedro comenzó a tocar su coñito con algo de reparo como el que no quiere la cosa, yo paré un momento para quitarme la camiseta del calor que tenía mientras Pedro se puso a comerle los pechos, al instante ya no tenía camiseta y rozaba mi torso desnudo con el de ella, “ quítate la camiseta” le dijo Amanda a Pedro y él se la quitó, yo estaba besando sus pechos y luego su cuello intentaba nuevamente besar su boca pero como antes no se dejaba hasta que me miró y me dijo “ Bésame” y comencé a besarle la boca como nunca había comido una boca, Pedro entre tanto le chupaba un pezón y tocaba su trasero acariciándolo cual bola de cristal. Yo besaba a Amanda y ella me besaba a mí, con mis manos empecé a abrir mi pantalón para dejar mi polla libre de su cautiverio. Nada más hubo sacado el capullo de mi polla Amanda la tomó entre sus manos y movió su cuerpo para chupármela, yo me elevé para facilitarle el trabajo, y con esa boca que tenía comenzó a mamarme la polla. Yo estaba disfrutando de una mamada por parte de Amanda y Pedro le estaba chupando y metiendo un dedo al coño de Amanda. Yo estaría en la gloria si no fuera porque aún tenía el pantalón, poco a poco lo fui bajando mientras que Amanda no paraba de chuparme la polla.

Pedro metió su lengua en el coño de Amanda, ella me comía la polla y yo le estaba acariciando los pechos era una situación idílica, pero yo quería follármela, tenía ganas de meterle mi polla en su coñito ese que Pedro estaba lamiendo, chupando y succionando así que cuando Pedro se cansó de comerle el coño y se tumbó junto a Amanda sin pantalón y con la polla afuera y reclamo la boca Amanda para su polla. Ella dejó mi polla para dedicarse a la de Pedro yo me puse detrás de ella y la puse a cuatro patas haciendo que levantara su culito para meterle la polla en su coñito.

Tengo que decir que Amanda tenía un coñito muy estrecho pero no me constó mucho introducir le mi polla dentro de su coño, ella se estaba ocupando de la polla de mi colega Pedro, la cual tengo que decir era más larga que la mía pero la mía era mas gruesa, y era lo que estaba notando Amanda en ese instante. Yo llenaba ese coñito con mi polla posando mis manos en su culo, el cual lo tenía bien durito y más de una vez se me ocurrió darle un cachete. Las primeras veces me contuve pero a la tercera se lo di, creía que se iba a ofender pero que va le gustó y seguí dándole cachetes en el culo mientras la agarraba por la nunca y metía la polla de Pedro mas adentro de su garganta. Yo le propinaba más cachetes, podía ver la marca de mi mano en su culo pero ella me pedía más y yo no dudaba en dárselo, Pedro estaba en la gloria como yo antes disfrutando de su manada, la putita sabía comer pollas como un experta a pesar de sus 20 añitos.

Al igual que a mí, a Pedro se le antojó meterle su larga polla por el coño de Amanda. Ella me apartó con la mano y yo le saqué mi polla, luego ella se puso encima de Pedro introduciendo la polla de este dentro de ella, me quedé con la misma cara que un portero goleado , me habían sacado del partido.
– ¿ y ahora qué hago yo? – le dije a Amanda.
– Ven tonto que tengo otro agujero – dijo ella abriendo se las cachas y mostrándome su ano.- pero ten cuidado que soy virgen ahí.

No me lo pensé más eché saliva a mi polla para humedecer más y se la empecé a meter por el culo, al principio como con el coño constaba pero luego al rato eso empezó a ceder y toda mi polla pudo entrar por el orificio. Cuando las dos pollas chocaban en su interior ella emitía gritos de placer, gracias a su genial idea de hacerlo en la habitación de los padres estábamos a dos habitaciones de Víctor el cual seguía dormido plácidamente en su cama mientras que nos follábamos a su hermana.

Seguimos largo rato y no sé cuantos orgasmos tuvo Amanda hasta que Pedro gritó que se iba a correr lo que hizo que Amanda me hiciera echar para atrás para comerse toda la corrida y no dejar rastro en la cama de sus padres. Cuando Pedro se corrió y Amanda comenzó a limpiar la polla de este yo volví a meterle levantarle el trasero para meterle la polla por el coño para seguir follándomela. Amanda terminó con Pedro el cual quedó relajado, me volvió a apartar para ponerse a los pies de la cama boca arriba para verme la cara mientras que me la follaba. Yo me puse encima suya y seguí follándome comiéndole los pechos y tomándola por la cintura para meter mi polla mas adentro de su coño, creo que tuvo dos orgasmos mas antes de finalmente me corriera yo, “ Voy a correrme” le dije “ Hazlo dentro” me contestó ella y con cuatro o cinco embestidas termine corriéndome en su coño, ella levantó las piernas para que no cayera nada en las sábanas de sus padres, me tumbé a su lado y ella me hizo una seña para que mirara detrás mio. Allí estaba Pedro dormido como un bebe. Cuando giré la cabeza Amanda se había levantado de la cama y me ofrecía la mano para que la siguiera. Nos fuimos al baño de sus padres a ducharnos juntos y limpiarnos el sudor y otras cosas. En la ducha mi polla volvió a ponerse dura me la estuvo mamando otra vez y echamos otro polvo antes de irnos a su cama, dejando a Pedro dormido en la de matrimonio.

A la mañana siguiente Víctor no se enteró de lo que había pasado con su hermana, ella no nos cobró decía que lo hizo por placer no por dinero, hubo otros encuentros pero eso son historias para otros relatos.

(Visitado 3.809 veces)
Me gusta / No me gusta

One comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *