Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Con mi profesor

14 de julio de 2003

Os voy a contar la historia que me sucedió hace un año y

Hola a todos: Os voy a contar la historia que me sucedió hace un año y terminó con una crisis psicológica que tenía.

Mi nombre es Susana y vivo en Barcelona. Tengo 38 años y he tenido problemas tanto laborales (estaba parada) como familiares por problemas de salud de mi padre, que la verdad estaban haciendo mella en mi.

Soy una chica de 1,65, delgada con los ojos marrones y los pecho algo pequeños. El caso es que me llamaron de la oficina del paro para un curso de ofimática de 400 horas. Ya había hecho algún otro curso y no sirvió de mucho, pero como no podía quedarme todo el día metida en casa y no me salía empleo, pues lo acepté.

Yo he tenido algunas experiencias con otras parejas pero siempre terminaron bastante mal.

Bueno, en el curso había buenos compañeros, mas bien compañeras por que solo había un alumno y trece alumnas, y se fue generando un clima agradable de aprendizaje. A lo largo del curso tuvimos varios profesores, pero hubo uno que nos dio la mayoría del temario. Era un chico de 30 años aproximadamente, bastante normal, pero con una sonrisa encantadora que poco a poco fue gustándome.

Las otras alumnas y yo a veces le involucrábamos en conversaciones picantes cuando hacíamos descansos, le preguntábamos si tenía novia, y alguna vez por fantasías eróticas. El se ponía colorado al principio y nos sonreía, pero más adelante, cuando el curso iba finalizando, el tomó confianza y nos contó que una de sus mayores fantasías era hacérselo con una chica de colegio.

- ¿No querrás decir con alumnas, no? Por que creo que eso es lo que somos.

- No me importaría, pero solo es una fantasía – Replicó el profesor volviéndose a poner colorado como al principio del curso y lanzando una risita forzada.

- El curso se acababa y decidimos ir a una cena de despedida, así que decidimos ir a cenar a un restaurante y después a bailar salsa a una discoteca que hay en Carrer de Roselló. En la cena bebimos bastante, y no dejamos que la copa del profesor estuviera vacía nunca.

Cuando llegamos a la discoteca todas estábamos bastante excitadas por el alcohol y nos pusimos a bailar con él y el otro alumno. Cuando baile con él, tenía una erección bastante buena, y la lambada que pusieron sirvió para ponerle peor. Recuerdo que empezamos a susurrarnos cosas al oído y yo le dije que era el profesor más atractivo que me había dado clase, y que bailaba fenomenal a pesar de la bebida. Nuestras miradas se cruzaron, pero esa noche no pasó nada.

A lo largo de los meses siguientes nos llamamos varias veces y quedamos ya él y yo solos, para ir al cine o ir a cenar. Él me dijo que tenía novia y que la relación no iba nada bien. Pero aunque me trataba bastante bien e incluso me acompañaba a casa, yo empecé a pensar que no le atraía por que no sucedía nada más que una relación de amistad.

Pasaron los meses y la relación se enfrió bastante, tanto que yo me olvidé de él.

Un día después de seis meses, me llamó y quedamos para comer. La comida fue bastante entretenida y me comentó hacer una excursión de un día a la playa, a un sitio que no estuviera muy lejos, a lo cual accedí gustosa.

A la semana me llamó y me dijo que fuéramos a Cambrils, un sábado, pero que dijera en casa que dormía fuera. Así lo hice, preparé la mejor ropa y un bikini muy pequeño y a la hora señalada estaba en casa esperando su llamada.

A las doce bajé vestida con una falda corta y una camiseta top que me había comprado en el corte inglés para la ocasión. Él me esperaba en un BMW blanco y me abrió la puerta del copiloto para que yo entrara.

- Muy amable, ¡nunca me habían abierto una puerta en un coche!- le dije.

En poco tiempo llegamos al hotel Cambrils Princess entre Cambrils y Salou. El hotel era bastante bueno y las habitaciones muy confortables. En seguida nos fuimos a comer al restaurante del hotel y él me dijo que si me gustaría jugar al juego de los sentidos.

- ¿Qué es eso, un juego de cartas? – le dije, ingenua de mi.

- Es un juego en el que hay que adivinar que sientes con los ojos vendados.

Aquello

me parecía excitante, y como era algo nuevo, le comenté que me gustaría jugar un poco. Nada más terminar un delicioso tiramisú, subimos a la habitación y pusimos el cartel de no molestar.

Él sacó pañuelo de seda negro y me vendó los ojos.

- ¿Ves algo?- me dijo con voz profunda.

- No, no veo nada de nada – le contesté.

Me cogió de la mano y me colocó de pie frente a la cama.

- Ahora vengo – Me susurró al oído.

Aquella situación era nueva para mi y la verdad es que estaba un poco nerviosa por que no sabía que es lo que me podía hacer. Perder el sentido de la vista te deja un poco indefensa y más en aquellas circunstancias.

Oí sus pasos dirigiéndose hacia mi, y sus palabras que me decían:

- Tienes que adivinar que es lo que voy a ponerte en los labios.

Me sentí tensa, y ansiosa por que el objeto que iba a sentir no llegaba. La verdad es que pensé que podía ser algún objeto de esos que te inmoviliza la boca o algo así, y no me hacía mucha gracia, pero me iba a dejar hacer de todas maneras.

Por fin llegó una cosa fría a mis labios. Mi primer instinto fue retirarlos, pero él me tranquilizó con algunas frases. Deje abrir la boca y el objeto frió y blando se introdujo en ella.

- ¿Sabes ya que es?

- Está blandito – le dije lamiéndolo con la lengua.

- Puedes morderlo si quieres –

Mordí aquello y salió un sabor que me dio la pista definitiva.

- ¡Una fresa!- exclamé.

- Si, buena alumna.

Bueno, ahora viene la segunda prueba: La resistencia. – me dijo al oído.

¿Qué sería eso de la resistencia? Me estaba empezando a gustar el juego.

Al principio no notaba nada, pero luego noté que se había colocado enfrente muy cerca de mi, aunque no me tocaba. Empecé a notar su respiración cerca muy cerca de mi cara, de un lado a otro, como intentando darme un beso. Yo incliné la cara hacia delante facilitando el beso que llevaba tantos meses deseando, pero él se fue hacia atrás para evitarlo.

- Tienes que resistir, Susana, estate quieta.- Me susurró.

Yo estaba empezando a excitarme y notaba como él se situaba detrás ahora para seguir con la tortura. Me dio un leve toque con su paquete en mi culo y yo solté un gemido.

- Buena chica –

- ¡No puedo más! – le dije.

- Bien pasemos a la tercera fase. Me dijo.

Entonces me dio la vuelta, para situarme de pie dando la espalda a la cama.No tenía ni idea de cual iba a ser su siguiente movimiento pero notaba una excitación tremenda. Entonces empecé a notar una lengua por el interior del muslo. Él se había sentado en la cama y estaba haciendo las delicias de cualquier mujer. Si subir mi corta falda, se internó por dentro de mis piernas, metiendo la cabeza entre ellas.

- ¡ahhhah! Me vas a matar….

Yo abrí ligeramente las piernas para facilitar la maniobra.

El lamía mi conejito por encima de mis bragas y la excitación era tal que mis piernas empezaron a temblar. Me subió la falda hasta la cintura dejando mis braguitas tanga al descubierto.

- Noto tus bragas mojadas con mi lengua y no es mi saliva- Me dijo.

Yo solo pude responder con un leve gemido de aprobación.Noté entonces como me bajó las bragas hasta la mitad de los muslo dejando así mi sexo al descubierto. Pensé entonces que iba a lamerlo ricamente, y solo de pensarlo estaba excitadísima.

Para mi sorpresa su siguiente movimiento se dirigió a mi culo, lamiendo y metiendo con fruición su lengua que me hizo temblar y casi caerme.

- ¡aaaahhhaahh que rico! – grité para todo el hotel y parte de Cambrils.

Nunca me habían hecho eso y por eso estaba pensando dónde estuve yo todos estos años perdiéndomelo. El no despegaba su lengua mientras acariciaba mis labios y después mi clítoris con mucha dulzura.

- ahhh sigue, por favor.

Cuando ya podía notar mis jugos resbalando por mi pierna, se levantó y puso su verga apoyada en mi culo. Noté inmediatamente que estaba desnudo por completo.

- Por favor sigue, no te pares ahora- Le supliqué mientras frotaba mi culo en su verga.

- Está bien – dijo secamente mientras me empujaba encima de la cama quedando boca arriba.

Se tumbó sobre mi y terminó de quitarme las bragas y la camiseta mientras jugaba con su verga rozando mi clítoris y con su mano masajeaba mis teitas bajo el sujetador.

- Vamos, no seas malo por favor – le dije mientras veía estrellas de placer rondando la oscuridad de mi venda.

Empezó a hurgar mi boca con sus dedos índice y anular y yo sorbía desesperada enseñando toda la desesperación y pasión que llevaba dentro.

Sacó sus dedos y en un hábil movimiento me dio un beso profundo en mi boca mientras con los dedos mojados acariciaba el clítoris y me metía su verga por fin de un golpe y hasta lo más profundo de mis entrañas.

- AAAAAhhhhhhhhhh!!! Que bueno eres cabrón, ah, ah. Ya estaba corriéndome a borbotones, sin haber sabido nunca que yo podía correrme de esa manera en 38 años de malas relaciones. Aaahhhh!!!!!

- Sigue, sigue, no pares – le gritaba.

Después de correrme de esa manera bestial, él siguió follandome como nunca lo habían hecho antes, y con la mano libre que le quedaba metió dos dedos en mi lubricado culo que hacía tiempo que lo venía pidiendo.

Después de cabalgar en esa postura me vino el segundo orgasmo que me dejó las piernas temblando, y entonces él metió su verga en mi agujerito deseoso, para acto seguido correrse dentro de mi, terminando así su faena.¡Menudo torero! Pensé yo.

Me quedé en el cielo de la habitación flotando durante al menos quince minutos perdida en el espacio y en el tiempo, mientras él dormía, para después bañarnos y cambiarnos para seguir el día en una cena muy erótica.Bueno, ya os contaré lo de la cena, pero espero vuestros comentarios a

Autor: Susanage90

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Con mi profesor, 10.0 out of 10 based on 1 rating
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados