Cazando a mis compañeras

Esta historia me sucedió halloween, quedé con mis amigas y de la facultad mi amiga Miriam, mi amiga Carmen y mi amiga Beatriz y el resto de compañeros/as.
Habíamos quedado para disfrazarnos de Pokemons, yo me disfracé de Ash, la verdad es me que lo curré me puse unos guantes sin dedos, una gorra roja y una mochila. Llegue a casa de mi amiga Miriam que era donde ella habían quedado para vestirse ellas estaban disfrazadas de pokemons mi amiga Miriam de Pikachu amarillo, mi amiga  Beatriz de Jigglypuff rosa y mi amiga Carmen de Naranja Charmander. Básicamente sus disfraces consisten en un pantalón corto y una camiseta y un gorro con los ojos o las orejas del pokémon ambos complementos del color característico de su pokemon.  Miriam de amarillo,  Beatriz de rosa y Carmen de Naranja. Por supuesto gracias a sus figuras estaban muy sexys.


Cuando salimos de casa de mi amiga Miriam para ir al bar Zambique, iban dando la nota y no había tio que se volviera para mirarlas, estaban realmente sexys, iban de lo que yo llamo pokemon putillas. En el Zambique estaban todos nuestros amigos y amigas, estuvimos bebiendo con ellos, sus disfraces estaban poco currados zombis o vampiros, sin embargo Marta, una de nuestras amigas iba de vampiro con un escote que quitaba el sentido. En una de las veces que salí del bar a fumar un cigarro se lo comenté a mi amiga Beatriz y ella la puso a parir, como es de costumbre entre las chicas.
Cuando volvimos al bar no pude evitar mirarle el culo a mi  amiga Beatriz, francamente ella siempre ha tenido un buen culo pero con estos pantalones se le notaba más y me dieron ganas de cogerlo, de hecho cuando llegamos a la puerta la agarré con una mano la puerta, mi  amiga Beatriz se paró, pienso que creía que iba a pasar pero en vez eso con la otra mano le acaricié el culo para que entrara en el local, ella no dijo nada y eso hizo que me envalentona y ahora aprovechaba la mínima para poner mi mano en su culo, pero no solo en el suyo sino que el alcohol me había envalentonado y también hacía lo propio con el de mi amiga  Carmen y el de mi  amiga Miriam. Creo que me pasé porque ellas ya se dieron cuenta que me estaba aprovechando de la situación y empezaron a cogerme mi culo también. En ese momento empezó una batalla entre los cuatro por cogernos el culo cuando estábamos despistados , cada vez que lo hacíamos decíamos “ Atrapado “, Héctor, otro compañero intentó meterse en el juego pero rápidamente Julia, su novia le paró los pies diciendo que él no iba de pokemon.
Cuando eran más de las cuatro y llevábamos un pedal tremendo nuestro compañeros, la gran mayoría parejas decidieron irse a …intimar… y los solteros llevan un pedal tremendo los cual otra gente los llevó a casa y los que no, como era el caso de las tres amigas Miriam, Carmen, Beatriz y yo, nos quedamos desolados hasta que mi  amiga Miriam propuso que nos fuéramos a su piso a beber una botella de licor de bellota.
En casa de  Miriam estuvimos bebiendo más de la cuenta, yo tenía que volver a mi casa pero estaba muy borracho así que llamé a mi colega Javier, el tiene un piso de estudiante y podía dormir allí.
– Chicas me marcho.
– Nooo – dijeron las tres al unísono.
– Si que estoy muy borracho y debo descansar.
– No puedes irte, – dijo mi amiga Miriam.
– ¿ y eso? – respondí
– Porque nos has atrapado y somos tus prisioneras – Me respondió. mirándome a los ojos y a mi amiga  Carmen y a mi  amiga Beatriz.
– Si, ahora te pertenecemos – Dijo mi amiga Carmen
– ¿ qué quieres que hagamos por ti? – Dijo mi amiga Beatriz.
Me quedé algo a cuadros, ¿ se habían metido en el papel? o ¿ estaban de broma?
– Anda ven y dejanos demostrarte nuestra obediencia – dijo mi amiga Miriam agachándose, las otras dos también lo hicieron. mi amiga Miriam me abrió el cierre del pantalón y me los bajó mostrado al resto mis calzoncillos con mi polla morcillona dentro luego bajó los calzoncillos y salió mi polla. Estaba atónito ¿ de verdad estaba pasando eso?
Miriam fue la primera en meterse mi polla en su boca aprisionando mi polla con sus labios las otras dos miraba a su amiga y me miraban a mí ansiosas de que fuera  su turno. mi  amiga Miriam sacó mi polla de su boca y fue el turno de mi compañera  Carmen que no lo dudó ni un instante.
– Te gusta como entreno, entrenador pokemon – Me dijo mi amiga Miriam jugando con sus dos colas y mirándome a los ojos. mi amiga Beatriz que aún esperaba su turno no pudo aguantar más y comenzó a lamer mis testículos con su húmeda lengua, las tres me estaban poniendo cachondo y más cuando mi amiga Miriam comenzó a acariciar los pechos de mi amiga Beatriz por encima de la camiseta de lycra que llevaba, en la cual se empezó a marcar sus pezones. mi amiga Carmen dejó mi polla a mi amiga Beatriz la cual tardó un poco en comermela ya que veía el grosor y no sabía si le entraría en la boca, de las tres era quien la tenía más pequeña pero pronto con la punta de la lengua comenzó a humedecer y luego a chupar, aunque solo la puntita el resto de sacaron la punta de sus lenguas para seguir en contacto con mi polla.
Estaba disfrutando de la mamadas de las las tres, había vuelto a empezar la ronda y mi amiga Miriam que se había quitado su camiseta amarilla me mostró sus pechos, ella tampoco llevaba sujetador tenía unos pechos hermosos y sabía que eran mucho los que los había catado en especial su exnovio Abel. mi amiga Miriam me comía la polla metiéndosela hasta el fondo llegando a provocarle arcadas pero ella seguía con su operación yo comencé a tocarle los pechos eran suaves y duros, eran una delicia de pechos. Las otras dos s nos miraban aún de rodillas y mi amiga Carmen se relamía tocandose los pechos por encima de la camiseta y mi amiga Beatriz acariciaba a mi amiga Miriam y acariciaba mi trasero estaba indecisa y a la vez excitada.
Mi amiga Carmen se quitó la camiseta y comencé a acariciar sus pechos, los tenía algo más pequeños que mi amiga Miriam pero tenía unos pezones marrones enormes algo que siempre me había vuelto loco, comencé a pellizcarlos ante los gemidos de placer de mi amiga Carmen, con la otra mano acaricié el rostro de mi amiga Beatriz la cual se levantó del suelo y comencé a comerle la boca, de las tres ella era la más delgada, la quería los pechos más chicos la que era más niña y la que yendo de rosa mas cachondo me ponía. Besaba a mi amiga Beatriz mientras que acariciaba su trasero y pellizcaba sus pechos ella metía mi lengua en mi boca con deseo y lujuria.
Mi amiga Miriam, cachonda perdida dejó mi polla para terminar de quitarse la ropa, su pantaloncito y calcetines, mi amiga Carmen aprovechó para coger mi polla y ser ella la que se la comiera como una hambrienta de sexo, cierto era que tras cortar con su novio, hará 3 meses no nos había contado de haber estado con nadie y supongo que estaba cachonda perdida porque se la follaran aunque fea no era tenía un cuerpazo de quitar el hipo pero supongo que si no le gustaba el tío no follaba.Conseguí que mi amiga Beatriz se quitara la camiseta y el pantaloncito… y el resto de ropa, como ya dije era la más delgada y sus pechos los más chicos pero tenía un morbo infantil de niña buena que me ponía cachondo, yo comencé a meter un dedo en su coñito a lo que ella suspiró de placer luego Miriam comenzó a besarla en el cuello algo que puso más cachonda y a acariciar sus pechos algo que calentó mas a Beatriz y a mí. Beatriz era la que no había tenido novio serio ella aún era virgen se reservaba para alguien especial, o al menos eso decía. Carmen dejó mi polla para quitarse la ropa y quedarse desnuda como el resto de las s, luego comenzó a quitarme a mí la ropa quitándome la camiseta y la gorra, yo me terminé de quitar el pantalón y los botines.
Estaba desnudo con mis s en el salón del piso de Miriam; Beatriz y Miriam se estaban besando y tocando, Miriam le tocaba los pechos a Beatriz y está acomplejada con sus pechos se los tocaba a Miriam  mientras yo estaba besando a Carmen, tocando su coñito y sus pechitos, ella con sus manos movía mi polla para no perder la erección.

Besando a Carmen escuché a Miriam susurrarme en el oído,
– ¿por qué no te sientas que queremos que nos folles a las tres?
Yo me tuve que sentar en el sofá por la excitación de follarme a las tres, no era consciente que iba a follarme a mis tres s hasta ahora. nada más sentarme mi amiga Miriam se puso de rodillas para poner dura mi polla, como si en todo este tiempo hubiera perdido la verticalidad, a las otras dos s se pusieron a mis lados y yo me puse a besarla a la una y a la otra, luego ambas me ofrecieron sus pechos y yo comencé a mamarlos  tanto los de mi amiga Beatriz como los de mi amiga Carmen. mi amiga Miriam seguía chupando mi polla dejándola húmeda para su coñito. Una vez húmeda ella se subió encima mío de espaldas clavando mi polla hasta el fondo y echando su cuerpo hacía mí, yo seguí besando a Beatriz mientras que Carmen se puso a hacerse un dedo supongo que movida por la excitación y los gemidos de placer de Miriam. mi amiga Beatriz estaba atónita viendo a su  Myriam gemir de tal forma al meterse mi polla en su coño, luego sería su turno, y le tocaba los pechos. Yo con mis manos libres comencé a acariciar el coño de Carmen y el de Beatriz con ambas manos la quería bien excitadas para follarmelas después, para ese momento mi amiga Beatriz me estaba besando y mi amiga Carmen le besaba en la boca a mi amiga Miriam mientras se acariciaban los pechos la una a la otra, era puro deseo lo que había allí entre ambas.
Finalmente mi amiga Miriam se corrió y cedió su sitio a Carmen que fue la primera en levantarse, y mi amiga Miriam se puso a mi lado, en ese intervalos hice que mi amiga Beatriz se subiera encima mío para ponerme su coñito en mi boca. Y así lo hizo de rodillas sobre el respaldo de sofá de la casa de mi amiga Miriam mi cabeza estaba hundida en las piernas de mi amiga Beatriz y mi lengua estaba entrando en su concha, mi amiga Carmen se había puesto de cara a mí y a espalda de  Beatriz, Miriam acariciaba las piernas y el culo de mi amiga Beatriz mientras con la otra mano acariciaba y besaba los pechos de mi amiga Carmen. El coño de mi amiga Beatriz se humedecía por momentos y daba pequeñas convulsiones hasta llegó un momento que se corrió yo abrí la boca para que todo cayera en mi boca pero gran parte se salio, no importaba mi amiga Miriam lo lamió de mi pecho, pese a haberse corrido Beatriz yo seguí chupando ese coñito y con una de mis manos empecé a excitar su ano para darle mas placer.
Carmen tras cabalgar un rato sobre mi polla termina corriendose y sentí su coño convulsionar sobre mi polla llegando una ola de humedad a mi polla y a mis huevos, su orgasmo había sido más fuerte que el de Miriam. Carmen se bajó y yo bajé de mi cara a mi amiga Beatriz de apenas 50 kilos y la tumbé en el sofá boca arriba. Le abrí la pierna y puse mi polla en la entrada de su coño, ella me miró con miedo pero le dije
– Tranquila, voy a ir despacio – parece que eso la tranquilizo
Comencé a meterle mi polla mientras que mi amiga Miriam estaba lamiendo el coño de Carmen dejándolo limpio de jugo vaginales, yo le metia la polla a mi amiga Beatriz la cual empezaba a sentirla y aumentaba la respiración. Yo metía cada vez más adentro la polla y ella aumentaba la respiración y sus gemidos se hacían más sonoros, Mi polla se metía hasta el fondo y mi amiga Beatriz empezaba a gemir de placer, a esto que mi amiga Miriam había terminado con Carmen se puso encima de mi amiga Beatriz poniendo su coño encima de su boca, no sé si Beatriz había comido algún coño antes pero esa noche se iba a comer el de mi amiga Miriam. Miriam se echó sobre mía mientras gemía de placer ante la comida de mi amiga Beatriz, y yo me la follaba y le cogía los pechos a Miriam estrujando los y masajeandolos. Carmen estaba sentada detrás mía sin fuerzas para actuar.

– SI SI SI SI SI SIS  – GRITÓ mi amiga Beatriz y su coñito empezó a convulsionar con otro sensacional orgasmo.
Me levanté y mi amiga Miriam que se había quedado con ganas de más se levantó la puse en mi sitio de espalda entre nuestra dos  y le levanté el culo, ella sabe por donde me la iba a follar, por su culo, por lo que con su manos abrió sus nalgas y me mostró el agujero donde mi polla iba a entrar, humedecí mi polla un poco y luego comencé a meterle la polla por su ano. Al principio costaba pero cuando el ano de mi amiga Miriam fue cediendo mi polla se deslizaba mejor por dentro. Seguñia follandomela cuando mi amiga Carmen se recuperó y viendo como me follaba a su  por el culo se excita tocándose su coñito con su dedos, a eso que mi amiga Beatriz también se levantó recuperada de su último orgasmo y algo desubicada y colorada pero excitada. mi amiga Miriam que estaba sintiendo mi polla dentro comenzó a tocarles a sus amigas el coño lamiendo el de mi amiga Beatriz y tocando el de Carmen, yo mientras empujaba con mi culo dentro mi polla en el ano de Miriam empecé a acariciar los pechos de mi amiga Carmen y mi amiga Beatriz pellizcando sus pezones y haciendo que estuvieran excitadas.
Carmen que no podía más se bajó del sofá y comenzó a besarme lujuriosamente y luego se puso encima de mi amiga Miriam con su culo en pompa, abriendolo dando la bienvenida a mi polla, yo le metí un dedo en su ano para lubricar y luego  me levanté y empecé a meterle la polla, mi amiga Miriam está comiéndole el coño a mi amiga Beatriz la cual estaba flipando con las cosas que le hacía la lengua de mi amiga Miriam en su coñito. mi amiga Carmen gemía mientras besaba a mi amiga Beatriz.
– quiero POLLA – gritó mi amiga Beatriz y yo dejé el culo de Carmen para tomar a mi amiga Beatriz, Carmen se quitó de encima de Miriam la cual se levantó para dejar salir a mi amiga Beatriz, una vez la puse apoyada con las manos sobre el respaldo mientras ponía el culo en pompa, con saliva humedece mi polla y luego su ano, a ella le temblaban las piernas no sé si por excitación o por miedo el caso es que introduje mi polla poco a poco por ese ano virgen, mi amiga Beatriz daba gritos de dolor en cada embestida, Miriam que se dio cuenta para que no sufriera empezó a tocarle el coño , la ayuda de Miriam fue útil porque me permitió seguir metiendole la polla en el ano. Una vez roto el ano y soltado el grito de dolor todo fue como la seda, mi amiga Miriam Se puso debajo de mi amiga Beatriz para comerle el coño mientras que mi amiga Carmen puso su cabeza entre las piernas de Miriam para comerle el coño, mientras mi amiga Beatriz era taladrada por mi polla en su culo. escuchaba gritos de placer y de dolor, respiraciones fuertes y olía la habitación a sudor y sexo….
– SI SI SI SI SI
– MMMM
– AHHHH AHHHH AHHHH
No pude aguantar más e iba a correrme. se lo hice saber a mis s las cuales dejaron lo que estaban haciendo para ponerse junto a mi polla. Carmen la primera, luego Miriam y por último mi amiga Beatriz, las tres como al principio de rodillas junto a mi polla. Yo la movía de arriba abajo hasta que que mi semen salió disparado. El primer chorro fue a parar a la cara de Carmen que estaba delante mío luego a la cara de Miriam que dirigió la polla a su rostro, luego yo dirigí la polla a la cara de mi Beatriz a la cual le cayeron más de uno, luego yo me relajé y mis s lamieron mi polla con sus húmedas lenguas, dejándola limpia de gotas blancas.
Acabamos sentados abrazados yo junto a mi amiga Miriam y mi Carmen mientras que mi amiga Beatriz, la que menos pesaba estab encima mió.
No sé quién lo dijo pero oí una frase

– Estoy hay que repetirlo chicas.
– claro cuando quieras, contestamos el resto al unísono.
Esa noche dormí junto a mis pokemos, tuvimos más aventuras pero eso es otro relato.

(Visitado 3.346 veces)
Me gusta / No me gusta