El secreto I

Lésbico, Vouyerismo. Infidelidad. Son vecinas y amigas desde hace 5 años. Sus maridos, ejecutivo uno y comercial otro, viajan mucho… demasiado tiempo solas. Saben todo la una sobre la otra, van de compras juntas, y se cuentan sus cosas delante de una taza de un buen café…

Hoy es sábado por la noche, y Hope y Monique quedan en casa de esta segunda para tomar algo y ver la tele… para hacerse compañía ya que una noche más la otra parte de sus camas se encuentra vacía y fría. Otra vez. Hablan de sus cosas, ríen, callan, aunque el silencio que aparece no incomoda a ninguna de las dos, al contrario, las une aún más…”ponemos la tele?”-dice una de ellas- “aunque ya sabes que los sábados por la noche sólo emiten programas-basura, y a partir de las 2 de la mañana alguna que otra película… de esas, ya sabes” Monique se ríe, se ruboriza y anima a su amiga a que ponga la televisión…

Como ya habían supuesto, y dado que eran ya más de las 2 de la madrugada, haciendo zapping se detienen en un canal en el que dos personas, un hombre y una mujer comienzan a desnudarse mutuamente… y comienzan a follar, sí a follar, porque no se puede denominar de otra manera lo que ambas observan con los ojos como platos a través de la pantalla del televisor…”Hope, si te incomoda podemos cambiar de canal…” “No, no, tranquila tia, estoy muy bien… estoy genial…” Pasan unos minutos en los que las dos, en silencio, miran atentamente todo lo que ocurre en el televisor, escuchan los gemidos, los jadeos, el sonido casi imperceptible de los jugos de ambos al unirse sus cuerpos… Monique se levanta silenciosamente y se va.

Hope escucha abrirse la puerta del lavabo abrirse, con lo que supone que su amiga va a orinar, pero el tiempo pasa y ella no regresa… preocupada por lo que pueda haber sucedido en el baño se levanta y va en su busca. Al irse acercando a la puerta del baño, Hope escucha unos ruidos, al principio casi imperceptibles, pero después claros y nítidos… Monique ha dejado la puerta semiabierta y Hope no puede evitar mirar, aunque su corazón acelerado sabe lo que sus ojos están a punto de observar…

A través de la rendija que su amiga ha dejado, Hope ve cómo Monique, o lo que queda de ella porque ahora su mejor amiga se ha convertido en un animal salvaje, se masturba apoyada contra la bañera…su respiración entrecortada, sus gemidos ahogados para no ser escuchada, su mano por debajo del pantalón tejano, moviéndose vigorosamente en su sexo….”Madree!”-susurra Hope, sus ojos maravillados no pueden apartar la vista de ese espectáculo, y en contra de sus deseos nota como sus bragas comienzan a mojarse presa de la excitación que la situación le causa.

La respiración de Monique cada vez es más agitada… el momento del orgasmo está cada vez más cerca, pero, de repente, algo pasa. Monique se para, mira hacia arriba y exclama “¿Por qué has tardado tanto? Anda, ven aquí, no temas…” Hope se sobresalta pero, como si sus movimientos y conciencia hubieran decidido ir por libre y no ser controlados, abre la puerta despacio, sonrojada, mirando fijamente a la que ahora es el objeto de su deseo, de sus más escondidas fantasías, de sus instintos más primarios: “Monique…oh siii…Monique…” Se arrodilla al lado de ella, no dicen nada, no hace falta. Sus sexos hinchados, palpitantes, empapados de jugos ya lo dicen todo: desean poseerse la una a la otra, como dos animales, como dos salvajes que supieran que ese es el último momento que van a pasar juntos en ese mundo inaccesible que es la locura infinita.

Monique desabrocha la camisa de Hope, despacio, sin prisa… y con sus manos dulces , que ahora se han convertido en garras, coge uno de sus pechos, y cual recién nacido acerca su boca hacia él, chupando al principio con suavidad, pero no pudiendo alejar de sí el sentimiento animal que la embarga comienza a morder, a lamer, a succionar…

Hope no sabe qué hacer…se siente transportada a un mundo nuevo de sensaciones, pero instantáneamente sabe qué quiere …”El pantalón, Monique….quítatelo” Ahora las dos yacen en el suelo del water, desnudas…Hope levanta las piernas de Monique y se mete entre ellas, y poniendo su boca a la altura del sexo de Monique, comienza a lamer las ingles, la parte interior de los muslos…se acerca a la parte más preciada del sexo de una mujer: su clítoris, el cual acaricia despacio, de arriba a abajo de abajo a arriba, su lengua parece haber aprendido en segundos lo que toda una vida había querido hacer….juguetea con el sexo de Monique, mete su lengua dentro de su vagina, sus dedos juguetean con los labios…

Los gemidos que al principio querían ahogar, ahora parece que se hayan liberado, ya no son gemidos, son gritos de puro placer, Monique ya no sabe lo que dice “fóllame, fóllame como nadie me ha follado nunca, por favor” ….el momento tan ansiado está a punto de llegar, Monique se arquea para recibir el premio que durante tanto tiempo había deseado, la sensación es indefinible, ha perdido el sentido del tiempo, del espacio, solo quiere explotar….necesita hacerlo ya…

Mientras nuestras dos heroínas sucumben al más maravilloso de los placeres nunca antes sentido por ninguna de ellas, la puerta de la calle se abre…y un hombre joven, apuesto, entra en la casa…

El viaje ha durado menos de lo que pensaba, qué gusto estar en casa de nuevo…”¿Qué son esos ruidos?” se pregunta el marido de Monique y, siguiendo la intensidad de esos jadeos, temeroso de lo que puede encontrar, se asoma despacio por la rendija que Hope y Monique han dejado en la puerta del lavabo…

Sus ojos parecen salirse de las órbitas ante tan indescriptible visión: dos mujeres se abrazan, se arañan, se besan, se rozan, gimen, jadean como dos perras en celo… están tan absortas la una en la otra que ni si quiera perciben que están siendo observadas por una tercera persona…

La boca de nuestro nuevo amigo va torciéndose en una lujuriosa sonrisa, en sus ojos brilla el deseo de participar en tan pervertido espectáculo… la mano en su bolsillo advierte la prominente dureza de su pene…

No puede aguantar más, y comienza a abrir la puerta…

(Visitado 1.493 veces)
Me gusta / No me gusta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *