Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Disfrutó en la obra comiendo pollas, tragando leche y dejándose romper el culo

Siempre tuve complejo de polla pequeña. No sé si mis 14 cms. dan la media nacional, o si es verdad que el tamaño no importa; pero, lo cierto, es que hubiese preferido un buen pollón, de, al menos, 20 cms. a una lotería primitiva. Puede que este complejo influyera en la sensación que siempre me quedaba después de follar con mi mujer de que ésta no había quedado convenientemente satisfecha, pese a que me considero un artista comiendo coños. Muchas veces me desperté agobiado tras una pesadilla en la que se follaban a mi mujer y disfrutaba más que nunca la muy guarra.

Nuria, mi mujer, es una chaba de 39 años de muy buen ver. Tiene buenas tetas, aunque un poco caidas después de tres embarazos, y, sobre todo, un culo imponente, como para sembrar nabos. Es una madurita apetecible que cuando se pone minifaldas todavía pone caliente a más de uno que anda salido por ahí. Nuestra vida sexual puede considerarse normal (un par de polvos a la semana), y he logrado, después de varios años de insistencia, que mi mujer me la chupara, aunque cuando lleva un rato chupando o cuando sale líquido preseminal, siempre le dan arcadas y deja inmediatamente de hacerlo. De francés “bebido” nada, por tanto. Tampoco conseguí nunca, en quince años de matrimonio y varios más de experiencia prematrimonial, coger su culo, tan sólo alguna vez alcancé a introducirle mi dedo índice en el ano, teniéndolo que retirar rápidamente al decirme que tenía mucho dolor. Nuria, eso sí, se deja comer el coño todas las veces, dice que tengo una lengua maestra, y eso me hace sentir halagado por una parte y agobiado por otra, pues siempre se refiere a mi lengua, nunca a mi polla de 14 cms.. Nuria me dice que tiene buenas corridas, aunque tampoco nunca conseguí follarla más de una vez en un día. Soy empresario de la construcción y Nuria desde hace algunos meses me acompaña al trabajo, haciendo labores de secretaria. Ha ido adquiriendo experiencia en este tiempo, tanta que ya hace sola algunos presupuestos y que, incluso, controla la evolución de algunas obras. El negocio nos va muy bien y en este momento tenemos en la provincia de Málaga más de cinco obras en marcha. A veces pido a Nuria que vaya sola a algunas obras, dividiéndonos así el trabajo. Mis encargados, al principio, tuvieron reparos en admitir a una mujer dirigiendo sus tareas, pero, poco a poco, van confiando en ella, y se dejan gobernar. Especialmente me llamó la atención el cambio de aptitud de Miguelón y su cuadrilla, que hacen una reforma en Torremolinos y que de parar la obra al principio no admitiendo los consejos de mi mujer, han pasado a no dar más la lata, hasta el punto de no saber nada de ellos desde hace algunas semanas. Nuria se encargaba todos los días de dirigir la reforma.

Hace una semana me decidí a visitar la obra de reforma de Torremolinos, por sorpresa, quería conocer la evolución de la misma y no avisé a mi mujer, pues se enfadaba cuando seguía sus pasos, pues parece que no confiaba en ella, según luego me regañaba. Así que esperé a las seis de la tarde, cuando todos los obreros dan de mano, y me fui a la obra. Era la reforma de un local comercial para un supermercado, más de 1.000 metros cuadrados, y nos quedaban sólo dos meses de plazo para terminarla. Cuando llegué, la puerta de acceso a la obra estaba cerrada y ya se había ido todo el mundo. O eso creía yo, pues oía de fondo un ruido muy raro, de varias personas, que procedía de la obra. Como nadie me esperaba, y tenía copia de las llaves de acceso, me colé con sigilo en el local, a ver qué estaban haciendo. Al final, en una de las habitaciones, todavía en bruto, parece que había una luz tenue y, a medida que me aproximaba, era más fácil distinguir los sonidos, jadeos extraños por una parte, risa y alboroto por otro. Las paredes de la habitación todavía estaban en ladrillo tosco, con algunos boquetes por los que se podía ver el interior, y a uno de ellos me asomé, descubriendo una escena que por poco provoca mi desmayo: Miguelón estaba morreándose con Nuria, los dos de pié. Mi mujer con las tetas al aire y su minifalda subida hasta la cintura. Tres obreros más de la cuadrilla miraban la escena sentados en una esquina de la habita

ción y bebiendo cervezas, mientras que otro, de pie, se pajeaba contemplando la escena. Miguelón besaba a mi mujer con frenesí, como queriéndole comer la lengua, le chupaba la boca mientras con las dos manos la aproximaba hacia sí agarrándola por el culo. De pronto le comía la boca con violencia, como pasaba a chuparle el cuello o a comerle las tetas, manteniendo siempre bien agarrado el culo, apretando y separando los cachetes de mi mujer.

- Fóllate a esa putona, Miguelón, follátela bien que ahora vamos nosotros. Así, así, señora Nuria, vamos a follarte mejor que el cabrón de tu marido. Ja, ja, ja…, y no paraban de beber cerveza a gañote y de decir improperios.

Miguelón, de pronto, apartó las dos manos del culo de mi mujer y las llevó hasta sus hombros. El dedo pulgar de la mano derecha lo metió en la boca de Nuria, que lo chupaba como un caramelo, con una cara de ramera que jamás le había visto, mientras que con la mano izquierda empujaba el hombro hacia abajo, provocando que Nuria se pusiera en cuclillas. De pronto, la cara de mi mujer estaba ante el paquete impresionante de Miguelón, que, aunque llevaba pantalones americanos, hacía ver un enorme bulto que, sin duda, mi mujer conocía muy bien por la confianza con la que abría su portañuela e introducía una de sus manos. De la bragueta de Miguelón salió una polla de considerable tamaño, mucho más grande que la mía, descapullada, sobre la que Nuria se avalanzó despavorida. Me sorprendió el comportamiento de Nuria, que a duras penas quería comerme la polla, cuando chupaba con gula el enorme capullo que se le mostró delante. Nuria engullía la polla de Miguelón con maestría, sin duda había aprendido mucho en los últimos meses. Se introducía en la boca los casi 20 cms. de Miguelón para luego sacarla completamente y hacer como si se pintara los labios. Daba lametazos, escupía la polla antes de introducírsela otra vez casi entera, recorría el tronco de Miguelón hasta su base, casi haciendo perder el equilibrio del encargado que todavía tenía los pantalones por los tobillos, besaba los huevos sudados de Miguelón, se los metía en la boca y los chupaba como una loca. Miguelón jadeaba y disfrutaba, haciéndome un cabronazo, y mi mujer no paraba de darle placer con su lengua. Nuria agarró la polla de Miguelón por su base con las dos manos y empezó a hacerle una paja de campeonato a mi encargado mientras mantenía el capullo en la boca, dando lenguetazos, cuyos chasquidos yo escuchaba a la perfección, a pesar del jaleo que armaban los tres cerveceros mirones. De pronto Miguelón comenzó a tensar los muslos y los gemelos poniéndose de puntillas y lanzando un aullido que rompió mi corazón. Estaba corriéndose en la boca de mi mujer, con abundancia, tanta que Nuria abría la boca y apenas podía contener la leche del encargado que salía a borbotones inundando la boca, la cara, incluso el pelo de mi mujer, que estaba echa una verdadera guarra, y que disfrutaba con lo que hacía.

Mientras Miguelón se relajaba y quedaba exhausto, mi mujer le limpiaba la polla divinamente, como queriendo dar vida nuevamente a la serpiente que tenía delante. Mientras tanto, el obrero que de pie se pajeaba viendo a mi mujer y a Miguelón, se acercó rápidamente a mi mujer, y también ofreció su polla a la boca de Nuria que nada más abrirla recibió otra descarga tan abundante como la del encargado. El obrero lanzaba trallazos de leche que cubrían la cara de mi mujer, que aunque lo intentaba, no conseguía captarlos todos con su boca. Allí estaba Nuria, mi mujer, que casi todas las veces se hacía conmigo la estrecha, de rodillas en la obra recibiendo leche a raudales, con las tetas al aire, la falda zafada y el pelo y la cara llenos de lefa, con una cara desencajada, pidiendo más guerra, como una putona en celo.

Cuando mi mujer hubo terminado de mamar, Miguelón y el otro se apartaron a una esquina para beber una cerveza, y los tres obreros que antes observaban, se reían y decían improperios, se pusieron de pie y se dirigieron al centro de la habitación, donde Nuria estaba todavía de rodillas.

- Ven, levántate putita, que esto todavía no ha sido nada, le decía uno de los obreros ofreciéndole la mano para que mi mujer se pusiera de pie.

Mientras, los otros dos obreros, cogían dos bidones de la obra y separándolos un par de metros colocab

an en lo alto varios tablones de madera, creando como una mesa rudimentaria que les llegaría a la altura de la cintura. Nuria se puso de pie y el obrero que la alzó se fue con la mano directamente a su coño, separándole las braguitas, y metiendo un par de dedos en su chocho. Mi mujer debía estar muy mojada y caliente, pues los dedos entraron con mucha facilidad y las bragas se veían chorreando. El obrero, con dos dedos en el chocho, le tiraba del pelo hacia atrás y acercaba su boca al oido diciéndole cosas guarras que todos escuchábamos.

- Cómo me gustas jefecita. Hoy te vamos a partir el culo, lo sabes, te vamos a follar bien follada, y tu maridito de los cuernos no va a poder entrar por la puerta. Ah, jefa, y después de follarte quiero que me dés un anticipo, sabes. Pídele dinero al cabrón de tu marido para nosotros, que todos lo días vamos a darte tu ración de polla, como te mereces.

El obrero acercó a mi mujer hasta la zona de los tablones, tirándole de los pelos y le ordenó:

- Ahora desnúdate enterita para nosotros y danos un besito en la polla, putona, que lo estás deseando.

Nuria se quitó la falda y las braguitas quedándose únicamente en tacones, mientras que los tres obreros apostados enfrente se deshacían de sus pantalones y camisetas. Estaban sucios y sudados del día de trabajo y se movían sus hermosas pollas apuntando a mi mujer. El que lideraba el grupo, tenía una polla de enormes dimensiones, unos 25 cms. diría yo (qué envidia), con un capullo oscuro y un calibre impresionante. Era un pollón de campeonato que apuntaba al cielo con potencia. Los otros dos también calzaban buenas pollas, una de unos 18 cms. y otra de más de 20 cms. Sin duda, mi mujer se iba a dar el lote, la muy putita. Nuria se agachó y comenzó a chupar el mástil de 25 cms,, pajeándolo al mismo tiempo. Los otros dos obreros se aproximaron, y mi mujer comenzó también a propinarles lenguetazos en sus respectivos capullos. Cuando las pollas estaban en plenitud de acción, el dueño del superpollón, que dominaba a mi mujer dijo.

- Vamos a darle su merecido a esta putita, compañeros.

Entonces mi mujer, que, sin duda, no era la primera vez que hacía esto, se subió a los tablones alzando el culo y poniendo su coño chorreante a la altura del pollón de 25 cms. El obrero no hizo mucho esfuerzo para clavar entera la polla en el coño de mi mujer, mientras que Nuria jadeaba como nunca la había escuchado y se inclinaba hacia atrás comiéndose al mismo tiempo las pollas de los otros dos obreros, entre lamentos y quejidos de placer. La enorme polla del obrero penetraba a mi mujer con potencia hasta que mi mujer tuvo las primeras convulsiones. Estaba corriéndose como una loca y no dejaba de comerse las otras dos pollas.

Cuando mi mujer se hubo corrido el obrero sacó su polla de 25 cms. y comenzó a refregar su capullo en el clítoris de mi mujer, que seguía entonces corriéndose sin parar. Los otros dos obreros excitados comenzaron a eyacular abundantemente en la cara y la boca de mi mujer, que aguantaba los lechazos y que se derretía de gusto con la polla que acariciaba su clítoris y que demostraba tener mucho aguante.

- Ahora voy a follarte el culito, putita. Te gusta mi polla verdad, pues ya nunca tendrás que hacer esfuerzo para cagar, puesto que te voy a romper el culo. Seguro que el cabrón de tu marido nunca te ha follado como yo te voy a follar.

El obrero cogió por la cintura a mi mujer, que todavía escupía leche a raudales, y la puso a cuatro patas en la mesa, para comerle el culo con muchas ganas. Yo creo que Nuria se corría de gusto otra vez. El obrero, mientras le comía el culo a mi mujer, llevaba la mano a su boca y a su cara, coleccionando restos de leche de las corridas de sus compañeros, y metía la leche en el culito de mi mujer para que le sirviera de lubricante, metiendo primero un dedo, luego dos, hasta tres, sin que la puta de mi mujer rechistara; todo lo contrario, echaba el culo hacia atrás como queriendo que esos dedos la penetraran más profundamente. Cuando el culo de Nuria estaba bien lubricado, el obrero cogió en brazos a mi mujer y la puso de rodillas a cuatro en el suelo, como una perrita. Se dispuso detrás de ella agachándose y apuntó al orificio anal de mi mujer que chorreaba saliva y leche. Yo pensaba que ese pollón no lo aguantaría Nuria, pero, sin embargo, resistió estoicamente. Sólo dio un gritito de sufrimiento cuando el obrero ap

retaba su capullo con fuerza contra el esfínter anal de mi mujer. Pero una vez que traspasó la barrera, el obrero introdujo poquito a poco su enorme polla en el culo de mi mujer, que lo movía en círculos y gritaba más y más como poseída. El culo de mi mujer estaba tan estrechito que, sin duda, esto haría que el obrero, con su enorme pollón de 25 cms. se corriera pronto en las entrañas de mi mujer, dejándose entonces caer sobre ella y comiéndole la nuca en ese momento. Nuria cayó también sobre el suelo con la cara de lado, desencajada, mirando hacia donde yo miraba por un boquete. Estaba guarra, muy guarra, con el pelo pegajoso, todo el maquillaje corrido, la cara llena de leche, y un enorme obrero, sudoroso y satisfecho, sobre su espalda, con una polla de 25 cms, en su culo que había sido la delicia de mi mujer.

Pronto todos los obreros y Miguelón el encargado comenzaron a recoger, mientras mi mujer continuaba en el suelo, yaciente, totalmente salida, corrida, satisfecha. El obrero del superpollón hizo una seña a los otros y todos se acercaron en corro a mi mujer que, sabiendo lo que le esperaba, se volvió y se tumbó entonces boca arriba.

- Y ahora, una duchita calentita, para que el cabrón de tu maridito no piense que has follado en la obra.

Las cinco pollas apuntaban al cuerpo de mi mujer, comenzando a mear sobre ella durante un buen rato. Nuria solo cerraba los ojos y retozaba en el suelo encantada, como si de verdad fuera una ducha relajante lo que le ofrecían los obreros.

Aquella tarde descubrí que en casa tenía toda una puta, un putón verbenero, que sí que disfrutaba con la pollas grandes, con lo que yo no podía darle. Pensé entonces en irrumpir en la habitación en obras y provocar un escándalo, pero opté finalmente por salir nuevamente con sigilo e irme llorando y desesperado. Llevé al coche hasta un descampado y recordando las escenas que había vivido, comencé a ponerme cachondo y me hice una paja de campeonato. Desde entonces, Nuria dirige casi todas las obras, siendo el encanto de todos los encargados y obreros de la cuadrilla. Eso sí, he tenido que subir el sueldo varias veces a toda la plantilla y todas las noches, cuando vuelve a casa, me deja olisquearle el coño y comérselo, notando yo unos sabores raros, que cada vez me gustan más, y que ella comenta que son producto de los desarreglos hormonales propios de su edad. Me he vuelto un cabrón consentido, ¿me estaré volviendo también maricón?, cualquier día salgo yo también a buscar una polla de 25 cms. que resuelva mi curiosidad, y, sobre todo, mi complejo de polla pequeña.

Autor: Juan

juanmalaga ( arroba ) miportal.es

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
CINCO OBREROS CONVIERTEN A MI MUJER EN UNA PUTA VERBENERA, 10.0 out of 10 based on 2 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados