Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

DOS CHICAS CALIENTES

22 de enero de 2008

La siguiente historia aconteció hará unos meses, un día que estaba en la barra del bar de un amigo tomándome unas copas, mientras hablábamos de diferentes cosas.

Estando en esas, de pronto entraron al lugar un par de mujeres solas, de unos treinta años, altas, delgadas, morenas, una iba vestida con minifalda negra muy pequeñas, botas altas y blusa morada casi transparentes, la otra chica iba con un pantalón vaquero ajustado y un top que dejaba el ombligo al aire. Las chicas se sentaron a una mesa frente a mí, en el bar no había mucha gente, y pronto ellas fueron la atracción del lugar.

Al rato, mi amigo me dijo que fuera a darle la bienvenida, y que les preguntase lo que deseaban beber, yo al principio me mostraba reticente, pero tras decírmelo un par de veces acepté. Fui hacia ellas y les di la bienvenida, me presenté, hablamos un poco, me dijeron que se llamaban, la de la minifalda Elsa y la otra Andrea, tras esto les pregunté por lo que deseaban tomar, Andrea me dijo que deseaban lo mismo que yo estaba tomando en la barra, así que les llevé dos Bombay saphire con tónica, hablamos un poco más y volví a mi sitio en la barra.

Pasó un cuarto de hora, cuando Andrea se acercó hasta mi lugar, ella me preguntó por la hora a la que salía de trabajar, le expliqué estaba tomando una copa en el bar del amigo, pero que no trabajaba allí, entonces ella me preguntó que si tenía algún plan para esa noche, le contesté que no, pero que si ellas tenían alguno me podría acoplar, Andrea me respondió que esperase un momento, se fue a la mesa con su amiga y a los pocos minutos estaban pagando y a continuación Andrea me dijo que si me iba con ellas al apartamento de Elsa, le dije que de acuerdo.

Salimos rumbo al apartamento, al rato llegamos, inmediatamente Elsa nos puso una copa y algo de música flamenca, comenzamos a hablar y a beber bastante, hasta que a la media hora Elsa se levantó y empezó a bailar y a cantar flamenco, entonces Andrea me dijo que ella se acababa de divorciar y que su amiga le había propuesto distraerse yéndose a tomar una copa, ya algo bebida, me confesó que su amiga Elsa se había tomado un éxtasis hacía un rato.

La noche continuaba, Elsa seguía bailando, con las manos aplaudía y se levantaba incluso la ya de por sí corta minifalda, estaba pasmado.

De pronto empieza otra canción y Elsa se me acerca y me empieza a cantar flamenco a unos cuantos centímetros de la cara, me provocaba con su mirada y sus labios, los cuales cada vez se acercaban más a mi boca, yo estaba sentado, casi recostado en el sofá, de pronto Elsa se me sentó en las piernas, de frente, con las piernas abiertas y la minifalda dejando ver sus bragas negras, yo estaba como petrificado, entonces Elsa me dio un beso en la boca, metiendo la lengua hasta dentro, succionando mi lengua y mis labios.

Al instante, Andrea tomó mis manos y las puso en las nalgas de Elsa, apretándolas contra su culo, Elsa se echó hacia atrás, dejándome ver sus enormes senos, yo seguía masajeando sus nalgas. Estaba bastante excitado ya cuando sentí una mano entre mis espaldas frente a mí, jugando con sus senos, masajeándoselos, con sus nalgas muy cerca de mi cara.

Momentos después, la cogí de la cadera, la atraje hacia mí y comencé a besarle sus duras nalgas, más tarde, le subí un poco la minifalda y admiré sus braguitas negras, extremadamente sexys, continué besando su culito, restregando mi cara en él, Elsa incluso gemía a veces, Andrea dejó de chupármela, y su amiga me pegó con sus manos mi cabeza a sus nalgas. Andrea observaba la escena al lado, disfrutaba viéndola, me masturbaba con una mano mientras se quitaba el pantalón, y una vez que lo hizo con la otra mano se masturbaba ella misma.

Yo seguía comiéndome su culo, le lamía las nalgas, se las apretaba con las manos, se las movía en círculos y se las abría, le eché las bragas a un lado y pude admirar su culo cerca de m&i

acute;, lo lamí, introduciéndole la lengua en el ano, pasándole el dedo por encima de él suavemente, Elsa seguía gimiendo, cada vez más fuerte, me decía que le lamiera el culo, que le mamase las nalgas, que le diera por el culo, Andrea seguía mirando, masturbándome con la mano y masturbándose hasta que de nuevo empezó a mamarme la verga con la boca, se la metía toda, acariciaba mis testículos, los lamía. Así Andrea llegó a su primer orgasmo, cerraba los ojos y apretaba los labios.

Elsa ya había tenido uno e iba hacia otro, yo estaba a punto de estallar, se lo dije a Andrea y ella empezó a mamármela con más fuerza, haciendo que me corriese en su cara, en su frente, en su ojo derecho, y en sus labios, se pasó la mano por la cara y se lamió los dedos.

Finalizado esto, Andrea se fue al baño a asearse, mientras seguí mamándole el coño a Elsa, quién disfrutaba bastante. A los pocos minutos reapareció Andrea en ropa interior, se quitó el sujetador, enseñando sus hermosos pechos, y se quedó en bragas, se comenzó a besar con Elsa y ésta le comenzó a masajear los senos suavemente, a jalar de los pezones suavemente, le pasaba la mano sobre las braguitas, le acariciaba la rajita.

Elsa me deslizaba las nalgas por el pecho, por la cara, subía y bajaba, hasta que le quité las braguitas, y después el resto de la ropa, tras esto Elsa se sentó de espaldas hacia mí en mi polla ya erecta de nuevo y se la metió en su coñito, soltó un pequeño grito, y después empezó a follar, jadeaba, y me decía que le encantaba, le jalaba del cabello como si estuviera montando un caballo, su cabeza se echaba hacia atrás y ella le jalaba de los pezones a Andrea, quién también respiraba sonoramente y gritaba.

Yo alcancé los pechos de Elsa y comencé a amasarlos, ella me cogió las manos y me las apretó contra sus senos, moviéndolas en círculo, Elsa giraba la cabeza para mirarme, me besaba y me decía que la follase, que le diera fuerte con mi polla, jadeaba y gritaba mientras subía y bajaba su culo.

Elsa le quitó las bragas a Andrea, y esta se abrió de piernas delante de ella, empezó a lamerle su rajita, Elsa pasaba su lengua por todos lados, recreándose en sus labios, la vagina y el clítoris, después con un consolador empezó a follarla, se lo introdujo lentamente, se lo metía y se lo sacaba, incluso Andrea lo cogía y se lo introducía más aún con gran velocidad.

Yo le jalaba de los pezones a Elsa, le apretaba los senos y le besaba la espalda, quien no dejaba de subir y bajar sobre mi verga, gimiendo como una puta, corriéndose ella varias veces. Minutos después, Andrea se quitó el consolador, se acercó a nosotros, se sentó a mi lado y me abrazó, Elsa seguía encima de mí, recostada en mi pecho, con mi verga dentro. Al amanecer me marché, dejando a las dos perritas dormidas extasiadas.

Autor: Fary pabloeresmas (arroba) hotmail.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
DOS CHICAS CALIENTES, 10.0 out of 10 based on 2 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados