Crónicas de un gay morboso y pervertido (Capítulo 2)

ESO ME TOMO POR SORPRESA

Esta es otra de las experiencias un poco ortodoxas de mi vida sexual, esta también ocurrió aquí en Bogotá.

Como de costumbre me encontraba caliente y pues tenia varias opciones: Grindr, Badoo, Facebook, Chatgaybogota, Skype; estuve navegando durante un largo tiempo pero nada prometedor salia, no había nadie interesante o lo suficientemente serio como para ir a tener una buena cesión de sexo, tras pensar en desistir recordé que mientras vivía en B*********a la mayoría de mis encuentros sexuales los concretaba por latinchat y manhunt, así que intente primero por la sala de chats pero sorprendentemente había desaparecido, en su lugar habilitaron una sala de chats que la verdad no parecía nada prometedora, no había de otra: manhunt.

Tras estar unos 10 minutos recibí un mensaje:

GUERRERO36 te ha enviado un guiño-

Al ingresar a su perfil la verdad no me llamo mucho la atención: tenia unas 4 o 5 fotos ninguna privada y tampoco ninguna que mostrara algo de mi interés (si es que ya me hice entender: penes, culo, esas cosas); su introducción decía algo que me dio a entender que buscaba gente para pasar momentos agradables, esto sin duda me hacia pensar que era otro mojigato más, seguí leyendo; las siguientes lineas eran una prosa que no me moleste en leer detenidamente, algo así como: -si no te importa el físico…- esto de por si me dio algo de mala espina, no es que yo sea un Adonis o el modelo 2018 pero tampoco era desagradable a la vista, por lo que leer que buscaba personas a las que no les importara lo físico ya era la primera alarma.

DESCRIPCIÓN:

TIPO DE CUERPO: Normal

ALTURA: 168 cm

ETNIA: Hispano

PELO: Canoso

Ojos: Cafés –

El resto de espacios estaba relleno con la infame palabra ¡Pregúntame!, la verdad ese perfil no se veía prometedor pero al ver que nada mas salia decidí escribirle, la conversación fue mas o menos así:

– Hola, como estas –

Bien y tu –

– Ahí vamos, con ganas y usted –

– ¿ganas de que? –

– No se algo rico, morbo, sexo… –

– Que mamera, igual que todos –

Lo sabia era otro mojigato mas en la red, mas sin embargo no me di por vencido, no tenia otro plan así que debía intentar convencerlo.

– Bueno y cuéntame de vos –

– Me llamo Guillermo, tengo 35 años, vivo abajo de la Universidad P********a, soy estilista –

La conversación se desarrollo lento, como si no quisiera que pasara mas allá de eso un simple chat de manhunt, pero todo cambio cuando…

– y tu que rol eres –

Lo sabia, por mas santo que sea una persona siempre quieren sexo, por algo entran a chat, crean manhunt, se registran en Grindr, el que diga que solo entra a las redes sociales gay por amistades o relación seria es como el que dice que va a motel a hospedarse y dormir. Con esta pregunta se había vuelto una cacería, donde había que no espantar al cervatillo, debía proceder con cuidado.

– soy versátil 5050 real –

– y cuanto mide tu pene –

– 16 mas o menos y tu??? –

– 18 soy vers y ahora que estas haciendo –

– como te dije ando desparchado pero bueno supongo que y se me bajaron las ganas, y tu que haces –

– pues ahorita viendo unas series, venga y no conocemos y tomamos onces –

– Seguro???? –

– si hágale, en cuanto lo espero –

– me alisto y salgo para allá –

Tras concretar el como llegar, celulares y todo me preguntó algo que me paro en seco:

– ud se fija mucho en el físico de la persona –

– he estado con gordos, flacos, altos, bajos, velludos, lampiños, mientras la persona no se preocupe solo por satisfacerse el mismo no tengo líos con el físico (hay ciertas excepciones: pene muy pequeño, muy afeminado, etc.) –

– Le cuento para que lo vaya sabiendo, a mi me falta una pierna –

En ese momento no sabia que pensar, es como cuando te cae un baldado de agua fría, no supe que responderle, por un lado era algo novedoso, estar con alguien a quien le falta alguna extremidad, por otro lado como debía reaccionar, y como actuaria, que le diría cuando lo viera por primera vez.

– parece que se incomodo como todos –

– me sorprendió un poco pero no por eso voy a ignorarlo y dejarle de hablar –

– va a venir entonces –

– Si hágale, me demoro mientras me baño y salgo –

Mientras me bañaba mi mente pensaba en todo lo que haríamos, como reaccionaria, en fin cosas que me dejaron callado y meditabundo por un buen rato. Comencé mi camino, vivíamos a unos 15 o 17 cuadras de distancia, debo añadir que eran las 6 o 6:30 de la tarde, había llovido, y las calles estaban justo como me gusta el clima de una ciudad, frio, húmedo, pero para mi mala suerte un maldito conductor de transmilenio paso justo por un charco y me mojo todo, para hacerla aun mas fuerte esa tarde llevaba puestos unos crocs por lo que mis pies se empaparon, la verdad lo insulte en mi mente y pensé en devolverme pero ni modos tendría que improvisar.

Llegue al edificio y tras preguntar en portería subí hasta el 3 o 4 piso no recuerdo bien eso, espere un minuto y toque la puerta, abrieron la puerta.

– hola como vas –

– bien, mucho gusto, C****o –

– dale, soy Guillermo, sigue… –

Guillermo se dio la vuelta, efectivamente le faltaba mas arriba de la rodilla izquierda, se desplazaba a saltos puesto que no tenia puesta la prótesis, lo seguí cerrando la puerta, me ofreció algo de beber y nos dirigimos al cuarto de el, me contó varias cosas entre esas que vivía en arriendo y que tenia alquiladas un par de habitaciones en ese apartamento; que era estilista de estrellas por lo que procedió a mostrarme algunas fotos en sus celular, efectivamente ahí salía en compañía de figuras de la farándula: actores, presentadoras, cantantes; luego me contó su historia de como en un accidente de moto perdió su pierna, la cual daría para otra historia pero sigamos que supongo que lo que nos importa es el culeo, el sexo.

– Oye pero no te hagas tan lejos, ven, ponte cómodo –

Me quite los zapatos y me acomode junto a él, me contó que le gustaban las series de Netflix y que estaba mirando Downtown Abbey, la puso en el televisor y taras ver unos cuantos minutos recordé que hacían una parodia de ella en Los Simpsons, mientras la veíamos comenzó a tocar mi pecho y mi abdomen, yo tocaba su pecho y su pelvis, tenia el pene erecto, empezamos a besarnos, me puse frente a el empece a quitarle la camisa sin dejar de tocarlo, tenia un cuerpo muy normalito, era blanco, sin un solo pelo en su pecho, abdomen o axilas.

– Disculpa, yo soy velludo, que pena –

– Tranquilo, eso me gusta –

Seguimos besándonos y fuimos quitándonos la ropa hasta terminar en bóxer, comencé a besar su pecho, lamer sus tetillas, baje con mi lengua hasta su abdomen, la metí en su ombligo y olfatee su bulto, uffff, olía a hombre, era un olor fuerte peor agradable, comencé a mordisquear suavemente, fue en ese momento donde pude detallar realmente su condicionó, tenia algo mas de medio muslo y una cicatriz bastante pronunciada.

– ¿te incomoda? –

– para nada –

Con mi nariz hurgaba en su ingle, el solo gemía, abrí sus muslos, olí bajo sus testículos y sin pensarlo dos veces le arranque los bóxer, salio un mástil de carne, no había sido sincero, media unos 18 o 19 cm, era grueso, como lo dije antes sin un solo pelo, lo cual lamenté, olí su glande y lo metí en mi boca, succionaba lentamente, Guillermo solo gemía de placer, con mis dedos recorrí la división de sus huevos y rodee su esfinter, humedecí mis dedos con saliva y empece a sobar su ano con delicadeza, tras lamer su verga de arriba a abajo, tomé su  muslos, los eleve y expuse ese culo lampiño, blanco que ya empezaba a dilatar y metí mi lengua violentamente, la saque lo que mas pude y comencé a penetrar ese hoyito con lo mas rígido que pude poner mi lengua.

– Ohhhhhhh, que rico, ¿como haces eso? –

Sabia que debía ser un poco mas rudo, sin decir nada comencé a mordisquear su ano como tratando de sacarlo mas de entre sus nalgas, era suave, estaba palpitando y se expandía y contraía a su voluntad, lamia de arriba a abajo entre su culo dando lengüetazos como si estuviera puliendo ese esfinter, tras un par de minutos me dice que me detenga.

Me acuesto y me quita el bóxer tan rápido y fuerte como yo lo había hecho, cerré mis ojos y y empiezo a sentir como Guillermo hace todo lo que yo le había hecho anteriormente, incluso un poco mejor, lo mamaba con mas maestría y eso que yo pensaba que lo hacia bien pero el me gano, cuando empiezo a sentir que introduce uno de sus dedos en mi culo, era un poco doloroso pero aguantable, luego mete el segundo dedo, creo que era por la forma como me estaba chupando la polla lo que hacia olvidar el dolor.

– ¿meto el cuarto? –

– ¿como así el cuarto? –

– Ahí le caben 4 dedos, ya tiene 3 adentro –

Me sorprendí, sin darme cuenta había metido 3 dedos y ahora intentaba abrirlos dentro de mi ano, estaba tan excitado que dilataba sin dificultad, llego a los 4 dedos pero no pude mas, si quería recibir ese trozo de carne debía estar lo menos lastimado posible. Empezamos a morbosear besándonos, tocándonos, nuevamente lo acuesto, busco un preservativo y me lo pongo, aquí empiezo a pensar que realmente no podría ponerlo en 4 pero el con experiencia se acomodo de tal manera que puso su culo a mi disposición, busco una crema para poderlo lubricar, a lo que Guillermo me pasa un lubricante, dejo caer una buena cantidad en sus esfinter y meto mis dedos para lubricar x dentro, con mis manos abro sus nalgas, y pongo mi glande en la entrada.

– metalo de una –

– ¿seguro? –

Guillermo se hecha hacia atrás y entra forzadamente, el grito, su culo era estrecho, palpitaba, me quede quieto puesto que en serio sentía que podía lastimarlo.

– ¿Como estas? –

– Bien, dele –

Con suavidad empece el mete y saca, el gemía y se quejaba, abrí un poco mas sus nalgas, había sangre, pero no le dije nada para no alarmarlo, tome el muslo y lo lleve a la altura de mi cadera, luego de un par de minutos ese culo ya estaba dilatado, escupí en el hoyo para lubricarlo un poco mas y empece a darle con toda, Guillermo gemía y yo tape su boca, mientras le daba aun mas fuerte, como no podía sostenerse bien termino tendido en la cama y aproveche para literal caer sobre el con fuerza y meterla hasta el fondo. Sostenido en las puntas de mis pies y con mis brazos me tiraba hacia arriba y me dejaba caer con el peso de mi cuerpo, ambos gemíamos.

– detente, me voy a correr –

Se la saque, Guillermo se volteo y quedo con la verga erecta hacia arriba, le puse un condón y lubriqué su verga, luego mi culo y me senté sobre ella, era difícil, la tenia muy gruesa, tras un par de minutos mi culo recibió toda esa vara de carne, comienzo a moverme rápidamente, Guillermo coge mis tetillas, las pellizca, baja por mis costados y coge mis nalgas, las abre.

– que culo mas grande –

– ¿le gusta, papí? –

– Me lo quiero comer muchas veces mas, lo tiene grande –

– Las que quiera bebe – (Uds. saben estas cosas se dicen como para crear expectativas, era obvio que solo era por esa vez y ya).

Levante mi culo y Guillermo con sus fuerzas empezó a embestirme, yo gemía mientras me movía al ritmo contrario, así se sentía como si me tocara hasta el fondo, sin sacármela me acosté y levante mis piernas, ahora me cogía en pollo asado, me empezó a besar mientras me seguía penetrando con fuerza, luego de un par de minutos gime y siento como empieza a correrse, yo lo abrazo fuerte.

Después de quitarse el preservativo y lavarse se acostó junto a mi y siguió acariciándome, hablamos ahora sobre mi, que hacia en la vida, con quien vivía, en fin así estuvimos por una media hora.

– Tu no te has venido –

– No, aun no –

– Me la quiere meter –

– ¿No le duele? –

– No –

– De una –

Empezó a mamarme la verga ya que esta aun estaba erecta, tome su cabeza y esta vez comencé a presionar contra mi pelvis, se ahogaba, me levante, lo acosté en el borde lateral de la cama, lubrique su ano, me puse el condón y se la metí de una, ya no estaba tan estrecho, como estaba de pie empece a darle con fuerza, un sonido como de aplauso era acallado por los gemidos de Guillermo que eran aun mas fuertes, pero no me importo, quería venirme, él intentaba masturbarse pero no le dejaba, tome sus muñecas mientras seguía dándole sin bajarle al ritmo, gotas de sudar caían sobre su abdomen.

– Abráceme –

Guillermo me rodeo con sus brazos, tome sus muslos y sin sacarla lo levante, realmente pesaba menos de lo que suponía, y en esa posición seguí penetrándolo, con mis brazos lo subía y dejaba caer sobre mi verga, el se aferraba a mi como podía y gemía.

– Si papí, deme mas, uy si, eso, así – (a quien me recordaban esas palabras, el estaba haciendo lo que yo había hecho con el antes).

Después de unos 5 minutos mis piernas estaban cansadas, lo deje caer sobre la cama y volví a cogerlo como antes de levantarlo, me subí sobre la cama, sus hombros sostenían el peso de el y de mis embestidas, estaba preparando todo para ese momento, cuadre su pene directo sobre su cara mientras yo arriba de el seguía dándole, ya estaba apunto de venirme, comencé a masturbarlo, pude seguir como su pene palpitaba, lo apunte sobre su cara y chorros de semen cayeron sobre su rostro, ver esa escena me excito tanto que me corrí también, el comenzó a comer lo que podía mientras yo seguía dandole un poco mas, mi pene empezó a bajar su tamaño y nos separamos.

Ya en la puerta nos despedimos, y quedamos en volvernos a ver, claro esta que nunca mas lo volví a ver, pero seria interesante volver a contactarlo y repetir lo que paso esa noche.

Escrito por PervertUnlimits

 

————————————————————————————————————————————–

NOTA DE AUTOR

Gracias por leer este y los próximos relatos, agradecería leer tus comentarios, y ver las calificaciones así me permiten mejorar en la redacción de dichos relatos.

 Quiero conocer tus opiniones y criticas, en lo posible constructivas. 

Cordialmente,

PervertUnlimits 

 

(Visitado 1 veces)
Me gusta / No me gusta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *