Mi mujer entre dos fuegos

Hace ya varias noches, mi mujer y yo nos quedamos solos en , habíamos llevado a los críos a pasar la noche en casa de la , lo que nos dejaba una linda noche solo para los dos… o al menos eso pensamos.

Le propuse salir a caminar:

– Quiero que te pongas muy , te quiero lucir esta noche, pero no te vayas a poner brassiere.

Read more

Me gusta / No me gusta

Videollamada

Hace un tiempo retomé contacto con Maggie, una amiga muy cercana con la que compartimos el gusto por muchas cosas como música, café y… sexo. Sí, ella y yo tuvimos momentos muy calientes, y experimentamos mucho.

Esto pasó hace un par de semanas, desde que ella y yo dejamos nuestros viejos teléfonos y adquirimos teléfonos inteligentes, algunas de nuestras llamadas se convirtieron en video llamadas. En las conversaciones compartíamos nuestros gustos por tal y o cual persona, nuestra curiosidad por alguna escena de sexo en una película, y esto llevó en muchas ocasiones a compartir fotos calientes de cada uno de móvil a móvil.

Read more

Me gusta / No me gusta

Taxi para tres

Hace mucho ya imaginamos un trío con él. Pero primero imaginábamos alguna manera de acercarnos, conocernos mejor, romper el hielo y calentar la piel.

Es así que salimos hace un par de noches a tomar unos tragos. Nos encontramos en la esquina del bar, tú y yo nos saludamos cálidamente (como siempre), él te saludó muy educadamente, y cuando me saludó, se le veía algo temeroso, tal vez nervioso por lo que posiblemente pasaría.

Read more

Me gusta / No me gusta

Mi mujer trabaja hasta tarde

Este relato me lo contó mi mujer, luego de, bueno, ya lo sabrán al leerlo. Disfrútenlo:

Yo trabajo como profesora en una universidad del cono norte de Lima, y a veces por horario debo salir después de las 10:30 pm, lo que me obliga a buscar con quien salir, pues la zona es algo peligrosa de noche.

Read more

Me gusta / No me gusta

Un viaje de noche

En un relato anterior había contado ya del inesperado lado exhibicionista de mi mujer, y más aún, de cómo había disfrutado ser compartida. Hacía ya varios años que, durante nuestras sesiones de sexo, compartíamos algunas fantasías; esto la calentaba mucho, le gustaba que le fuese describiendo las situaciones con mucho detalle, su imaginación iba haciendo el resto. Una de las fantasías de las que hablábamos con cierta frecuencia era la de tener sexo en un bus, yendo de una ciudad a otra, viajando de noche, mientras los demás pasajeros duermen. Muchas veces habíamos conversado sobre eso, habíamos imaginado muchas veces cómo sería, pero nunca habíamos tenido oportunidad de llevarla a cabo. Luego de mucho tiempo ese día llegó.

Read more

Me gusta / No me gusta