La Proporción

De este mismo autor puedes leer el relato: El divorciado

De mi labor de profesor en la Universidad lo que más me gustaba era el contacto con los jóvenes alumnos que se incorporaban en los primeros cursos. Me encantaba charlar en los pasillos al finalizar la clase con los que se acercaban a preguntarme alguna duda.

Especialmente las tímidas muchachitas de mirada cándida que desprendían aquel aroma a colonia fresca. Con estas era especialmente  amable y aprovechaba la ocasión para desplegar mis armas de seducción coqueteando con ellas y llevándome a la cama a las que podía que eran las más.

Read more

Me gusta / No me gusta

El divorciado

De este mismo autor puedes leer el relato La Proporción

Aquella tarde acababa de finalizar mi largo proceso de divorcio. Fue un verdadero vía crucis de juzgados y abogados, pero al fin todo se había acabado. Nunca me imagine que mi matrimonio pudiera romperse y menos de aquella manera. Estaba agotado y deprimido sentado en el sofá de mi solitario domicilio mirando la televisión pero con el pensamiento en otro lugar. Todavía estaba con la gabardina y los zapatos puestos desde que había llegado de la calle. Afuera seguía lloviendo.

El estridente sonido del timbre me sacó de mi ensimismamiento.Sin ganas me levanté apoyándome en el brazo del sillón y cansinamente me dirigi hacia la puerta de la casa. Mire a través de la mirilla y por un momento pense no abrir. Pero unos golpes en los nudillos me impidieron alcanzar mi deseo.

Read more

Me gusta / No me gusta