Entregando a mi esposa 5

Puedes leer la cuarta parte de esta serie de relatos: Entregando a mi esposa 4

Me desperté el domingo profundamente revuelto. Deborah no estaba en casa y Jazmín tampoco. Me molestaba la idea que Jorge viniera a casa, pensaba que iba a estar mi hija y no me parecía bien. Tengo que hablar con Deborah, pensé. Vinieron de comprar facturas, Deborah notó mi cara seria.

-Epa, que cara… que pasó?

Read more

Me gusta / No me gusta

Entregando a mi esposa 4

Puedes leer también la tercera parte de este relato: Entregando a mi esposa 3

Y así empezó a pasar el tiempo, hacía un mes que Deborah sólo se veía con Jorge a solas, siempre salían, los sábados eran para él, yo me quedaba cuidando a Jazmín, los días de semana, cuando llegaba a casa, Deborah estaba siempre vestida como para salir, algunos días salía con Jorge y otras veces se quedaba conmigo, me dijo que le encantaba que yo no supiera para quien se arreglaba.
Un Lunes llegué estaba deliciosa, un vestido corto, medias a medio muslo, pintada discretamente pero resaltando sus carnosos labios, la bese, y me devolvió el beso metiendome lengua:
-Estoy que vuelo de calentura… necesito pija urgente…

Read more

Me gusta / No me gusta

Entregando a mi esposa 3

Puedes leer la segunda parte de este relato: Entregando a mi esposa 2

El viernes llamé a mis padres, se iban el fin de semana a un club de campo, no podían cuidar a Jazmín, averigüe con mis suegros y mi cuñada, tampoco podían. Si queríamos podían el domingo. Finalmente decidí llamarla a Débora y hablar con ella.

– Hola amor, vas a tener que suspender, nadie puede cuidar a la nena.

 Se hizo un silencio corto

-Quizás podemos anticipar los tiempos de lo que te dije…

 Haciéndome el tonto le dije no sé a qué te referís…

-Nada amor esto de salir sola con él… me parece que sería ideal… me pongo linda… me visto delante tuyo… me ayudas a arreglarme…

 yo sentía que me iba calentando a medida que iba hablando

Read more

Me gusta / No me gusta

Entregando a mi esposa 2

Puedes leer la primera parte de este relato: Entregando a mi esposa
La noche del sábado se me hizo larguísima, daba vueltas, no podía entender como me había animado a tanto, volví a pensar una y otra vez, una fantasía es una fantasía y otra cosa es algo real, no podía dormir y me sentía excitado, nervioso, confundido. A mi lado, Débora dormida, tranquila, relajada, de costado, culito apuntando hacia mi, veía la tanga cómo se perdía en ese culazo. la acaricié suavemente un largo rato,intenté dormir pero me costó un montón, estuve dando vueltas hasta temprano en la mañana en que me quedé dormido.  Me desperté cerca de las 11, Débora jugaba con la nena en el comedor, me acerqué la saludé con un beso profundo, me dijo que a la tarde podríamos ir a la plaza. Era un hermoso día soleado de principios de primavera, el tiempo que más le gusta. Así que comimos tranquilos, ella se fue a cambiar, se puso una pollera ajustada tipo tubo, una tanguita muy chiquita, la pollera esa se retransparenta con el sol. Giro para mi:
-Estoy linda…?
-Hermosa… deliciosa…

Read more

Me gusta / No me gusta

Entregando a mi esposa

Entramos con mi esposa al super, está tan hermosa, con nuestra hija de dos años en brazos, tiene puesto un vestido floreado a la altura de los muslos que le queda hermoso, se ven sus torneadas piernas y en el vestido se adivina el culazo que tiene, yo camino un poco atrás de ellas me encanta verla caminar, lo sensual que mueve sus caderas, pero ella se siente fea. Se acaba de teñir de colorado que le queda hermoso, pero su panza después del embarazo ha quedado llena de estrías, eso es cierto, a mi me encanta igual, y me calienta como nunca, no creo que a ningún hombre en sus cabales le importe ni medio pimiento, pero bueno las mujeres a veces se obsesionan.

Read more

Me gusta / No me gusta