Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Con la esposa de mi tío

3 de agosto de 2006

Hola a todos los lectores, lo que les voy a relatar me sucedió a mi hace 2 años cuando contaba con 18 años, mi tío esta casado con una mujer muy guapa que se llama Catalina, una hembra de 36 años alta, con un muy buen culo y unos pechos no tan grandes pero tiene lo suyo.

Ellos vivían cerca de nuestra casa pero ahí no comienza la historia. Todo comienza cuando mi tío desgraciadamente fue a prisión por un enredo que ni yo logré entender, lo cierto del caso es que a Catalina le tocó irse a vivir con nosotros, cuando ella llegó yo me excité mucho, luego mis padres la instalaron en una habitación.

El día siguiente fue lo mejor, mis padres trabajan, ella no, y yo en vacaciones estaba solo con ella, yo la veía y disimuladamente me masturbaba, el primer día ella se levantó y muy atenta me hizo mi desayuno y me dijo, Juan yo me voy a bañar, me le pones cuidado al teléfono por si me llaman, y yo claro mientras se bañaba entré a su cuarto y vi un cajón lleno de tanguitas minúsculas de varios colores, me hice una tremenda paja por lo que veía, cuando salió del baño alcancé a disimular que veía otra cosa, entonces me dijo llorando que ella no soportaba lo que le pasó a su marido, entonces aproveché y la abracé, ella estaba con una toalla que envolvía su cuerpo y yo todo erecto, la consolé un rato pero yo no aguantaba más y le dije, me salgo para que te puedas vestir, y me dijo no tranquilo yo creo que mi cuerpo no tiene nada que tú no conozcas y yo sonreí y le dije pues si.

Y mientras se desnudaba me iba hablando y yo solo la miraba, se quitó la toalla y casi me infarto yo, se comenzó a secar su vagina pero se volteaba como para no mostrarme tanto.

Cuando abrió su cajón y sacó unas tanguitas súper pequeñas con un triangulito diminuto, el la parte de atrás, y se lo puso, luego su pantalón y su blusa sin brasier.

Cuando se vistió me dijo, ustedes ¿donde lavan la ropa? y le dije, allí atrás ven te muestro, y entró al baño y sacó de su pijama envuelto, unas tangas blancas y se las colgó de un dedo y me dijo, para lavar esto, y yo, la ropa interior cada uno la lava en el baño, ah, ya, pero los lavaré aquí y se puso a lavarlos, le dije esa ropa interior tuya tan chica, y me dijo, a mí me fascina así, me excita y a mi marido también, mi tío si era un duro.

Aparte de eso yo también la espiaba cambiándose de ropa y cuando ella salía del baño yo entraba y me masturbaba en sus tangas. Una tarde se quedó dormida y la llamaron por teléfono y fui y la traté de despertar pero nada que despertaba, entonces colgué la bocina y me aproveché de eso para tocarla, ella tenia una falda pero tenia una sabana encima, entonces lentamente se la quité y la comencé a manosear y yo temblando, y con la otra mano me pajeaba, entonces quise ir más allá y le corrí la tanguita y le lamí el coño rasurado de dos días, sabía salado pero era delicioso la volví a poner como estaba y me retiré.

Cuando un día ella salió de bañarse como todos los días, entré a hacerme mi paja por sus tanguitas y ahí estaban, comencé a hacerme una gran paja, cuando llegué al clímax salió un blanco chorro de semen y empapó las tangas, en ese momento ella salió y me tocó la puerta y yo ¿que pasa?, me dijo, Juan es que necesito entrar, y yo todo apurado puse las tangas donde ella las había dejado me acomodé el calzón como pude y salí, le dije que ¿te pasó?, me dijo una cosa personal pero te contaré, mira es que tengo todas mis tangas mojadas porque no las lavé, y me voy a poner las que tenia ayer, ya el corazón mío iba a mil, pero esas están sucias, y me dijo, no importa, luego me baño otra vez, y no la pude detener, y cuando vio las tangas dijo, ¿que es esto?, no, tú te quedas, mira Juan, yo conozco muy bien el semen y esto es semen, ¿ahora que me pongo?, y yo todo asustado le dije, discúlpame, es que esas prendas tuyas son irresistibles. Y me dijo, mira la verdad es que quería llevarle esas tanguitas a mi esposo, era una sorpresa, pero así no puedo, pero igual luego se las llevo, me voy a ir sin bragas igual voy a que me follen en la cárcel y cuando vuelva hablaremos de esto OK y deja esa prenda como está y yo listo. Y le dije pero por favor no digas nada, y me dijo descuida no diré nada.

Me quedé en la casa cuando como a las 2 horas ella regresó toda triste, ¿que te pasa?, me dijo hubo un problema en la cárcel y no me dejaron entrar, y yo por dentro feliz, pero le dije, ah que falla, y me dijo no importa luego será. Al rato me llamó y me dijo, ven que te voy a interrogar y comenzó a preguntarme, ¿por qué te masturbas con mis tangas?, es que tú me excitas. Y me dijo pero no entiendes que soy la esposa de tu tío, si pero, y me dijo, pero nada, mira yo también tengo muchas ganas de sexo, te voy a dar la oportunidad de cogerme y qué. Y me dijo si hagámoslo pero me tienes que hacer el mejor sexo y yo listo.

Me dijo trae las tanguitas que tienen tu semen, se las traje y se las chupó todas y me dijo, si esta delicioso, desnúdate. Me quité la ropa y la tenia toda parada, entonces ella se desnudó, me abrazó y me dijo, ojalá hagamos lo correcto, y yo, si, esto es lo correcto, y pensé, tío discúlpame.

Y la tiré a la cama delicadamente y la besaba por todas partes luego coji mi pene y se los puse en la cara y me la comenzó a mamar, y luego me dijo penétrame…penétrame, y la penetré, fue delicioso, comencé a metérsela y sacarla, luego de un buen rato de verga sentía que me venia y la saqué, le boté mi lechita en la cara, se la dejé llena de semen, luego me dijo toda excitada, mira, si eres capaz dámela por el culo, y yo claro hice el esfuerzo, y con mucho dolor se la metí por ese culo, luego la volteé y con mi pene le golpeé suavemente la vulva y ella también eyaculó, le salió un gran chorro, bajé y se la chupé toda, y puse mi lengua dura y la penetré con mi lengua, luego le hice la paja rusa, le metí mi pene entre las tetas y ella gemía, todo rico luego salimos de su cuarto y nos duchamos.

Algunos días después de esa deliciosa sección de sexo, ella salió del baño y ese día no fui a masturbarme con sus tangas si no que ella me las trajo, eran unas braguitas chiquitas y estaban humeadas oliendo a su chichi, y con una lefita amarilla como todas las de ella cuando están usadas. Entonces me dijo, mira esto es para ti, cuando te masturbes, límpiate el semen con ellas y me las pasas que yo las lavo.

Entonces me dijo, pero ven y me haces un favor, y yo claro fuimos a su cuarto y se quitó la toalla y me dijo, me haces el favor y me vistes, entonces tomé las tangas que ella me pasó y me las puse en la boca con la parte que tapa el coño en mi boca y ella me decía, no hagas eso están sucias, y yo, no importa, desde que sean tuyas, eso no me importa, y ella se rió…..

Primero le puse sus bracieres, se los acomodé manoseando sus tetas, y luego le iba a poner las tanguitas y le vi su vagina, le falta rasurarse, dije, te la rasuraré, y me dijo, si pero con cuidado, y le puse crema depilatoria, y ella acostada en la cama y con cuidado le iba pasado la cuchilla, luego la limpié y la terminé de vestir.

Después de eso pasaron muchas cosas que luego les confesaré mis amigos.

Todo terminó muy bien, al cabo de un año mi tío salió de prisión y todo volvió a la normalidad auque aún me sigo cogiendo a mi tía…

Espero que les haya gustado opinen en mi correo electrónico

Autor: Juan eljuanes123 (arroba) hotmail.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Con la esposa de mi tío, 7.0 out of 10 based on 9 ratings
  
categoría:

1 comentario »

  1. profe zamora dice:

    muy bueno exitante

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados