Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Con Eva en el tren

4 de mayo de 2009

Se lo comencé a rozar un poco por la entrada de la vagina, hasta que mi pene se quedó totalmente mojado. Separé mi cara un momento de la suya, y vi que tenía los ojos cerrados del placer. Ella levantó una pierna, para que entrase mejor. Bajé la mano hasta su coño, que tenía mi pene casi entero dentro, y rebusqué su clítoris, y comencé a masajearlo, mientras le metía y sacaba una parte del pene. Así llegó al orgasmo, y yo con ella.

Estimados lectores, me llamo Alberto, y soy un joven de 19 años. Esta historia incluye a un colega de escuela, llamado Sergio. Él y yo somos la pareja (cómica), perfecta. Somos simpáticos, agradables y las personas con más encanto de este mundo; cuando nos ponemos a hablar entre los dos conquistamos a cualquiera, o al menos, conseguimos sus alabadas sonrisas.

Bueno, comenzaré explicando que yo tengo novia desde hace más de un año (todo un récord, porque a parte, soy algo insoportable), y que Sergio, un año menor que yo, aún es virgen. Pero la cosa está en que estamos más quemados que la pipa de un indio: Solemos hablar de guarradas, delante de la gente… criticar a todo el mundo, ya que somos algo prepotentes.

Yo quiero mucho a mi novia, y jamás he pensado en la infidelidad, pero creo que tengo (como todos), una cosa llamada instinto animal. Sucedió que un día, en un tren bastante abarrotado, camino a la escuela, nos sentamos delante de una moza, de nuestra edad, con una cara preciosa, el pelo castaño largo… y unas piernas descubiertas por su minifalda preciosas. Como no, la miramos, nos echamos las miradas de código secreto, y sonreímos. Y… comenzó la función.

Comenzamos a discutir sobre una palabra incorrecta, y ella, sonrojada y tímida, nos corrigió a los dos. Así comenzó nuestro diálogo con ella. En media hora, conocimos todos sus datos; se llama Eva, 20 años, universitaria.

Uno de nuestros diálogos era para criticar lo de universitaria. Dijimos que una mujer tendría que estar cocinando y follándose al marido únicamente, dejando los estudios (en plan broma, y entre risas).

- ¿Ah? no veas que machistas… ¡y más tú! ¡Encima vicioso! ¿Cómo que follando? será haciendo el amor.- No, no, no, las chicas no queréis que se os haga el amor, queréis que se os follen. – ¿Pero qué dices? nos gusta la ternura… – Te equivocas… o es que no lo has probado… ay, si te cogiéramos nosotros- típica pregunta trampa.

Ella agachó la cabeza, sonrojada. Sergio y yo nos miramos.

- Oye, que es broma, no te enfades Evita. – No, no me enfado… si sois muy graciosos. Yo se que lo decís en broma. – Bueno… tanto como en broma- (otro típico comentario, para insinuar.)

Pero ella, en vez de quedarse callada o contestar con grosería, me miró a los ojos. Luego, estiró la cabeza, y vio que el vagón se había vaciado casi por completo. Sergio y yo, hicimos lo mismo. Era sorprendente ver como en dos paradas se bajaba todo el pueblo. Al volver la mirada hacia delante, me fijé en sus piernas, abiertas de par en par, y pude verle el tanga rosa. Y mis ojos saltaron de las órbitas al ver que tenía una pequeña mancha de humedad.

Ella se levantó, y se acercó a decirme algo a la oreja.

- Tienes la boca muy grande, pero eres un crío, y fijo que no sabes ni encontrártela.

Me estaba amenazando, o al menos, amenazaba mi orgullo. Levanté la mirada, y fruncí el ceño a modo de que aceptaba su “apuesta”. En un tono más elevado, me dijo:

- Anda, ayúdame que el paño del lavabo está muy duro.

Miré a Sergio, que no se enteraba de nada, y Eva y yo fuimos al compartimiento de detrás del vagón, donde estaba el escusado. Me agarré al mango, y noté que se abría con facilidad. Al abrirse la puerta, ella me empujó dentro del lavabo, y cerró el pestillo.

Sin decirme nada, me besó, y comenzó a comerme el cuello, cosa que me pone cachondo, y al notar mi erección, metió la mano debajo del pantalón y comenzó a tocármela, yo tuve que separarme.

- ¿Ahora te rajas?- Me dijo.

Eso me picó aún más, la empujé contra la pared, y la comencé a besar, y mientras, le bajaba el tanga, sin quitarle la minifalda. Estaba calentísima, y le chorreaba el coño. Con la misma mano que la sobaba, me bajé un poco el pantalón y el calzoncillo (llevo ropa ancha, y es fácil hacerlo), para dejar mi pene al descubierto.

Se lo comencé a rozar un poco por la entrada de la vagina, hasta que mi pene se quedó totalmente mojado. Separé mi cara un momento de la suya, y vi que tenía los ojos cerrados del placer. Me agaché un poco, apuntando a la entrada, y le di una embestida. Ella levantó una pierna, para que entrase mejor.

Así estuve unos cinco minutos con el mete-saca, hasta que decidí hacerle un favor: bajé la mano hasta su coño, que tenía mi pene casi entero dentro, y rebusqué su clítoris, y comencé a masajearlo, mientras le metía y sacaba una parte del pene. Así llegó al orgasmo, y yo con ella. Al notar que había acabado, me separé, me coloqué bien el pantalón, y ella recogió su tanga que, no se como, acabó detrás del lavabo, seguramente de una patada.

Salimos del lavabo, los dos por separado y como si no hubiese pasado nada, y nos volvimos a sentar en nuestros sitios.

- ¿Que pasa, nen?, ¿habéis ido a otro tren o que? – Es que estaban todos los servicios ocupados…

Ella, al oírme decir eso, solo soltó una carcajada.

A la siguiente parada se tuvo que bajar ella. Nos despedimos de Eva, y al pasar por mi lado, me dijo que tomaba todos los lunes el tren de las 14:32.

Al volver, aquella noche, del colegio, subí a visitar a mi novia, después de despedirme de Sergio. A él no le iba a contar nada… pero me quedé pensando si debía contárselo a mi novia y perder aquella relación tan buena que tenemos.

Hoy es el siguiente lunes, y aún no le he dicho nada a mi novia, aunque lo siento por ella. Deseadme suerte en el tren…

Autor: Guapo mucho si

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados