Un casado probando con hombres por primera vez

Era un día como cualquier otro, no recuerdo el momento en que comencé con esta curiosidad, aunque recuerdo brevemente que de pequeño ya había experimentado con un primo y con otros amigos, por lo que la vida y los estudios me han enseñado, es normal jugar con la sexualidad.

Soy un hombre de 30, 175 cm, 90 kg; un poco pasado de peso, pero como en un tiempo estaba bastante en forma, el cuerpo es un poco fornido, solo que con panza. Vivo en Morelia, en México. Por ahí del 2015 comencé a trabajar en un despacho contable, coincidente con mi reciente matrimonio. Al respecto, debo decir que mi mujer es bonita, algo menuda de estatura pero con buenos pechos para su tamaño, bien formados, trasero redondo, no muy grande pero sí le luce, y carita de niña buena, esbelta. En fin, cualquier hombre la desearía al verla con vestido corto y ya no digamos cuando se pone la lencería que tanto me gusta; (la describo, por que aunque en esta ocasión no es una historia de ella, si les ayudará a darse cuenta de mis perversiones e historias futuras).

Debo decir que mi actual estado de deshinibición sexual, comenzó curiosamente por la idea de compartirla, de que la observaran, ella siempre ha sido muy conservadora, de familia recalsitrantemente católica, pero de a poco la eh ido trabajando, ya es algo más atrevida, creo que esta en la naturaleza de todos. Como sea, debo decir que tanto buscar maneras para que ella se atreviera a ser más sexual y deshinibida, me llevaron a un mundo del cual ahora formo parte.

Buscando cosas de sexo en facebook, páginas y grupos, me topé con páginas homosexuales, por curiosidad ingresé a un grupo donde hablaban de cibercabinas y encuentros, y ahí fué que me di cuenta el morbo y el deseo que se comenzó a hacer latente en mi, de saber que era lo que ocurría en esos sitios. Quizá sea algo mental o no lo sé, pero muchas veces me imaginé que haría yo si fuera mi esposa, el como me gustaría que ella se comportara en la cama, desde como vestirse y provocar no solo a mi si no a otros hombres, y eso me llevó a pensar ¿qué se sentiría mamarsela a un hombre?, y ¿qué se sentiría sentir un pene erecto y caliente en tus entrañas?…

Una cosa llevó a la otra, indagué más en los grupos de sexo de facebook, vi como se proponía sexo entre los que ahí convivian, que era pasivo, que era activo o inter, etc. El caso es que después de meditarlo y al ver el morbo que me provocaba, di el siguiente paso. Publiqué que buscaba un encuentro con algun hombre que gustara del sexo oral, requiriendo ciertas características físicas, edad y demás, en este sentido pensé que alguien de 18 a 35 estaría perfecto. El resultado no fue el esperado, puesto que una cosa es lo que te comentan en el mundo virtual y otra la realidad, así que luego de una visita frsutrada al domicilio de un candidato, decidí cambiar de estrategia. Como antes mencionaba, trabajo en un despacho contable, practicamente todo el día, así que eso me dejaba pocas opciones de horario, no obstante dependiendo de la carga de trabajo, llegaba a tener un par de horas por la tarde, a veces eso me permitía hacer cosas pendientes ajenas al trabajo. De ahí que planeara el visitar una de las publicitadas cibercabinas de los grupos de facebook.

El día que me decidí, fuí a realizar algunos tramites al banco en el centro de la ciudad, y debo decir que desde que supe mi itinerario decidí que iría a visitar el lugar previamente indagado en la red social, quedaba cerca de la sucursal bancaria que visitaba, además estaba disfrazada de una tienda de ropa para caballeros (irónico), de hecho ya conocía el lugar, pero desde luego no imaginaba que ahí se llevan actividades sexuales entre hombres, tenían bien trabajada la idea por lo visto. Terminando lo requerido en el banco, me fuí caminando a dicho lugar; eh de confesar que lo dude, pensé en mi esposa, en que ni siquiera había meditado como tal en buscar una aventura con una mujer, mucho menos con otros hombres; pero el tiempo que habia dedicado a leer, ver y fantasear con la idea de estar con otro hombre, se impusieron ante mi heterosexualidad de toda la vida, y pensé que si yo me atrevía a querer compartir a mi mujer, el buscar contacto con otros hombres daba lo mismo. Reflexionado esto y más cosas  llegué al lugar. Como dije antes, era un local con venta de ropa para caballeros, playeras, jeans, accesorios, ropa interior, etc. Cabe señalar que al ser el centro de la ciudad, estaba en el primer cuadro, y que esta lleno de viejas casas del siglo XVII y XVIII, así que son muy grandes por dentro, muchas veces un solo edificio ocupa media manzana o más, y solo lo deividen en varios locales. Dicho esto, el lugar en escencia pequeño, llegaría a ser más espacioso como me pude percatar. Había un mostrador, donde un tipo estaba frente a la computadora, me acerqué y entre titubeos pero decididó le pregunté por la antrada a las cabinas, el sólo me dijo que era 16 pesos por una hora, a lo cual dije, que estaba bien, me dió un numero de cabina y fué todo. A un lado de el y pegado al muro donde estaban los estantes de ropa, mágicamente estaba una pequeña entrada del tamaño de una puerta normal. pero que solo estaba cubierta por una pequeña cortina de terciopelo roja, tras de ella, la oscuridad, un pequeño pasillo y entre luces obscuras de uv y pequeños indicios se distinguian las estructuras de madera que hacían de cubículos, el que me habían dado estaba al final de dicho pasillo. Un sin fin de murmullos, sombras y jadeos comenzaron a llenar el ambiente. Ahí estaba yo, el que hasta ahora había sido el perfecto esposo, buscando su primera experiencia con hombres.

Llegué al lugar que me habia designado previamente el encargado del negocio. Un estrecho lugar con solo una computadora, una cortina y desde luego en uno de los muros de conglomerado de madera, un ahujero. Para esto me doy cuenta que para usar la computadora, se debía pagar un costo extra, como sea, reflecionando en que pasaría a continuación, sólo me dediqué a escuchar y familiarizarme con el entorno, hasta que en un momento dado me encontré más que excitado entre tantos ruidos y jadeos, me comencé a tocar la ya desarrollada erección en mi pantalón, al mismo tiempo que veía el movimeinto de sombras en los demás cubiculos. Al no saber que hacer, solo me limité a mi lugar, cuando de repente… escuho que alguien corre la cortina que estaba media abierta en mi cubiculo, veo la sombra de un chico, más o menos de mi estatura, delgado y preguntando si estaba solo. A lo cual con increible naturalidad y mientras tocaba el bulto de mi pantalón dije que sí, que si quería acompañarme a lo cual trsitemente dijo que tal vez, dicho esto, se voltea y me deja ahi. Esto aunque contradictorio, y desilusionante no me intranquilizó demasiado, pero si me hizo pensar en que debía salir pronto de ese lugar. No pasaron ni cinco minuntos cuando el mismo chico regresa, corre la cortina y me dice:

-¿Quieres hacer algo?, podemos divertirnos

-Yo sentado y el de pié en un espacio tan reducido, quedamos yo casi frente a su cadera y el viendome hacia abajo, aunque claro, era un dercir porque el lugar era muy obscuro.

Le pregunté que si le gustaban las mamadas, a lo cual dijo que sí, dicho esto le dije cual era la causa de que yo estuviera ahí, que tenía la fantasía y curiosidad de mamarsela a un hombre, que tenía pareja y que en realidad era mi primera vez. El sólo se limitó a decir que no había problema, que el también era bisexual, me comenzó a acariciar y me dijo: -¿entonces quieres mamar una verga?, dije que sí, y el sólo se limitó a desabrocharse el pantalón, yo sentado y frente a su cadera, vi la silueta de un bulto liberándose de sus calzonsillos; para quedar justo a mi cara, un miembro que luego comprobaría era de un buen tamaño, grueso y delicioso… un aproximado de 18 cm que primero toqué con naturalidad con mis manos, y que luego de escuchar… !Es todo tuyo, aprende lo que es mamar una verga!, lo introduje en mi boca, recordando morbosamente a mi esposa cuando ella se llebaba a la boca mi miembro, igual que ella, realicé lo que creía eran buenas tecnicas para causar placer. con una mano recorría el prepucio de aquel suculento miembro erecto y con mi buca comencé a cubrirlo de a poco hasta sentir su vicosa y caliente forma en mi lengua y garganta, mi excitación iba desbordandose cuando el me toma por la nuca y comenzó a empujarme con todo hacia su miembro, sin darme cuenta y aunque debo aceptar que me vino una sensación de asco por tan ruda maniebra, me lo tragué todo al ritmo que él decidía. Yo estaba encantado y casi en extasis. Era mejor de lo que imaginé.

Al verme un poco asfixiado por esa verga tan deliciosa, me tuve que quitar, a lo cual mi invitado muy tranquilo pregunto si había algun problema, le dije que era raro, pero que me gustaba, solo que no estaba acostumbrado. Me pregunta ¿traes condón?, a lo cual le dije que no, y me dice, es que me gustaría que lo sintieras por el culo ¿no te gustaría?, algo de mi se prendió mucho más, sin dudarlo le dije que sí, aunque luego agradecido de su comportamineto, me dijo que sin condón eso no era posible. Le dije, ¿y si solo me lo arrimas por detrás?, a lo cual dijo, que estaba bien mientras no hubiera pentración. A estas alturas me sentía libertino por completo, sin tapujos. Sin pensarlo me paré de la silla, y sólo me limité a desabrocharme el cinturón y luego mi pantalón, con esa velocidad y sin chistar ya estaba yo apoyado contra el muro de tablaroca con los calzones abajo de la rodilla, mientras sentía como mi nuevo amigo me abrazaba por detrás con un brazo y con el otro me acariciaba el culo, mientras me decía que lo tenía rico, acto seguido, comenzó a arimarme su deliciosa verga… ufff, eso fué una de las experiencias más increibles de las que tengo memoria, sentir lo caliente, duro y mojado de sumiembro en la entrada de mi ano, me puso loco, yo solo me limité a mover la cintura como una puta profesional, como tantas veces lo hacía mi esposa en la intimidad conmigo.

Me comencé a masturbar mientras me repasaban una y otra vez, y con tanta exitación una venida inevitable mojó de esperma toda la palma de mi mano. No sé si les ah pasado, pero fué como un prender y apagar la luz, de inmediato y pasada la calentura, me di cuenta de todo lo que esto implicaba. Me invadió el panico, pero no obctante aun estaba caliente, creo que mi amigo nuevo lo notó porque me dijo que si todo estaba bien. Le dije que sí, que no se preocupara, acto seguido le dije que se la quería mamar, pero alsentir de nuevo su miembro en mi boca, me costó más trabajo de la primera ocasión, sacándolo de mi labios, le dije que no me sentía bien y que me diculpara.

El sujeto, de verdad que fué muy amable, me dijo que no me preocupara, que ahora se percataba que realemente era mi primera vez, y no sé si por amabilidad y por que fuera así, me dijo que había pasado un momento muy rico conmigo. Dijo que mejor lo dejaramos ahí, y que me recuperara. Dicho esto, me subí el pantalón, le agradecí, pero también le dije que me gustaría experimentar una pentración, porque lo que más me calentó fué sentir su verga tocando mi ano. El sólo se limitó a decir con voz burlona, que ya sabía donde encontrarlo, y que para la otra no dejaría de traer condón y desvirgarme el culo tan apretadito que había sentido con su verga.

Salí de ahí, luego de medianamente acomodarme entre la oscuridad y tratar de limpiarme el semen de mi mano; pagué lo de una hora, que al checar con mi reloj, me percaté habían sido cumplidos casi 50 minutos de la misma. El tiempo vuela cuando te diviertes pensé.

Luego de esa experiencia no volví a l lugar de nuevo, hubo un escándalo por comercio sexual, y los diversos sitios de este tipo fueron cerrados al medio año de que fuera, fué muy publicitado el caso, pueden buscarlo por internet, seguro aparecerán notas locales al respecto, como sea, esa fue mi primera experiencia con otro hombre, inolvidable y que me ponde caliente cada que la recuerdo. Luego de eso, hubo algo más y con otro hombre, esa calentura que sintiera la primera vez no quedaría satisfecha hasta que me desvirgaran el culo… pero esa es otra historia. También queda el asunto de mi vida sexual como heterosexual y de como me gusta grabar y compartir fotos de mi esposa… ustedes digan con que quieren que continue.

Gracias por su atención, aunque quizá no lo crean, todo esto es 100% real, así de retorcidos podemos llegar a ser los seres humanos, pero mi filosofía es que el sexó no tiene límite, hay que experimentar lo que nuestros sentidos puedan tolerar. Saludos y felices fantasías.

 

(Visitado 18.814 veces)
Me gusta / No me gusta

37 comments

  1. Hola vivo cerca de Morelia y me gustaria contactar contigo, mandame correo. Me gusto mucho tu historia y me identifico bastante.

     
  2. bueno soy casado y les confieso me acabo de masturbar leyendo tengo mucha curiosidad en tener una primera vez soy colombiano tengo 41

     
  3. Esa es mi fantasía, también soy casado y quiero quedar con algun otro hombre y poder mamarnos y culearnos uno al otro, hasta ahora solo he probado mi semen al pajearme, interesados en intercambiar experiencias me pueden responder este mensaje.

     
    1. hola yo tambien soy casado y tengo las mismas inquietudes que tu me gustaria interactuar contigo. dame yu correo para ponernos en contacto.

       
    2. Yo soy casado y también desde hace tiempo e deseado hacer de todo con otro hombre. Saber que se siente tener un pene en el ano .

       
    3. hola Maduro 48
      yo tambien tengo esos deseos soy un poco mas maduro que tu pero me gustaria probar por segunda ves pero esta vez en mis 5 sentidos la primera ves fue que estaba un poco tomado pero me gusto por algo que mire con mi ex y luego con dos hombres casados se expresavan como mi ex eso me di curiosidad y ahora deseo mucho dar y resibir sexo oral contestame y no pondremos de acuerdo ok

       
  4. Es excitante la primera vez que tienes una verga en la boca, pero lo es m’as cuando te la meten entera por el culo

     
    1. apoco si se siente rico cuando le chupas la verga a alguien y cuando te la meten por el culo yo siempre e querido saber que se siente eso

       
  5. Me gustaría que mandarás fotos de tu esposa y tuyas yo también te mando daría algunas me gusta la lencería femenina y aún no e echo nada con un hombre pero me gustaría probar cómo dices el sexo es toda la extensión de la palabra soy de México DF contactame

     
    1. Hola Droopy
      Yo deseo mi segunda vez mi primera vez fue estando tomado ahora me gustaria
      estar en mis 5 sentidos y gosar y disfrutar una buena mamada de momento eso lo que ise y deseo bolber aserlo ser cojido de momento n o se pero estando en los e chos todo puede pasar dime de donde escribes a lo mejor nos podemos conoser y disfrutar eso ok

       
    1. Hola yo tanvien soy casado y con ganas de estar con otro hombre, estuve con un chico de mi edad solo lo penetre. No tenia esperiensia de sexo con ganad de chupar y volver a penetrar y que me penetren veo videos gay y me facinan mucho soy de colombia de cali algien que quiera experimentar y tener esas fantacias. Contáctame

       
      1. A mi también me pasa lo mismo soy casado una vez estuve a punto de experimentar . Pero me dio miedo . Quiero experimentar que se siente mamar y ser penetrado . Soy de venezuela

         

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.