Crónicas de un gay morboso y pervertido (Capítulo 3)

Puedes leer la segunda parte de este relato: Crónicas de un gay morboso y pervertido (Capítulo 2)

HASTA QUE POR FIN LO PUDIMOS HACER

Debo confesar que nunca creí que seria posible, desde hace 6 o 7 meses conozco a un chico que vive en Usme, se llama Pedro y tiene 31 años, trabaja en una finca y es el encargado de todas las labores en lo concerniente al ganado, tiene a sus disposición trabajadores, empezamos como inician las cosas entre dos personas que se conocen por Internet, habíamos estado hablando periódicamente sobre temas de morbo aunque el enfoque inicial de este era conocerme como pareja lo cierto es que no tenia la intención de ir mas allá que una simple tarde de sexo. Por causas del destino no había sido posible encontrarnos ya fuera por nuestros trabajos, o por mi pareja (si, tengo pareja y que…), o por tiempo, incluso llego a tener un accidente donde salio quemado y tuvo que ser hospitalizado.

Tanta espera entre los dos comenzó a desesperarnos, en especial a él, y las cosas se tornaron aun mas pesadas cuando se entero que tenia pareja, de cualquier forma un día me dio un ultimátum:

– Mire C****o, en serio quiero conocerlo, Usted me gusta mucho, pero sea serio, deje las mentiras, yo se que tiene pareja, si lo que quiere es sexo dígamelo y ya, pero deje de mariquear conmigo… – (siempre me ha gustado como ese aire rural que tiene al hablar, como golpeado, sin duda eso y su cuerpo me tienen loco)

Read more

Me gusta / No me gusta

Crónicas de un gay morboso y pervertido (Capítulo 2)

Puedes leer la primera parte de este relato: Crónicas de un gay morboso y pervertido (Capítulo 1)

ESO ME TOMO POR SORPRESA

Esta es otra de las experiencias un poco ortodoxas de mi vida sexual, esta también ocurrió aquí en Bogotá.

Como de costumbre me encontraba caliente y pues tenia varias opciones: Grindr, Badoo, Facebook, Chatgaybogota, Skype; estuve navegando durante un largo tiempo pero nada prometedor salia, no había nadie interesante o lo suficientemente serio como para ir a tener una buena cesión de sexo, tras pensar en desistir recordé que mientras vivía en B*********a la mayoría de mis encuentros sexuales los concretaba por latinchat y manhunt, así que intente primero por la sala de chats pero sorprendentemente había desaparecido, en su lugar habilitaron una sala de chats que la verdad no parecía nada prometedora, no había de otra: manhunt.

Tras estar unos 10 minutos recibí un mensaje:

GUERRERO36 te ha enviado un guiño-

Al ingresar a su perfil la verdad no me llamo mucho la atención: tenia unas 4 o 5 fotos ninguna privada y tampoco ninguna que mostrara algo de mi interés (si es que ya me hice entender: penes, culo, esas cosas); su introducción decía algo que me dio a entender que buscaba gente para pasar momentos agradables, esto sin duda me hacia pensar que era otro mojigato más, seguí leyendo; las siguientes lineas eran una prosa que no me moleste en leer detenidamente, algo así como: -si no te importa el físico…- esto de por si me dio algo de mala espina, no es que yo sea un Adonis o el modelo 2018 pero tampoco era desagradable a la vista, por lo que leer que buscaba personas a las que no les importara lo físico ya era la primera alarma.

Read more

Me gusta / No me gusta

Crónicas de un gay morboso y pervertido (Capítulo 4.1)

Puedes leer la tercera parte de esta serie de relatos: Crónicas de un gay morboso y pervertido (Capítulo 3)

QUE MÁS LE PODIA DECIR (PARTE 1)

Se preguntaran porque llevo varios días sin publicar relatos, pues bien, debo contarles que este fin de semana mi pareja se quedo conmigo, de hecho lo hace una vez a la semana, y dio la casualidad de que mientras yo preparaba el almuerzo, él se quedo mirando alguna serie, fue extraño cuando llego muy serio a la cocina.

– C****o, ¿puede venir? –

– Claro corazón, dime –

– ¿Puede explicarme que es esto? –

Al acercarme al computador para ver a que se refería quede congelado, un archivo de word abierto, el cual se titulaba:

“Crónicas de un gay morboso y pervertido (Capítulo 3)”

– C****o, dígame que lo que dice ahí no paso en verdad

No pude decir nada, estaba aterrado, molesto, preocupado, así que decidí quedarme callado y esperar a ver que reacción iba a tener A****s.

Read more

Me gusta / No me gusta

Crónicas de un gay morboso y pervertido (Capítulo 1)

ASÍ CUMPLÍ UNA DE MIS FANTASIAS

Debo empezar diciendo que no soy de Bogotá Colombia, en mi ciudad natal (la cual no pienso revelar) hay unos cuantos SPAs y Saunas donde gente de todo tipo va a desaguar sus deseos, yo desde los 25 años había asistido periódicamente a estos lugares, y ese día salí temprano de mi trabajo para poder conocer algún sitio puesto que ya me encontraba radicado aquí.

Tras revisar una reconocida página de Internet me decidí por uno que se encuentra en Chapinero (para mi es el mejor de todos), camine desde mi casa hasta llegar al sitio y con un poco de nervios decidí entrar, me entendió un man de 23 o 24 años, alto, moreno, delgado, algo amanerado, esto último me desanimo un poco puesto que realmente estaba bueno, pague la entrada y camine a mis anchas, puesto la mejor manera de entrar a este tipo de sitios es con seguridad.

Al primero que me tope fue al masajista, un tipo de unos 34 o 36 años, alto, muy alto, de piel canela, barba de 4 o 5 días, casi rapado, musculoso a mas no poder, ojos verdes, con sus brazos completamente tatuados, me saludo y me ofreció sus servicios, le agradecí y me dirigí a mi locker.

Tras desvestirme y quedar en bóxer (usar toallas o taparrabos me da oso, nada con el buen bóxer) y cerrar el casillero, camine para reconocer el sitio y empecé a mirar a quienes podía ver, en ese momento eran las 2:30 pm por lo que casi no había nadie, así que sin más entre al sauna, en el habían 2 hombres, con la oscuridad del lugar me era difícil determinar cómo eran, estuve 10 minutos con los ojos cerrados, disfrutando del calor, escuchando como uno de los tipos gemía y trataba de no hacer tanto ruido, para mí era obvio el otro tipo estaba haciéndole una felación (mamada), abrí los ojos y efectivamente, se percibía la silueta de uno de los tipos de rodillas como si le estuviera pidiendo algo, con su cabeza en la entrepierna y haciendo un movimiento que me fue fácil identificar, me levante, mi tour debía continuar.

Read more

Me gusta / No me gusta