Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

EN EL CINE PORNO I

23 de abril de 2005

Hola amigos, mi nombre es David, soy de Chile y tengo 29 años casado hace 5 y quiero compartir esta historia de mi primera infidelidad con ustedes. Soy un lector de sus relatos, y es por ello que quiero contarles lo que me pasó hace unos días. Demás esta decir que cambiare los nombres para despistar a quien conozca a los involucrados.

Primero me debo describir mido 170 de, contextura normal gruesa, ojos pardo, gracias a que trabajo en computadores puedo estar todo el día conectado a Internet y a algún Chat de los conocidos en mi país, nunca he mentido de mi condición de casado ni decir que tengo un gran miembro entre las piernas por que no es así. Un día me decidí a buscar chicas por Internet ya que la curiosidad de estar con otra mujer me venia molestando hace bastante tiempo, así conocí a Maria Jose con quien quedamos de juntarnos un día para conocernos, yo pensaba que todas las chicas que intentaban conocerse por Internet serian feas pero tengo que reconocer que Mari me dejó con la boca abierta, era una mujer de piel morena secretaria de 22 años casada con un hijo, ojos café, aproximadamente de 160 de altura, ni gorda ni flaca, estaba muy bien, sus pechos me distraían al momento de verla respirar ya que subían y bajaban cono invitando a mirar y por que no a dar una mordida, pero me contuve ya que era la primera vez que nos veíamos, una vez que quede solo y vi como se alejaba , el movimiento de sus caderas y de su culito parecía marearme. Comencé a imaginarme a cuanto podría llegar con ella así que empecé a contactarme por MSN con ella hasta que un día se me ocurrió hacerle una apuesta te apuesto que no eres capaz de llegar sin ropa interior a nuestra cita OK -dijo ella- ¿pero que pasa si gano?, te ganas una entrada a un cine porno a ver la película que tu quieras dije, en eso quedamos dijo ella y pusimos hora y fecha para el encuentro.

El día del encuentro Mari llegó con una falda que llegaba un poco mas arriba de las rodillas, un top que prácticamente cubría solo sus tetitas y un poco de su estomago, el pelo tomado mostrando todo el cuello y el tatuaje que tenia en su hombro me quedé mirándola de pie a cabeza, me acerqué y la saludé con un calido beso en los labios y un abrazo apretado con el cual me di cuenta que venia sin sujetador, la mitad de la apuesta estaba cumplida solo faltaba saber si bajo esa falda se cumplía la otra mitad.

Nos fuimos a tomar una cerveza a un barrio muy conocido de santiago (bellavista para los que conocen) encontramos un local bastante oscuro para los propósitos que llevábamos pedimos un par de cervezas y mientras llegaban comenzamos a besarnos, ella buscaba mi lengua y esta no se hacia esperar para salir al encuentro de la suya. Así comenzó a subir la temperatura de nuestros cuerpos hasta que en un momento ella se separó un p podía esperar mas, el camino se me hizo eterno hasta que por fin llegamos, compré los ticket y entramos al cine, nos sentamos en la ultima fila en un rincón y pudimos ver entre la oscuridad que en el rincón opuesto al que estábamos había otra pareja, no había nadie mas en el cine, nos sentamos y comenzó la película, en esta salía una chica que vestía muy parecida a Mari en ese momento, empezamos a ver la película pero no pasó mucho tiempo para que yo decidiera abrazar a Mari, ella apoyó su cabeza en mi pecho, mientras la mano que yo tenia sobre su hombro comenzó a bajar y a meterse dentro del top, le acariciaba sus tetitas apretaba un poco su pezón, sentía como se ponía cada vez mas duro, ella comenzó a respirar cada vez mas rápido saqué mi mano de su top, tomé su cara y comencé a besarla con todo el calor que e acumulaba en mi.

En la película la chica estaba siendo taladrada por todos sus agujeros por tres negros con grandes miembros, cuando vi la cara de Mari volví a tomar prisioneras esas tetitas que me volvían loco pero ahora ya liberadas de la presión del top, baje mi cabeza y comencé a darle lamidas y mordiscos por alrededor de sus pezones, ella miraba la película pero de pronto se distrajo y tomó mi cabeza para guiarla a sus pezones oscuros, grandes y muy duros, cuando mi lengua hizo contacto con ellos Mari dio un pequeño salto como acusando recibo de el placer que le daba sentir un

a lengua tocándolos, bajé una de mis manos y la puse entre sus rodillas, la acaricié un momento y comencé a subir lentamente intentando llegar a su zona vaginal cuando llegué al objetivo seguí subiendo por el costado de sus labios evitando tocarlos, sabia que ella no esperaba eso, me miró puso su mano por sobre mi pantalón y tomó mi pene ya duro, lo empezó a mover mientras yo veía como sus tetas acompañaban el movimiento de su mano, la besé nuevamente, pasé mi lengua por su cuello y volví a atacar sus pezones con mi lengua.

Después de un rato en esto le dije quiero correrme en tu boca bajó el cierre de mi pantalón y se arrodilló frente a mi comenzó a hacer una mamada como nunca nadie me la había hecho, su lengua decía que era una verdadera experta en el arte de mamar, mientras yo veía en la pantalla gigante como la chica era enculada por un negro, entre los gemidos de la chica, tomé la cabeza de Mari y la apreté contra mi a la vez que terminaba en su boca fue una delicia el sentir como ella limpiaba mi pene y lo dejaba listo nuevamente para la guerra, Mari se paró sacó su lengua y me quedó mirando fijamente a los ojos y me dijo te toca mientras la miraba tomé su mano y sin decir nada la di vuelta, puse mis manos en su espalda y la empujé suavemente dándole a entender que se agachara, apoyó sus manos en la butaca de adelante y se agachó abriendo sus piernas y levantando su bello culito aún con la falda puesta, con mis manos por la parte exterior de sus piernas fui subiendo su falda hasta dejarla en sus caderas acerqué mi cara y comencé a darle pequeñas mordidas y besos en sus nalgas mientras mis manos acariciaban su entrepierna sin tocar su vagina, tomó una de mis manos y la guió para que la tocara, me encantaba hacerla esperar así es que saqué, hice un poco mas de fuerza y bajé mi mano por sus piernas mientras mi lengua arremetía abriendo sus labios vaginales, su espalda se encorvó aun más en un acto de respuesta al placer que había sentido con el contacto de mi lengua, tomé sus manos poniéndolas en sus nalgas para que las abriera un poco, nada tenia que decir, entendía todo chileno1975 (arroba) hotmail.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
EN EL CINE PORNO I, 9.0 out of 10 based on 1 rating
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados