Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

AMANTES OCASIONALES

13 de septiembre de 2004

De vez en cuando visito el club. Me gusta. He de reconocer que soy bujier y morbo. Mi esposa y yo tenemos ganas de un trío con alguna chica y, aunque en varias ocasiones le he sugerido la idea de hacer un intercambio o un trío con algún varón, ella lo descarta. Me dice que no le apetece. En cambio el fantasear en que otra mujer participe junto con ella para tener sexo conmigo la pone muy caliente. Eso me gusta. Hemos publicado algunos anuncios pero no hemos podido encontrar gente seria. En cambio estamos pensando en buscar mas en nuestro entorno inmediato. Aunque a mi mujer eso le parece muy arriesgado, por todas las connotaciones del caso pero, a mí eso me hace fluir mas el deseo.

Resulta que buscando a la candidata empecé a coquetear con una amiga divorciada. Ella tiene 41 y es morena, cabello rizado y negro. Siempre huele rico. Nos conocemos hace 8 ó 9 años y desde que la conozco solo le he sabido de un galán. Bueno para no hacer el cuento largo te he de decir que es de esas mujeres delgadas, con piernas largas y eso sí, unos senos grandes, con enormes aureolas oscuras y ricos pezones grandes y gruesos. Una delicia.

La primera vez que tuvimos sexo fue como de broma. En mi pasado cumpleaños ella me dijo, ¿qué quieres que te regale? por teléfono. Así sin ninguna pena le dije, te quiero a ti en una noche de placer. Y solo me respondió con una risa entre nerviosa y juguetona. En serio que quieres; y le insistí; te quiero a ti para mi placer. Y me respondió muy seria como quieres la envoltura. Y ya no estaba para bromas. Le dije que sin envoltura que la quería así al natural, quizá con un poco de perfume y ya¡!Y ¡qué me dice vente por mi ahorita! No lo pensé 2 veces. Le dije ahí voy y me contestó: Te espero afuera de la oficina. Colgué y me fui volado a recogerla, pensando aún que si a lo mejor era broma. Total que llegué y ahí estaba en la puerta del edificio. Me orillé y se subió. Nos saludamos como siempre un beso en la mejilla pero esta vez con la mirada inquisidora y expectante, muy escrutadores ambos. Como que no nos éramos indiferentes desde antes de esta puntada mía. A donde quieres ir, le pregunté. Y ella me dijo que a donde yo quisiera. Así que me enfile al motel más discreto que conozco y todavía dudando si era en serio se lo pregunte y me confirmó.

Llegamos al motel y pague a la encargada. Nos asignaron un cuarto y nada mas entrar y cerrar la puerta empezó a besarme. Al principio un poco suave, pero mi amiga es el tipo de mujer de temperamento caliente, que de inmediato y al contacto de la piel se prendió. Los besos empezaron a subir de tono y en cuanto la sentí más caliente le metí la mano debajo de la falda; OH ¡sorpresa! Tenía el pelo púbico abundante y empapado, los labios de su vagina muy abultados y viscosos. Naturalmente que mi pene estaba a punto de romper el pantalón. La seguí besando y como pude le abr&i buen tiempo y tenemos amigos comunes y no tiene fama de pirujota, pero la verdad ¡EA que me lo creas o no, le dije que sin condón no! Y ella insistió y me dijo que me quería sentir así, natural. Hemos sido buenos amigos, sinceros. Ella sabe desde hace mucho que yo me practique la vasectomía y yo aunque caliente no me quise arriesgar. No me insistió. Se empezó a deslizar sobre mi cuerpo besando mi pecho, mi estomago, mis ingles; de manera experta evito el contacto de su boca con mi pene. Me calentó todo lo que quiso. Y en el momento menos pensado empezó a devorar mi falo y a recorrer de una manera fascinante mis testículos y mi verga. De repente cuando ya me tenía todo ensalivado y calentísimo, se detuvo y subió besando de regreso todo mi torso y axilas. Me besó en la boca y me dijo al oído: Métemela ¡ya! De nueva cuenta tomé el condón de la mesita de noche, y ella me dijo de nuevo: !¡Así no¡ y me empezó a besar con mas ardor, me mordía ligeramente los labios y me introducía su lengua en la boca. Estaba hecha una gata en celo. Me dijo de repente: Vente en mi boca, quiero tu semen en mi boca. La verdad me causó sorpresa. La deje bajar de nuevo por el mismo camino, hasta llegar a mi hombría y sin detenerse a nada se la tragó completita y empezó con él sube y baja más feroz que yo haya sentido, engullendo cada centímetro de carne y lujuria. Me succionaba de una man

era que nunca había sentido. De verdad que me encanta el sexo oral, dar y recibir. Lo practico con gusto y tan a menudo como mi mujer lo desea, pero mi amiga es otra cosa, hasta la garganta y hacer arcadas; nada de hacerle gestos ni ascos. Estaba en el cielo. Se la sacó de la boca y me exigió mientras me sacudía la verga en una chaqueta maravillosa: Dame tu semen, eyacula en mi boca; eso me termino de prender y no lo aguante. Los hombres sabemos adelantar o atrasar un orgasmo y somos lo suficientemente egoístas para soltarnos al goce, así que sin ningún miramiento le solté varios chorros de semen. No sé le escapo nada de la boca. Tenía la mirada perdida en el éxtasis de la lujuria. es curioso como la mirada nos cambia. Nunca la miré así a los ojos antes y ella no dejaba de mirarme y con orgullo retador se tragaba todo mi semen con un enorme placer y glotonería. Me encantó ese orgasmo. Me dejo la verga limpia y adormilada y empezó a subir dando besitos. Ya vez me dijo. No pasa nada. No hay problema, métemela sin condón. Y de nuevo a justificar el uso del condón. No lo podía creer a su tierna edad y queriendo coger sin protección, como adolescente caliente. En eso nos entretuvimos un rato en lo que me dio la amable tregua que nos brindan las mujeres entre cada palo; ella no se había desahogado aún y la verdad es que yo estaba ansioso por cogermela, pero solo con condón. Así que no le quedo mas remedio y hasta se acomidió a ponérmelo, pero la verdad es que eso prefiero hacerlo yo, en el exceso de precaución, ya que las mujeres con las uñas largas pueden rasgar el látex del condón. Así que me lo puse y la empecé a acomodar para ensartarla en la clásica postura del misionero. Le dejé ir la pinta y disfrute de sus gemidos, así la tuve un ratito hasta que me urgió a que la ensartara toda. Me jalaba y yo trataba de darle todo, hasta que de una estocada le empujé la verga hasta que mis testículos tocaron su trasero. Estaba ella en el éxtasis casi cuando la empecé a bombear con cierta intensidad, ella empezó a gemir con mas ganas y sentí que su orgasmo se aproximaba; mantuve el ritmo y me concentre en seguir a cada paso su orgasmo que no tardó. Toda la tensión del mu nos hemos visto, le hablo por teléfono y lo hemos conversado de nuevo pero no le cae el veinte y le da pena. Ni siquiera a querido que nos volvamos a ver a solas. Es bastante curiosa la situación porque ellas se conocen y aunque mi mujer aún tiene sus dudas está de acuerdo en probar, pero esta condenada no quiere decidirse. Yo le pienso insistir y luego les cuento.

Autor: Edítelo editelo ( arroba ) msn.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados