Su primer trío encendió nuestra pasión.

 Después de varios años de casados, he decidido contarlo todo. La rutina estaba acabando con nuestra actividad sexual, cada vez nos veíamos menos. Mi esposa, una bella morena caribeña, con excelente figura, estaba más y más lejos, a pesar de seguir viviendo juntos.

Un día, ella recibe una llamada para que fuera a trabajar como administradora en una estación policial. Sin dudarlo, aceptó. Se puso su mejor vestido rojo, tacones altos, medias con sus ligueros respectivos. Iba espectacular para iniciar su nuevo empleo.

Todo arrancó muy bien, buen sueldo, bonita oficina. Su mal humor iba desapareciendo, se veía sonriente.

Pasado unos meses empecé a notar un cambio radical, estaba cariñosa, animada. Era otra mujer.

Read more

Me gusta / No me gusta