Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

El Turco, mi mujer, Laura y yo

8 de septiembre de 2009

Besándonos con fuerza, estaba muy excitada, la serruchaba, acabó enseguida, yo tranquilo porque quería disfrutarla, ella tuvo otro orgasmo a los gritos, en el tercero le acabé adentro con todo, la llevé a la cama y nos dimos el gusto los dos, lo hicimos a lo perrito, también me la cogí por el culo,  le acabé en la cara y tetas, ella se sacó toda la calentura atrasada que era evidente que tenía.

Después de su experiencia en el auto con el Turco al otro día cumplí mi promesa de contarle mi relación con Laura que fue diríamos casi por casualidad al principio.-

Laura y Eduardo son una pareja amiga con dos hijos que nos frecuentamos seguido, hace unos dos años andaban muy mal, un sábado nos invitaron a comer un asado en su casa, realmente nos dábamos cuenta que estaban mal porque la reunión no fue de lo más amena, se pelearon bastante en la noche.-

A la mañana temprano me di cuenta que olvidé mi cuchillo de asado y viajaba al campo, fui hasta la casa de ellos, toqué el timbre abrió Laura la puerta, estaba en baby doll negro trasparente con los ojos hinchados, ¡Perdoname pensé que era Eduardo! , se largó a llorar, pregunté:

-¿Qué te pasa?  -Se fue con las valijas, nos dejó anoche, no me cambié, me ilusioné que era él. -¡Qué momento para venir!  -No por favor, me hacés bien, entrá, entrá. -¿Los chicos?  -Se fueron al club con mi hermano, los pasaron a buscar. -¿Qué buscabas?  -No importa, me olvidé el cuchillo anoche. – Está en la cocina, te lo doy, seguía llorando.-

La seguí, estaba realmente mal, mientras buscaba el cuchillo en el cajón le paso desde atrás las manos por adelante y la abrazo por la cintura, teníamos confianza.-

-Serenate, tomemos un café, me contás si querés.-

Le besé la mejilla para tranquilizarla, pero no pude evitar mi erección al ver su cuerpo en esa lencería transparente, se dio cuenta, giró la cabeza mirándome me dice:

-¡Besame por favor!, ¡Eduardo hace tres meses que no me toca!

No lo pude ni quise evitar, nos empezamos a besar apasionadamente, ella bajó mi cierre, buscó mi verga, la sacó, se puso de rodillas, me la empezó a mamar, le empecé a dar el ritmo con mis manos, cuando estaba por acabar le puse las manos en la nuca, la empujé con fuerza, le acabé en la garganta.-

Arrodillada, con leche en los labios, me implora, -¡cogeme  por  favor, estoy caliente, te lo ruego!

La levanté la senté en la mesada le corrí su tanguita negra y la penetré con fuerza.-

- ¡Aaahhhhhhh!, Ssiiiiiiiiiii!

Besándonos con fuerza, estaba muy excitada, la serruchaba, acabó enseguida, yo tranquilo porque quería disfrutarla, ella tuvo otro orgasmo a los gritos, en el tercero le acabé adentro con todo, gritaba poseída:

-¡Al fin una verga, al fin una verga!

Realmente yo estaba para seguir, la llevé a la cama y nos dimos el gusto los dos, lo hicimos a lo perrito, también me la cogí por el culo, estaba con muchas ganas así que me siguió el tren,  le acabé en la cara y tetas, ella se sacó toda la calentura atrasada que era evidente que tenía.-

Me mostró una foto mía, -Cortada en la parte que estabas vos, me confesó que se la llevaba al baño cuando se masturbaba.-

-Fijate, fuiste y sos mi escape en mi drama.-

Cuando se tranquilizó fuimos a la cocina, preparó un café y empezó a desahogarse:

-Aparte de este momento especial siempre quise que me cogieras, pensaba en vos cuando no me tocaba Eduardo y lo solucionaba pajéandome en el baño con esa foto.-

Le correspondí que le tenía ganas pero como era una pareja de amigos no quise ni intentarlo.-

Eduardo volvió a la semana y siguieron juntos un año pero después se separaron definitivamente, lo nuestro duró un tiempo y decidimos dejar de vernos.-

Se separaron cuando apareció el tercer hijo.- (El porqué no se lo puedo decir a mi mujer porque me mata si se entera de la verdad…)

Había cumplido la promesa con mi mujer.

Me comentó que lo había charlado con Laura, le pidió disculpas diciéndole que fue en un momento muy especial y estaba necesitada de cariño, que después se había aferrado a mí porque la había ayudado mucho por la separación.-

Mi mujer, creo que se tranquilizó, lo que siguió flotando en el ambiente es la noche de ella con el Turco, tenía que respetar los silencios y las situaciones, ella tuvo razón cuando me dijo que yo la empujé a que el Turco se la clavara, así que tenía que aguantármelas, pero también es cierto que nadie me sacaba de la cabeza que yo lo que hice fue adelantar la clavada, que de seguro iba a ocurrir en cualquier momento, como en el negocio de él que se salvó de poco.-

Todavía no he ido al café así que veré como me reciben mis amigos, también seguro que me encontraré con el Turco, tendré que aguantarme también, él sabía lo mío con Laura, en alguna oportunidad me preguntó si yo seguía con ella porque él quería ese culo hermoso que tiene.-

La intriga es lo que seguro va a ocurrir, el Turco seguirá cogiéndose a mi mujercita, veremos como sigue, también lo escribiré.-

Autor: Cornilargo jim

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
El Turco, mi mujer, Laura y yo, 10.0 out of 10 based on 1 rating
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados