CINE EN SOLITARIO

Ya ha empezado la película. La gente en silencio observa lo que ocurre en la gran pantalla de la sala de cine. Mi silueta se ilumina según el juego de sombras que crea la pantalla. Sentada en mi butaca no me pierdo ni un detalle del film.

Ante mis ojos unos personajes de proporciones gigantescas, pero de carne y hueso se desean, se tocan, se besan, se desnudan con los ojos y después con las manos.

Nadie me dijo cuando me recomendó la película que era tan subida de tono. Noto como mi entrepierna se humedece. ¿Por qué decidí ir sola al cine?

A mí alrededor sólo hay parejas que disfrutan abrazadas de la película. No, espera, allí en mi misma fila, al otro lado del pasillo, hay alguien y está solo. Me siento más aliviada no soy la única que está sola.

Sigo mirando la película. Observo los pechos firmes de esa estrella de cine y como su compañero de reparto se los besa. Sería tan excitante ocupar el lugar de ella. Vuelvo a mirar hacia dónde estaba aquel hombre solo, pero ya no está allí.

Ahora ocupa la butaca de mi izquierda. Estaba tan absorta en las imágenes de sexo y en mi excitación que no me he dado cuenta de que estaba allí y con su polla en la mano.

Miro su entrepierna, tiene una gran verga hinchada y llena de sangre entre sus manos. Levanto la vista hasta su cara y me sonríe. Sin dejarme tiempo a nada me agarra de la nunca con una de sus grandes manos y me lleva la boca hasta su enorme miembro. Intento resistirme, pero la fuerza de su mano es superior a mis ganas de alejarme de aquella polla.

Me dejo llevar. Abro mi boca y de un solo golpe engullo su verga, desde la punta hasta la base. Casi no puedo respirar. Su mano aprieta mi cabeza y me impide liberar mi boca. Su otra mano me abre la camisa y busca mis tetas. Me las estruja, me pellizca, me acaricia.

Lamo como una loca su polla. Desde la punta hasta sus huevos. No dejo ni un rincón sin explorar con mi lengua. La pellizco con mis dientes. La beso. Juego con ella. Le pongo nervioso. Lo hago todo lento para que desee que lo haga más deprisa. Le hago rozar el clímax para luego parar y notar como palpita entre mis labios.

Sólo puedo pensar en esa verga. Estoy en el cine, rodeada de gente, chupándole la polla a un desconocido. Mi entrepierna esta chorreando. Mis bragas están completamente empapadas. No puedo dejar de chupar.

Me la meto en la boca, entera e inicio un movimiento de cabeza arriba y abajo, sin dejar de utilizar mi lengua. Mis manos acarician sus huevos. Sé que se va a correr. Lo presiento. Lo noto por la hinchazón de su miembro, está a punto de explotar en mi boca.

Descargar

Cuando la mano que antes me empujaba contra esa poderosa verga ahora me estira del pe increíble.

Me quedo inmóvil. Me abrocho la camisa. Me peino. La película acaba. Las luces se encienden y yo tiro el pañuelo a la papelera antes de salir de la sala.

Autor: Ellie983 ellie983 ( arroba ) hotmail.com

¿Te ha gustado?
¿Te lo crees?

Difunde la palabra. ¡¡Compártelo!!

Sobre el autor: Kara Marqueze

Ahora ya puedes tener tu perfil de usuario en Relatos Eróticos Marqueze.

Puedes poner una descripción sobre tí y tus gustos, mostrar tu nombre, tu foto y tu correo públicamente para que otros usuarios de la web puedan ponerse en contacto contigo.

Un saludo, El equipo de Editores de Marqueze.net

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.