Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

EN CASA DE MI TIO I

13 de abril de 2007

¡Hola! Mi nombre es Josefina y desde hace unas semanas, me he vuelto una insaciable lectora de relatos de esta página.

Me gusta leerlos estando acompañada de mi novio, el cual es bastante o tal vez demasiado liberal. Nos gustan las secciones de Voyeur, infidelidades, orgías, tríos y amor filial, mientras los leemos él acostumbra masturbarme y yo a él, Toño, como se llama mi novio, es bastante imaginativo y en muchas ocasiones hemos vivido situaciones muy morbosas, eróticas y súper calientes, y después de leer todos estos relatos, decidimos platicarles algunas de nuestras experiencias.

A ni novio le encanta que vista sexy y que sea provocativa, le encanta que le enseñe las piernas a los hombres, ya que tengo unas piernas bonitas y largas.

No soy una belleza de la televisión pero soy delgada, 165, morena clara, ojos café, senos medianos 34 b, y tengo unas nalgas paraditas pero chicas. Mi novio es moreno, 6 años mayor que yo, tiene 40, delgado piernas de futbolista que me encantan, y un pene de 17 cms, que me hace feliz.

La semana pasada. Mi novio llegó a mi departamento a las 8 de la noche con una sorpresa para mi, traía una cajita envuelta para regalo y al hacerlo pasar se sentó en la sala me dio la caja y me dijo: ábrela, estuve pensando hoy en ti, emocionada, abrí la caja y me encontré con que me acababa de regalar un consolador negro de pilas de 23 cms, yo hace tiempo quería uno, pero no me había atrevido a ir a las sex shop de la CD. De México, ya que se encuentran en lugares bastante feos.

Lo abracé y besé pero sentía que me estaba humedeciendo, nada más de pensar en el consolador, en eso él me toma de los brazos, se me queda viendo a los ojos y me dice pruébatelo!, francamente nunca esperé que me lo pidiera así, si es muy locochón y hemos hecho cosas realmente sucias, pero me pilló desprevenida, quedé muda un instante, pero después le dije : pues siéntate y disfruta.

Me senté en el sofá frente a él, me levanté lentamente el vestido negro que tenía puesto y él pudo ver mis medias y mis bragas del mismo color, separé bien las piernas mientras le quitaba la envoltura a la caja, ¡traía pilas incluidas! Mientras le ponía las pilas no dejé de mover mis piernas para que él apreciara bien todo mi cuerpo, mientras él empezó a acariciarse por encima del pantalón, finalmente le puse las pilas pero no lo encendí, lo empecé a pasar sobre mis bragas ya mojadas, mientras con la otra mano me acariciaba los senos.

Hice mis bragas a un lado, separé mis piernas todo lo que pude y empecé a pasarme el consolador por mi inflamada y húmeda vulva.

Él se sacó su hermoso pene y empezó a acariciarlo mientras yo me hundía el enorme aparato en mi vagina, empecé un movimiento adentro afuera que empezó a volverme loca, el sentir el aparato y al mismo tiempo ver el pene de mi novio en toda su extensión, hizo que mis fluidos, realmente me encharcaran, solo se oía el ruido de aparato al entrar y salir de mi, en ese momento lo encendí y Aaaaaaaaaaaaahhhhh.

Sentí algo delicioso, la vibración y mi excitación, me volvía loca, al mismo tiempo que veía al pene de mi novio expulsar su semen, justo en ese momento se me antojó saborear su semen y dejando el aparato a un lado me hinqué y comencé a limpiarle el pene con la lengua, hasta dejárselo limpio.

Estaba excitadísima y sentía latir mi vagina, quería que me cogiera en ese mismo instante, pero de repente me dijo: estamos invitados a cenar a las 10 en casa de tu tía rosa, me llamó a la oficina, diciendo que no te había podido localizar.

Yo quería ser cogida en ese instante, pero ya eran las 9.30 y mi tía vive hasta satélite, de la del Valle a satélite se hace como media hora, así que a regañadientes accedí a ir, pero debía cambiarme de ropa.

Toño me acompañó a la recamara y me indicó qu

e le fuera mostrando que llevaría puesto, pero al final me pidió que llevara un vestido corto de color negro sin medias sin bragas y sin brassiere, el vestido, al ser de una tela semi gruesa, no dejaría que nadie se percatara, dado que yo estaba muy excitada, ni siquiera pensé en negarme, simplemente me excité más al saber que debajo del vestido estaría desnuda y accesible para él.

De camino a casa de mi tía fue acariciándome las piernas y la vulva, yo estaba súper empapada y con unas ganas de ser cogida que no imaginan, pero él no dejó que me viniera, llegamos a la casa de mi tía y ya estaban todos, mi tía y su esposo, un viejo libidinoso, mis 2 primas hortensia y patricia con sus esposos, mi prima Jessica y su novio Raúl y dos amigos de Jessica, Julio y Norberto, unos hombres de 30 y 34 años de buen ver, al verme llegar, los dos no quitaban la vista de mis piernas, y eso me calentó aún más, pasamos a la sala y nos tocó sentarnos frente a Jessica su novio y sus amigos.

Mientras me sentaba pude ver como sus miradas iban dirigida a ver si podían ver algo debajo de mi vestido así que los complací, dilaté un poco en sentarme para que pudieran darse cuenta de que no llevaba nada debajo, al sentarme finalmente y dirigir mi mirada hacia ellos me di cuenta de que ya sabían que debajo del vestido, estaba desnuda. Me acerqué a mi novio y le platiqué, el bulto que empezó a crecer en su pantalón me indicó que le había gustado mi travesura, él me dijo: enséñales un poquito más pero que se vea que es por accidente, no vayamos a causar un lío aquí.

En eso tocaron el timbre y era la novia de Norberto, una chica de 28 años, de aspecto un tanto vulgar, vestida con una mini, y un top, y arracadas en la nariz y el ombligo, se sentó justo entre Norberto y Julio y de inmediato le lanzó los perros a Toño, se lo comenté y le dije: esa perra quiere contigo, solo pícala un poquitín, Toño rió y me dijo, como crees, estás alucinando, yo solo le dije ya verás.

La chica Nancy se llamaba, en seguida se dio cuenta de mi papel, y parece que decidió no quedarse atrás, aquello se convirtió en un duelo de piernas, solo que ella llevaba las de perder, traía bragas negras y Toño no podía más que imaginarse algo.

Yo distraídamente seguía cruzando y descruzando las piernas, poniendo a 100 a aquellos dos tipos y la novia nada sutil de plano abría las piernas y se inclinaba hacia delante en un intento por poner a 100 a mi Toño.

En un momento dado se levantó al baño y cuando regresó, y abrió las piernas Toño solamente me pellizcó disimuladamente, ¡se había ido a quitar las bragas! Mi tío, siendo como es, intuyó que algo sucedía y empezó a ofrecerse a servir los tragos, para hacerlo, debía de pasar por detrás del sillón en donde estaban Norberto y Julio, y de paso empezó a hacer escalas para contarnos algún chiste mientras se quedaba viendo a mis piernas.

A la tercera pasada, su bulto ya era evidente, mi intención no era calentarlo a él, pero el condenado intuía cuando yo iba a enseñarles algo a los chicos y zaz… aparecía frente a mí.

Todo aquello me tenia como loca empecé a frotar disimuladamente mis piernas con tal de sentir algo pero era inútil, necesitaba que Toño me cogiera en ese instante o algo malo pasaría. Para esto ya eran las 10.45, yo llevaba 45 minutotes de calentura insatisfecha y no podía más, en eso, volvieron a tocar el timbre y eran 4 parejas amigas de mis primas.

Mi tío se fue hacía el estudio y puso música para bailar, entonces pensé, vaya, ¡este es el momento! Me volteé hacia Toño y Sorpresa!, no estaba el muy canalla, tampoco vi a la novia de Norberto y me dije… Toñoooooooooooooo.

Fui a la cocina y me llevé una sorpresa mayúscula, Nancy estaba de espaldas a Julio y este le estaba metiendo mano en las nalgas, del otro lado de la cocina, oculto por un mueble, estaba Toño, espiándolos, al verme me hizo una seña y entonces, salí al jardín le di la vuelta a la cocina y me encontré con Toño del otro lado. Le sobé el pene y le pedí que me cogiera, que ya no aguantaba y que si no me lo hacia allí mismo yo buscaría como satisfacerme.

Me puso de espaldas a la pared me levantó el vestido, bajó su mano y to

có mi encharcado sexo y me dijo, vaya que estás caliente hoy, ¿quieres mi pene dentro? ¿Aún cuando tu Tío nos está viendo desde la salita de arriba?

Sssssiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, le contesté, no me importaba nada, yo lo que quería era un pene grande en mi vagina, lo necesitaba y el morboso de Toño le agregaba calentura a la situación, volteé de reojo hacia arriba y allí estaba mi Tío, pene en mano haciéndose una masturbada de miedo a mis costillas.

Desde donde estaba me podía ver las nalgas y como entraba y salía el pene de Toño de mi vagina, no me importaba yo necesitaba un pene y al fin lo tenía Como estaba recargada en el muro de la cocina, corrí mi cara hasta alcanzar a ver el interior y ahí estaban Nancy abriéndose las nalgas y Julio, perforándole el ano, la muy zorra ponía cara de puta, y se acariciaba los senos ya que se había bajado el top, ¿Me pregunté… y Norberto?

En eso, sentí un orgasmo delicioso, las piernas me flaquearon y la vista se me nubló, me sentía en el cielo, que orgasmo tan delicioso.

Toño tuvo que sostenerme para que no cayera y al voltear para sonreírle y decirle lo delicioso que había sido, crucé miradas con mi tío que se había venido manchando el cristal de la ventana y me sonreía…

Autor: Josefina y Toño

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados