Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

El cumpleaños de mi hermana

10 de junio de 2007

Hetero, polvazo. Dos viejos amigos que no se veíandesde hace tiempo recuperan el tiempo perdido.

A mí desde siempre me hagustado ir con mi hermana y sus amigas de paseo, ya que mi hermana y yosolo nos llevamos un año de diferencia de edad.

Siempre iba con ellas por lo bienque me lo pasaba, por lo mucho que me reía, pero cuando empecéa crecer hubo una temporada que deje de ir con mi hermana y sus amigas.

Después de eso pasaron casi4 años que a mi hermana solo la veía en casa, y a sus amigasno las veía casi nunca. Se acerco el día en que mi hermanacumplía 22 años y me dijo que le hacia mucha ilusiónque ese cumpleaños fuese como en los viejos tiempos, celebrándolocon ella y sus amigas, a lo cual acepte de buenas maneras porque me apetecíamucho.

Llego el día de la fiesta,había alquilado un local, con música, bar y sobretodo muchagente.

Yo me pase la mitad de la nochebailando solo, con mi copa en la mano hasta que empezaba a aburrirme, mihermana se acerco a mí y me dijo que si me pasaba algo, yo le dijeque no, que solo estaba algo cansado de bailar. Me dijo que ella se ibaa bailar que lo sentía pero que tenia ganas de bailar.

Me fui hacia la barra y me pedíotra copa, recuerdo haber visto a Helena, una de las amigas de mi hermana,ella fue el motivo por el cual me fui del grupo, ella empezaba a gustarmemucho, y no quise armar ningún follon por eso preferí irme.Note como se acerco y me dijo:

-Hola Max -Hola Helena, que tal?-Muy Bien, -Dijo ella-y veo que has crecido mucho-añadiódespués -Bueno si como todos no?-y le sonreí- -Claro max,además has crecido para bien, te has puesto mucho mas guapo queantes. -Que va-le dije yo. -Que si hombre que si. Insistió ella.-Tu también te has puesto muy hermosa en estos últimos años-dijemirando al suelo. Ella se sonrojo y miro al suelo también, estuvimoshablando y riendo durante mucho rato, nos comentábamos que tal habíaido todo en los últimos 4 años, y hablando y hablando salióel tema de los amores y demás.

-Tu tienes pareja?-le pregunte–No, y tu?-Me dijo ella- -No, Susana me dejo hace ya algún tiempo-dijeyo -Y eso?-pregunto sorprendida -Cosas que pasan

Me levante y mirando al suelo ledije que me disculpara que me iba. Me levante me despedí de mi hermanadiciéndole que me encontraba mal y me fui, me sorprendióel verla salir tras de mi del local, preguntándome si podíavenir conmigo, le dije que como ella prefiriera, pero que no se divertiríamucho.

Fui por mi coche y ella subió.

Allí empezamos a hablar denuevo y me sorprendió lo que me decía.

-No se porque te tuviste que irdel grupo hace 4 años -Era lo mejor créeme-dije yo -Porquedices eso? Tiene que haber alguna razón de peso para que hicieraseso. -La había, pero no tiene importancia-Dije mientras conducíamirando fijo a la carretera -Claro que tiene importancia, te fuiste delgrupo de la noche a la mañana, tubo que ser algo importante paratomar esa decisión-me dijo insistiendo- -No quería armarfollones en el grupo y si me hubiera quedado lo hubiera hecho-dije yo yaun pelin alterado- -A que te refieres, vamos dímelo, hay confianza-seguíainsistiendo. -Me empezabas a gustar vale? Ya lo sabes contenta? soltémuy alterado. -Y porque no me dijiste nada? -Pensé que te reiríasde mi, o algo así- -Como eres tan tonto? -No lo se, debe ser denacimiento- y me reí

Ella también se estuvo riendoconmigo, y me dijo que la llevara al antiguo punto de reunión delgrupo, quería recordar viejos tiempos.

La lleve y una vez allí medijo que cerrara los ojos, al hacerlo sentí como me abrazo, y yono puse ninguna resistencia, tan solo me abrace a ella sintiendo su calor.Se separo de mi y me beso los labios, seguí sin poner ningúntipo de resistencia, tan solo me dejaba llevar por mis instintos juntocon los de ella. Empezamos a besarnos mas intensamente, y nuestras manosacariciaban nuestros cuerpos. Le dije que quería ir a un sitio masintimo mas tranquilo. Nos fuimos a su casa sin dudarlo ni un solo segundo,estábamos muy ardientes y en el camino nos besábamos y nosmirábamos muy deseosos el uno del otro. Llegamos a su casa y nosempezamos a besar con un deseo indescriptible, nos íbamos quitandola ropa el uno al otro mientras íbamos besándonos caminoa su habitación.

Al llegar a su habitación,solo nos quedaba la ropa inter

ior, la cual ya estaba mal puesta de todoel toqueteo que había habido en segundos atrás, de un empujónme tiro en la cama y se puse encima de mí, y empezó a besarme.empezó por la boca y siguió bajando. Paso por mi oreja lamiéndolay mordiéndola, mi cuello, mi pecho, y al llegar al ombligo se detuvoy se dedico su tiempo a ponerme mas excitado de lo que ya estaba. No dejabade besarme la tripa cuando con sus manos empezó a bajarme los calzoncillos,y a medida que los bajaba su cabeza también lo hacia mi entrepierna.

Recuerdo que yo miraba hacia dondeestaba ella mirándola a los ojos, ella no dejaba de darme besospor todo mi sexo mirándome a los ojos, jamás la habíavisto así, estaba como ida por el deseo. Cogió mi sexo yempezó a moverlo arriba y abajo, subiendo y bajando mi piel paradejar al descubierto mi glande. iba lamiendo mi glande cada vez que bajabala piel, hasta que no dudo ni un segundo y mirándome a los ojosse lo metió en la boca empezando a chuparlo con frenesí.

Cuando llevo un rato, yo con muchocuidado le dije que se apartara, que no quería correrme aun, y queya era hora de que yo hiciera algo. Se tumbo en la cama bocarriba y yome puse encima de ella empezándola a besar. Note el sabor de misexo al besarla, la lamí por la cara, la oreja. Bese todo su cuerpo,saque su sujetador con mis manos mientras iba bajando con mi boca haciaellos. Me detuve a saborear aquellos pechos que tanto había deseado,se los mordía suavemente, cogía sus pezones entre mis labiosy me lengua jugaba con ellos, y la veía como se retorcíadel placer, fui bajando y mis manos siguieron amasando aquellos pechostan hermosos. Al llegar a sus braguitas, empecé a besarlas por encimay las cogí con mis dientes, y con mis manos me ayude a bajarlas.Allí estaba aquel sexo, totalmente rasurado con una tirita de vellomuy fina en el centro, empecé a besarlo y yo veía como ellacada vez se retorcía mas, empecé a lamer poco a poco entrelos labios de su sexo de abajo hacia arriba y luego de arriba hacia abajo,mi lengua cada vez se introducía mas entre sus labios, a lo cualyo hacia mas presión y ella se retorcía mas de placer, milengua cada vez aumentaba la presión y al mismo tiempo aumentabala velocidad de movimiento, se le empezaron a escapar pequeños gemidosde placer y de dejaba de decirme:

-Me estas matando, por favor nodejes de hacer eso que me encanta.

Yo no dejaba de hacer lo que medecía, pero a cada instante mi lengua se introducía mas ensu sexo y mi lengua aumentaba muchísimo mas la velocidad, con dosde mis dedos separe los labios de su sexo y me hundí en ese húmedosexo que tenia delante de mi cara. Recuerdo que con mi nariz le daba pequeñosroces en su clítoris y muy hinchado para esos momentos y no dejabade decirme:

-Por favor Max, me estas matando,hazme el amor por favor, te deseo dentro de mi, deseo notarte deseo tenertey que me tengas. -Si Helena cielo ahora mismo. -Dije yo muy excitado

Me coloque entre sus piernas, ellalas abrió y me rodeo la cintura con ellas, cogí mi sexo ylo apunte hacia el suyo y fue entrándolo de manera lenta y suavehasta que llegue al final. Sus caderas se movían, y al notar estoempecé mi movimiento, primeramente lento y aumentando poco a pocoel ritmo de mi penetración, estábamos ya sudorosos despuésde un buen rato y me separe de ella, y ella me dijo:

-Que haces? No me dejes asípor favor- Dijo como con voz muy excitada como suplicando. -Tranquila novoy a parar.

Le cogí las piernas y melas coloque en mis hombros y con uno de los cojines le levante las caderas,y la volví a penetrar pero esta vez fue algo distinto esta vez notecomo mi sexo entraba mucho mas que la vez anterior, mis testículoschocaban con su trasero cada vez que entraba y salía de ella. Losdos empezamos a gemir como locos y mi ritmo era frenético para eseentonces, y no dejábamos de decirnos:

-Te deseo Helena me vuelves loco-decíaentre gemidos y respiración muy entrecortada sin dejar de moverme-Y yo a ti Max me estas matando no se como hemos perdido tanto tiempo-decía ella con golpes de voz por causas de mis penetraciones.

Estuvimos moviéndonos unpoco mas cuando le dije:

-Helena cariño, no puedomas voy a reventar- Dije gimiendo. -Hazlo mi amor hazlo lo estoy deseandonecesito acabar de notarte dentro de mi lo necesito-Me dijo ella gimiendo.

Me derrame dentro de ella, y alnotar ella esto también se derramo al mismo tiempo que yo, fue bastantelargo y no dejábamos de besarnos mientras lo hacia ella moví

alas caderas con fuertes espasmos, y yo seguía empujando mientrasdisminuía el ritmo de mi penetración.

Nos quedamos durante un buen ratoabrazados y sin sacar mi sexo de dentro de él, cuando empezamosa hablar de lo tontos que habíamos sido los dos durante tanto tiempo,teniéndonos al lado y sin darnos cuenta de nada. Esa noche yo lapase en su casa, mejor dicho, en su cama y al despertarme ella no estabaen la cama, me levante y en voz alta dije:

-Helena?? Estas por ahí?-Si Max en la cocina anda ven y ayúdame, y cual fue mi sorpresaque al llegar a la cocina la vi totalmente desnuda y solo con un pequeñodelantal, pero eso es otra historia os la contare mas adelante si os hagustado esta.

Bueno un saludo y un beso.

Max

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
El cumpleaños de mi hermana, 10.0 out of 10 based on 2 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados