Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

EL CHICO DE OJOS MISTERIOSOS

21 de febrero de 2005

Un día más en clase. Allí estamos los dos, como es habitual desde que comenzó el curso universitario. Tú cuerpo es atractivo, no lo niego, pero lo que me enciende de ti es tu mirada, tienes una mirada inteligente, cálida y atractiva. Cada vez que mis ojos se cruzan con los tuyos siento un escalofrío recorriéndome la espalda y en absoluto me hace sentir incómoda. No eres como los demás. Aunque todavía no hemos intercambiado mucho más que un hola y un adiós creo conocerte más que a los demás y a la vez sigues siendo un misterio para mí. Hoy me he vestido un poco más provocativa de lo normal para ver si atraigo tu mirada, empiezan a ser adictivas. No soy una modelo pero atraigo las miradas de los chicos así que si te piensas resistirte te costará. Acaba la clase y todavía no me has mirado. Aparte de eso no he entendido ni torta de lo que han explicado hoy, no sé qué me pasa hoy pero podrían haber hablado en chino y no me habría enterado. En fin, qué le vamos a hacer, ya lo repasaré luego tranquilamente. Cuando me levanto y me dispongo a salir de clase te echo un último vistazo. ¡Te pillé! Tus ojos establecen contacto con los míos y, a continuación, sin ningún tipo de prisa, comienzan a descender hacia mis labios, mi cuello. Parece que estés paladeando cada centímetro de mi cara. Y de nuevo tienes ese tipo de mirada, no me hace sentir mal que me recorras con tu mirada, más bien me produce un cosquilleo. Tu mirada se pasa ahora sobre mi top y desciende… mi cintura… mis piernas. ¡Te parecerá lo más normal del mundo mirar a una chica así!. Cuando por fin llegas a mis pies, ya estoy deseando que termines porque el cosquilleo me está poniendo nerviosa. Pero en lugar de apartar tus ojos tras el festín tus ojos cambian el sentido y remontas de nuevo mi cuerpo, aunque esta vez un poco más rápido. Ya te has dado cuenta de que te estoy vigilando y no quieres abusar del privilegio. Chico listo. Cuando tus ojos por fin vuelven a topar con los míos me dedicas una ligera sonrisa antes de mirar a otro lado. Con el cosquilleo todavía de fondo acabo de coger mis cosas y salgo. Me has desnudado con la mirada en medio de una clase sin el menor reparo. Verdaderamente eres un chico interesante.

Han pasado un par de días y de nuevo en clase. Creo que voy a tener que pedir ayuda a alguna de mis amigas, he perdido el hilo en esta asignatura y no me entero de nada. Espero no parecer demasiada perdida, prefiero no atraer demasiada atención por parte del profesor. Acaba la clase. Me llevo las manos a la cabeza, arg, vaya cacao mental.

Hola, ¿qué tal?

No puede ser. ¡Eres tú! Qué bandido estás hecho, ¡has aprovechado que bajé la guardia!Hola, pues ya me ves, con un buen cacao. Desde hace unos días es

Me dedicas una ligera sonrisa y nos separamos. ¿Habrá sido buena idea? Estoy segura de que sí, eres distinto y sin duda eres inteligente así que en el peor de los casos me pondré al día con esta asignatura. ¿He dicho en el peor de los casos? Mi mente me juega malas pasadas…

Fin de las clases por hoy, ¡por fin! Ahora, ¡ahora he quedado con el chico de ojos brillantes! Otra vez ese cosquilleo, vaya mal momento, no hay razón para ponerme nerviosa. Me dirijo hacia la entrada, llego y, aunque todavía no has llegado, no tardas en aparecer desde uno de los pasillos.

¡Hola de nuevo!¡Hola! ¿Listo?

Vamos hacia mi casa, saludamos a mi madre y te presento a mis hermanas pequeñas. Como ellas ya han comido nos dejan comer tranquilos en la cocina. Durante la comida me demuestras lo que ya había previsto, eres un chico interesante. Tenemos una agradable conversación donde te cuento yo más sobre mí que tú sobre ti, y me quedo con ganas de seguir, pero no pierdes el sentido del tiempo.

Creo que va siendo hora de la clase, ¡jovencita!¿Cómo que jovencita? No creo que tengas muchos más años que yo.

Pareces un poco mayor que los demás, pero no creas que te haré la pregunta directamente.

23! Me tomé cuatro años sabáticos.

Hm, 4 años mayor que yo. Menos posibilidades de que seas un crío.

Sísí, lo dudo, no pareces ser el tipo de persona al que le gusta perder el tiempo.

¡Tienes un buen ojo!Oh, has tenido tiempo de estudiarme ambos ojos

.

En ese momento llega mi madre, tú le agradeces la comida y sin más dilación nos vamos a mi cuarto. Al pasar por el cuarto de mis hermanas las vemos salir. Se van a clase. Todavía están dedicadas a tiempo completo al colegio. Al entrar en mi cuarto se queda unos breves segundos observándolo detenidamente. Espero que termine.

Y bien, ¿cuál es el veredicto?El cuarto está en sincronía contigo. ¡Eso es bueno!¿Y eso qué quiere decir?

Te miro con suspicacia.

Es acogedor, sin una decoración excesiva y bastante bonito.

Glups, me muevo, no quiero que veas que eso me ha sonrojado. Me siento un haz de luz y tú un maestro de los espejos jugando conmigo. Nos sentamos y comienzo a hacerte preguntas. Estoy un poco perdida pero no del todo así que avanzamos a buen ritmo. Eres agradable de tratar, se nota que escoges las palabras con cuidado. Además estás entregado, no pareces estar explicando algo sino compartiéndolo. ¡Eres misterioso! Sin darme cuenta me voy dejando llevar y me olvido de todo excepto de lo que estamos repasando.

Un par de horas más tarde mi madre nos avisa que sale de compras con mi padre y que volverán para la hora de cenar. Poco después responde a otra pregunta mía, doy la vuelta a la página con las preguntas y ¡oh! ¡Ya acabamos! Tú te inclinas sobre mí apoyando una mano sobre mi hombro para revisar mejor el cuaderno y te aseguras de que no quede ninguna pregunta. El cosquilleo se desplaza temporalmente hasta el hombro hasta que apartas la mano después de revisar el cuaderno.

Sí, parece que ya están todas las preguntas. ¿Hay algo todavía que te quede borroso?

Borroso te voy a dar yo a ti. Ahora verás.

Pues sí, todavía queda un apartado que no entiendo del todo. ¿A qué vino esa mirada de cuerpo entero el otro día en medio de clase? Si miras así a una chica lo mínimo que pensará es que eres un pervertido.

Pones cara de sorprendido durante unos instantes pero me mantienes la mirada.

Y dime, ¿por qué te vestiste entonces así?…

En cualquier caso no pretendía hacerte sentir mal y si quieres vengarte puedo ponerme aquí de pie y me miras t castigo. ¿Te apetece merendar algo?

¿Un zumo?

Hecho, ahora vengo.

Uff, empiezo a sentir calorcito. Tu mirada enciende. Preparo algo para merendar, seguro que tienes hambre así que pondré algo más. ¡Ops! ¡Me acabas de poner las manos en la cintura!

Perdona la interrupción, vengo a preguntarte por el baño porque si me vieses deambulando por tu casa correría el riesgo de parecer peligroso y me tendría que ir sin la merienda.

Jaja, vale, vale, ven que está por aquí.

Te indico el baño y al irme te doy un cachete.

¡Tocón!

Tú tocas yo no seré menos.

Vuelvo a la cocina y llevo la merienda al cuarto. Me siento sobre la cama para estar más cómoda. Toda la tarde sobre una silla se empieza a notar. Vuelves, te sientas sobre la cama a una distancia prudencial y comenzamos a merendar. De nuevo vuelve la conversación interesante y con dobles sentidos. Entre risas y comentarios sobre las miradas te reto a ver quién aguanta más la mirada del otro. No lo dudas y aceptas el reto por lo que comenzamos el combate. Tienes unos ojos verdaderamente brillantes, de cerca se ve claramente. El mirarse tan cerca el uno al otro es una sensación rara. Es como si una pequeña parte de ti estuviera en mi y una pequeña parte de mi estuviera en ti. El cosquilleo interior sigue aumentando y empiezo que mi corazón palpita con más fuerza. ¿Qué me ocurre? Solo nos estamos mirando a los ojos. Pasan los minutos y tengo que empezar a hacer esfuerzos para no parpadear, no parece que tú vayas a cansarte pronto. Arg, no aguanto más, tengo que cerrar ya los ojos. Gñññ Ahhh, qué alivio. Cuando los abro me da la impresión de que estás un poco más cerca. ¿Te has movido?¡Vaya vaya! ¡Me parece que ya tenemos un ganador!

Bueno, lo reconozco, he sido derrotada. Pídeme lo que deseas y veré si te lo puedo conceder.

No soy más que un humilde servidor de su majestad. Tan solo me conformaría con que su majestad volviese a cerrar los ojos durante unos segundos.

Mi alarma femenina acaba de saltar por los aires, pero creo que la voy a ignorar. Sorpréndeme.

De acuerdo, un deseo así es fácil de conceder.

Cierro los ojos.

Al momento noto tus labios sobre los míos. Pero me siento demasiado a gu

sto para replicar y cedo el control a mi cuerpo. Tú lo notas y te acercas más a mi. El beso se transforma en una excitante y húmeda presentación entre nuestras lenguas. El cosquilleo ya ha dejado de ser tal y ahora toda mi piel empieza a sufrir pequeñas descargas eléctricas. Pones tus manos sobre mis hombros y suavemente haces que me incline hasta quedar tumbada sobre la cama. Una vez apoyada te inclinas sobre mi. Tu cuerpo fuerte y fibroso descansa ya sobre el mío y nuestras lenguas repiten de nuevo la deliciosa presentación. Me estás empezando a excitar de verdad, bandido. ¿Hasta donde te dejaré llegar..? De momento lo único que sé es que empiezo a perder conciencia de la realidad. Cuando abro los ojos veo tus ojos y el fuego aumenta. Por temor a quemarme vuelvo a cerrarlos y entonces sólo existen tu lengua y mi lengua. Mientras tus manos acarician mi cabello me llega una sensación del hemisferio sur. Hay algo en ti que está creciendo y mi muslo derecho lo está notando. Me parece que tú estás tan excitado como yo, ¿verdad? Pues saberlo me empieza a hacer sentir humedad y no solo por la zona donde nuestras lenguas están apasionadamente batallando…

Muevo mis manos hacia tu cintura y te dejas mover para quedar cintura contra cintura. Hmmmmm esta sensación es muy excitante. A pesar de la ropa noto el calor que emana desde tu entrepierna hacia mi sexo. A ti tamb más pequeños hasta que te concentras en mi clítoris. Hmmm Tu mano sabe lo que hace, has debido tener una buena entrenadora. Hmm Qué dilema. Me estás dando placer por 2 sitios a la vez y no sé cuál escoger. Hmm Finalmente gana la zona de siempre y me concentro en el movimiento de tu mano sobre mi zona caliente. Bajo mi mano y, por encima de la tuya, desabrocho mi pantalón para que te muevas con más soltura. Tú te das cuenta y centras toda tu acción en esa zona mientras me acaricias los pechos con tu mano libre mientras me vas quitando del todo los pantalones. Ya que tengo la mano por esa zona aprovecho y cojo la tuya para que se decida a saltar ese estúpido trozo de tela que todavía queda entre tus dedos y mi zona más apreciada. Hmmmmmm Tus dedos son… son… increíbles, me desconecto completamente y me concentro en… en… hmm el creciente placer que me estás dando. Parece que sabes de cada rincón de mi sexo como la palma de tu mano. Introduces primero uno de tus dedos dentro de mi, lentamente y con tiento… Hmmm Notas las paredes húmedas que te invitan a seguir investigándolas. Ahhh Ahora sacas tu dedo y sigues acariciando mi clítoris. Hmm Ahora coges 2 dedos y los introduces dentro… dentro de mi hmmmm Me cuesta hilar las palabras. Me lo estás poniendo difíc… hmmmm difícil. Estás moviendo a la vez los dedos dentro de mi y los que acarician mi clítoris Ahhhhhh ¡Me encantan las manos grandes! Hmmm Te agarro con fuerza. Si no estuviese tumb Ahhhhhh tumbada ya habría caído al suelo. Ahhhh Ahhhhh Uhmmmmmm Ufffff Uhmmmmmmmmmmmm Cuando me quiero dar cuenta estoy empapada y agarrada a ti como si la vida me fuera en ello. Nunca había tenido un orgasmo tan increíble.

Me miras con cariño mientras recupero el aire. Sabes que no te voy a dejar escapar tan fácilmente y menos después de esto. A los pocos segundos ya estoy recuperada. Te hago tumbarte y con menos dulzura que tú conmigo te quito los pantalones. Un enorme bulto está amenazando con salirse del calzoncillo. Paso mi mano por encima acariciándolo. Da un pequeño salto estirando su prisión peligrosamente. Estoy saboreando el momento previo con verdadero deleite. Finalmente, y esta vez sí con más teatro, empiezo a quitarte el calzoncillo mientras con gran satisfacción veo lo que parece ser un magnífico compañero sexual. Una vez libre de sus ataduras salta enhiesto. Lo agarro con una mano y comienzo a subir y bajar su piel mientras veo cómo brilla su glande y lo observo con verdadero deseo. Necesitaría 3 manos para poder cubrirlo. Hmmm Sin duda es toda una polla. Me relamo solo de pensarlo… Me encanta la sensación que me produce su superficie.. Mi sentido del gusto no lo resiste más así que tras esta toma de contacto acerco mis labios casi cerrados y los voy abriendo mientras me la introduzco hasta el fondo y comienzo a degustarla. Te miro a los ojos y veo que te está gustando. Aprieto con mi mano mientras sigo el sube y baja y me parece oírte algunos gemidos. ¡Soy muy correspondida con quien me corresponde! Mi lengua recorre tu rico miembro de arriba abajo mientras con la mano subo y bajo la piel que recubr

e el glande y aprieto fuertemente. Está delicioso. Continúo unos minutos disfrutando de este rico manjar hasta que empiezo a notar que te vibra el cuerpo. Tú me miras y yo te devuelvo la mirada. Tengo la intención de tragarlo todo, tranquilo. Cierras los ojos y con gran excitación noto cómo te recorre una corriente eléctrica y con verdadero morbo noto tu caliente semen inundando mi boca. El morbo es irresistible y lo trago como si fuera verdadero néctar. Me apoyo sobre ti unos minutos esperando que seas de rápida recuperación mientras lo único agitadamente. Cuando por fin llego al final final y tocas fondo dentro de mi siento desmayar. Me sujetas con suavidad. Recobro el control de la situación. Apoyo mis manos sobre tus abdominales y comienzo a… subirrr hmmm y a… bajar uhmmmmmmm. ¡Me encanta sentirte dentro de mi, sentirme penetrada por ti! !Esto es el nirvana!. Solo puedo pensar en el placer que me estás dando Ufffff. 19 años perdidos. Hmmmmmmm Sube…, baja…. Tú también estás disfrutando de lo lindo. Parece que tu cuerpo y el mío estén hechos el uno para hmmmm… para el otro. Con qué facili.. aahhh facilidad se acoplan y desacoplan. Arff arfff Mi sexo está cada vez más húmedo y sin darme cuenta voy… voy… hmmmm…. aumentando la velocidad.

Te aviso cuando..

¡Sí!

Hmmm Si hubiese sabido lo buen amante que hmmm.. que eras no habría esperado semanas para pedirte ayuda con los estudios diablillo. Uffff no me doy verdaderamente cuenta pero el sube y baja es.. es.. ahhh… es ahora frenético! Estoy cabalgando sobre una espada de placer. Arffff Cada vez estoy más excitada. Noto que me empieza a subir otra oleada de calor más fuerte que la anterior. Uhmmmmmmmmm Me miras con cara de corderito avisándome de que vas a descargar. Entonces te sonrío, contraigo mis músculos inferiores y… Ahhhhh Uhmmmm y comienzo a cabalgar más profundamente. ¿Esto… esto… no te lo esperabas eh? Cierras los ojos y noto como te agarras a mi con fuerza. Uffffffff ¡Viene otro orgasmo! Sigo contrayendo mis músculos alrededor de tu miembro. Noto perfectamente la forma de tu glande abriéndose paso una y otra vez dentro de mi, penetrándome de arriba abajo… hmmmmm, me vas a matar de placer… Ahhhhh Ya… ya… ahhh ya viene la … ola… de calor… Ahhhhhh Justo cuando acaba el orgasmo tú te agarras a mi con fuerza, vibras como una estrella a punto de explotar y un instante después noto un chorro de calor llenándome por dentro. Uhmmmmmmmmmmm Uf uf Descansamos unos minutos tumbados en la cama. Mientras nos seguimos acariciando. Miramos de reojo la hora por precaución. ¡Demasiado tarde! Rápidamente nos recomponemos como podemos y te acompaño al portal. Al salir saludamos a mis padres que estaban llegando. ¡Por los pelos!Ya me he puesto al día. Muchas gracias profesor.

Te sonrío de oreja a oreja.

Como te dije cuando me ofrecí, ha sido un verdadero placer.

Pero sabes… Tengo un problema.

¿Cuál?Sabiendo lo buen profesor que eres me voy a aprovechar de ti y te voy a pedir clases particulares muy a menudo a partir de ahora.

Bueno, no creo que sea problema… ¡Mientras haya meriendas así!Jaja, ¡No lo dudes!

(Unos días más tarde)

Ahhhh Ahhh Hmmm Hola.. Hola.. hmmmm sé que no es la.. hmm.. la forma habitual de acabar un relato pero.. hmmm… pero… el chico de ojos misteriosos me ha pedido que hmmm que añada esta coletilla… hmmm Como puedes ver estamos… Ahhhhhhhh ahh…. estamos merendando y realmente no quiero decirlo pero me ha dicho que… hmm que… si lo hago no hay más clases particulares. Quiere que te diga que si te ha gustado este hmmm… Hmmmmmmmmmm perdona.., este relato y eres… hmmm.. una chica especial de Madrid su correo es astraleye (arroba) gmail.com.

Ahhhhhhhhhh!

…..

Espero que hayas disfrutado tanto como contándotelo :)

Autor: AstralEye astraleye ( arroba ) gmail.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados