Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Culeando con mi prima

28 de julio de 2009

Primero le metí un dedo para dilatar su ano, luego le metí dos dedos más (ya eran 3 los que tenía adentro) y como veía que no me decía nada le saqué mis dedos y le empecé a meter mi capullo en su culito. Después de 10 minutos de estarle dando por su culo, mi prima me pedía más y más duro, quería sentir toda mi carne dentro de su colita caliente, me la apretaba como exprimiéndomela.

Soy un gran fanático lector de esta página desde hace varios años, me gustan, sobre todo, los de amor filial, las de pajas que me hice leyendo esos relatos..

Pero algunas cosas son pura fantasía de la gente. Pero les contaré una historia que me sucedió con mi prima. Para ocultar nuestras identidades le pondré a mi prima Mariela y yo me pondré el nombre de Miguel.

Para empezar antes que todos les describiré a mi prima, Es una hermosa personita de 1.65 cm. No es una modelo pero si tiene unos grandes pechos que a muchos se les antojaría probarlos y tiene un buen trasero muy pero muy lindo, solo le falta hablar idiomas.

Bueno yo soy una persona que mide 1.80, no soy tan delgado ni tan seco, tengo un cuerpo bien ya que me gusta practicar basquetbol y fútbol.

Un día mi prima, que vive en una playa muy linda de acá, que queda como a 30 minutos de mi casa, vino a visitarnos, ese día yo estaba solo en la casa y en eso ella vivo y me preguntó por la familia, yo le dije que no había nadie en la casa.

Después  estuvimos platicando un buen rato con ella de cómo le iba en los estudios, con sus amigas, con su novio, me comentó que no tenía…

Me dijo que se iba a ir a bañar y le respondí que estaba bien, y en eso ella se fue a bañar y yo me fui para el cuarto a ver una película porno. Estaba viendo la película porno que estaba más que buena, un negro, con una “manguera de bombero” follaba con dos putas a la vez, se la ponía a una en el culo y luego a la otra en la concha, cosa de mantener el “instrumento” bien húmedo…

Cuando me empecé a masturbarme entra mi prima a mi habitación con una toalla que solo le cubría la mitad de su cuerpo, estaba para comérsela, se dio vuelta, me enseñó el culo y casi me desmayo, me miró y me dijo.

¿Qué estás ¿haciendo? Le dije nada más que viendo una película porno, le pregunté si le gustaban ese tipo de pelis y me respondió, Siiiiiiiiiiiiiiiii.

Y ella me volvió a preguntar que si se podía acostar al lado mío para hacerme compañía para verla juntos y yo le dije que si no le molestaba, me encanta verla contigo dijo ella se acostó a mi lado, el sentir tan cerca toda su carne caliente me puso a dos mil por segundo…

Al poco rato yo le dije a ella que estaba muy excitado que si le gustaría hacerlo conmigo y me dijo que no, por que ella era virgen aún.

Yo le respondí que eso no era problema, ya que si le daba por su trasero ella no perdería nada y se quedó pensando y antes de que me dijera que no yo me lancé encima de ella y con un poco de resistencia de ella le quité la toalla y quedó a mí vista su hermoso culo.

Me decía que no, que no fuera hacer nada. Pero de tan excitado que estaba no me importó lo que mi prima me dijera, primero le metí un dedo para dilatar su ano, luego le metí dos dedos más (ya eran 3 los que tenía adentro) y como veía que no me decía nada le saqué mis dedos y le empecé a meter mi capullo en su culito.

Me encantaba ver y sentir como ese esfínter se deglutía toda mi verga, su cuerpo parecía que se doblaba en cada embestida…

Se lo enterré lentamente, centímetro a centímetro, me encantaba como ese esfínter se deglutía toda mi verga, Mariela pegaba pequeños grititos y me decía despacio ya que le dolía mucho yo le obedecí, la tomé de las tetas y se la bombeaba lentamente, gozando cada entrada y salida, ella contraía el anillo de su culito y me llevaba al paraíso…

Después de 10 minutos de estarle dando por su culo  dejó de gritar y sus gemidos llenaban la habitación, su culito parecía que quería exprimir mi verga, sus jadeos eran cada vez más fuertes, le metí un dedo en la conchita y le masajeé el clítoris, lo tenía a reventar, se corrió dos veces y me mojó toda la mano…

Mariel me pedía más y más duro, quería sentir toda mi carne dentro de su colita caliente, me la apretaba como exprimiéndomela, notaba como los músculos de su canal apretaban y soltaban mi miembro, ya estaba dudando de su virginidad por la forma que estábamos cogiendo…

Al rato sentí que me corrí y le pregunté que si le podía terminar dentro de su hermoso culito y me dijo que no, que se lo echara en sus pechos para poder ver como le caía mi leche caliente en su tetas.

Se la metí entre sus tetas, una fabulosa cubana, cada vez que mi capullo llegaba a su boca ella le daba un lengüetazo, me moría de gusto…

No aguanté más tanto placer, la miré a los ojos y le dije, me corro Mari y le bañé sus pechos con todo mi semen, ella lo recogía con sus manos y saboreaba dedo a dedo, era toda una golosa y sus ojos me miraban con mucha picardía…

Después de que terminamos escuchamos que venía mi hermano y ella se fue a meter al baño a bañarse mientras yo me cambié y me hice como que si nada.

Pero esto se siguió repitiendo varias veces, el culito de mi prima cada vez estaba más abierto, y ella gozaba muchísimo con mi verga dentro de su culito, se lo hice en diferentes poses, y cada vez pedías más y más…

Hasta que mi prima se fue para Estados Unidos pero siempre que hablamos ella me dice que si me recuerdo de lo que hacíamos y que quisiera hacerlo de nuevo ya que no se ha casado.

Pero los demás relatos se los contaré otro día.

Autor: Miguel

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Culeando con mi prima, 4.3 out of 10 based on 3 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados