Soy un puto misógino y machista que adora a los hombres heterosexuales que saben cumplir su rol y reconocé su supremacía en el mundo de lo humano. Un puto solo es integro cuando acepta toda la carga de su condición, se arroddilla y pide que lo castiguen. En el dolor, nos encontramos a nosotros mismos y sabemos reconocer que solo los machos hacen girar la rueda del mundo. El dolor debe ser intenso porque cuando un macho nos castiga, acumula poder. Y es con ese poder que puede cambiar el mundo. Nos ponemos a los pies de esos hombres, con todas las letras. Los hombre no dudan, hablan poco y más allá de la barba, llevan pelotas cargadas de vida para reproducir la especie y de testosterona para meter puño cuando las razones no alcanzan. A los pies de ellos estoy, Cuanto más grande sea el martirio de los homosexuales, más grande será la gloria del hombtre. Aceptemos su supremacia y pongamonos a sus pies, como corresponde.

Sometido por mi primo y su olor a macho

Toqué el timbre del departamento. Acababa de llegar a Mar del Plata, cargado de bolsos. De pronto llegó hasta mí un intenso olor a hombre. Podía sentir esa estela de virilidad, mientras él se acercaba a la puerta. “Pasa”, me ordenó, seco como siempre, aunque no lo veía hacía unos cuantos meses y había recorrido unos 400 km. Él llevaba bermudas, y estaba con el torso y los pies desnudos. Ese cuerpo, que pesaría unos 100 kilos, transpiraba como un toro. Se había dejado una barba tupida, y llevaba la cabeza rapada.

El tipo estaba una vez más medio dado vuelta, según atestiguaban las botellas de cerveza y el cementerio de cigarrillos que, acumulados, se dejaban ver al fondo del ambiente, desparramados sobre la mesa. Ese flaco corpulento era mi primo.  Unos 28 años, el tipo con quien había descubierto la sexualidad. Varios años antes, había cedido a su propuesta de masturbarnos el uno al otro. En la práctica, el apenas tocó mi pene unos segundos, mientras que yo seguí al pie de la letra la consigna de agitar el suyo conscienzudamente hasta que eyaculó.

Read more

Me gusta / No me gusta