Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Desvirgando a mi tía treintona

16 de septiembre de 2009

Empecé a meter y sacar mi verga de en medio de esas lindas nalgas, la visión era hermosa, mi tía gemía y se empujaba al revés de lo que yo lo hacía, se acariciaba el coño y sus nalgas, cuando sentí que me iba a venir, le avisé y le dije que su cola era mía lo que ella ratificó diciéndome, si sobrinito, toda tuya, cuando tú quieras, y me vacié en su intestino.

Hola soy José (raza de bronce), espero hayan leído ya alguno de mis relatos anteriores y les hayan gustado, ahora vengo con otro episodio de mi vida, y este fue uno con una integrante de mi familia, mi tía Gloria, ¿Quién no ha tenido un acercamiento real o una fantasía con un familiar? es de lo más cachondo, el mío fue real y les cuento:

Gloria o tía Tana como le decimos (no me pregunten porque le decimos así, no se) de cariño, es una mujer de cuarenta años, yo ahora tengo 30 y esto sucedió cuando tenía 19, o sea que ella tendría unos veintinueve, hermana de mi madre la más chica por cierto y con cierta vocación a la soltería pues hasta intentó ser monja y siempre se ha vestido como tal, de cabello negro, 1.60 mts. de altura, de complexión media a delgada, poco busto, pero una cola de la que dices “si me la como”, tez morena clara, ojos cafés y siempre muy seria, se reía muy poco.

Tana fue a vivir con nosotros cuando yo tenía 15 años, durante cuatro años no pasó nada fuera de lo común aunque he de confesarlo me gustaba espiarla al igual que a mi madre, no tengo hermanas por lo cual las únicas mujeres que tenía a mano eran ellas, pero la que si me hacía ponerme al palo era ella y mis mejores pajas de mi alcoholecensia y chupentud fueron por ella, lo que me fascinaba de ella como dije era su trasero, siendo ella delgada, sus nalgas paradas y duras sobresalían independientemente de la ropa que usase y las visitas en el baño que hacía a escondidas cuando se bañaba me calentaban sobremanera, esas nalgas eran mi locura, ni la más buena de mis amigas le daba batalla en ese aspecto.

Un día que mi padre y madre salieron de fiesta con unos compadres, llegué como cualquier sábado pasado de copas (linda juventud) y pasadas las doce de la noche, obviamente noté que no estaban los borrachos de mis hermanos, ni mis padres, la casa estaba en casi total silencio y digo casi por que solo se oía una televisión en la parte de arriba de la casa, donde están las recámaras, me dirigí hasta allá sabiendo que era tía Tana, subí en silencio por si veía algo, sabiéndose sola, podría ver algo más que lo que siempre había podido ver en las noches, un camisón de franela color rosa horrible, no me imaginé lo que podría estar viendo en la TV, pero cuando me acerqué a su recámara, no estaba en ella, el sonido de televisión venía de la mía, me extrañé y teniendo la suficiente cautela de no hacer ruido (dentro de mi embriaguez) me asomé puerta adentro ya que estaba abierta, y vi a mi tía haciéndose tremenda paja que parecía que se la estaba lijando de lo duro y tupido que lo hacía, estaba viendo uno de mis videos instruccionales en artes amatorias (porno), me acerqué y abracé a mi tía, ella murmuró:

-No pensarás que tú y yo-, no le di mucho tiempo a seguir diciendo nada, le pegué la polla a su cola y empecé a besarla por el cuello, mientras mi manos recorrían su talle, sus tetas y bajaban hasta su coñito.

Ella quería y no quería, seguía insistiendo en: -Soy tu tía, tú y yo no podemos. Pero bien que me pegaba la cola a la polla, la volteé hacia mí y la besé, la separé de mi y viéndole a los ojos, le dije: -Nadie lo sabrá, invítame a seguir disfrutando como lo estabas haciendo y déjame ayudarte, la volví a besar y ella se abrazó de mi, por fin pude poner mis manos sobre esas nalgas que tanto deseaba, duras, bien formadas, ella gimió desde el primer momento que empecé a acariciarlas, bajó una de sus manos y la puso encima de mi polla sobre el pantalón, y lo empezó a acariciar, me jaló hacia mi cama y quitándose el horrible camisón dejó ver todo su cuerpo, para no haber hecho nunca ejercicio tenía un cuerpo de colegiala, prácticamente no tenía panza ni lonjas y su piel era firme, como dije poca teta, pero lo suficiente para adornar su cuerpo.

Se sentó en mi cama y quitándome el pantalón bajó un poco mi bóxer y se quedó viendo mi polla ya erecta, la empezó a acariciar con una mano como se toma un sartén o una olla, la tomé de la mano y se la puse en una forma más correcta pues me la torcía hacia abajo y me molestaba, cuando mi polla se pone totalmente erecta pierde toda flexibilidad, la tomé de la cabeza y la acerqué a mi polla, pero ella se echó para atrás y negó con la cabeza, me agaché un poco y la besé en la boca, fui bajando poco a poco por su cuello hasta sus pechos, ella se fue recostando en mi cama y seguí bajando por su vientre hasta sus piernas que permanecían cerradas, rala de vello púbico, parecía una jovencita, comencé a besar y lamer cerca de su monte de Venus y sus piernas, poco a poco fue cediendo y empezó a abrir sus piernas de forma tímida, tomé una de sus piernas y la subí a la cama para que la apoyara y me diera más margen de maniobra, me fui sediento a su coño, y empecé a lamer sus labios y su clítoris.

Ella gemía pausadamente al ritmo de mis lamidas y cuando atrapaba su clítoris con mis labios, se tensaba y dejaba salir un largo suspiro, comencé a meter un dedo en su vagina y eso hizo que se desbaratara y comenzara a jadear y a moverse empujando su pubis hacia arriba apretando sus nalgas, le di dedo y lengua hasta que tuvo su primer orgasmo, cuando iba a llegar abrió sus brazos sujetó la colcha de la cama y la jaló hacia ella, apretó sus piernas en mi cabeza y empujó hacia arriba su cadera para que no despegara mi cara de su coño, poco a poco se fue relajando, mientras la acariciaba de sus piernas sus nalgas y su vientre, yo para no perder dureza mientras se recuperaba me hacía una paja observándola, cuando estuvo más tranquila, me dijo: – Mi amor, jamás había sentido tan lindo, los que yo me había provocado no se comparan con este, se incorporó, sentándose nuevamente en la orilla de la cama, y agarrando mi polla se la llevó a la boca, y me dio la segunda mamada de mi vida, casi consiguió hacerme eyacular, pero antes de que esto sucediera la aparté y le dije: -Aún no mereces tu premio, espera, la tumbé en la cama y levanté sus piernas me agaché un poco y me disponía a penetrarla, pero ella me detuvo agregando, -Tú sabes que no me casé y quise ser religiosa, por lo cual nunca he estado con un hombre, aún soy virgen mi niño, hazlo con cuidado por favor.

Se puso en cuatro, me acomodé detrás de ella y volví a penetrarla, yo ya estaba a punto de turrón y mi tía todavía quería reata, le avisé que iba a eyacular y me dijo que la sacara y eyaculara en sus nalgas, esas nalgas que me tenían loco, lo hice, saqué mi polla de su coño y me vacié disparando mi semen en sus nalgas, pero ¡Ohh! bendita juventud, mi polla no decreció en dureza, así que empecé a restregar con mi polla mi semen por sus nalgas y su raja, apoyaba mi glande contra su ano y embarraba el semen que aún escurría a gotas de mi polla, me dijo: -Hazme toda tuya cariño, comete mi colita, es toda tuya.

Empecé a lamerle y acariciarle su ojete, estaba sellado no cerrado, me imaginé cuanto podría apretar ese culito, tardó un poco en ceder y empecé a meter mi dedo medio poco a poco, tardé un buen rato en meterlo, hasta la segunda falange, cuando estuvo ahí, lo saqué un poco y lo metí lo más que pude, ella gritó y me dijo que no fuera tan brusco, más suave me dijo, más suave, fui al baño por un envase de vaselina, y le puse en el ano y en mi dedo, y empecé de nuevo, las cosas fueron más fáciles, pronto tenía dos dedos en esa hermosa cola, mi tía estaba totalmente salida, se acariciaba el coño como la vi hacerlo en un principio, le dije mientras le besaba y lamía su culito, -Te voy a llenar al culo de leche tía-, Tana me respondió, -Siii, las veces que quieras mi vida, dámela toda.

Me paré en la cama me puse una buena dosis de vaselina en la polla y también en su culito, y apoyé mi glande en su culito, se resbaló un par de veces, pero en la tercera agarrando mi polla con la mano, empecé a abrir ese lindo hoyito, lento y poco a poco fui metiendo mi polla en esa colita que apretaba un demonio, cuando llegamos a la mitad del camino, ella me pidió que parara que sentía ganas de cagar, le dije que se aguantara que solo era la sensación, empecé de nuevo y me volvió a parar, pero ahora con un:

-¡Me duele!, para un poco, ¡sácala!

No le di tiempo me dejé ir a fondo, ella gritó de dolor y me dijo una grosería que no reproduzco por respeto a mi mamá, le di una nalgada fuerte y le dije: -¡cállate!, y aguanta ya está hasta dentro, ella soltó algunas lágrimas y me dijo: -Ssi, está bien, estuve así algunos momentos y cuando sentí que ya no apretaba tanto como en un principio, empecé a meter y sacar mi verga de en medio de esas lindas nalgas, la visión era hermosa, mi tía gemía y se empujaba al revés de lo que yo lo hacía, se acariciaba el coño y sus nalgas, cuando sentí que me iba a venir, le avisé y le dije que su cola era mía lo que ella ratificó diciéndome: -Siiii sobrinito, toda tuya, cuando tú quieras, y me vacié en su intestino, todavía la penetré lo más que pude aferrándome a su cadera.

Los dos no quedamos acostados en mi cama y nos tapamos con la colcha que era un desastre, antes de retirase a su dormitorio Tana, metió su mano entre sus nalgas y recogió un poco de esperma que ya resbalaba fuera de su culito, y lo metió en su boca, se me quedó viendo y me dijo, -Todo se queda adentro-, y me dio un beso en los labios y se retiró.

Vale la pena decirles que vivimos casi seis años de tórridas sesiones de sexo, cambió su horrible camisón de franela por batitas y baby dolls muy sexy y también su ropa interior, nunca cambió su vocación de solterona y de servicio y ahora está en una misión humanitaria en Somalia, no sé que haré cuando ella vuelva…

Autor: José

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Desvirgando a mi tía treintona, 9.6 out of 10 based on 8 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados