Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

CON PABLO COGIAMOS TODOS LOS DIAS

1 de septiembre de 2008

Pablo es mi mejor amigo con él comparto todo desde hace 15 años, incluso ahora desde que yo vivo sola a veces se queda a dormir, desde siempre dormimos juntos y nunca había pasado nada hasta que el día llegó.

Somos muy amigos y nos contamos todo, él sabe de cómo me gusta masturbarme, mi debilidad por chupar pijas, también sabe de que forma me gusta que me la metan en la concha, obviamente también sabía que mi colita era virgen.

Yo también sabía que tiene una pija hermosa (a pesar de que nunca la había visto, su ex novia me lo había contado), conocía como le gustaba coger, como le gustaba que se la chupen y también todas sus fantasías.

Era el cumpleaños de uno de nuestros amigos. Estaba muy bien vestido, tenia puesto un pantalón de vestir negro (que le marcaba muy bien el culito paradito y grande que tiene), y una camisa azul oscuro con un par de botones desabrochados (que dejaba a la imaginación de todos su torso desnudo). Yo estaba usando una falda negra con tablas, que me llegaba hasta la mitad de los muslos y una remera blanca un poquito transparente.

Él estaba sentado en un sofá hablando con un amigo con una copa en la mano y yo estaba bailando con el chico que cumplía los años. Sentía la mirada de Pablo permanentemente sobre mí, entonces me di vuelta y le pregunte porque me miraba tanto. Me respondió que estaba muy linda, que era la primera vez que le ponía tanta atención a mi cuerpo. Me puse toda roja y seguí bailando.

Luego no lo volví a ver por un largo rato, ya más tranquila me entretuve con unas amigas hablando, subí al baño y él estaba besándose y toqueteándose con una chica, me miro y yo me hice la que no lo había visto. Cuando salí del baño ya no estaban más ahí. Mientras bajaba la escalera alguien me llamaba desde arriba, me doy vuelta y era Pablo.

- Me quiero ir, me siento mal, me dice – Me lo imaginaba, Pablito. Con todo lo que tomaste. – ¿Te animas a manejar vos? Te doy las llaves del auto. – Bueno dale ¿te llevo a tu casa o te quedas a dormir en la mía? – Me quedo a dormir con vos. – ¿Por qué siempre tengo que soportar todas tus borracheras? – Jajajaja, como te quiero linda. Vamos a casa dale.

Saludamos a nuestros conocidos y nos subimos al coche, puse un poco de música. En el auto se desprendió el pantalón, reclinó la butaca del auto y se quedó dormido. Paré en una estación de servicio para cargar nafta. Cuando subí de nuevo al coche él estaba despierto y empezamos a hablar de sexo, cosa que para nosotros es habitual.

- ¿Viste la chica con la que estaba en el cumpleaños? Me preguntó – Si ¿Quién es? – La prima de Gastón. No se que me pasa pero la verdad es que hoy me la pasé todo el día con la pija dura, tengo toda la impresión de que voy a terminar gastando plata en una puta para que me saque toda la leche que tengo.

Cuando dijo pija dura lo primero que hice fue mirársela, y era verdad estaba muy parada; se dio cuenta de mi mirada, pero no dijo nada. Pasamos por un bar y me dice que pare el coche ahí que quería tomar algo. Nos sentamos y yo le aviso que voy al baño que pida un jugo de naranjas para mí. Regreso del baño, me siento y nos ponemos a hablar.

- Así que anda caliente el macho latino, que raro porque vos siempre te sacas las ganas. – Es que tengo ganas de ponérsela pero no a cualquiera – ¿No? ¿Y a quien?, si se puede saber. – Ya te vas a enterar. Laly (así me dice él), te pedí el jugo. A propósito, estás hermosa te juro que tus tetas hoy parecen el doble de grandes.

- Jajajaja ja, no me hagas poner colorada. – Hoy en la fiesta me moría de ganas de tocarte la cola, te juro que sentía unas tremendas ganas de ir y tocártela, pero no como amigo, sino como hombre.

Me levanté de la mesa y le dije que nos fuéramos que se estaba pasando y que había tomado demasiado. Llegamos a mi casa, entré al baño y él se fue para

la pieza. Cuando entré estaba dormido, así que me acosté al lado de él, de espaldas. Me desperté de golpe sintiendo algo muy duro en mi culo, y una lengua en mi cuello.

- Viste como me pusiste la pija, que linda que sos, tengo muchas ganas de sentir todas esas cosas que me contaste y que me contaron que sabes hacer tan bien. – No podemos hacer esto. – ¿No te caliento?, es eso. No te gusto.

Cuando dijo eso yo me había dado vuelta y nos estábamos besando como dos desesperados, prendí la luz, me arrodillé al costado de la cama y le dije que se sacara el bóxer que necesitaba verle la pija, mientras me iba sacando la ropa. Se sacó el bóxer y salió una pija hermosa, muy grande con la cabeza toda colorada y que yo sentía que me estaba diciendo chupame toda.

Le agarro la pija con una de las manos y abro la boca de par en par engulléndome toda esa pija increíblemente grande y hermosa, la saboreo y comienzo a sentir como esa pija me llena toda la boca. La toma con una de sus manos y me la empieza a golpear en la boca al tiempo que yo saco la lengua y se la paso por la cabeza, le chupo todo el largo de la pija pasándole la lengua mientras con la mano que tengo libre le empiezo a manosear los huevos llenos de leche.

Le chupo los huevos mientras le hago una paja, me toca las tetas y me dice que le encanta como se la estoy chupando, paro de hacerle la paja y le miro la pija, me pregunta si me gusta y le digo que es hermosa y que quiero que me llene toda de leche. Se la empiezo a chupar la cabeza con mucha fuerza y al mismo tiempo lo pajeo. Me dice que me va a llenar toda de leche si se la sigo chupando así, me corre la cabeza y se empieza a pajear en mi boca mientras yo saco la lengua y le chupo la cabeza, le chupo los huevos mientras él se pajea, vuelvo a chupar esa cabeza que tanto me calienta.

Me dice, -Vení, chupá putita hermosa que te voy a llenar toda la boca de leche.

Se la chupo como una desesperada sin parar, casi ahogándome siento como la tengo casi toda adentro de mi boca, me vuelvo loca, quiero que me acabe, de pronto me dice que esta por acabar y la leche comienza a salir de manera muy fuerte, sale tanta leche junta que me atraganto pero no paro de chupar, porque es la leche más rica que probé, me la tomo toda y cuando termino de limpiársela bien con mi lengua le doy un par de besos en la punta de la pija.

Me levanta del suelo me pone boca arriba en la cama y me dice, vamos a ver que tan caliente esta la nena. Mi concha estaba muy mojada, mis pezones todos duros y me estaba muriendo de ganas de que me coja toda y que me llene de leche por todos lados. Me metió dos dedos en la concha y me mordía los pezones.

Metía y sacaba los dedos muy rápidamente, con su lengua bajo y me chupó el clítoris en circulitos, mordiéndomelo de una manera hermosa, yo gritaba de una forma increíble y él me decía que le encantaba lo puta que era y que hace mucho que me quería coger, que toda la calentura que tenia era por mi concha y por mi culito, que esa iba a ser la noche, que me iba a romper todo el orto y que me iba a hacer llorar de dolor.

Acabé en su boca, nos besamos y me puse arriba de él mientras le tocaba la pija que ya estaba dura de nuevo, él me chupaba las tetas. Le agarré la pija y me mandé la cabeza adentro de la concha. Tenia una pija tan gruesa y larga que no me animaba a metérmela de golpe, me agarró del culo y me la clavó toda adentro.

Mi concha se mojó tanto al sentir que esa pija me llenaba toda, que pegué un grito hermoso. Me sentía la más puta de todo, me encantaba como me estaba garchando (fornicando), tenia una pija terrible adentro mío, me empecé a mover muy rápido, el empezó a jugar con un dedo en mi culo mientras yo me movía el dedo se iba metiendo cada vez un poco más adentro de mi orto.

Me sacó de arriba suyo, me puso en cuatro patas arriba de la cama y empezó a chuparme la concha, me besaba los labios mayores, luego los abrió con las dos manos y encontró mi botoncito que le decía que por favor me lo chupara, que necesitaba esa lengua, me lo chupó de una forma increíble, tanto que le acabé dos veces, puso su lengua en la entrada de mi concha y me empezó a coger como una loca, llevó su lengua hasta el agujerito de mi culo, me encantaba sentir su lengua ahí, estaba muy caliente, sentía como mi culo se iba abriendo dejando que su lengua entrase como quisiera.

Mi culo le estaba pidiendo un dedo, me metió el dedo mayor en el culo y dos dedos de la otra mano en mi

concha, yo gritaba desesperada y le pedía que me cogiera mucho, que quería tenerlo todo adentro. Volví a acabar.

Me paró, me puso contra la pared de espaldas y me dijo: – Puta de mierda, ahora vas a ver lo que es coger y lo que significa tener una pija en el medio del orto.

Sin preámbulos me abrió los cachetes del culo y empezó a empujar, yo le pedía que pare que me dolía y el me decía que era muy puta y que el sabia que me estaba mojando increíblemente mientras sentía su pija en el culo, era verdad la concha se me estaba haciendo agua de una manera hermosa, lloraba de dolor y gozaba era hermoso.

Cada vez la metía más adentro y ya no me dolía tanto, gritaba muy fuerte y el cada vez me cogía más rápido, me acabó en el culo, sentía como su leche salía de mi culo. Me dio vuelta me subió encima de él y me puso la pija en la concha, no la tenia muy dura porque recién había terminado de acabar, me cogía contra la pared mientras me besaba y me tocaba las tetas.

Le acabé en la pija, le dije que me la sacara que se la quería chupar. Le chupé toda la verga, estuve mucho tiempo chupándosela, cuando me estaba por acabar me la puse entre las tetas y le empecé a pajear la pija con mis tetas, me estaba acabando así que abrí la boca y traté de tragarme lo que podía, me quedaron las tetas llenas de leche, me empecé a pasar la lengua por las tetas mientras éel sentado en la cama me miraba.

- Vení, sentate enfrente mío, quiero ver como te pajeas, quiero que te pajees para mi, yo voy a hacer lo mismo.

Me senté, abrí bien las piernas mostrándole mi concha depilada, me dijo que tenía la concha muy colorada y que el clítoris parecía que iba a explotar, comencé a pajearme, con una mano me tocaba el clítoris y con la otra mano me metía dos dedos bien adentro de la concha. Él se estaba pajeando muy rápido y yo veía esa cabeza tan roja y lo único que quería hacer era chupármela.

- Me calentás mucho papito, quiero que me cojas toda. – ¡Ay puta! Te voy a venir a coger todos los días.

Acabamos los dos al mismo tiempo, apuntó con su pija a mi cara así que pude tragar un poco de su leche.

- Putita, vamos a bañarnos, quiero dormir así mañana cuando nos despertamos te rompo toda de nuevo.

En la ducha volvimos a coger como unos desesperados. Apenas nos metimos debajo de la lluvia me puso de espaldas y metió de golpe toda su pija adentro de mi culo, yo gritaba y lo agarra de la cola para que me cogiera más profundo, me encantaba tenerlo adentro, con una de mis manos empecé a tocarme el clítoris y él metió tres dedos en mi concha, acabé tres veces así.

Cuando estaba por acabar paró de moverse dejando la pija adentro de mi culo y me dijo que ahora quería que yo me cogiera toda su pija, empecé a moverme de adelante para atrás mientras lo agarraba de la cola, haciendo que esa pija preciosa me penetre y me abra cada vez más mi culito. Me volvió a llenar el culo de leche.

Desde aquel día con Pablo cambió todo, al principio cogíamos todos los días, me encanta chupársela, hicimos algunas orgías, la verdad es que la pasamos muy bien, ahora además de ser muy buenos amigos, nos entretenemos como dos locos cogiendo.

Aguardamos vuestros votos…Azul…Gracias…

Autor: Azul putaycalentona (arroba) hotmail.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
CON PABLO COGIAMOS TODOS LOS DIAS, 9.0 out of 10 based on 1 rating
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados