Mis hermanas gemelas

Mis hermanas tienen 18 años, son dos morochitas hermosas con buen culo y lindas tetas. Lo que les voy a contar sucedio hace unos meses, yo estaba en mi cuarto con una de ellas enseñandole matematica luego que terminamos ella se va olvidandose su celular, yo lo agarro y empiezo a revisarlo, miro sus fotos, la pija se me erecta al ver una foto de ella en tanga y lo mejor fue cuando entre a la carpeta de videos, habia videos de mis hermanas bailando reggaeton muy juntitas moviendo sus culitos y habia otro video con el cual me lleve la sorpresa del año,

Read more

Me gusta / No me gusta

La rica Verga de mi hermano (2)

En mi relato anterior les conté como empecé a desear la rica Verga de mi hermano.

La mañana siguiente por ser Sábado acostumbrábamos dormir hasta tarde y mis padres siempre se iban a trabajar.

Después de lo ocurrido la noche anterior había tenido un sueño placentero y me desperté sintiendo unos suaves golpes en mis nalgas que estaban desnudas sin yo haberme percatado, al abrir mis ojos y ver hacia mi espalda tuve una visión hermosa de mi hermano masturbándose dando golpecitos en mis nalgas. Al cruzarnos miradas sin decir nada apretó con una mano mi otra nalga sin dejar de tocarse y aumentando su ritmo, supuse que tenía que hacer algo y levanté un poco mis nalgas para que viera mi culito a la perfección.

Read more

Me gusta / No me gusta

Los Encantos de Papi (Parte 4)

La puerta de la habitación se cerró por si sola.

Se besaron de inmediato, mientras Anne deshacía el nudo de la corbata y le aflojaba el cinturón.

El gordo y largo tronco de Tomás brotó amenazante cuando Anne bajó su pantalón, desafiándola a que hiciera su mejor trabajo. Anne se arrodilló frente a papi, lo tomó con ambas manos y comenzó a lamerlo y masturbarlo. Papi le puso su mano en la cabeza, como queriéndola calmar, y se sentó al borde de una de las camas, abriendo sus muslos. Anne caminó sobre sus rodillas hacia él.

Read more

Me gusta / No me gusta

Los Encantos de Papi (Parte 1)

Tomás y doña Emilia, su difunta esposa y madre de Anne y Estela, formaban parte de importantes comités altruistas, culturales y empresariales en México al tener una posición económica muy holgada. Se trató siempre de una pareja muy sociable y apreciada en su círculo.

Cuando doña Emilia falleció de cáncer, Anne, la mayor de sus dos hijas, vino a ocupar su lugar un tiempo después en casi todas las actividades y eventos.

Anne tenía esa arrolladora facilidad y personalidad de ganarse a la gente, además del inusual parecido físico a su madre de joven.

 

Read more

Me gusta / No me gusta

Provocando incesto entre mi esposa y su hermano III

Despues de la tremenda calentada que me puse al escuchar detras de la puerta del baño como mi esposa Sandra acaricio la verga de su hermano y que ya habian transcurrido dos semanas y mi esposa aun no quedaba embarazada.
La angustia seguia, la compra de pastillas y el pago de las jeringas se estaba elevando y aun no quedaba embarazada Sandra. La deseperacion cada vez se apoderaba de nosotros pero esto daba pie para dar un paso más.
Visitamos a mis suegros y nos topamos con mi cuñado Jose el cual nos evadia un poco, no se si por verguenza. Tome la iniciativa ya con unas cervezas.

Read more

Me gusta / No me gusta

Los Encantos de Papi (Parte 2)

Como película repetida, a cada momento pasaban por la mente de Anne escenas de los tórridos encuentros de la incestuosa, pero ya irrenunciable relación con su propio padre en los lugares que los habían tenido, y ya en varias ocasiones.

Papi había sido un fogoso amante de su hija mayor. Todo había comenzado solo unos meses atrás, pero sentía como que habían pasado años siéndolo.

Read more

Me gusta / No me gusta

Maduras Anonimas Cap. 02

Habían pasado un par de días desde mi primera experiencia con una madura. Me encontraba desesperado y ansioso por volver a follar otra vez, pero lamentablemente eso no era posible. Tenía que esperar hasta la siguiente reunión, la cual no llegaría sino hasta varios días después.
Las cosas continuaban con normalidad en el complejo departamental. Mi madre seguía con su horario irregular de doctora, a veces pasando todo el día en casa y otras dejándome solo la mayor parte del día.
Yo continuaba con mis paseos por el lugar, tratando de fijarme más en las señoras e intentando memorizar sus números de departamento para las próximas visitas.
Me excitaba el imaginar cuantas de esas maduras serian parte de la urna, que clase de fetiches tendrían, como se comportarían en la cama. A veces sentía que la polla me iba a explotar de solo imaginarlo.
Mis ratos en solitario los pasaba en la computadora buscando técnicas y consejos para poder complacer mejor a mis próximas amantes.

Read more

Me gusta / No me gusta