COGIDA ANTE UNA CAMARA

Mi nombre es Elena y me gusta mucho el sexo, pero como no tienen idea, tengo 23 años, y me gustaría compartir algunas páginas de mi diario claro las más candentes……. trabajo en una institución bancaria. Últimamente no he podido calmar esa ansiedad y mi novio por más que me coja no me satisface, y un día descubrí lo excitante que es masturbarse mientras te observan por una cámara…

Ese día desperté muy deseosa de sexo y mi novio no estaba a mi lado para bajarme tremenda calentura así que decidí ducharme para ver si a si se me quitaba lo caliente, el agua tibia recorría mi cuerpo y el deslizarme el jabón me dejaba una gran sensación, sentir mis pezones erectos, y al bajar mi mano hasta mi sexo metiendo los dedos lentamente sentía como se abrían mis labios y se tragaban a aquellos intrusos. No lo resistí más y tomé el mango del cepillo y me lo metí pues tenia una serie de protuberancias que al entrar y salir me producía más placer, no aguanté más y comencé a gemir cada vez más.

Después de aquel orgasmo en la regadera, quedé satisfecha por el momento. Ese día, en mi trabajo, fueron los encargados de un bar a aperturar una cuenta de ahorros, y dejaron por descuido su portafolio, así que lo resguardé en la parte interior de la sucursal en la ante bóveda, la curiosidad me ganó y decidí hurgar en el portafolio y entre tantas facturas y recibos encontré una revista para caballeros.

Al hojear su contenido leí un articulo que trataba de las infidelidades en el trabajo, que me interesó y seguí leyendo, hasta que unas fotos de una rubia desnuda se interpusieron en mi camino, ya estaba comenzando a excitarme mientras la seguía hojeando, al ver aquellas conchas, unas al natural y otras rasuradas me daban ganas de tener una cerca para lamerla…

Inconcientemente deslicé mi mano bajo mi falda y cuando me di cuenta ya me estaba acariciando sobre mi panty, la humedad que la traspasaba delataba que comenzaba a excitarme, jalé una silla y me senté con las piernas abiertas para estar más cómoda.

Comencé a tocarme cuando me di cuenta de que había una cámara de seguridad pero eso no me detuvo, al contrario me éxito más, comencé a desabotonar mi blusa lentamente mientras miraba fijamente a la cámara, imaginado que era una de esas chicas que se encontraban en la revista. Una vez que desabotoné mi blusa me solté el sujetador y mis senos salieron a relucir, mis pezones estaban tan sensibles que el roce de mi brazo solo los hacia ponerse más duros. Con una mano las movía de un lado hacia otro mientras que con la otra tocaba bajo mi falda, mmmmmmmm era tan candente aquel momento que olvidé cerrar bien la puerta. Y cuando me decidí meterme los dedos, la puerta se abrió y rápidamente traté de arreglarme pero era demasiado tarde, pues mi compañero que había entrado me dijo que se encontraba en el cuarto de circuito y me había visto por el monitor lo que había hecho y que se prendió mucho.

Me pidió que continuara, así que cerramos bien la puerta para que nadie más entrara. Se acercó lentamente a mí, mi respiración se agitaba y él no pudo contenerse se abalanzó a mis senos y los comenzó a mamar, no podía creer lo que estaba pasando, le correspondí frotando su pene sobre el pantalón, y comencé a sentir su dureza, en eso me levanta de la silla y me recarga sobre la pared, me embestía cada vez más con su verga, está ansioso por meterlo en mi concha, me lo pedía con sus besos, y sus manos se amoldaban en un compás frenético a la forma de mis senos.

Comenzó a deslizar sus dedos bajo mi panty y tocó con delicadeza mi clítoris húmedo e hinchado de placer,- te gusta perra -, me susurró al oído mientras los metía lentamente en mi hoyo húmedo y apretado. Mmmmm, era exquisito, no perdí el tiempo y me arrodillé, bajé su bragueta y él decía, – si, si, si, comételo nena – lo saqué y lo comencé a chupar como si fuese

un caramelo, él solo me arrojaba sus salados líquidos que se combinaban con mi saliva.

Me puse de pie y me levanté la falda, está lista para ser penetrada mi vagina, pero antes tenia que acercarme a la gloria con su lengua. – papi ¿me quieres penetrar?, sentir mi conchita peluda, mojadita y apretada. Primero la tienes que lamer rico – le dije con vos eufórica de placer…. Sin titubear me tomó de mis nalgas las apretó con fuerza y las empujó a su boca, su lengua húmeda y caliente recorrió mi ano y lo lamió delicadamente como nunca nadie lo había hecho mientras que sus manos acariciaban y rasguñaban mis caderas. Ahhhhhhhh, que rico sentí en ese momento, no podía creer lo que estaba sucediendo era como una película porno, así me sentía pues el hecho de que se estuviese grabando todo lo que hacíamos me excitaba cada vez más, de pronto Juan (mi compañero de trabajo) me sentó en la silla y me puso de frente hacia la cámara y me pidió que no la dejara de mirar mientras que él bajaba delicadamente hacia mi entrepierna, sus manos sudorosas tocaban mis muslos, los arañaban frenéticamente mientras que su lengua exploraba mis húmedos labios que se hinchaban cada vez más deseosos de ser tocados por una verga grande y caliente.

No lo pude soportar más y comencé a gemir como nunca lo había hecho, mi respiración se agitaba cada vez más y el hecho de que alguien nos oyera era el aliciente de aquella pasión desenfrenada. Sus dedos me comenzaron a rondar mi pequeño e hinchado clítoris, lo acariciaba de una manera tan delicada que me estremecía al compás de sus movimientos, yo solo abría cada vez más mis piernas y le ofrecía el fruto anhelado que cualquier hombre deseara, un agujerito apretadito, caliente y muy húmedo….

De pronto se incorporó y de un solo golpe me metió su nabo en la boca, estaba salado de tantos líquidos que arrojó mientras me la chupaba, me tomó del cabello y me comenzó a metermela lentamente, pero fue aumentando el ritmo y por un momento sentí que volvía del estomago pues me llegaba hasta el fondo de mi garganta aquella polla enorme, sin más tiempo que perder me paré de la silla y lo senté, él comprendió el mensaje y jaló su pene poniéndolo en posición para que yo me lo metiera a mi entera satisfacción. El momento en el que se deslizaba por mis paredes vaginales, abriéndome a quemarropa, su lengua jugueteando con mis pezones y sus manos guiando los movimientos de mi cadera, me hizo estallar y no pude evitar tener un orgasmo, fue tan intenso ese orgasmo que sentí como si me estuviese orinando, pero no era orina sino eran los líquidos que salían de mi vagina producto de mi eyaculacion. Él se espantó pues pensó que había sucedido lo que primero pensé, una vez que le comenté lo que había sucedido en realidad no perdió el tiempo, se puso a lamerlos, quería saborear aquel suculento sabor de mis jugos.

Al sentir nuevamente su pene dentro de mi, sentí como mi cuerpo se estremeció todo nuevamente, esta vez sus manos tocan delicadamente mi espalda, me abrazaban con tal delicadeza que solo sirvió para distraer mi atención, pues de pronto sentí como mi ano se expandía al grosor de su pene, que entraba con dificultad, aquel roce en lugar de producirme dolor solo lograba darme placer y mucho. Al sentir muy mojado dentro de mí, solo me indicaba una cosa, que él ya había acabado y que todo terminaba allí. Pero al ver mi cara, sonrojada y sudada no se pudo contener, sacó su verga y comenzó a arrojarme su semen en mi rostro. Aquel semen tibio que brotaba sobre mis mejillas y bajaba hasta mis labios entreabiertos que lo recibían con placer.

Al día siguiente, Juan me saludó con tal indiferencia como si nada hubiese pasado entre los dos. Y creo que es lo mejor, pues así me evitó conflictos laborales, y no se, tal vez se de la misma situación con algún otro compañero pues algunos están más que dispuestos para pasar un rato agradable conmigo.

Y si no, pues me queda aquel recuerdo en una cinta de video que guardo celosamente en una caja de seguridad para que nadie sepa de mi sucio secreto……

Espero sus comentarios, y si les gustó publicaré más paginas de mi diario

Autor: T3Xtualm3nt3TuYa hermionne_x (arroba) hotmail.com

(Visited 1 times, 1 visits today)
Me gusta / No me gusta
Kara Marqueze
Kara Marqueze
Buenas! soy Kara de Relatos.Marqueze.net, vuestra anfitriona. Bajo mi nombre republicamos relatos que, estando incluidos desde hace tiempo en Relatos Marqueze.net, no sabemos su autor. Si eres autor de uno de estos relatos y/o sabes quien es el autor, escríbenos y le daremos el crédito que se merece! Un besito donde quieras...
http://relatos.marqueze.net/

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR