Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

CLUB DE CORNUDOS (IV).

24 de agosto de 2002

Continuación del relato erótico “CLUB DE CORNUDOS (III)” publicado en “El Rincón de Marqueze.net” el día 23/08/2002.

Terminamos nuestra luna de miel y volvimos a Bs. As. Yo bien re-cogida y Luis más CORNUDO QUE NUNCA, y sumamente SUMISO.

Ya en casa le dije Luisito:

- Querido mío, tuvimos una luna de miel sensacional, ¿no te parece?-

- Sí mi vida has gozado de una manera espectacular-

- ¿Y tú como estás?-

- Muy feliz de estar casado con una mujer como tú, que sabe gozar y hace lo que quiera para gozar y me gusta ser tu fiel CORNUDO-

- Mi bebé, yo si que te voy hacer feliz ya que ahora tus CUERNOS van a crecer más que nunca. Nadie, nadie en este mundo que nos conozca va a dejar de saber lo que eres, ¿está claro esto no?-

- Lo que digas, quieras y hagas está muy bien para mÍ- Ese día como era lógico, vinieron muchos a visitarnos para que les contáramos como la habíamos pasado. Cuando le conté a mi tío que Luis sólo había limpiado mi cosita de leche todo el tiempo, se le paró de manera tal que fuimos al dormitorio a coger y Luis arreglaba las cosas mientras tanto, ya saben las putas-perras como yo, no tenemos madre.

A la noche vinieron mi suegro y cuñado y pasamos toda la noche juntos. Tuve sus dos trancas juntas, bien enterradas y le pedí a Luis que les contara como me cogía Max y le mostraba fotos y videos que habíamos tomado. Mi marido de tanta calentura en un momento me la quiso meter, y le dije: ¿Que haces?, no tienes derecho a cogerme sin que yo te lo pida, así que ahora en castigo te vas a dormir al living y no quiero ni que te TOQUES- Se fue con la cabeza gacha y cuando se fueron mi suegro y cuñado le dije que su padre y hermano vendrían algunas noches a dormir conmigo y que él se debía quedar en el living. Sus amigos fueron sabiendo que el era muy pendejo, que no me cogía más que una vez al mes, que lo dejaba y nuestros amigos y amigas comenzaron a deleitarse con el CORNUDO. Mis amigas lo llamaban de esa manera y en muchas oportunidades yo estaba cogiendo con alguno de ellos mientras mis amigas estaban en casa y le decían:

- Mira tontito como se cogen a Sandra, como la hacen feliz, ¿te gusta? ¿Estás contento?-

- Si soy muy feliz así como soy- En su trabajo lo fui ayudando. ¿Cómo? Montándome a sus jefes. De esta manera ellos sabían que el era CORNUDO, pero por otro lado lo fueron ascendiendo dentro de la compañía. En una oportunidad, me citó su jefe a su oficina dizque para hablar conmigo y estábamos en su oficina y me puse a coger con él; en eso llaman a la puerta y preguntó quien era; sospeché de quien se trataba y efectivamente, era Luis, lo hicimos pasar, pues le encanta verme bien clavada en una verga y aullando como perra. Me encontró apoyada en el escritorio y con el culo en pompa y la tranca de su jefe metida en él. Luis se sorprendió cuando entró, pues pensó que sólo estábamos cachondeando.

- Pasa querido, vine a calmarle la fiebre a tu jefe. ¿Te gusta como me coge?- Sin decir nada se agachó y comenzó a lamerme la concha, mientras su jefe le decía:

- Eso es, lame bien todo lo que le puse a la puta de tu esposa- Salí de la oficina bien cogida y Luis al llegar a casa, esa noche me volvió a chupar por que le dije que me estaba saliendo la leche del jefe todavía.

En mi trabajo yo seguí escalando posiciones, lógicamente a costa de encamarme con los directivos de la misma. Me he ido de viaje con mi jefe a Europa, siempre como su amante y asistente; ya se pueden imaginar todo lo que me hizo en quince días de viaje, todo sin límites; hasta me pidió que para poder cerrar un contrato me encamara con el gerente general de una empresa alemana. Este tipo tenía una vergota, casi como la del negro Jamaiquino.

Todas las noches llamaba a mi marido y mientras mi jefe me cogía, él escuchaba todo lo que me hacia y al mismo tiempo le gritaba mi jefe:

- Oye como me estoy cogiendo a la putona de tu mujercita- Como estaba por dos semanas afuera, le encargué a mi amiga Silvana, que es igual de puta que yo, que cuidara de mi CORNUDO marido y le dije a él que le obedeciera en todo lo que ella pidiese. Luis se portó muy bien por que lamía la cuca de mi amiga con la leche de su marido y de otros

hombres que se la andan cogiendo; además ella lo fue amaestrando como para que cuando yo llegara, me mostrara todo lo que ella le enseñó y no fue poco, porque se la hizo coger pero sin permitirle venirse dentro de ella; así que cuando regresé, él tenía tanta leche acumulada que le dolían los huevos.

Desde que comenzamos a salir hasta hoy, cojo como puta que soy y con quien quiero; mi marido cada día es más tontín, y la paso de maravillas viéndolo a él y creo que lamentándose porque no es nada más que un pobre pendejo que no tiene derecho de gozar más que cuando se lo permito.

Yo casi todos los días tengo mi ración de verga de mis amantes, y los fines de semana, siempre sin excepción, tengo una gran fiesta.

Esta es mi vida y estoy feliz de que así sea. Los que se crean cornudos de verdad, deben aprender bien, la única consigna importante: Deben hacernos felices a nosotras, permitiéndonos acostarnos con quien deseemos, con quien nos apague el fuego que nos quema la concha y las nalgas, ya que habemos un sin fin de hembras que nos gusta que nos dominen y nos cojan como yeguas que somos.

Sandra.

Autor: Sandra

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
CLUB DE CORNUDOS (IV)., 10.0 out of 10 based on 1 rating
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados