Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

EN FAMILIA

13 de noviembre de 2006

Hola queridos amigos, permítanme felicitarlos por su estupenda página y enviarles este relato.

Mi nombre es Federico, tengo 19 años y vivo en Montevideo, Uruguay. Soy alto, de pelo marrón y ojos castaños, y tengo un buen físico, construido a base de deportes.

Nunca he tenido problemas para conseguir mujeres, pero lo que les relatare, es la experiencia sexual más increíble que he tenido en toda mi vida.

Mi tía política, llamada Claudia vive en el centro de la ciudad con mi prima Fernanda, mi tío murió hace algunos años y desde aquel entonces no he sabido que haya vuelto a tener otra pareja. Mi tía es una mujer bastante atractiva, 1.70, morocha, con un hermoso culo y unas tetas no muy grandes que contrastan perfectamente con el resto de su cuerpo. Mi prima que tiene 18 años, también es muy atractiva, es muy parecida a mi tía, excepto en 2 cosas, sus senos son muy grandes y tiene ojos verdes, lo que la vuelven una chica muy deseable.

Hace unas semanas mi tía llamó a casa y le preguntó a mi madre si no podía ayudarla a guardar unas cosas para así poder pintar su apartamento. Ella le contestó que estaba muy ocupada, pero que yo la ayudaría sin problemas.

Cuando me enteré, putee un poco, pero al final decidí aceptar.

A eso de las 5 de la tarde del otro día fui hasta el apartamento de mi tía, al entrar me encontré con una visión que casi me hace caerme desmayado. Mi tía llevaba puesta una diminuta camiseta que dejaba traslucir su sostén y un top vaquero que mostraba sus espléndidas piernas. Al verla, se despertó en mí un instinto animal que me hizo querer poseerla en ese momento, pero deseché la idea inmediatamente considerando que ella jamás se fijaría en su sobrino.

Cuando entré me saludó afectuosamente, mientras yo intentaba contener la excitación por semejante visión. Luego me mostró unas cajas y me explicó que debíamos ponerlas todas en su cuarto, para despejar el resto del lugar. La tarea era bastante fácil, pero al rato nos cansamos y ella me ofreció si quería beber algo en la cocina, yo acepté y ella sacó 2 vasos y una botella de jugo.

Desde que había llegado, tenía una erección total, pero no me había preocupado porque mis jeans la cubrían sin problemas. Cuando mi tía fue a servir el jugo, uno de los vasos a medio llenar se resbaló de sus manos y cayó sobre mí derramando gran parte del líquido en mis pantalones. Ella se apresuró a secarme y me dijo que me sacara los pantalones para que se secaran. Yo me negué diciendo que no era necesario, pero ella insistió hastael punto que me desabrochó el pantalón e intentó sacármelo. Cuando me resistí ella tropezó y se agarró de mi pantalón arrastrando con el mi calzoncillo y de un momento a otro estaba con mi verga completamente erecta frente a ella.

Ella pareció sorprendida al principio, pero luego me miró y me dijo – ¿Eso es por mi? – Si, respondí yo tímidamente- Por favor no te enojes – En realidad me siento honrada, además desde que murió tu tío no he estado con nadie, así que si quieres podemos hacer algo con respecto a esa verga.

Mientras decía esto avanzaba lentamente hacia mí, y para cuando hubo terminado de hablar me besó con pasión, introduciéndome su lengua en la garganta.

Yo tardé un poco en reaccionar, pero apenas lo hice, la apreté contra mí y metí mis manos por debajo de la ropa. Comencé a manosear ese culo que tanto me excitaba y luego de un rato metí un dedo por su vagina y empecé a masturbarla.

Ella comenzó a gemir como una gata en celo y luego de unos minutos comenzó a temblar en un orgasmo.

Después nos desnudamos y nos fuimos a su cuarto donde tomó mi verga entre sus manos y luego de masturbarme un poco, se la metió en su boca y comenzó a darme la mejor mamada que he tenido hasta ahora. Su lengua recorría todo mi glande e incluso lo besaba, y cuando le avisé que me iba a correr, ella me

empujó sobre la cama dejándome con la verga hacia arriba, para luego tragársela toda de un golpe. La sensación que eso me produjo fue indescriptible, y cuando me vine ella succionó mi verga hasta tragarse la última gota de semen.

Yo quedé extenuado, pero con deseos de seguir, así que me fui hasta su entrepierna y comencé a lamerle el clítoris como un poseso, mientras recorría con mi lengua todos los rincones de su concha, ella masajeaba mi verga. Finalmente, comenzó a temblar como loca, y un orgasmo se apoderó de ella. Mientras se retorcía de placer, mi verga ya estaba cargada de nuevo, así que la dirigí lentamente hacia su concha. La penetración no fue difícil, y luego de unos minutos toda mi pija estaba dentro de ella. Así comenzamos un frenético mete- saca, y mientras lo hacíamos yo la besaba y apretaba sus tetas. Mi verga dentro de ella se sentía exquisita, toda caliente y empapada en jugos vaginales.

Esto duró un buen rato, hasta que sentí venir una nueva descarga de semen, así eyaculé durante 5 segundos dentro de ella. Cuando terminamos la besé y ella me dijo que jamás la había pasado tan bien.

Apenas hubo terminado, cuando mi prima entró al cuarto y se quedó mirándonos con cara rara.

Yo no sabia que hacer, pensé que se iba a armar un escándalo, pero para mi sorpresa, ella se acercó a mí y me dijo – Ahora me tienes que hacer gozar a mí-Acto seguido se desnudó delante de mí, dejando al descubierto 2 hermosas y enormes tetas. Mi tía mientras tanto se masturbaba ella misma y me decía: – Trátala bien, es virgen

Yo asentí con la cabeza e iba a decirle algo, pero antes que pudiera reaccionar mi prima se arrojó sobre mí y comenzamos a besarnos. Luego de franelear un buen rato, se levantó y se acercó a mi tía, quien nos había observado con gran interés, y la besó en la boca y luego comenzaron a revolcarse como 2 locas. En ese momento llegué al límite de mi asombro, pero decidí seguirlas.

Mi tía y mi prima formaron rápidamente un 69, así que me puse detrás de mi prima y lentamente comencé a desvirgarla, mientras le metía mi verga, mi tía la lamía y me chupaba los huevos. Luego de la entrada, empujé para romper el himen, cuando lo hice, mi prima dio un gemido pero continuó lamiéndole la concha a su madre. Luego de un rato de penetrarla, les dije que cambiáramos de posición y quedamos yo y mi prima cogiendo, a la vez que me dedicaba a lamerle la concha a mi tía. Después de un rato, sentí venir la eyaculación, por lo que mi prima y mi tía se pusieron debajo de mi verga, cuando me corrí, ellas tragaron todo el semen que pudieron y se besaron.

Luego de eso continuamos varias horas de sexo hasta que me tuve que ir perohasta hoy todas las semanas tenemos una pequeña diversión familiar

Si les gustó mi relato o quieren hacer algún comentario etc, escríbanme a mi correo.

Autor: Narradoruy narradoruy (arroba) hotmail.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
EN FAMILIA, 9.0 out of 10 based on 1 rating
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados