Dos maduras y una jovencita

Con Nuria la esposa de mi jefe cada tanto follamos, incluso ella alguna vez se sumó a una orgia con mis amigos. Ella es mujer de 35 años de edad, de estatura pequeña y delgada, con un culo bien redondo y unas grandes tetas siliconadas. Os cuento que la semana pasada: fuimos con ella a visitar a su prima Myriam una mujer de 43 años y a su marido Pepe Myriam es algo gordita pero con un buen cuerpo y tetas grandes. Nuria me había dicho que Myriam y Pepe son swingers y que Myriam le había dicho que a Pepe le gustaría follar con Nuria. La idea era pasar el día con ellos follando los cuatro.

Al rato de llegar, Pepe empezó a meter mano por el culo de Nuria, la sobaba por todas partes. De repente la dio media y le apoyo las manos en la mesa. Le levanto el vestido retiro el tanga a un lado y le puso su polla en la entrada del coño. De golpe se la metió. Pepe no tardó en estar punto de correrse.  Saco su polla, dio media vuelta a Nuria y le pidió que se tragase la leche. Nuria se agachó y se metió la polla en la boca, tragándose toda la leche de Pepe.

Tras esa escena, Myriam sabiendo yo estaba empalmado se recostó en un sillón, se quitó las bragas, abrió las piernas y me pidió que la follara. Así lo hice, penetrándola vaginalmente.  Estuvimos follando unos diez minutos hasta que me corrí dentro de ella.

Después del inicio de fiesta, Pepe propuso ir a un bar cercano. En cuanto estuvimos en el bar, se presentó un negro al que Myriam y Pepe conocían. Después de tomar unas copas volvimos a chalet. Enseguida las chicas se pusieron en pelotas.  Al negro se le puso tiesa en segundos. Las chicas se pusieron a estilo perro y sin decir nada el negro se la fue a meter a Nuria.  El negro tenía una polla de al menos 25 cm. Se la metió a Nuria y después de cuatro o cinco metidas hasta el fondo la saco y se la metió a Myriam.

Entonces Nuria se arrodillo y empiezo a chuparnos a Pepe y a mí con una cara de guarrona puta. Cuando ya la teníamos tiesa como un mástil, yo me tumbe en el piso y Nuria se subió encima y dejándose caer sobre mi polla empezó a metérsela y sacársela despacio. Por su parte Myriam seguía en cuatro con el negro fallándola y ella chillando y moviendo la cabeza de un lado a otro del gusto que estaba recibiendo.  Por su parte Pepe  se puso delante de Nuria para que mientras me follaba le comieran la polla a él.  A los 10 minutos el negro soltó su leche dentro de Myriam quien se corrió a la vez. Por su parte nosotros habíamos cambiado de postura. Nuria estaba encima de Pepe y me mamaba a mí. Pepe le cogía con fuerza las tetas. Así estuvimos hasta corrernos los dos un poco después de que ella llegara al orgasmo.

Al rato Pepe se puso frente a Nuria y le puso la polla en la boca e hice lo mismo con Myriam. Ellas empezaron a chupárnoslas como si fuera un helado. Nuria se puso en cuatro patas que Pepe la follara y le dijo al negro que se pusiera delante para chupársela. Al final  nos corrimos todos a la vez. Después de ello empecé a jugar con mis dedos en el agujero anal de Nuria. Se los introduje sin miramientos hasta el fondo, ella lanzó un grito bestial y yo continué moviendo mis dedos rápidamente en su cada vez más abierto culo.  Nuria disfrutaba, entonces Myriam se puso a trabajarle  el coño con un vibrador hasta que entre alaridos de placer Nuria se corrió como una cerda. Entonces saqué los dedos y apunté mi polla a su culo, le puse la punta y el resto entró progresivamente, al rato la hundí hasta el fondo, comencé a penetrarla a ritmo lento, para con el tiempo ir aumentando la velocidad, Nuria gritaba de placer. Observando la escena, Myriam se puso otra vez cachonda y decidió intervenir en la fiesta, se ajustó un arné con el vibrador a la cintura, se colocó debajo de su Nuria, Myriam boca arriba, Nuria cuatro patas, y le fue introduciendo la punta del dildo en el coño. Nuria gozaba siendo doblemente penetrada, mis movimientos sobre su culo ayudaban a que el vibrador entrara una y otra vez en su coño. Pasados unos minutos, empecé a notar que estaba próximo a correrme. Tras llenarle el culo de leche, saqué mi polla y Myriam siguió fallando a Nuria hasta que esta se corrió.

Al ver la escena a Pepe y al negro le entraron ganas de follar de nuevo, así que ordenaron a las dos mis calientes zorras que les comieran la polla hasta que se corrieran, enseguida obedecieron, empezaron a lamer las pollas. Minutos después ambas lograron que los dos hombres se corrieran.

Después nos pusimos a tomar unas cervezas todos desnudos. Al rato las dos mujeres se fueron con el negro y comenzaron a jugar con su polla que estaba flácida. Pepe me dijo que las dejara y decidió llamar a una vecina Brenda una chica de 18 años, bajita y delgada, casi sin tetas, que aparenta menos edad de la que tiene. Brenda folla con Myriam y Pepe habitualmente. A los cinco minutos Brenda estaba con nosotros.

Al llegar Brenda, Myriam tenía en su boca la polla del negro.  El la introdujo hasta el límite y después el saco y le dijo que se pusiera en cuatro patas.  Entonces el untó el culo de ella con saliva y hundió uno de sus dedos en el culo. Apuntó la punta de su polla al ano, presionando un poco, y la clavo de un golpe. Luego con un movimiento lento, pero firme, la fue empalando completamente. Myriam gemía un poco y el negro comenzó a moverse poco a poco. Después el comenzó a moverse enérgicamente hasta que descargo su semen dentro de Myriam, se relajó un poco y terminó por sacar la polla.

Mientras pepe y yo jugamos durante un tiempo con Brenda, ella me chupaba, Pepe la comía y le entraba unos dedos adentro de su coño. Después ella estaba mamando a Pepe y yo tocando su clítoris y Pepe se vino en la boca de Sonia, ella tragando todo.  Luego ella me acostó y se puso a chuparme como toda una experta hasta que me viniera en su boca. Al rato con Brenda nos empezamos a besar. Ella me pasaba la lengua por todos lados. En una de esas me estaba mamando y Pepe la penetró por atrás. Después de un rato Pepe dejo de encular a Brenda y yo ya penetre vaginalmente. Después me puse en la cama boca arriba y ella se puso encima de mí. Al rato me saqué la polla de su vagina y me corrí dentro de ella.

Después de la enculada de Myriam, Nuria se arrodillo frente al negro y empezó a masturbarlo. En cuanto él se empino ella lo condujo hacia el extremo del sofá más cercano. Se sentó un poco ladeada, con su espalda levemente apoyada en el reposacodos del tresillo, y dejando en el suelo su pierna izquierda, levanto la otra y la coloco semiflexionada contra el respaldo, quedando totalmente abierta de piernas frente al negro. El hombre e recreo durante unos segundos restregando la punta de su capullo por entre los húmedos labios vaginales de Nuria. Pero ella ya no tenía el cuerpo para jueguecitos, así que agarró con su mano el empinado rabo y se lo colocó presurosa en la entrada de su encharcado coño. El hombre se inclinó un poco hacia delante, quedando apoyada una de sus manos en el respaldo del sofá mientras la magreaba con ansia las tetas Nuria. El negro comenzó entonces a darle tales sacudidas a Nuria en el coño, que incluso pude observar como ella cerraba sus puños en torno al tapizado del sofá. Unos segundos más tarde, Nuria seguía gimiendo y gritando de placer al compás de cada embestida. Así llego al orgasmo y el negro le libero el coño.

Entonces yo tome a Myriam por las caderas, y la coloque en la posición ideal para penetrarla. Tras media docena de furiosas envestidas, Myriam comenzó a dar elocuentes gemidos de placer. Entonces me puse a magrearle las tetas. Por su parte Pepe y Brenda follaban como locos. Mientras el negro se dedicó a chuparle los pechos a Nuria, abriendo la boca todo lo que podía y restregando su lengua por los endurecidos pezones antes de apretar los labios y succionar con avidez la punta de cada uno. Yo por mi parte deje las tetas de Myriam y mientras la follaba comencé a hacer movimientos circulares con un dedo en el agujero del culo de su culo. Cuándo llegue con el dedo al fondo del culo de Myriam, esta tuvo una convulsión y con un expresivo grito imprimió aún más velocidad a sus movimientos provocando que polla y dedo la perforaran con más ímpetu por sus dos agujeros. Entonces cogí el vibrador y empecé a metérselo por el culo. Myriam estaba tan cachonda y con tantas ganas de polla que incluso se hubiera follado a un caballo de haberlo tenido a mano. Tres segundos tarde en introducirle el dildo completamente en el ano. Myriam entonces empezó a menearse hacia delante y hacia atrás llegando al orgasmo.

Entonces Pepe dejo de follar con Brenda y nos llamó al negro y a mí al sillón. Brenda fue con él y se puso a comernos la polla de forma alternativa a los tres. Mientras nosotros nos pusimos a jugar con nuestros dedos en el coño y el culo de Brenda. Al rato estábamos Pepe y yo estábamos enfrascados en una doble penetración con ella.  Sin demorarse, con rudeza el negro agarro a Brenda novia del pelo y le hundió la polla en la boca hasta que su capullo toco la  garganta. Los tres la penetrábamos al mismo por el agujero que habíamos elegido, y Brenda gozaba con  las tres pollas taladraban su cuerpo sin darle un momento de respiro. En ocasiones hacia vanos intentos de gemir, gritar o jadear, pero las rápidas envestidas de la polla del negro fallándole la boca, solo le permitían emitir ahogados sonidos guturales. Tras varias embestidas, los tres nos corrimos. Y Brenda llego al orgasmo.

Finalmente Nuria y Myriam hacían un 69, lamiéndose los coños y penetrándose analmente con vibradores. Con Pepe le pedimos a Brenda que nos chupara todo el cuerpo y nos ayudara a empinarnos una vez más. Cuando estuvimos a punto nos acercamos a las mujeres y las separamos dejándoles los dildos dentro de sus respectivos culos. Nos acostamos en el piso y ellas se montaron sobre nosotros teniendo ambas  continuos orgasmos encadenados. Cuando ya era evidente que yo me iba a correr, Nuria empezó a botar sobre mí con un desbocado ímpetu consiguiendo que me vaciara en su coño. Por su parte, Pepe saco su polla del coño de Myriam y se corrió sobre las tetas de ella.

Cuando volvimos a sentarnos en el sofá vimos que Brenda estaba montada sobre la polla del negro. Se la intentaba comer por el coño, pero la polla estaba un poco morcillona. Entonces Nuria y Myriam se quitaron los vibradores de sus culos y se ocuparon de Brenda. Mientras le mordían las tetitas la penetraron doblemente con los dildos. Brenda llego así al éxtasis.

Al rato fuimos pasando por el baño para lavarnos y vestirnos. Los primeros en irse fueron el negro y Brenda a quien le pedí el número de móvil. Nosotros les seguimos casi al instante, con la esperanza de volver a visitar a Myriam y Pepe.

(Visitado 5.157 veces)
Me gusta / No me gusta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *