Solo un hombre

Quería compartir a su mujer, pero al final terminamos cogiendo los 4

Quería compartir a su mujer, pero al final cogimos los 4 (Con fotos)

Hola otra vez!
Siguiendo con los acontecimientos de¨Era nuestra fantasia, pero…¨, el fin de semana pasado Leandro nos invitó a Sol y a mi a pasar el fin de semana en su casa. Él me habia contado las charlas sostenidas con su mujer Laura (una preciosidad con quien estaba casado desde hacia 5 años) sobre hacer un trio con ella, ya que en una de sus calientes charlas le habia contado lo sucedido entre Sol, él y yo. Se ve que esa fantasia estaba mucho mas arraigada en Laura de lo confesado, ya que ante la descripción de detalles, se lo cogió teniendo 7 orgasmos seguidos. Laura era de mediana estatura, morena, de piel tostada y una femeneidad que invitaba a la lujuria. Tenia una sonrisa pícara y unos ojos azules increibles. Sus pechos eran perfectos y su culo un poema. Parado y con forma de corazón. Una simple maravilla de la naturaleza. Tenia puesto un conset, falda suelta a media pierna, medias de red y botas largas de cuero negras. Cuando la vi, mi pija comenzó a reclamar. En fin… que llegamos a su casa (una casona rustica muy bonita, con piscina y un parque con orquideas donde siempre revoloteaba algún tucán y recorrían ardillas) Esta ubicada en el litoral norte de Sao paulo, mas concretamente en Sao Sebastiao. Llegamos antes del mediodía, así que después de los saludos Leandro me llevó hasta la piscina sirviéndome una caipiroska de morango (frutillas)

Read more

Me gusta / No me gusta

Era nuestra fantasia, pero… (II)

Hola otra vez!
Continuando con el relato de lo que me sucedió hace un par de meses aquí en Sao Paulo, Brasil, me encontré con Sol, mi novia, en la estación de trenes. Cuando entramos en el vagón (yo detras) ella fue avanzando como podia (ya que como dije, a esas horas esta totalmente completo) Me guiaba de la mano entre empujones. Los hombres se hacian a un lado apenas como para dejarnos pasar, pero obligándola a frotarse contra ellos. Entonces ella se detuvo en medio del vagón frente a un parante y detrás de un muchacho. Tuvo que subir la mano bastante para poder asirse al pasamanos y quedamos aprisionados como sandwiches de carne. Yo estaba a su lado entre un mar de huevos y un par de mujeres. Ella seguia aferrando mi mano y me miraba con una disimulada sonrisa maliciosa. Entonces noté que un hombre con traje mas o menos de mi edad (no lo he dicho, pero tengo 62 al parecer de algunos, bien llevados. Soy normal. He practicado y practico deportes desde siempre (sobre todo artes marciales y buceo) Soy delgado y por lo pronto no necesito viagra.

Read more

Me gusta / No me gusta

Era nuestra fantasia, pero…

Hola!
No se ni cómo empesar… Lo cierto es que esto me sucedió hace un par de meses aqui en Sao Paulo, Brasil. Mi nombre es Mario y vivo en esta ciudad desde hace varios años y llevo una vida bastante tranquila. Desde hace unos meses, salgo con Sol. Ella es rubia de cabello corto, bajita y con una cola respingona que me encanta llenar de leche. Para matizar nuestros calientes encuentros, mientras me monta, solemos fantasear (sobre todo ella) con la posibilidad de que un extraño la toca en un transporte público. Esto, en nuestras fantasias, significaba que alguien, muy disimuladamente, primero le arrimaría la pija por detrás, hasta que ante la pasividad de ella, mete su mano por debajo de la falda para hacerle una paja que de solo pensarlo le hacía cerrar las piernas para impedir un orgasmo. Entonces, cogemos como conejos.

Read more

Me gusta / No me gusta