Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

El Turco y mi mujer

28 de agosto de 2009

Sentí que me partía, entró hasta la mitad, se quedó quieto hasta que me serené, empezó a moverse en círculos, entraba y salía, me empecé a calentar, puso su mano en mi clítoris, masajeándolo,  estaba en las nubes en la cima, la sacó un poco, con su movimiento circular y un empujón desapareció completa, sentí sus huevos apretados en mi culo llenándolo en una acabada.

Siempre fantaseaba con la idea que a mi mujer se la iban a coger, en nuestros devaneos sexuales lo manifestaba pero ella es muy tradicional, no me seguía en los juegos,  se molestaba, insistía para seguir con la fantasía en la cama, pero no había caso, por allí era una forma de proteger cualquier deseo o fantasía que tenía.-

Tenemos 23 años de casados,  somos muy compañeros,  tenemos cuatro hijos y una vida normal,  ella es una hermosa mujer con un detalle, sus hermosas tetas, todavía muy firmes, un razonable cuerpo,  bonita de cara, lindo porte, llama la atención por eso  sabía que esas tetas las deseaban muchos, tenía oportunidades…por allí se decidía….-

Un día tiempo atrás en un momento de su orgasmo, con el control de la situación le digo con suavidad, “estás tragándote otra pija, no la mía” ¿de quieeeeen?, preguntó con palabras entrecortadas, ¡del turco! Ella estiró aún más su orgasmo.

El turco es un espécimen que le gustan todas las mujeres, a mi mujer le había tirado los galgos en varias oportunidades, una vez un amigo me contó que tuviera cuidado que la había visto charlar muy animadamente en nuestro auto con él,  (no me comentó nada)  yo me había hecho el bocho pensando en que al final se la iba a clavar,  estaba seguro,  el turco es paciente pero muy seguidor, le faltaba el momento justo.-

Un día unos amigos que viven en una quinta a unos kilómetros de la ciudad nos invitan  a cenar justamente con el turco, mi cabeza estaba entre la oportunidad de la fantasía y lo que pasaría si se realizaba,  pero decidí seguir, tuve una erección pensando con morbo, sabía  la habilidad del turco, oportunidad única para un buen resultado, se  la serviría en bandeja para que si tenía que pasar se sacaran las ganas y se la clavara de una buena vez.-

Mi mujer se vistió coqueta, se puso una blusa abotonada blanca bastante ceñida que le resaltaban esos pechos deliciosos (talla 105), una pollera tableada suelta muy bonita que hacía tiempo no usaba ;media hora antes de ir le digo que estoy mareado no me sentía bien, que fuera sola,  ¡tomate algo!, no, no tengo ganas de ir, que te lleve el turco, ¡estás loco!,  ¿Qué tiene? te lleva te trae; bueno, está bien…(no dudó mucho)

Lo llamó, a la media hora sonó la bocina, me dio un beso se subió al auto y se fueron.- Eran las dos de la mañana, la cabeza me daba vueltas pensando, a las tres se abrió la puerta sin hacer ruido se acostó,  yo hecho un perfecto dormido. A la mañana en el desayuno le pregunté cómo la pasaron,  dijo que bárbaro, algún comentario sin trascendencia,  había tomado dos copas de vino blanco y una de champán (que nunca tomaba)

A la noche con una ansiedad que me moría esperando en la cama, empecé con los toques naturales, fuimos levantando temperatura,  tenía mi verga que estallaba por el morbo de la situación, me contuve hasta que ella estuviera en clímax, cuando me di cuenta que estaba por acabar le pregunto agitado: ¿te clavó el turco?  no me respondía,  insistí,  más fuerte ¿Te clavó el turcooo?, con un orgasmo especial  dice: ¡Sssssiiiiiiiiiii!,  ¡Me clavooooooo!, acabé como hacía mucho que no lo hacía.-

Se durmió abrazada tranquila,  buen polvo por su nuevo ingrediente morbo.-

Seguía con hormigas en la cabeza,  no quería perder la tranquilidad, al día siguiente a la noche totalmente empalmado en la cama me acerco a ella,  la rozo con la pija dura, me dice ¡Hummmmmmm! en la oreja me susurra,  calentito,  calentito,  papá estás muy caliente, ¿qué te pasa?, tal la calentura que la subí enseguida, se la enterré, papi como estasss!, empezó a excitarse fuerte, la veía con más movimientos de caderas, más suelta, me excitó más todavía, cuando estaba lista largo ¿te la dio por el culo?, insistí dos veces,  acabando me dice,  ¡Siiiiiiii…me lo hizo!, la llené de leche,  no podía creer que tuviera tanta,  era mi morbo, ella a los gritos le tapé la boca, el turco la había desvirgado, a mí nunca me lo dio.

Otra vez acurrucada en mis brazos tranquila se durmió placenteramente.- Yo seguía con la intriga por saber como pasó, después de cuatro días sin relaciones, el sábado nos acostamos temprano,  yo quería saber, mucha intriga,  con la luz apagada  acostado boca arriba se pone al lado me da un beso en la mejilla, con su mano en mi pija, sabiendo que de esa forma dominaba el momento, suave me dice al oído, sé que querés saber qué pasó,  yo te lo quiero contar porque te amo y te lo debo, pero
me tenés que contar después lo tuyo con mi amiga Laura…

Sorprendido no tuve mas remedio que decir “de acuerdo “ Al fin lograste lo que querías, te hice cornudo, que sea el turco quién me cogió, fue hermoso, polvazo de locura, tiene la pija como lo comentan mis amigas, ahora te puedo ser franca, siempre fantaseaba que me cogía,  me masturbaba pensando en eso, la culpa es de las conversaciones entre amigas que tuvieron relaciones con él, todas maravilladas con su pija, en cómo se las cogía,  no te lo podía decir, quiero que me entiendas, una vez me había tenido lista contra una pared en un  pasillo de su negocio,  zafé porque venía una de sus empleadas, en ese momento no quería que me coja, pero con su calentura me iba a violar, no lo podía parar, me pidió disculpas diciéndome que nunca se había calentado tanto con una mujer, que no se pudo controlar.-

Empezó su relato:

El viaje de ida nos fuimos riendo con anécdotas,  en la cena no sacaba los ojos de mis tetas, nos cruzamos las miradas, se dio cuenta que lo pesqué, nos sonreímos los dos, me empecé a excitar.-

Cuando volvíamos un poco por el vino otro poco por el momento le dije estoy un poco mareada,  pará un rato que tomo un poco de aire,  salió de la ruta,   se metió entre unos árboles que tapaban el camino,  paró el motor, me miró, se  acercó hablándome muy amable, pasó la mano por mi hombro, me apoyé en  él, apoyó los labios en mi frente, suavemente me dio unos besos, aumentó mi excitación, de reojo me daba cuenta que miraba mis tetas, tranquilamente me empezó a besar los ojos, desabrochó el segundo botón de la blusa,  el tercero,  el cuarto,  yo haciéndome la mareada,  abrió la blusa,  quedó mi corpiño a la vista, es el que se cierra de adelante.

Con experiencia lo abrió al medio, dejó mis tetas al aire, pezones duros, se dio cuenta que era consciente, estaba embelesado, se le escapó ¡que belleza! empezó con suavidad por el pezón, con la aureola,  yo ya estaba recaliente, me erguí en el asiento arqueando la espalda hacia adelante ofreciéndole mis tetas a sus manos, se le iban los ojos, la quiso poner entera en su mano, se dio cuenta que era imposible, muy grandes, giro su cabeza mirándome, se acercó a mis labios me besó, los abrió introdujo toda su lengua en mi boca, era su primera penetración,  dejó los labios empezó a chupar las tetas, a jugar con su lengua, puso su mano en mi rodilla, lentamente empezó a subirla por la parte de adentro, abrí un poco las piernas, comiéndome la lengua para no gemir, llegó a mi bombachita, puso la mano en mi coñito, estaba empapada,  se le escapó ¡estás a punto caramelo!

Se arrodilló enfrente del asiento entre mis piernas, bajó sus pantalones, subió la pollera, me alzó un poco, desapareció la bombacha, yo con los ojos cerrados, después pasó las manos debajo de mis nalgas, me corrió hacia adelante hasta el costado del asiento, apoyó su verga en los labios jugosos de mi conchita la apoyó suave para dejarme claro que no había marcha atrás, nariz con nariz dice ¡mirame!, quiero verte en los ojos cuando te haga mía, los abrí, empujó, mi vagina quedó completa, estaba totalmente lubricada, ¡placer indescriptible!, dueño de la situación empezó a serrucharme, yo habría la boca, gemía, un experto, mirándome seguía mis reacciones apuraba y frenaba de acuerdo  a mis facciones, clavada su mirada en mis ojos para que no los cierre, cuando estaba cachonda dice, ¿tenías claro que tarde o temprano te clavaría no? ¡Si lo sabía, por favor, clavame por favor!, pedilo otra vez ¡clavame, clavame por favor! paró la serruchada, con sus ojos como poseído me pregunta con los dientes apretados, ¿que sos vos?.. ¡Una putaaaaaaa! Empujó su pelvis violentamente, sentirla en mi fondo con su leche en mi interior con su orgasmo maravilloso grito: ¡tuyaaaaaa…al fin yaaaaaaa!,  cerré los ojos,  con su pija adentro mío dice con seguridad:

Te me habías escapado una vez, dos no, al rato en un respiro digo: desde aquella vez en el negocio siempre quise que me hagas tu mujer. Imposible arrepentirme, ya era suya.-Tal mi morbo imaginando al Turco con su pija totalmente clavada en mi mujer empujando con sus manos las nalgas para que le entre un poco más y mirando las tetas quedarse quietas con el último chorro de leche, que no necesitó masturbarme para acabar bajo las sábanas.-

Después de un rato de tranquilidad, sobre todo para mí, continuó con el relato: Se colocó al lado, las tetas al aire jugando con ellas, ¡fantásticas, pensar que son mías!,  acercó su boca a la mía,  un beso suave, profundo, realmente sentía que era suya, me tenía a disposición, fue subiendo de a poco la temperatura, un experto jugando con tetas y pezones, su pija ya parada,  en ese momento la vi, ¡una belleza!, tal cual decían mis amigas, me dio un beso hermoso, colocó su mano en mi nuca se separó un poco de mí, dejó de besarme, me miró, haciendo fuerza sobre la nuca bajó mi cabeza hasta su verga, la tuve que tragar, chupámela amor, a gatas podía con ella,  empecé con la succión a entrar y salir, con mi mano masajeaba los huevos, empezó a mugir, su erección era bárbara, su mano me apretaba para que no me escapara, me di cuenta que acababa,  explotó.

¡Tragate la leche amorcito! ¡Acordate de tu maridito!   ¡Putaaaaaaa!, me llenó la boca, tragué lo que pude, el resto se escapaba por los labios, limpiame, lo hice sin chistar con mi boca, ese hombre me había tomado, su mirada era posesiva no me podía oponer no tenía fuerza, haría lo que quisiera conmigo, se estaba sacando la calentura que tenía con tu mujer, siempre apostó que lograría cogerme, su persistencia le dio sus frutos.-

Descansamos un rato, con la mano en su pija empecé suave a acariciarlo, me llevó un tiempo pero otra vez parada, se dio vuelta me empezó a besar, nos estábamos calentando, se separó, me dice ahora lo quiero como perrito, me hizo colocar de espaldas a él, arrodillada, la cintura entre los dos respaldos de los asientos, los codos apoyados allí,  mis piernas bien abiertas, mi culito bien parado, se colocó en posición, la puso en la conchita húmeda, un empujón…hasta el fondo,  empezó el entra y sale.

Yo en las nubes gimiendo, cuando me tenía en el clímax me metió un dedo en el culo,  tuve una sensación encontrada, puso otro, me tranquilicé,  siguió, me hizo acabar a los gritos, en ese momento me empuja los codos,  caigo entre los respaldos atrapada sin poder moverme con el culo abierto, bien para arriba, medio cuerpo en el asiento de adelante y medio cuerpo en la parte de atrás, tuve que poner los codos en el piso para no pasar de largo, sacó la verga de mi cuquita abrió mis nalgas, la apoyó en la entrada del culo. ¡Noooo que soy virgen! no, no!,  me agarró de los pelos dio vuelta mi cabeza para que lo mire, con esa mirada potente y dominante dice gritando: ¡erass virgen, este culo es mioooooo! ¡La mandó de un viaje!,  ¡Nooooooooooo!

Sentí que me partía, entró hasta la mitad, se quedó quieto hasta que me serené, empezó a moverse en círculos, entraba y salía, me empecé a calentar, puso su mano en mi clítoris, masajeándolo,  estaba en las nubes en la cima, la sacó un poco, con su movimiento circular y un empujón desapareció completa, sentí sus huevos apretados en mi culo llenándolo en una acabada con un grito de: ¡Para tu maridoooooooooooooo! ¡Putaaaaa!

Era un vencedor que había cazado a su presa, fui violada por el culo con la precisión de un macho experto,  tuve otro orgasmo hermoso.- La realidad decía que este hombre me haría su puta,  ya no sería la misma, esa pija la seguiría necesitando, mi culo había quedado vacío.-

Me ayudó a salir de la situación,  limpiámela,  la quiero bien limpita. Nos vestimos callados ya en la puerta de casa,  me dice, ahora sos mía, lo tenés que tener claro,  quiero tenerte una noche completa conmigo,  armá la cosa sino me enojaré,  quiero enseñarte sexo como parece que tu marido no lo ha hecho, llámame, me dio un beso, puso mi mano en su pija, ¡Para que no la olvides!,  fuera del auto golpeé el vidrio, al abrirlo le digo, cumpliste mi fantasía, lástima que podría haber sido completa si tu violación hubiese sido total, me fui.-

Al entrar en casa tenía una sensación rara, mi cuerpo estaba extasiado, lleno, en mi cabeza pensamientos encontrados,  sabía que todo sería distinto, ese hombre era por ahora el dueño de mi cuerpo, sobre todo del culo, nada sería igual.-

Terminado su relato dándome un beso en el oído termina diciéndome, gracias papá por empujarme al turco,  me cogió maravilloso, me hizo el culo que nunca pensé que lo iba a poder hacer, me siento mal porque vos lo intentaste siempre,  pero si no fuese por violación no hubiese ocurrido, por eso le agradezco al turco esta sensación nueva que estaba desperdiciando, ahora tendrás que convivir con un amante de tu esposa, como aprendí a convivir con las miradas de Laura, soportar que tus amigos en  el café sonrían, ya el turco se habrá encargado de explicarles detalladamente cuando y cómo le inauguró el culo a tu mujer.-

Gracias mi amor por dejarme ser más mujer. Hizo dos movimientos con su mano largué toda la leche de mi calentura.-

Autor: Cornilargo jim

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
El Turco y mi mujer, 8.2 out of 10 based on 5 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados