Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Quiero contarte algo que le pasó a Germán la semana pasada, ya que hace más de de ocho meses, estuvo saliendo con un muchacho como de veinticinco años, que ese día se encontró cuando venía de su trabajo, Saúl es el nombre de este muchacho que se encontró y estaba con dos muchachos más, uno moreno muy guapo y fuertote, el otro delgado, pero no de tan mal ver, porque estaba muy nalgón, Saúl invitó a Germán para que se vieran esa misma noche y se pusiera a coger con los tres.

A Germán le emocionó mucho la idea, jamás lo había hecho con tres, y se le empieza a calentar el culito, y su mente trabajó a velocidades extremas imaginándose nomás tres hermosas vergas y tres suculentos racimos de huevos, los que le encantaba mamar y gosar en su boca, nada más de pensarlo, se le paraba la verga y sentía un gran deseo en su culito, aunque le parecía mucha degeneración, pero ahora estaba indeciso de ir, pues también sería su primera experiencia en grupo y en el fondo sentía vergüenza.

Hacía ocho meses Germán había estado cogiendo muy sabroso, con Saúl, ellos ya se conocían muy bien, Saúl era un muchacho de estatura media, con una verga de regular tamaño, pero con una cabezota rosada y muy brillosa, sus bolas eran muy grandes, pero estaban muy abultaditas, se le marcaban muy bien las venitas y estaban rojizas, tenía muy lindas nalgas, por eso lucía tan bien los pantalones de mezclilla, el era de bigote y velludo.

A Germán le gustaba mucho porque le había dado unas agasajadas tremendas, unas chupadas de lengua, de cachetes de nalgas y todo, muy caliente Saúl, pero era un cabrón, él vivía con unos tíos y trabajaba en una ferretera, en esa ocasión sus tíos se habían ido a Veracruz y como su tío era carpintero, le dejaba encargado de su carpintería para que la cuidara, pues ahí se llevaba a Germán por las noches, y se lo cogía entre el aserrín, máquinas y mesas de madera.

Recuerdo que la primera vez que lo llevó, Germán se engolosinó con la verga de Saúl ya que le propinó unas salvajes mamadas de verga, se la tragaba completita en su boca y con desesperación chupaba la cabezota imponente y bien dura, mamaba y mamaba esa mandarria firme y maciza, la cual saboreaba y metía y sacaba con rapidez de su boca, también disfrutaba las chupadas que le daba a las bolas de Saúl, eran grandes y aguadas, un rico par de huevos calientes y muy suaves, le fascinaba mamarle el escroto ya que siempre lo tenía rasuradito y eso hacía lucir los huevos más excitantes y se veían más grandes, mamaba con brutalidad esas pelotas de aquel simpático chamaco.

Después Saúl lo puso sobre un gran tocador que en la parte de atrás tenía dos grandes tubos torneados, ahí le levantaba las piernas para cogérselo patitas al hombro o patitas al pecho, quedando con las nalgas en el pecho de Saúl y con las manos levantadas agarrándose de los dos barrotes torneados, para poder equilibrarse, Saúl le daba unas culeadas tremendas, que a Germán lo ponía a gemir y a dar fuertes pujidos cada vez que le metía la verga.

Las piernas se las había doblado al máximo, al grado que las piernas de Germán las tenía sobre el pecho de Saúl, era un bello cuadro, la ensartada perfecta, el mete y saca era bestial, aquella verga entraba y salía a velocidades insospechadas, en donde solo se oía el chasquido espumoso y los fuertes golpes que daban las bolas de Saúl en las nalgas de Germán, en esa posición lo tuvo por un espacio de 35 minutos, ya que Saúl estaba tomado y tardó mucho en venirse no quería cambiar la posición porque siempre dijo que estaba por venirse.

Germán disfrutaba mucho la culeada que le daban, era una fenomenal penetración la que le estaba dando Saúl, Germán cerraba sus ojitos dibujándose en su rostro una sonrisa de goce, de placer, solo

imaginaba como entraba y salía aquella dura verga, la cual se deslizaba con mucha suavidad, sin forzar nada, Saúl estaba mecanizado en sus movimientos, la sacaba toda y suavecito, la volvía a introducir hasta el fondo, logrando que Saúl emitiera unos quejidos largos en señal de disfrute, así estuvo prolongado el mete y saca, pero llegó un momento, que a Germán la pose le cansó y el mete y saca también, se le empezaron a entumecer las piernas y los brazos por tenerlos estirados, de no ser por las ricas agasajadas que le daba Saúl, mordiendo salvajemente sus tetillas, apretándole las nalgas ante cada empujada, le daba fuertes nalgadas, y eso excitaba a Germán quien las paraba y ante cada empuje fruncía por largo rato el culo apretando la verga de Saúl, así lo hacía ante cada rebote, en un rico apretón de culo, ahorcando la dura verga , para que se viniera pronto, en suave succión la verga de Saúl.

Hasta que por fin llegó el momento en que se vino con mucha dificultad, dándole fuerte empellones y dando fuertes gritos de placer, Germán se sentía desfallecer, pero a pesar del cansancio lo había gozado y estaba feliz, le encantaba la verga y bolas de Saúl.

Germán después de que le sacó la verga, este lo ayudó con una chaqueteada, le hizo una fuerte y rápida puñeta que lo puso a dar brincos al momento de soltar la caliente leche. Al otro día a Germán le ardía el culo por la follada tan forzada que había tenido y por tanta frotación sus piernas y espalda le dolían.

Vinieron muchas cogidas más en la carpintería porque coger era del diario, a Germán le gustaba la verga de Saúl, por limpia y sabrosa, su boca y todo, sabía coger muy bien, sus bolas eran muy ricas y muy suaves, siempre abundantes de lechita y eso le fascinaba.

Pues esa noche lo vio de nuevo Germán y parece ser que Saúl se lo platicó a sus amigos, porque los chicos vieron a Germán de una forma que le dijeron todo con la mirada. Esa misma noche a las 9 lo esperarían, Germán tendría que darse un baño y preparase No sabía que pasaría, pero ya nos contará después si es que coge con esos tres guapos muchachos amigos de Saúl si se decide podría ser que culeara esa noche con tres o a lo mejor no es lo que estoy pensando y solo quieren invitarlo a cenar, pero eso lo sabremos hasta mañana.

Continuará… El Cuarteto y será un agasajo bien cachondo

Si tienes algún comentario o sugerencia no vaciles en escribirme que con gusto contestaré los mensajes.

Autor: Jordi jordangoldy (arroba) yahoo.com.mx

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
EN LA CARPINTERIA ME HIZO GOZAR MUCHO, 8.0 out of 10 based on 1 rating
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados