Las 3 cerditas o quien teme al lobo feroz..

Amor Filial Lésbico, Gracioso, Cuento erótico. Había una vez tres cerditas que vivían con su padres Ana, de 22 años, Carla, de 21 años y Sandra, de 19 años. Las tres cerditas habían crecido alegres en una casa del bosque. Y como ya eran mayores, sus papás decidieron que era hora de que se quedarán solas en casa. Las tres cerditas se despidieron de sus papás, Sus papás les advirtieron que tuvieran cuidado con el Lobo feroz. Ellas no le hicieron caso e invitaron al lobo a su casa por el cumpleaños de la cerdita mayor (Ana)

 

Ellas hicieron una cena, reunieron a los animales del bosque mos para beber hasta que los cuerpos aguanten.

Se juntaron 16 animalitos del bosque, exactamente la mitad hembras y la otra machos.

Todo era normal, bebiendo unos vinitos y picando algo antes de cenar, por lo que cuando la cena estaba servida casi no había hambre, pero las ganas de beber no se quitaban y al poco de comenzar a cenar la mayoría de los animalitos ya estaban demasiado bebidos.

Siguieron bebiendo hasta las 2 de la madrugada, todos habían bebidos menos el lobo feroz que se había contenido buscando a su presa. Lo animalitos ya quería irse a seguir la fiesta en alguna otra madriguera, otros ya estaban borrachos perdidos ninguno ayudó a recoger. Se fueron todos y solamente se quedaron las tres cerditas, dueñas de la casa y el lobo feroz que se quedó a recoger con ellas. Que amable el lobo feroz, no?.

 

Los cuatro se pusieron a recoger la casa, las cerditas estaban muy borrachas y el lobo les ofrecía más bebida mientras limpiaban y ellas incautas seguían bebiendo, a la vez que con sus cuerpos  ponían más hambriento al lobo feroz. El se ponía muy caliente al ver los cuerpos y la forma de vestir de las cerditas..

 

Carla era de piel muy morena y de pelo moreno, tenía un cuerpo perfecto, con unas curvas de vicio y unos pechos perfectos, ni muy grandes ni muy pequeños, y llevaba puesta una minifalda blanca muy cortita y una camiseta también blanca que dejaba ver el ombligo enganchada de un lado a otro con cordones y que dejaba la espalda al descubierto. Por su parte, Sandra no se quedaba atrás, era de cuerpo más curvo que Carla, algo más rellenito y tenía unos pechos preciosos que le gustaba lucir siempre que podía  también llevaba una falda muy cortita pero de color negro y en la parte superior una camisa normalita muy ajustada por lo que sus pezones se marcaban en cuanto se ponían un poco duros.  Y por último quedaba Ana, y en ella se caracterizaba su precioso culito, sus pechos eran redondos y perfectos. Se caracterizaba por ser la más cerda de las tres y la más mayor, además olía decir que le encanta follar a todas horas. Llevaba puesto un traje de color blanco, muy escotado en la parte superior y muy cortito en  la parte inferior algo que le gustaba al lobo feroz ya que cada vez que se levantaba de la silla o se agachaba a coger algo se dejaba ver su precioso culito, y eso yo ya le había hecho fijarse en su minúsculo tanguita.

 

En fin, estas tres cerditas eran unas verdaderas provocadoras y apetecibles para el sexo.

 

La polla del lobo se empezaba a ponerse dura. No sabia que hacer. Además veía a las tres cerditas recoger moviendo sus culitos y su pechos, y empezó a tocarle el culito una a la otra, ellas no ofrecían resistencia, necesitaba más?, si.

Sandra lo llamó para que con su fuerza le ayudará con una cosa, el fue…En la habitación de Sandra cogiendo un vaso se manchó la camiseta blanca  tomó una camisa negra y se cambió delante del lobo. El se quedó atónito al verla cambiarse de camisa, esos pechos con lo que había soñado miles de veces, por lo que su polla creció sin control hasta quedar un marcado bulto en mi pantalón. la cerdita de Sandra se enteró y empezó a provocarme con movimientos eróticos mientras se quitaba de nuevo la camisa lo que más calienta aún al lobo. La cerdita se desabrocho el sujetador y dejó sus enormes pechos a la vista de los ojos del lobo, que le entró tal calentón que no pudo aguantarse y se abalanzó sobre ella.

 

La empezó a lamer sus tetas y a mordisquear sus pezones mientras que con las garras le bajó su faldita. Llevaba puesto un tanga de hilo de color verde, en el cual pudo observar que tenía su rajita mojada, ya que dicho tanga estaba húmedo. Se tiró para encima de la cama y le empezó a quitar la ropa hasta quedarse en pelotas y a continuación metió su polla en su boca y la cerdita la empezó a chupar de tal manera que no dudó en correrse por primera vez en su boca. La cerdita se tragó todo el semen del lobo feroz y el que se había quedado alrededor de su polla hasta dejársela bien limpita, luego empezó a hacerme una fantástica cubana, ya que el deseo del lobo, de la cual disfrutó mucho.

Estaba con su polla entre sus tetas cuando de repente se abrió la puerta. Era Carla y los vio en plena acción. Ella, que estaba demasiado afectada por el alcohol, se quedó algo sorprendida ante lo que estaba viendo pero pronto se le cambió la cara poniendo una sonrisa de pícara, ella también que también quería participar y sus pezones se empezaron a endurecer. “ Llama a tu hermana Ana “ le dijo el Lobo feroz y ella llamó a Ana para que fuera a disfrutar de la fiesta, cuando Ana subió y vio a sus hermanas Sandra y Carla desnudas, Carla no había perdido el tiempo y se había quitado la ropa, Ana aceptó sin pensárselo.

 

Las dos, Carla y Ana se quedaron de pie, luego Ana le empezó a acariciar los pezones a Carla y esta empezó a tocarle la almeja de Ana formando un escena lésbica que hizo que se corriera el lobo otra vez.

Nada más correrse se tiró encima de él, Ana, y le lamió la polla como antes hizo Sandra, y todo su semen mientras el lobo le agarraba ese precioso culito. Entonces se subió encima de él Carla y empezó a cabalgar como una puta en celo, botaba sin parar y le entraba hasta el fondo. A esto que la cerdita de Sandra se sienta en la cara del lobo y se pone delante de su boca su coño, el lobo empezó a lamer gustosamente aquel manjar mientras que Ana le lamía las pelotas. El lobo le comía el conejo hasta que Sandra se corrió y sus jugos mojaban el hocico del lobo. Ana estaba de rodillas en el borde de la cama y se estaba masturbando mientras lamía sus bolas, entonces el lobo se quitó de encima las otras dos cerditas y se dirijo a Ana, a la que puso a cuatro patas en el suelo y le empezó a penetrar por el culete. Al principio le dolía pero poco a poco fue cogiéndole gusto y no paraba de pedirle mas y mas, mientras Sandra y Carla se estaban masturbando una a la otra. Las tres estaban gimiendo de tal forma que sus gritos hicieron que se corriera el lobo, saliendo un chorro inmenso de semen que fue a parar a espalda de Ana las cerditas de sus hermanas lamieron toda la leche y luego la compartieron con ella.

 

Se quedaron las tres cerditas tumbadas en la cama durante unos minutos, abrazando al lobo, y cantando “ A QUIEN SE HA FOLLADO EL LOBO FEROZ A QUIEN A QUIEN. A QUIEN A QUIEN…

 

COLORÍN COLORADO…. ESTE CUENTO SE HA ACABADO,

COLORÍN COLORUCHO… ME GUSTA FOLLAR MUCHO

COLORIN COLORETE… TE QUIERO RELLENAR EL OJETE

Me gusta / No me gusta

Para ti la gorda

Esta historia me pasó hace un par de meses pero hoy me he encontrado con la chica.

Todo comenzó una noche en una discoteca, Sevilla Rock, estaba con mi amigo Ronaldo a la caza de alguna chica cuando vimos a una pibón de los quítate el sombrero. Era rubia con el pelo cardado que se notaba a leguas al igual que sus extensiones con más pintura que el tapón de la fanta. 1,70 m, no más de 60 kilos , con una buena delantera que  lucía en su apretado vestido negro con gusto ante la mirada de todos los varones de la discoteca., unos tacones negros, que necesitaba una escalera para subirse y bajarse, lo que le hacía unas piernas muy delgadas y a su lado una chica morena con el pelo recogido en una coleta  una camisa de los simpsons y unos vaqueros celestes, 1,80 m unos 80 kilos. Ronaldo al igual que todos los tíos empezó a intentar bailar con ella, mientras que ella bailaba con todos los buitres de la discoteca su amiga estaba a su lado sujetando el abrigo. Me acerqué a ella viéndola que lo pasaba mal, su amiga de diva insinuándose a todos mientras que ella estaba allí de perchero.

No sabía que habían puesto el perchero aquí.- Le dije con tono jocoso.

Es que mi amiga…- respondió ella.

Ven y dejáis vuestros abrigos en el guardarropa.-

Vale.- haciendo señas a su amiga la acompañé al guarda muebles, la amiga le hizo una señal que estaba su copa vacía.

Una vez en el guarda abrigo la volví a acercar,

Por fin respiras con el calor que hace y tu con el abrigo.- le dije.- ¿ te puedo invitar a una copa?

Vale.

Simón.

Vero.

Estuvimos tomándonos una copas mientras que su amiga bailaba con las mitad de los tíos de la discoteca. Al rato vino la amiga totalmente acalorada.

Tía ¿donde te metes?.- dijo secándose el sudor con un klinex.

Rebeca, este es Simón, Simón, Rebeca.- Dijo Vero.

Encantado.- fui a darle dos besos pero ella me puso la mano y seguía secándose el calor.

¿ te puedo invitar a una copa?

Un gin tonic, por favor.- respondió

alguna marcha de Ginebra.- le pregunté

Me da igual la que sea.- respondió.

Los tíos de la pista de baile que la habían seguido con la mirada al verla acompañada por mi perdieron el interés, Ronaldo sin embargo que me vio se acercó saludó a las dos chicas las cuales le presenté. Estuvimos pagando copas y hablando con ellas, Ronaldo cada vez se acercaba más a Rebeca y yo mientras conversaba con Vero.

Creo que estoy muy pedo.- Dijo Rebeca.

¿Si quieres nos vamos a otro sitio?.- Respondió Ronaldo.- Conozco un local que acaban de abrir que es la mar de tranquilo.

Vale.- Respondió Rebeca.- ¿Tenéis coche?.

Sí.-  respondí.

Bueno vamos al aseo y nos vemos en la puerta.- Dijo rebeca.

De camino al coche me dijo Ronaldo “ para ti la fea”, algo que me quedé en blanco ya que él no era precisamente un adonis .

Cuando llegaron las chicas nos fuimos a “ Caipiriña” un local que está en un pueblo a 5 kilómetros de Sevilla Rock. En el local nos pusimos cerca de la chimenea en un sofá que había. No nos habíamos tomado la segunda copa de Mojito cuando Rebeca y Ronaldo empezaron a liarse, Yo miraba a Vero y Vero a mi. Ronaldo intentaba tocarle los pechos pero ella no se dejaba diciendo “ aquí, no” . Ronaldo desistió de tocarle los pechos y se medio incorporó.

Que tal si nos vamos a mi casa a terminar esta fiesta.- Rebeca mientras se medio colocaba los pechos asintió con la cabeza.

Por mi no hay problema.

Por mi tampoco.

Pagamos la cuenta y fuimos a casa de Ronaldo el cual vivía con su padres los cuales se habían ido de fin de semana a esquiar a la nieve.

Nada más entrar Ronaldo se llevó a Rebeca a la habitación de sus padres mientras que Vero y yo nos quedamos en el salón.

Estando yo de pie Vero se acercó a mí y empezó a tocarme la entrepierna buscando mi polla, me aparté un poco pero luego me acerqué para notar su mano. Comencé a besarla y ella a besarme a mi, luego comencé a quitarle la ropa. Empecé por su camiseta, mostrando los grandes pechos caídos que tenía, ella se los tapaba pero yo le quité la mano y tome no en mis manos y comencé a besarlo, luego tomé el otro y también lo besé, mientras besaba el otro pecho le quité los corchetes del sujetador y desplazandolo se lo quité. Volvió a taparse los pechos. Yo la miré a los ojos y me quité mi camiseta mostrándole que también tenía mis michelines todos por la cerveza.

La volvía a besar haciendo que se tumbara en el suelo del salón, luego le quité el vaquero y las bragas dejando su moreno y tierno chocho a la vista. Me desabroche el cinturón y luego saqué mi polla para su deleite. Ella se incorporó y comenzó a tocarme la polla y luego comenzó a lamerla, tras ello se la metio en la boca empezando una mamada exquisita, Vero se metía la polla hasta más adentro luego la sacaba, era como ver el truco del tragasables.

Una vez  humedecida la llevé hasta una habitación y la tumbé en la cama y abriendo las piernas se la comencé a meter. Ella era virgen, así que poco a poco comencé  a meterle la polla poco a poco metiendo cada vez más carne, ella gemía de placer, o al menos eso me daba la impresion, luego continue follandomela una y otra vez, ella gritaba y contenía la respiración con cada embestida, finalmente por la excitación acabé corriéndome, con la delicadeza de sacarla de su coño antes de correrme pero con la mala fortuna que todo cayó en el suelo del salón de la casa de los padres de Ronaldo.

Los dos nos fuimos a una habitación donde volvimos a follar una vez más.

A la mañana siguiente aparecieron Rebeca y Ronaldo, Rebeca con la misma ropa de la noche anterior pero muy demacrada, nos fuimos a desayunar a un bar y luego las dejamos en sus casas, una vez dejadas me dijo Ronaldo.

Menuda estrecha  me ha tenido toda la noche comiéndole el coño y cuando le he dicho comerme la polla nada de nada, y de follar ni hablamos, Menuda estrecha.

Yo no dije nada. Hoy me he encontrado a Vero no ha perdido ni un solo kilo y se ve bien, tiene dos hijos y un marido encantador cuando me despedí de ella me dio las gracias, no se porque la desvirgué o porque le hice amarse a sí misma

Me gusta / No me gusta

En los probadores de unos grandes almacenes

Como hace seis o siete meses me salió un currillo en El Corte Inglés de dependiente. Al principio de entrar me pusieron en la puerta de los probadores. Mi función era estar con unas cartulinas de colores con unos números del 1 al 10, que tenía que dar a los clientes cuando entraban a los probadores .Si llevaban tres prendas yo les daba una cartulina con un número tres y cuando salían me tenían que devolver el número que les había dado y tenía que coincidir con la prendas que llevaban, esto lo hacían para evitar los robos. Total que me pasaba 8 horas al día en la puerta de los probadores. Durante todo ese tiempo vi. pasar a muchísimas mujeres, altas, bajas, pequeñas, mayores. Un día estaba por la tarde en la puerta de los probadores cuando vi que venía hacia mi una mujer increíblemente guapa, era rubia con el pelo largo hasta la cintura, unos ojazos verdes que nunca se los había visto yo a nadie, unos labios sensuales (yo creo que operados) pintados de color morado. La chica mediría como un metro noventa, tendría como 32 años, tenía un par de pechos increíbles, bien puestos, una cinturita y culo grandes. Pero lo que más morbo me daba es que tenía una tripita de embarazada como de 5 o seis meses súper sexy.

Total que la chica se acerco a mi y me pregunto si aquellos eran los probadores de las chicas.

Yo le respondí que sí, entonces ella se dirigió a un tío, de unos cuarenta años, que iba con ella (que debía ser su novio o su marido) y a un niño (que debía ser su hijo) les dijo que iba a probarse unas prendas y que la esperase fuera. Entonces el marido le respondió que mejor se iba con el niño a otra planta para comprarle alguna cosa que le hacía falta y quedaban luego en la puerta del corte inglés para irse a casa. La chica le dijo que le parecía bien y se metió en los probadores.

Una vez que se metió en los probadores y cerró la puerta, pude ver como el marido cogía al niño y le decía que ellos se iban a otra planta y que luego verían a su madre.

Yo no me lo podía creer, ese pedazo de rubia en los probadores, sola, a 2 metros de donde yo estaba situado. No me pude aguantar y forcé la puerta donde estaba ella y entre dentro. La chica al verme entrar forzando la puerta lo flipó un poco y me dijo que coño hacía yo allí. Yo no tenia ni habla, me fije en la chica que estaba probándose un tanga amarillo y la parte de arriba la tenía cubierta. A los dos segundos reaccione y le dije la verdad, que la había visto entrar y no me había podido resistir, que me parecía la mujer más guapa que había visto nunca. La mujer me dijo que le parecían muy bien los piropos pero que si por favor me podía salir. Entonces yo me acerque más a ella y le dije que no podía, que estaba obsesionado con hacerle el amor allí mismo y que no me iría hasta hacerlo.

Ella se empezó a poner un poco nerviosa. Yo empecé a besarla en la boca. La chica se dejaba meter la lengua, yo creo que estaba un poco alucinada y no sabía lo que estaba haciendo, entonces viendo que ella no ponía ningún impedimento, baje la mano a sus pechos y se los empecé a acariciar suavemente. Entonces ella me quitó la mano y me dijo que por favor me fuese, que estaba casada desde hacia 5 años, que tenía ya un hijo, que estaba muy feliz con su marido y que estaban esperando para tener otro. Yo le contesté que precisamente lo que mas morbo me daba era que estuviese embarazada. La chica intentó hacer un ademán de salir del probador pero yo creo que no estaba muy convencida porque acto seguido la cogí por la cintura y la empecé a besar otra vez. Esta vez ella se dejaba hacer, Así que empecé de nuevo a tocarle los pechos y posteriormente baje mi mano a su entrepierna y empecé a meterle un dedo. Pude notar que tenía el coñito algo húmedo y entonces ya si que me empecé a poner cachondo. Subí mi mano a su tripita y empecé a manosearla. Era una sensación extraña pero placentera. Entonces saqué de mi pantalón la polla, la cogí de la cabeza y la baje hasta que se puso delante de mi miembro y la dije que me la chupara. Ella cogió mi miembro con una mano y se la metió en la boca. Se la metía y la sacaba con una maestría, que llegue a dudar sino seria una prostituta de lujo. Menuda mamada que me estaba haciendo, no llevamos ni diez minutos cuando le dije que se diese la vuelta. Ella se levanto, se dio la vuelta, entonces dirigí mi miembro a su coño y se la metí de un tirón. Se la metía y sacaba a un ritmo que parecía que estaba grabando una película porno. Según estábamos empujando la amasaba la barriguita y eso hacia que me pusiera mas cachondo todavía si cabe. Entonces empecé a notar un subidón en la polla que le dije que se diera la vuelta otra vez, entonces cogí mi polla y empecé a frotarla de arriba abajo hasta que ya no pude más y me corrí.

Entonces me acerque a ella y le dije en el oído:”Ha sido la mejor experiencia de mi vida”.Y la mire, pero ella estaba como ida. Entonces cogí mi ropa y salí otra vez a mi puesto de trabajo. Al poco tiempo pude verla que salía del probador y se iba a buscar a su marido y a su hijo sin poder guardar el equilibrio por el polvo que acaba de hacer, hasta de perderla de vista me miró con la cara como diciendo ese tipo que está ahí me acaba de follar y me ha gustado. Tuve más experiencia con clientas y con compañeras pero eso es otras historias.

Me gusta / No me gusta