Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

CUANDO DESVIRGUE A MI HERMANA MAYOR

11 de septiembre de 2007

Otra de mis aventuras sexuales inolvidables, fue la que inicié con mi hermana mayor de 19 años(de tez morena-suave, ojos verdes, preciosa de cara, sensual, muy atractiva y con un cuerpo espectacular y de 1,70 mt. de estatura y lo único que yo deseaba con obsesión, era que se me diera la oportunidad de tener relaciones sexuales con ella) dos años mayor que mí y para ser preciso en el mes de marzo del año siguiente al que tuve mi primera experiencia sexual con mi prima Lucy años atrás.

Todo comenzó un día jueves de la última semana de ese mes como alrededor de las 11 de la noche, en que ambos nos encontrábamos solos, puesto que nuestros padres y mi hermana menor de 16 años, habían salido a primera hora de la mañana de viaje al extranjero por unas dos semanas.

A raíz de ello, mientras me encontraba sobre mi cama, mi mente se encontraba totalmente bloqueada por la serie de ideas que se me venían a cada instante y pensando qué cómo podría abordar el tema para que el plan se pudiera llevar a cabo en el transcurso de esa misma noche y todo esto, con la tremenda experiencia que ya había adquirido y experimentado desde cuando desvirgué a mi primita Lucy que me tenía loco con los placeres que me brindaba todas las semanas en que lo hacíamos, como mínimo unas 4 o 5 veces cada vez que nos juntábamos y durante muchos años, producto de lo cual mi excitada verga se había puesto al máximo de erección y dureza a eso de las 10 de la noche y decidí masturbarme pensando en el atractivo y fenomenal trasero y senos fabulosos de mi rica hermanita, en eso estaba y casi a punto de venirme una espectacular corrida, pero me detuve felizmente a tiempo de que ello ocurriera, ya que pensé que ese placer y súper orgasmo acompañado de su gran eyaculación, se la debería proporcionar a mi deseada hermanita.

Luego de esto, en un minuto pensé que debería entrar al dormitorio de mi hermanita solamente en slips y aprovechando que mi verga estaba endurecida al máximo, para que se percatara de ello y le produjera al mismo tiempo una excitación y calentura que no podría disimular, en eso estaba pensando cuando me decidí dirigirme a su dormitorio (que se encontraba al otro extremo del pasillo y opuesto al mío) percatándome que su puerta estaba entreabierta unos 15 cms. y se sentía un suave movimiento de su cómoda cama de dos plazas y unos pequeños quejidos y suspiros entrecortados, acompañados de lentos huuuuyyyyyyyyy, que riiiico, de lo cual me pude percatar que mi hermanita también se estaba masturbando y no debería ser menos de unos 20 minutos a media hora y que se encontraba a punto de venirle su orgasmo,

Disimulando me retiré de la cercanía de la puerta y tosí fuerte intencionalmente un par de veces, como que me dirigía al comedor y camino a la cocina, en eso salió sorpresivamente mi hermana al pasillo y solamente, vestía una corta camisa de dormir casi transparente y sin abotonar, que dejaba traslucir sus apetitosos gruesos pezones y preciosos senos(que en su conjunto parecían un par de atractivos conos), como asimismo, exhibía una diminuta y transparente tanga que permitían ver totalmente mojada su frondosa zona erótica por la masturbación que había interrumpido abruptamente, preguntándome algo sorprendida y asustada, si se me ofrecía alguna cosa para ella atenderme.

A lo cual se me ocurrió responderle (ya que mi verga al ver a mi hermanita en ese descomunal estado, se encontraba nuevamente al máximo de su erección y se podía observar fácilmente su apetitosa forma) que iba a prepararme un jugo por que estaba muy acalorado, como producto de mi calentura por pensamientos eróticos que recorrían mi alocada cabeza, contestándome que ella también me acompañaría a la cocina para tomarse un jugo, ya que también le estaba pasando algo muy similar y se percató de inmediato del súper estado de mi apetecida verga y no despegaba la vista de ella y se comenzó a poner muy inquieta, con miradas y movimientos de coquetería.

Ante esta

circunstancia, cuando llegamos a la cocina, ella se inclinó frente a un mueble del lavaplatos (para buscar unos utensilios para la preparación de los jugos) quedando con todo su espectacular trasero dando hacia mi a no más de unos 50 cms. y que dejaba ver nítidamente todo el esplendor de de su atractivo y frondoso sexo y en especial sus muy abultados labios mayores que se veían bastante hinchados ya que su diminuta tanga desaparecía casi por completo dentro de sus labios mayores de los cuales le escurría abundante líquido vaginal por la excitación y calentura que experimentaba al haber observado toda mi parada verga, ante tal espectáculo y oportunidad que se me presentaba, me acerqué a ella y le dije, perdóname hermanita y le tomé muy suavemente su trasero y lo apoyé hacia mi sexo de tal manera que ella lo sintiera con su chuchita, a lo cual ella respondió apretándose contra mi cuerpo y tomándome con sus manos todo mi trasero, dando comienzo a unos sin iguales movimientos de caderas.

Debido esta facilidad que se me estaba presentando y sin pensarlo dos veces, me retiré rápidamente mis slips y tomé mi verga para ponérsela al medio de sus labios mayores y todo el glande a la entrada de su vagina para rozarle su erecto clítoris, comenzando a recorrerle de arriba abajo toda su excitada y muy lubricada chuchita, sintiendo ambos un tremendo placer casi a punto de venirnos una corrida, diciéndome ella hermanito rico esto era lo que yo quería que tu me hicieras desde hace mucho tiempo y justo ahora, minutos atrás me estaba masturbando pensando en ti y deseaba que hoy día sería la oportunidad imperdible de hacerlo, puesto que nunca he sentido algo tan rico y agradable cómo lo estoy disfrutando en estos momentos, respondiéndole que yo también estaba en lo mismo y me estaba masturbando pensando en ella y era la ocasión de hacerlo ese día en la noche, que para mí era una obsesión que tenía desde hacía como dos años al observar en varias ocasiones su espectacular cuerpo desnudo cuando se duchaba con la puerta del baño abierta.

Después de escuchar nuestras confesiones, ella se puso de pie y me dijo, hermanito del alma, abrázame con fuerza por detrás y la tomé de inmediato mientras le apretaba sus duros y paraditos pechos, besándole su cuello y me verga aún metida entre sus nalgas, rozando una y otra vez su alborotada conchita que se mojaba más y más, enseguida ella se dio vuelta de frente hacia mí y se colocó muy apegada a mi cuerpo y yo aproveché de besarle y succionarle sus ricos pezones que realmente para mi eran un tormento y me volvían loco al pasarle mi lengua y chupárselos con fuerza.

Luego se retiró rápidamente su mojada tanga y con su mano derecha acomodó mi extraparada verga entre sus labios mayores y su vagina, diciéndome qué linda y tan grande herramienta que te gastas hermanito del alma, a la vez que comenzamos a darnos el primer y espectacular beso y a introducirnos con pasión y frenesí nuestras lenguas una y otra vez en la boca, hasta quedar casi sin respiración, producto de la sin igual excitación y calentura que en esos momentos a ambos nos invadía, chupándole una y otra vez sus exquisitos y grandes pezones, que casi me ahogaban al presionar ella sus muy atractivos e inigualables senos de un tamaño y forma muy sensual, que lo único que yo deseaba era apretarlo y morderlos, como si me los iba a comer por lo excitado y caliente que me sentía en esos momentos de tremenda pasión que nos embargaba a ambos.

Para continuar con tranquilidad la sesión iniciada tan auspiciosamente, nos dirigimos a la habitación de mi hermanita y antes de recostarla en su cama, la seguí besando por todo su cuerpo, en especial sus apetitosos pezones y senos, para llegar hasta su zona erótica que expedía un sin igual aroma y dar comienzo a una exquisita mamada, para lo cual la recosté atravesada en su cama y le entreabrí sus piernas, recorriéndole con suavidad una y otra vez todos sus labios menores y su erecto clítoris (observando además que su himen tenía una perforación dilatada como de un cm. y medio), tomando ella la parte de atrás de mi cabeza y la apretaba con fuerza hacia toda su excitada zona erótica, diciéndome hermanito por favor házmelo más fuerte y con más rapidez, que estoy sintiendo un tremendo y sin igual placer y a punto de correrme, pidiéndome que por favor la penetrara con mi tremenda herramienta, qu

e lo único que deseaba era sentir que se la metiera, porque para ella sería la primera vez, ya que era virgen y que quería que yo fuera el primero en hacerlo.

De inmediato, me puse sobre ella y le entreabrí sus piernas con las que ella rodeó y apretó con fuerzas mi cintura y le comencé a acomodar todo el glande de mi verga en su conchita súper mojada e inicié el recorrido de arriba a bajo en sus labios menores y clítoris, como asimismo, a realizar penetraciones suaves al interior de su vagina que era franqueada por su estrecho himen, que con la excitación y calentura desmedida de mi rica hermanita, se estaba dilatando suavemente a medida que los minutos pasaban y a la tranquilidad y relajo que ella estaba experimentando, hasta que producto de una fuerte envestida y de un gran haaayyyy, haaayyyy de mi sufrida hermanita, siento que algo ya había entrado en su adolorida vagina y pidiéndome ella, que se lo comenzara a meter con más fuerza y rapidez, a pesar del tremendo dolor que estaba sintiendo, pero que lo sentía con mucho agrado y placer, respondiéndole yo que mejor sería ir haciendo la penetración suavemente y de a poquito, ya que así se relajaría más y su himen se iría dilatando con mucha facilidad y sin provocarle dolores y sangramiento.

En eso estábamos, cuando mi hermanita comenzó a dar rienda suelta a sus excitantes movimientos pélvicos y de caderas, al tiempo que me besaba con tremenda pasión y me mordía mis labios, debido a que ella sentía que le estaba llegando el placer y muy próximo a su orgasmo, gimiendo y gritando con mucha fuerza me decía hermanito por favor métemela toda de una sola vez y comienza a moverte tu también, huuuyyy, huuuyyyy, que riiiiico, que riiiiico que la tienes, hasta que hice un tremendo esfuerzo y con suavidad comencé a metérselo y sin detenerme, gritando ella haaaayyyy, haaaayyyy, me duele, pero no importa siiiigue, siiiigue, que ya casi la estoy sintiendo toda adentro de mi vagina y me parece que el glande me está llegando al útero, que riiiico, que riiiico.

Hasta que me doy cuenta y después de un último empellón que ya le había metido todo los 18 cms. de mi también sufrida verga, al instante en que siento que a mi hermanita le comienza a llegar su primer orgasmo producto de su primera y exitosa penetración y que me siga moviendo más rápido, ya que siente que se sigue corriendo y los orgasmos son múltiples e interminables, hermanito sigue metiéndomelo, muévete, muévete y no me la saques todavía hasta que yo te lo pida, huuuyyyy, huuuyyyy, hermanito precioso y riiiico, me viene otro orgasmo y en ese instante, a mi también sin poder contenerme me viene el más prolongado orgasmo que jamás había sentido en toda mi vida sexual.

Después de esto y de unos minutos de relajo y descanso, le retiré a mi hermanita de su gozadora conchita, la aún muy parada verga tomándola ella con sus dos manos y me la comenzó a masturbar, con suaves movimientos de arriba abajo, que se hacían cada vez más fáciles por la gran cantidad de semen que la cubría, a lo cual mi hermanita no se pudo resistir y me la comenzó a lamer con mucha suavidad y luego de unos minutos, comenzó a realizarme grandes chupadas y se tragó todos los restos de semen que la cubrían, hasta que comienzo a sentir un tremendo placer que se aproximaba a mi glande y que terminó con un prolongado orgasmo, acompañado de un tremendo chorro de semen, el que mi hermanita recibió en su boca y se lo tragó en su totalidad y sin dejar ni un solo rastro de que algo se hubiera escurrido de mi apetitosa verga.

Luego de esta primera e inolvidable cesión, ella me dijo hermanito tú tienes una exquisita herramienta y es muy habilidosa y cumplidora para realizar sus obligaciones sexuales, por lo cual te pido ya que fue mi primera vez y producto de ello que quedé muy satisfecha, que todos estos días durmamos juntitos en mi dormitorio o en el tuyo y lo hagamos todas las noches igual que hoy y que espero que lo repitamos en un rato más unas dos tres veces, porque ya estoy nuevamente resúper excitada y caliente.

Luego de conversar largamente, nos acariciarnos y besamos una y otra vez, comentando que ambos nos deseábamos desde hacía no menos de un par de años y que nos habíamos masturbado innumerables veces, pensando en que teníamos una y otra vez relaciones sexuales juntos, lo cual nos provocaba unos espectaculares y prolongados orgasmos y además

, tanto ella como yo para hacer más atractivos nuestros cesiones y pensamientos eróticos, nos acompañábamos ella de mis slips usados y yo de sus calzoncitos o tangas y sostenes, al escuchar estos relatos mutuos mi hermanita se comenzó a excitar y calentar nuevamente entusiasmándome rápidamente a mi.

Ante lo cual ella tomó la iniciativa y se hincó en la cama y apoyó parte de su cuerpo y cabeza sobre unos cómodos almohadones y expuso su espectacular trasero hacia mí, aprovechando de inmediato yo que me encontraba de pie a comenzar a penetrarla por su vagina y desde atrás, luego de un par de minutos y después de unos suaves recorridos de sube y baja por toda su zona de labios mayores y clítoris que lo tenía súper erecto, me vino a la cabeza la intención de penetrar a mi rica hermanita por su exquisito culito, puesto que su trasero era de una forma y preciosura sin igual, para tal fin varías veces después de unos mete y saca de su muy bien lubricada vagina aún bastante difícil de penetrar por lo estrecho que aún se encontraba su sufrido himen, dirigí disimuladamente mi glande hacia la aureola de su muy cerrado culo y procedí a empujar con bastante fuerza mi verga que estaba muy súper dura, tratando de que mi glande comenzara a entrar algo, ante ello mi hermanita ni se inmutaba y tampoco evadía tales insinuaciones, diciéndome haaaayyyy, haaaayyyy, hermanito que riiiico, que riiiico lo que me estas comenzando a hacer, me duele algo pero trata de lubricarme más con mis fluidos de la vagina y los tuyos y comienza de nuevo,

Para lograr más tranquilidad y que se relajara mi hermanita, comencé a realizarle una nueva mamada de concha, lengüeteándole una y otra vez con rapidez sus labios menores y alborotado clítoris, así fue como le comenzaron a escurrir gran cantidad de fluidos vaginales, que gritaba con fuerzas que le había hecho venir una nueva y tremenda corrida con múltiples orgasmos, aprovechando de inmediato a lubricarle su exquisito culito con sus propios jugos y con los míos, introduciéndole a su vez mi dedo índice en su muy lubricado culito el cual se introdujo con facilidad y no aguanté las ganas de darle varías lengüeteadas en su ya dilatado hoyito, lo cual hizo poner a mi hermanita a mil, pidiéndome que ya tratara de metérselo, tomé nuevamente mi erecta verga y dirigí mi glande al centro de él y comencé a empujar con mucha fuerza y a su vez, mi hermanita empujaba hacia mi cuerpo hasta que siento que todo mi glande había entrado por completo y el resto de mi verga continuaba también penetrando con esfuerzo y con la ayuda de la lubricación que le hacía con los abundantes fluidos vaginales que expedía mi sufrida hermanita por su gozadora concha.

Percatándome rápidamente que solamente quedaba como un tercio afuera y ella dio comienzo a desenfrenados movimientos de cadera y yo ha hacerle fuertes mete y saca con rapidez, hasta que siento que a mi hermanita le comienzan llegar los placeres, gritando con toda su fuerza, hermanito me duele mucho, me duele, pero métemelo todo hasta el fondo porque son dolores con mucho agrado y placer, huuuyyyy, huuuyyyy, me estoy corriendo hermanito métemelo más fuerte y muévete con más rapidez, haaayyy, haaayyy, que riiiiico, que riiiico lo que estoy sintiendo me vienen múltiples orgasmos en el interior de mi vagina y una sensación de agrado y ricura espectacular en el interior de mi recto, que es muy similar a los orgasmos que siento en el interior de mi vagina, pero mucho más súuuuuper riiiico, ya que se siente en dos partes de mi interior, como jamás lo he sentido hoy día.

Ella continuó gritando incontroladamente, huuuyyyy, huuuyyyy que riiiico, siiiigue, siiiguete moviendo hermanito que creo que aún me quedan placeres y orgasmos por llegarme, hasta que siento que a mí también me comienza a llegar el tremendo orgasmo y a expedir un inmenso chorro de semen en el recto de mi hermanita, que nuevamente comienza a gritar hermanito, me estoy corriendo nuevamente al sentir el chorro calentito de tu rico semen en mi recto y siento que me llegan orgasmos múltiples y ese riiiiico placer nuevamente en mi recto, síguete moviéndote por favor y hazme penetraciones con fuerza y no me lo saques por favorcito hermanito riiiiico, huuuyyy, huuuyyy, haaayyy, haaayyy que inmensa felicidad me estas brindando esta noche inolvidable de placeres.

Al fin como cerca de la 1,30 de la mañana, dimos término a nuestra, primera y gran sesión de exquisitos y

muy prolongados actos sexuales, que a ambos nos hicieron probar y poner a mil nuestros gozadores e incansables sexos, los cuales aún estaban al rojo vivo por tanto esfuerzo y roce de los interminables mete y saca de mi verga en la estrecha vagina del rico sexo de mi hermanita del alma, decidiendo que nos iríamos a dar una reparadora ducha, pidiéndome ella que lo hiciéramos juntos en amplio jacuzzi de la cómoda sala de baño de la suite de nuestros padres.

Así fue como ambos totalmente desnudos, nos dirigimos a la sala de baño y observaba, que mi hermanita caminaba con algo de dificultad y al parecer, sentía algunos dolores musculares en sus piernas, caderas y especialmente, en toda su zona de los genitales y su parte anal, cuando entramos me redirigí hacia el cómodo WC y me senté sobre su acogedora y blanda tapa y le dije a mi hermanita que se sentara frente a mi sobre mis piernas para que descansara un rato, procediendo de inmediato a abrir totalmente sus preciosas piernas y depositó su espectacular trasero sobre las mías, quedando mi semi-parada verga casi totalmente ubicada entre los labios mayores de su ya lubricada conchita, puesto que ella estaba excitándose con facilidad debido a su calentura que la estaba embargango una vez más.

Mientras ella me apegaba sus deliciosos y aromáticos pechos frente a mí, los que comencé de inmediato a succionar con desesperación y en especial sus carnosos y gruesos pezones, que la hacían gozar y excitarse de una manera sin igual y producto de mis tremendas caricias en sus pechos, ella dio comienzo a sus espectaculares movimientos pélvicos y ondulares de cadera, que hicieron que en muy breves minutos mi excitada verga se pusiera al máximo de erección y bien lubricada con mis líquidos preseminales y los fluidos abundantes que expedía el sexo de mi incansable hermanita.

Ya en esta muy cómoda posición, no nos quedó más remedio que dar inicio nuevamente a una cesión de penetración que ambos deseábamos con pasión incontrolada, para lograr con rapidez que mi súper verga entrara con facilidad, le pedí a mi hermanita que se pusiera de pie y yo tomé con mi mano derecha mi erecta verga y la apunté al medio de sus preciosas piernas y que ella se fuera sentando de a.poco y con mucho cuidado, hasta que siento que sus muy lubricados labios mayores atraparon totalmente el glande y comienza a penetrar con algo de dificultad el resto de mi verga que ya se reventaba de dura y se abría paso a su interior, dando comienzo mi hermanita a sus inusuales movimientos pélvicos y caderas.

Luego de varios minutos de intentos de penetración, mi verga se había introducido hasta el fondo en la vagina de mi gozadora hermanita y me decía con desesperación, que ya la sentía metida hasta el fondo de su vagina y que el glande le llega hasta el útero, dándose cuenta que ella debía llevar el ritmo total de los movimientos y en especial aquellos de mete y saca, los cuales yo apoyaba sin el menor esfuerzo por la tremenda comodidad de la penetración lograda y de los placeres que ya ambos estábamos sintiendo, puesto que mi hermanita gritaba como loca, mientras me apretaba mi cabeza contra sus pechos y me llenaba de besos con lengua mordiendo mis labios.

En esos excitados momentos de emoción y excitación máxima, ella me decía hermanito riiiiico me voy a correr muy luego nuevamente, acompáñame tu en el ritmo para que nos vengan los orgasmos a los dos juntitos, uuufffff, uuuufff, haaayyy, haaayyy, me estoy corriendo muy fuerte, que riiiiico, que riiiico, sintiendo yo también el tremendo placer y en especial cuando me vino la fenomenal eyaculación con su inmenso chorro de semen, el cual mi hermanita al sentir el calorcito en su interior me dice que le provocaron múltiples e interminables orgasmo, casi más prolongados y ricos que todos los anteriores, que la dejaron tremendamente satisfecha y con su ego por las nubes por la forma en que gozaba y lo plenamente que satisfacía mis deseos sexuales, que pensaba que yo nunca había gozado tanto y ni menos de esta forma tan prolongada que le proporcionaba su propia hermanita.

Después de de esa inolvidable y exquisita experiencia que había tenido con mi hermanita mayor, continuamos teniendo encuentros como mínimo una vez a la semana en que nos brindábamos no menos de unas 4 o 5 corridas entre penetraciones vaginales, anales, mines y mamadas que ella me propinaba y hasta por cerca de unos ocho años y en especial recuerdo la última vez que lo hicimos un par de meses a

ntes de su matrimonio, oportunidad en que estuvimos durante una semana en nuestra casa de veraneo que teníamos en un acogedor balneario y nos dimos el gusto de recordar todas y prácticamente todas las posición en que habíamos culiado en esos inolvidables 8 años de amor filial…

Que repetimos algunas veces hasta el año en que ella cumplió 37 años y yo 35 y de ahí en adelante, cuando las ocasiones lo permitían gozando de los incontables momentos de nuestras tremendas excitaciones y calenturas que nos producían los recuerdos de los innumerables encuentros sexuales que habíamos tenido en nuestras apasionadas vidas.

Autor: Hielén

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
CUANDO DESVIRGUE A MI HERMANA MAYOR, 8.3 out of 10 based on 6 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados