Compartiendo el culo de mi esposa 4 (Experiencia Intensa)

Infidelidad consentida, Parejas liberales. Hola a todos mis lectores! Antes de comenzar, quiero decirle a los que leen por vez primera mis relatos, deben leer los anteriores que publiqué en esta página para que puedan entender toda la historia completa; agradezco todos sus comentarios a mi correo, me di cuenta que existen otros hombres con gustos equivalentes a los míos.

No todos se animan por temor al qué dirán o que descubran sus actividades sexuales y eso  se respeta, pero obtener placer como lo obtenemos nosotros los cornudos, es un platillo exquisito que pocos pueden disfrutar mientras no intenten este estilo de vida sexual. Nuevamente les voy a relatar otra de las vivencias de mi esposa con su macho alfa. Su belleza ha hecho tener un sinfín de pretendientes por internet y por supuesto admiradores en nuestra ciudad Ocotlán de Morelos Oaxaca. Cuando ella sale a la calle, es imposible que los hombres no la volteen a ver, (por tener un parecido a la modelo Rosee Divine) su cuerpo es un imán para chicos de diversas edades, incluso mis amigos me visitan constantemente para entrar a mi casa y verla con sus jeans ajustados o licras para darse un agasajo visual y desearla intensamente estando presente. Lo que ellos ignoran es la vida sexual que llevamos, observan su cuerpo y la desean pero ignoran que su concha y su ano ha sido conquistado por la mejor verga hasta ahora conocida, debo reconocer que admiro esa poderosa verga que ha vuelto puta a mi esposa.

Esto ella lo sabe y sabe el motivo por qué mis compañeros me buscan frecuentemente, el motivo principal es  admirar su voluptuosa anatomía, principalmente su CULO, formado por dos nalgas majestuosas y por tal motivo su amante y yo la hemos comparado con la modelo: ROSEE DIVINE. Cuando mis amigos tienen el privilegio de admirar ese culo, ellos no pueden disimularlo; ella termina excitada y en cuanto se van me agradece con una mamada fenomenal hasta descargarme los huevos salpicando su cara, preguntándole, si se dejaría coger por otro además de Fabián, ella me responde que tal vez más adelante si se presta la situación.

Nuestra vida sexual ha mejorado muchísimo, cogemos seguido para recordar nuestras aventuras y planear las que vienen; les recuerdo que tengo la verga grande, pero es Fabián quien la llena, la enloquece y satisface por ahora con su forma de poseerla, los otros chicos tendrán que esperar su oportunidad  algún día. Por ahora quiere ser puta solo de un macho como, solo ella decide si algún chico merece masturbarse junto a ella en una fiesta o en un lugar discreto, solo ella decide a quien regalarle sus tangas cuando alguien se las pide para consolarse. Yo quisiera que ella tuviera amantes diversos pero esta enculada con Fabián, pero sé que ella podrá tener la verga que le agrade, solo es cuestión de tiempo para que ocurra.

Quiero recordarles que cuando Fabián viene a casa mis vecinos no sospechan en lo más mínimo que viene a coger a mi esposa o a recibir una buena mamada de la boquita de ella y para no levantar sospechas de su visita constante, ella lo cita en la tienda de ropa que tenemos en el mercado de Ocotlán. Algunas veces se han visto ellos dos solos en el negocio de mi esposa, ella me ha platicado que haya o no haya clientes se pasan a la parte trasera del local, donde él le mete mano a gusto y se cachondean con frenesí. Ella me cuenta que Fabián le confesó ser un fanático de sus nalgas, adora su culo porque hasta se le hinca por detrás succiona su ano y aspira el delicioso olor que emana por esa parte de su anatomía, la calentura los hace no ver el riesgo de ser vistos, Fabián ha llegado al extremo de estar todo el rato con la verga por fuera del pantalón, mostrándosela e incitándola a que le de besos y mamadas de vez en cuando, incluso ella le ha masturbado y mamado para controlarlo y bajarle un poco las ganas. Me ha dicho que cuando llega un cliente solo se limpia la mano con una toalla y le dice que no se guarde la verga, cuando entra por una prenda, aprovecha para hincarse y mamarle el tremendo garrote unos momentos y después sale con la ropa que solicitó ver el cliente.

Este juego cachondo, lleno de adrenalina, la hace sentir súper excitada todo el tiempo. Una tarde me contó que Fabián le bajó la licra y se puso a mamarle el culo, porque quería darle un tratamiento anal intenso y hacían el mismo procedimiento si llegaba un cliente, ella se subía la licra y salía amablemente a atenderlos. Todo esto sucedió en mi ausencia…cuando me lo platicó le dije:

¡Eres una puta mi vida!–¡Para la otra quiero estar presente! Hacerlo en la tienda de ropa era una locura, no es muy grande el local, pero cuenta con suficiente espacio para no ser vistos por los clientes, tiene baño propio y además de tener una cortina para que nadie pueda ver lo que sucede atrás.

Esa noche me dijo que Fabián estuvo a punto de cogerla en la tienda, pero ella lo contuvo por la llegada constante de clientes por ser viernes cuando se instala un mercado sobre ruedas casi enfrente del negocio y eso la contuvo a ella también; me dijo que le insistía demasiado, que deseaba su culo ahí mismo; le pidió que esperara a que yo estuviera, que ese era el acuerdo. Solo se conformó con que mi mujer le descargara los huevos con su boquita, tragándose toda la leche que quería depositar en su culo.

¡Amor, le dije que mañana era el día apropiado, casi no hay clientes!–¿Estás de acuerdo amor?–¡Claro, si tu lo quieres adelante!–¡Me siento muy puta hacerlo en nuestro local amor!–¡Me va a culiar, tenlo por seguro!–¡Pero también mi concha necesita comer su verga, quiero darme sentones en su vergota! –¡Te voy a pedir me  atiendas los clientes cornudito!–¡Claro mi vida, cuenta con eso!—

¿Quieres que te saque la leche ahorita o te aguantas para mañana amor?—¡Mañana mi vida…será una locura que te clave en la tienda!–¡Mira cómo se pone durísima mi verga pensando en lo que harás con tu amante!–¡Bárbaro…nunca imaginé que te excitara tanto entregar a tu mujer a otro para que le dé verga frente a ti!

JAEL continuó diciéndome: Si no quieres que grite demasiado…!llevas la crema anal, Fabián es capaz de cogerme sin lubricante, es un macho dominante y muy perverso, recuérdalo mi vida! ¡Jajajaja!… Cuando me toma por el culo, es una máquina sexual y eso me vuelve más puta, eso lo sabes muy bién…! Prefiero llevar la crema mi vida, no quiero que los demás se den cuenta de la cogida que te dará ese cabrón en  nuestro negocio!—

Entonces Jael me dijo con una cara de perra en celo y agarrándome la verga–¡Espero se conforme solo una vez, ya vez que luego quiere repetir! –¡Eso dependerá de ti amor, si tu estás de acuerdo adelante, sino pues le venimos a seguir a la casa! –Ella me abrazó y nos besamos, sin aguantar más la calentura la hice hincar y le ofrecí mi verga babeante, ella lo engulló hasta la mitad, me urgía correrme la conversación que habíamos tenido, me tenía loco y ansioso, entonces me preguntó: ¿Quieres cogerme la cocha o el culo en este momento?—Contesté ¡NO!–¡Quiero que Fabían lo encuentre cerradito mi vida!–¡Tu eres su puta, quiero que él te penetre mañana en nuestra tienda!—Entonces haciendo un esfuerzo tremendo le saqué la verga de sus labios. ¡Para! que me voy a correr, quiero dejarlo para mañana; será un momento perfecto para desahogarme, habrá mucha adrenalina y mucho morbo de sobra amor, espero me entiendas!–¡Eres un cornudito amor!—Si prefieres que el me coja primero adelante…!

Ella se levantó y sonrió maliciosamente…!Eres un pervertido igual que Fabián, vas a dejar que otro macho me coja en nuestro local y tú solo vas a disfrutar viendo, lo único que podré hacerte es mamarte la verga mientras tu amigo me culea a su manera! Y recuerda que cuando llegué un cliente tu saldrás atenderlo porque yo estaré comiendo la verga que me vuelve puta; tu mujercita estará a escasos metros de ti bien clavada, esperando que el cliente se vaya para gemir un poco jajajajaja!!—

Se fue a la cocina y seguí con la mirada su forma de menear las nalgas cuando quiere verga, en un momento pensé que era un tonto, un imbécil que permite que otro macho se coja a tan hermosa hembra que tengo, porque conozco amigos que tienen esposas hermosas y no la comparten con nadie pero se pierden el placer de compartirlas y experimentar el enorme placer que estaba a punto de vivir al día siguiente. Lo experimentado en la fiesta del restaurant Santa Marta cuando fuimos a la boda, fue algo que siempre recordamos y cuando platicamos pensamos y planeamos una aventura igual o más fuerte que la de Oaxaca. Lo que estaba a punto de suceder, le ponía una excitación brutal a mi vida, que ella entregue el culo hasta en su negocio era una nueva experiencia demasiado morbosa y excitante de más. Esa noche me la pase pensando en cómo ocurriría aquello. Estaba muy caliente, eran como las 2 a.m. Jael dormía con solo una pequeña tanga que se le enterraba entre las nalgas, acostado a su lado, las acariciaba lentamente por momentos abría sus nalgas para ver su deliciosa panocha y la entrada de su ano imaginando lo que por ahí se come cuando planeamos nuestros encuentros. Entonces decidí marcarle a Fabián para que me platicara algo sobre el tema, mi verga me dolía de lo hinchada que la tenía.

Cuando el teléfono sonaba mi corazón latía rápidamente y me sudaban las manos…!Hola Fabián!—El me contestó con la voz un poco baja…!Estoy con unos amigos tomándome unas copas ¿y Jael?—Esta dormida…me platicó lo que harán mañana…¿Ya te dijo?–¡Claro que sí pinche Fabián!–¡Me gustaría ir a tu casa y cogérmela…me quedé con las ganas ayer, ella dice que debes estar presente!–¡Así es, ese fue el acuerdo!–¡Le quiero romper la cola en su local!–¿Qué te parece?–¡La deseo demasiado, quiero ser el primero en culiarla en su negocio, mientras tu cuidas quien viene, así como me la cogí en Oaxaca!-

-¡Me parece estupendo, la volviste una puta con tu verga, ella también lo desea hacer, está dispuesta y yo más!

Fabián me dijo con mucha confianza: ¡Llevas la crema anal, para facilitar las cosas!– o ¿quieres oír gritos cuando le rompa el culo en tus narices?–¡Claro que lo llevaré, una verga como la tuya es necesario untarla con lubricante antes de que la hagas tu puta!…Mi verga estaba a punto de explotar, entablar una conversación con el amante de mi esposa era demasiado y con solo jalarme un momento brotaría todo mi semen.

El muy cabrón continuó diciéndome:–¡Ayer tu puta esposa solo se tomó mi leche, por más que le insistí no me aflojó el culote que tiene, quería llenárselo pero no se pudo! ¡Ahorita tengo la verga muy hinchada…me tomaré una foto y te la envío por wass…para que veas como la tengo durísima pensando en ella…!jajajaja!  ¡ya sabes cómo se me pone cuando le quiero dar  por el culo!–¡Sí, me imagino!…!Eres un maniático pinche Fabián!

Continuó diciéndome: ¡No quiero masturbarme, quiero depositar mi leche en el culo de Jael, tu sabes que es mi vicio…Mira cachudito..!Tu mujer necesita mucha verga para complacerla, la muy puta siempre pide más y más!—Yo le contestaba: Solo tu verga la complace a plenitud, me gustaría estuvieras aquí para cogerle la concha como tú solo sabes y abrirle el culo como como te gusta y llenarla de tus mecos…me gusta ver cómo le dejas abierto el culo escurriéndole tu leche…—¿Quieres que vaya ahora mismo?–¡Me encantaría, pero ya es muy tarde, está amaneciendo y necesita descansar para mañana!–¡Dejémoslo para mañana, guárdate tus mecos…quiero que mañana la hagas una puta, quiero que la hagas tuya en mi presencia y en el lugar planeado.–¡Esta bién, pinche cornudo, voy hacer lo que me pides, porque quiero ser el único amante de tu mujer, su culo lo quiero solo para mi!… ¿entendido?

–¡Así será, me encanta la idea!

Por fin colgó y sentí un cosquilleo que subía por el tallo de mi verga…! Se avecinaba una corrida deliciosa, lo sabía! Rápidamente me acomodé y mi verga la puse entre las nalgotas de mi puta que dormía plácidamente, alcance abrirlas y vi su agujero anal, oscuro y cerradito, por ese pequeño orificio, Fabián metería su gruesa verga al atardecer del día siguiente…mi verga escupió semen directo al ano de mi esposa, fueron siete u ocho chorros potentes ¡Aaaaaggghh!! El orgasmos era brutal…de forma automática acaricié el ano de mi mujer y lo lubriqué con mi semen que escurría por ambas nalgas, imaginaba lo que estaba por venir, ella se movió y me pregunto con voz adormilada: ¿Amor, que haces?—¡Viendo lo que Fabián se comerá mañana!.. ¡Anda ya duérmete, que mañana te hará falta más leche!…En eso sonó mi celular y al revisar el wass…observé 2 fotos de la majestuosa verga de Fabián, gruesa, cabezona, durísima y llena de baba por la excitación.

Abajo decía: ¡Esto le entrara a por la concha y el culo de tu esposa mañana, se puntual! Mi corrida me hizo dormir por un momento y a las 3 horas desperté, mi mujer se estaba arreglando para irse a su local.

El día llegó, había dormido muy poco. Pensaba en lo había platicado con el amante de mi esposa, ella ese día se levantó muy contenta, se bañó y se puso un cachetero de infarto color blanco y un sostén del mismo color, su anatomía era enloquecedora para todos los mortales. Se puso un mallón rosa que le quedó espectacular, una blusa delgada y con solo unas tiras al hombro. Tomó su chamarra y se dispuso a irse al negocio. ¡No vayas a faltar, o te pierdes todo!–¡Te espero a las 5 pm en punto, esa hora llega tu amiguito! Jajaja!–¡Ahí estaré mi vida, me muero por ver!

La despedí en la calle y la perdí de vista entre los autos que se detenían para dejarla pasar y admirar sus deliciosas piernas y nalgas Estaba excitado, mi verga pedía acción. Me dispuse a terminar mi trabajo que tenía pendiente para tener tiempo suficiente y no preocuparme de nada. Antes de eso, subí al techo de la planta alta y fui a revisar sus tangas si estaban completas, porque el vecino, un joven de unos 20 años se había convertido en su admirador y no perdía la oportunidad de robarse una prenda de ella. Saber que el chico se masturbaba con su ropa interior, era otra situación que me ponía a mil…!Eran 15  las  que había lavado y solo estaban 12! El chaval era un fetichista en potencia! Algunas veces los regresaba con su leche impregnada y otras decidía quedarse con ellas…!Uffff! ¡Que chaqueta se hace este joven por mi puta!

Fui directo a ellas, busqué las otras si estaban tiradas y ahí estaban…!Ufff! todas llenas de rastros de semen de un joven que también se moría por cogerse a mi esposa y solo de esta forma se desahogaba.

Baje a realizar mi trabajo y mi verga ya quería acción, lo que descubrí me había puesto caliente. Tuve que apurarme porque me urgía ir al negocio de mi esposa, de seguro ella ya estaba esperando a su amante y tan solo imaginar eso, me perturbaba la mente y no podía concentrarme. Como pude terminé mi trabajo, me bañe y me dispuse a ir al encuentro de mi mujer. Eran las 4:30 pm. En el trayecto, iba con la verga durísima, los flujos casi traspasaban la tela y me apuré para evitar que mi pantalón se manchara más.

Mi corazón latía muy rápido, estaba nervioso y sudaba demasiado, un amigo me detuvo en el caminó pero me excusé diciéndole que otro día platicábamos, tenía prisa, mi esposa ya se estaría besando con Fabián, eran las 5pm en punto. Por fin llegué, no había clientes, todo estaba en silencio…Sabía que en la parte de atrás estaría mi mujer con Fabián, sin hacer ruido camine hacia la cortina y la abrí lentamente; Jael estaba sentada en sus piernas, él ya le metía mano a sus nalgas, la acariciaba lenta pero muy cachondamente. ¡Llegas a tiempo amor!—Fabián no la dejaba de tocar, buscaba meter sus dedos en su concha, la blusa de ella esta subida y le mamaba una teta. ¡Que rica esta tu esposa, mira lo que trae puesto la muy puta!–¡Esta de infarto amigo!–¡Me la voy a comer como quedamos–¿Te parece?—Solo si ella quiere podrás intervenir…Entonces contesté: ¡Como ella guste, si ella me necesita adelante!–¡Pero con tu verga basta para hacerla bramar, ¿o no?. ¡Yo cuidaré el local, cuando venga un cliente yo lo atiendo, pero no pares de cogerla, es lo que te pido!

El muy cabrón me dijo con una sonrisa maliciosa–¿Trajiste la cremita?–¡Dámela, ya le revisé el culo y lo tiene muy cerrado otra vez!—Entonces mi mujer se bajó de sus piernas… ¡Su enorme verga ya estaba por fuera del pantalón y lucia impresionante, la tenía durísima y babeante…–!La tienes como a ella le gusta, por eso la vuelves más puta cada que te la coges cabrón!—

Le pasé el lubricante y mi esposa me tomó del cuello para decirme: ¡ Amor, no quiero que te sientas mal por lo que voy hacer con él en este lugar, es solo una fantasía más para los dos, por favor si viene alguien atiéndelo lo más rápido posible para que se vaya y no nos escuche, tengo miedo que pase algo no deseado! –¡Claro que sí mi vida!–¡Precisamente vine para ver cómo te coge en este lugar, es muy excitante hacerlo aquí, mira como tengo la verga! Se la mostré y enseguida ella me dio unos chupetes ruidosos…!Ssssluuurrrpp! ¡Tranquila amor! –¡Es la verga de Fabián la que merece tus caricias por ahora, en la casa será mi turno como siempre!—Ella con una mirada que expresaba placer y relamiéndose los labios me dijo:

¡Cuando menos mereces esto mi vida, por dejarme ser la puta de tu amigo!—

¡Si tú lo quieres adelante mi amor! Me comenzó a mamar la verga nuevamente y Fabián se masturbaba su apantallante verga, acariciando siempre las nalgas y tetas de ella, aprovechó para bajarse el pantalón. Entonces él no le permitió más y la jaló hacia él, la tomó con brusquedad besándola con lujuria, dijo algo en voz baja y ella en silencio bajó hacia aquella  babeante barra de carne que daba pequeños brincos esperando el momento para penetrarla sin compasión.–¡Abre bien tu boca puta, solo un momento porque me urge penetrar tu concha y después tu anhelado culo! ¡Ummmm, mi rey..esta si es una verga! –¡Ssssluuuurp! ¡Está hecha para una puta como yo papi!

Los dejé solo un momento, me asomé a la calle, vi gente que pasaba y volteaba a ver la ropa que se exhibe, estaba nervioso y temblaba por la excitación que provoca estar en esta situación y en mi papel de marido consentidor, solo hacía la rutina de salir a revisar afuera y hacer como que acomodaba la ropa, algunos solo se paraban para ver los precios y se iban enseguida. ¡Estaba nervioso, muy nervioso!–¡A MI MUJER SE LA IBAN A COGER EN SU LOCAL DE ROPA! –¡No podía creer que estábamos haciendo aquello, era una locura dejar que se culeen a tu esposa oculta por unas paredes, mientras alrededor caminan las personas! De pronto escuché un gemido, enseguida fui a la parte de atrás para decirles que fueran un poco menos escandalosos, un cliente fácilmente distinguiría que se estaban cogiendo a una mujer. Al entrar observé la deliciosa anatomía de mi esposa que se movía lento de arriba hacia abajo, su licra solo la tenía puesta en una pierna… él, sentado en el sillón, con el pantalón a los tobillos recibía los sentones que la concha de Jael le proporcionaba a su gruesa verga, ella le daba la espalda, Fabián la jalaba más hacia abajo como queriendo que se le enterrará toda la verga en su matriz. ¡Aaaaggghh! ¡Así mami, Así comete toda, dale de comer a tu concha! –Le decía el muy cabrón a mi esposa.

Ella por su parte subía y bajaba lentamente por  la longitud de su grueso miembro, mantenía la boca abierta, como jalando aire. Me acerqué para decirle: ¡No hagas mucho ruido amor, alguien puede llegar y te escucha con facilidad! Balbuceando de placer me dijo:

–¡La tiene enooormeee amoooor, me llena completamenteee!—Dirigiéndose a Fabián gimió: ¡Mi rey, eres un garañón, es imposible no gemir con semejante verga que se come mi concha!—Enseguida me ordenó:¡Asómate y ve cómo se me clava, hazlo papi!–¡Observa como tu mujercita la hacen puta en su propio negocio!—Me agaché y observé los labios de su panocha abrazaban aquel potente garrote, se la sacaba por mitad y la volvía a sumergir hasta el tope, el sonido que su verga hacía al cogerla de esa forma me hacía perder los sentidos, estaba mareado, mi cabeza daba vueltas por ver esa escena lujuriosa, mi esposa era una autentica hotwife, Fabián un gran corneador y yo un cornudo hecho y derecho. Ella no soportó aquella situación tan morbosa que muy pronto desencadenó en un orgasmo que tuvo que reprimir sus gemidos, con aquella verga enterrada al tope, convulsionaba de placer, me acerqué para sostenerla y besarla, mientras él no paraba de empujar su garrote en ella, él no se detenía era una máquina de sexo.

El rostro de Jael era de una hembra caliente y lujuriosa, buscaba sentir toda la potencia de su grueso miembro, buscaba sentir todo el placer que aquella verga le proporcionaba en cada encuentro. Entonces escuché que habló en voz baja pero ordenando… ¡Estoy dispuesta a que me montes como una perra!—¡Si puta, solo dale más masajes a mi verga, ya sabes lo que quiero de ti! ¡Uuummm! ¡Uuuffff!

Mi verga quería expulsar su carga de semen pero me supe contener, faltaba mi plato fuerte…!Verla comer verga por el culo!–En eso se escuchó la voz de una cliente, era una jovencita de unos 18 años…salí muy nervioso para atenderla, me tape la erección lo más que pude, la chica me solicitó mostrarle los jeans, estaba apetecible, vi sus nalgas e imaginé que podría ser una hotwife como mi esposa en el futuro…Inmediatamente mi mente estaba también al tanto de la cogida que le estaban dando a Jael a unos cuantos metros de nosotros, no escuchaba gemidos pero si ruidos del anaquel y movimientos de cajas, pensaba que estaban cambiando de posición; la voz de la chica me hizo concentrarme en su petición–¿Me podría medir el pantalón?—Rápidamente contesté que la parte de atrás estaba hecho un desastre, que por ahora estaba ocupado, que mi ayudante estaba haciendo el aseo del lugar y le dije que si no era su talla mi mujer se lo cambiaba. Ella pagó y se fue. Rápidamente regresé atrás…Estaban de pie, ella me llamó a su lado para decirme… ¡Amor, observa lo que te encanta! —Con cara de lujuria y sobándome la verga me acerqué para ver el momento más esperado por mí y el más deseado de su amante.–¡Voy a cogerla por su culo, quiero que observes todo de principio a fin!–¡Ponle crema o se la meto así, tu decide amigo!—Ella se adelantó a decirme: ¡Amor, lo siento pero le daré la colita ahora, solo será un momento, me lo ha prometido! ¡Ponme crema o es capaz de romperme el muy bruto así nada más!—Tome el bote y con mi dedo lubriqué el apretado esfínter de Jael, le metí mi dedo para lubricar hasta adentro de su ano, quería que no le doliera para nada, le pasé el boté a Fabián y se puso gel en la cabezota de su fierro…!Mira lo que se va a comer el culito de ella! Yo le contesté sin dejar de observar como su gruesa verga palpitaba–¡Un culo como el de ella, merece tener una verga como la tuya cabrón!–¡Te lo mereces por vergón! Jael tomó una de sus nalgas para dejar libre el camino a su ano y con otra se sostuvo de la pared.–¡Dámela ya, no te tardes hijo de puta!

–La verga de Fabián buscó su ano y sin esperar mucho apuntó firme, al principio resbalaba hacia su concha pero la dirigió aplicando más presión…hizo camino, la enorme cabeza entraba lento pero firme, se detuvo un momento para aplicar más gel, empujó y la cabezota desapareció, su culo estaba siendo conquistado nuevamente…!Aaagghhh! ¡Me rompes toda mi rey! –¡Aaaagghhh!–De pronto sentí un mareo por la excitación…aquella verga la vi desaparecer, estaba completamente enterrada, su esfínter había sido domado y abrazaba aquella gruesa verga, de repente él hizo un movimiento de cadera con maestría de atrás hacia adelante, se la sacaba por mitad pero enseguida le daba una estocada profunda…!Así es como quería tenerla, mira como se come mi verga! –¡La muy puta  se la come toda sin dificultad!—¡Quien como tú que puedes tenerla así, eres un vergudo privilegiado!–No pude contenerme y me saqué la verga y se la ofrecí a Jael para que me diera placer con su boca!–¡Anda perra, al menos esto merezco, ¿o no?–¡Mi amor, me esta rompiendo el culo en mi local…porque soy su puta,–¿Lo entiendes cornudo?

La situación estaba en su máximo placer cuando de pronto una pareja llegó al local, me guardé la verga como pude y los dejé solos nuevamente, me urgía que ya se fueran, que no compraran nada, mi esposa estaba siendo culeada por su amante, quería estar en primera fila, para ver semejante espectáculo anal. Los clientes solo vieron algunos modelos y se fueron, no sin antes preguntar a qué hora llegaría mi esposa y yo les dije que más o menos en dos horas.

Al regresar con ellos, me topé con la cara de perra en brama de mi esposa… su cabello revuelto y con la mirada perdida; estaba teniendo otro orgasmo fenomenal,!Agghhhh! ¡Aggghhh! –Balbuceando escuché que le dijo:–¡Eres un animal… un semental de putas mi rey!– Fabián le sacó la verga del culo y se la clavó por la concha, le tapaba la boca mientras seguía masacrando ahora su depilada concha desde atrás. La tenía casi desmayada, recargada a un anaquel lleno de ropa, por los empujones que recibía, la ropa estaba tirada en el suelo, eso no importaba para ambos, él solo buscaba darse el máximo placer…su propósito era saciar su sed de coger a mi exquisita esposa. Ella había tenido su orgasmo que la dejó temblando…le sacó la verga de golpe y la empujó a la pared, la trataba como un objeto sexual, pero sabía que era su forma de poseerla en cada encuentro y eso a ella la hacía sentir como una auténtica puta–¡Que bárbaro eres mi rey, me tratas como una yegua…por eso me gusta ser montada por ti…! ¡Es nuevamente el turno de tu culo puta!—

Ella sumisamente abrió sus piernas y con una mano se tomó de las nalgas para descubrir su esfínter…!Anda mi rey…es tuyo acabalo de romper! –¿Te gusta ver como me clavo a tu esposa?—Si viene un cliente no me importa que nos escuchen, ¿Oiste?–¡Que sepan que eres un cornudo!–¡Que escuchen como le rompen el culo a tu mujer en su propio local!—Mi mujer lejos de decirle o reclamarle algo por hablar en voz alta, no dijo nada, al contrario; le solicitó como toda una ramera que le llenara el culo de leche. ¡Si pinche cabrón!–¡Dámela toda, hazme tu hembra, lléname toda cabrón!—Y tu cornudo!…vete a cuidar si escuchan mis bramidos, diles que a tu mujer la están montando atrás, diles que soy una putaaaa! ¡aaaaggghhh! ¡Aaaagghh!

No soporte más y  me dirigí a ellos apunte mi verga hacia las suculentas nalgas de Jael y la vergota de Fabián, expulsé semen de forma violenta, todo directo a su verga y a sus nalgas de mi esposa, en el preciso momento en que su garrote iba buscando lo profundo de su culo…!Aaaaagghh!–!Eres una perra, una puta! Mi leche escurrió por el canal de su macizo culo sirviéndole de lubricante para penetrarla más duro y no paro de culiarla…!Amor, es un semental, mira como me hace el culito!–¡Mira como me llena el culo de leche!—Mientras me limpiaba la corrida, permití que la cogiera como quisiera, su verga desaparecia completamente y volvía a salir de forma violenta, era su forma de tomarla, de poseerla, así era como usaba el culo de Jael para sacarse toda la leche de sus huevos.

Ya no les importaba nada, Fabián estaba enviciado con la anatomía de mi esposa, una puta casera del calibre de ella es un sueño que no todos los hombres pueden encontrar, tener una hembra como Jael es imposible para muchos, gozar su cuerpo y sus rincones prohibidos era un sueño hecho realidad para mi amigo. Todos la desean pero ella lo eligió para ser su macho alfa, su semental, los demás tal vez se queden con las ganas de cogerla un día, algunos solo se tendrán que masturbar con sus diminutas tangas o exquisitos cacheteros como mi vecino. Ahora en su propio local su amante la cogía y se la seguirá cogiendo porque ella es una hembra caliente que no le importa ya el lugar para ser montada, se ha convertida en una zorra, en una puta personal dispuesta a todo.

Me salí para dejar que su macho se la cogiera a gusto, mi verga comenzaba a recobrar vida, pero me esperaría para cogerla entrando a la casa, la tomaría en la sala y ella me diría todo lo que gozó con su amante. Sus gemidos de placer ya no los disimulaban, mi mujer bramaba con la verga enterrada en el culo…La gente pasaba y ya no me importaba nada, mi mujer estaba gozando como una perra en brama montada por un macho alfa.!Plaf, plaf, plaf! Se alcanzaba a escuchar hasta afuera de la calle, a ellos ya no les importaba absolutamente nada!

De pronto vino a mi mente una especie de moralidad y pensé que no sería apropiado que la gente nos descubriera, no quería que los demás vecinos que tenían negocios alrededor de nosotros nos criticarán por nuestra conducta, era necesario seguir guardando las apariencias y con temor y sin esperar a que llegara otro cliente, bajé la cortina de acero y cerré como pude, incluso me llegué a lastimar por mi nerviosismo y preocupación de que descubrieran que se estaban cogiendo a mi mujer. Al quedarme dentro, respiré aliviado le puse seguro y fui a verlos…Mi sorpresa fue encontrar  que Jael estaba a gatas! Fabián tenía un aguante tremendo; Su gruesa verga seguía enterrada en su culo, casí se le sentaba, mientras ella resoplaba y le pedía su leche. Fabián la enculaba salvajemente  y por fin eyaculó en sus intestinos le enterró toda la verga y descargó su semen rugiendo como un toro,!Oooohh! !Oooohhh! A los pocos minutos le sacó la verga, el esfínter de ella esta tan abierto e irritado por la brutal cogida; Jael se desvaneció en el piso,..!Tu mujercita es toda una perra!—Tomé a Jael y la ayudé a levantarse, de su culo escurría semen, mucho semen…!Amor, me dejo toda rota! Yo solo le dije: ¡Estas satisfecha por ahora, mañana se que volverás hacerlo mi vida!

Ahora si te cogió muy duro!—¡Eso querías ver, recuérdalo amor!—Terminé diciéndole en voz baja:

Tuve que cerrar para que no escucharan tus gritos…ella sonriendo dijo: Hiciste bien, porque iban a descubrir que tu mujer es una puta jajajaja!!

Fabián por su parte entró al baño a lavarse la verga para disminuir el olor a culo que invadía el local, ella también entró y se duchó para sacarse el olor a sexo. Antes de irnos los tres juntos estuvimos platicando todo lo relacionado a lo que habíamos hecho, el agradecía que Jael le permitía satisfacer su deseo sexual, me dijo también que era un excelente marido por consentir que su mujer sea su puta. Después ella me besó y me agradeció por comprenderla y apoyarla para tener un amante que la satisfaga sexualmente, me aclaró que me amaba, que también le gustaba coger conmigo pero que Fabían era un ingrediente más para gozar a plenitud del sexo, el morbo y la lujuria se desarrollaba más en ella. También nos comentó que de todo su círculo de amigas, varias de ellas eran infieles a sus parejas, que se veían a escondidas con sus amantes. Me agradeció al permitir que puede coger frente a mi y no hacerlo en la clandestinidad. Termine diciendo que estaba feliz con verla gozar con otro hombre y que mejor que era Fabián porque era discreto y buen amante y agradecerle especialmente por poseer una verga digna de coger a una hembra tan bella como mi esposa.

Nos besamos los tres como un pacto de complicidad, Fabián prometió seguir siendo discreto y recalcó el vicio que tenía por el culo de mi esposa, que el siguiente encuentro tendría que ser otra vez en el local, porque encontró demasiado excitante escuchar voces de clientes a metros de donde ellos cogían, por eso quería repetir cuantas veces fuera necesaria. Jael estuvo encantada y dijo que eso iba a proponernos que quería repetir. También le solicitó que pasará a la casa los sábados y domingos por la noche para evitar ser visto entrar de tarde por los vecinos porque no queríamos ningún inconveniente. Finalmente mi esposa le dijo que estaríamos fuera unos días pero en cuanto regresáramos quería verlo en el local nuevamente. Salimos los tres, eran casi las 9 de la noche, pasamos a dejar a mi amigo a su casa y me fui con mi esposa a casa, sabía que me esperaba otra sesión de sexo con ella y me urgía descargar mis huevos en lo profundo de su concha.

Por el momento es todo amigos, espero sus comentarios a mi correo: cornox_@outlook.com contestaré a todos y si mujer lo permite puedo mandar una foto de ella. Saludos.

(Visitado 8.550 veces)
Me gusta / No me gusta