Conociendo a Lucia

Lucia es una profesora de instituto que va al gimnasio de mi primo Javi. Es casada de 35 años, muy atractiva, de buen cuerpo, 100-65 115, muy nalgona y caderona, tetas grandes, es de estatura mediana y tiene un bonito rostro. Siempre acude al gimnasio con ropa sexy, sin ser muy atrevida, donde resaltan sus curvas. Desde que llego al gimnasio ha sido siempre muy deseada y acosada sexualmente por los hombres, con escaso éxito.

Una tarde después de comer Lucia vino al gimnasio. Mientras hizo su rutina con Javi y con Marcos nos dedicamos a mirarla y a fantasear con follarnos a Lucia. Éramos los únicos y no dedicábamos más a mirar a Lucia que a hacer nuestra rutina. Cuando Lucia terminó la suya se fue a duchar y salió vestida con una falda a medio muslo tan pegadita que con sus nalgotas parecía querer reventar, además calzaba tacones altos, y una blusa también pegadita con lo que destacaban sus tetas grandes. Marcos entonces no pudo contenerse y le dio conversación. Después le propuso tomar una copa de mojito que había en la nevera de la oficina de Javi. Mientras tomábamos los mojitos Javi empezó a decirle a Lucia que se veía muy bien con esa falda, y ella lejos de molestase nos preguntó que si deberás nos gustaba como le quedaba la falda y nosotros contestamos que sí. Le pedimos que diera una vueltecita para poder verla mejor y desinhibida por el alcohol ingerido se puso en medio de la sala donde estábamos nosotros sentados y se puso a moverse sensualmente para que la admiráramos.  Entonces se nos fue arrimando bailando y moviendo sus grandes tetas de un lado para el otro. Enseguida los tres estábamos alrededor de Lucia manoseándole el culo y las tetas. Ellas se puso muy caliente y de apoco la fuimos desvistiendo. En un momento ella nos dijo que no creyéramos que era una puta, y nos pidió que lo que ocurriese esa tarde no saliese del gimnasio. En esos momentos nosotros tres ya estábamos desnudos. Ella nos empezó a masturbar, agarraba una polla y luego otra. Después, arrodillada en el piso empezó a mamar una polla tras otra.

Al rato se acomodó a lo perrito y Marcos la penetro por el coño. Mientras ella mamaba la polla de Javi. Marcos no tardo en correrse. Lo hizo sacando la polla del coño y corriéndose entre las nalgas de Lucia. Entonces Javi se tiro en el piso  y le pidió a Lucia que se montara sobre su polla. Ella lo hizo y quedo con su culo expuesto, levanto como pidiendo una polla. Y entonces yo comencé a introducir mi miembro en su culo. El grito de dolor se escuchó en todo el gimnasio pero yo no me detuve y me puse a penetrarla con todas mis fuerzas. Así me corrí dentro de ella.  Sacaron nuestros miembros de su interior y Javi le pidió que lo hiciera correrse con la boca.

Unos minutos después Lucia se recuperó y nos miró con una mirada provocadora. Con Marcos comenzamos a dos bocas y cuatro manos a ponerla nuevamente en carrera. Ella se acostó en la alfombra y nosotros nos repartimos su cuerpo exactamente a la mitad y la estimulábamos en forma simétrica. Si yo besaba y chupaba uno de sus pechos y pezón, Marcos hacía lo mismo con el otro. La recorrimos toda, absolutamente toda hasta que la hicimos tener un orgasmo de esa forma. Después de eso me fui a buscar a la nevera algo fresco para beber y al regresar me encontré a Lucia en cuclillas montada sobre Javi que estaba acostado, moviéndose en un lento vaivén. Los movimientos de sube y baja de Lucia se hacían cada vez más intensos, sus gemidos también eran cada vez más fuertes. Cuando quise intervenir poniéndole mi pene en la boca, ella me rogó ahora no que me corro y comenzó a moverse frenéticamente, hasta alcanzar el orgasmo.

Después de un breve descanso Lucia cogió otra vez mi polla con sus manos y jugo con ella hasta ponerla erecta. Después aprovechando que yo estaba en un sillón se montó sobre mí tragándose mi polla por el coño. Mientras Marcos se puso a follarla por el culo y Javi se acercó para que lo mamara, Así estuvimos alternando penetrándola por el coño la boca y el culo. Le dejamos el culo lleno de leche y ella quedo desfallecida en el piso.

Después de unos minutos Javi se acercó a Lucia y se puso a manosearle y mamarle las tetas. Ella inmediatamente se incorporó y se puso en cuatro a mamar a Javi y yo me puse a penetrarla vaginalmente. Mientras yo lo hacía movía su cadera en círculos mientras mamaba la polla de Javi. Momentos después cambiamos de posición. Javi se acostó en el piso y ella se montó sobre el introduciéndose la polla en el coño.  Llego un momento el que me acerque a ella por detrás tratando de penetrarla analmente. Pero ella fue moviendo su cadera para que yo la penetrara al mismo tiempo por el coño. Así con las dos pollas en su deliciosa, húmeda y caliente vulva comenzó con movimientos rápidos y circulares terminando en un intenso orgasmo.  Después yo deje de penetrarla y me recosté, en ese momento ella se puso de perrito para que Marcos la penetrara mientras ella tomaba mi miembro y lo metía nuevamente en su boca. Después Lucia se acostó para chupar y lamer las tres pollas que tenía para ella sola. Fue tan placentera la sensación de sus labios y lengua que terminamos los tres entre sus tetas.

Después Lucia se volvió a bañar y se vistió y se fue a su casa, tan follada y tan feliz, su plan había sido follarse a su marido apenas este llegase del trabajo mientras los niños estaban con los padres de ella.  No sabemos si ahora iba a tener aun ganas de follar. Probablemente lo haría igual para no sentirse culpable, Cuando se iba nosotros discretamente le dijeron que cuando lo repetíamos otra vez y ella nos contestó con una sonrisa sugerente.

(Visitado 4.767 veces)
Me gusta / No me gusta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *