Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

En la selva

15 de junio de 2013
por dimas75

Mi nombre es Mario y vivo en una ciudad grande del norte de México, soy director de una empresa proveedora de internet por satélite, tengo 38 y me dedico la mayor parte del tiempo al trabajo, pero mis ratos libres los aprovecho básicamente teniendo sexo con alguna amiga que tenga cerca y esté dispuesta, soy divorciado y no tengo hijos ya que me practique una vasectomía hace cuatro años, también uso la masturbación como válvula de escape del trabajo, cuando llega el estrés trato de otorgarme una hora de mi tiempo para dedicárselo ya sea acompañado por alguien en skype o solo en mi oficina.
Que lo anterior sirva como presentación breve de mi persona, esta es la primera vez que escribo algunas de mis experiencias y las publico en esta página de la cual soy seguidor desde que tuve acceso al internet, el motivo por el cual lo público aquí es para satisfacer una de mis pulsiones exhibicionistas, supongo que si recibo retroalimentación del relato tendrá el mismo efecto que cuando le platico a alguna de mis amigas alguna experiencia, eso me produce excitación, ya veremos si aquí sucede lo mismo.
La historia que hoy les relato es precisamente acerca del tema del exhibicionismo, probablemente sea la primera vez que me exhibí teniendo sexo con alguien, fue hace algunos años cuando estaba comenzando la universidad, en ese tiempo yo tenía una novia que me seguía todas mis locuras, sobre todo las que tenían que ver con sexo, ella estaba experimentando por primera vez en su vida sexual conmigo y yo tampoco tenía mucha experiencia aun, así que con ella experimente mucho, pero en esta ocasión fue distinto, nos encontrábamos en el sur del país junto con un grupo de gente de la universidad asistiendo a unas conferencias de algún personaje exitoso, ese día decidimos que en vez de ir con todo el grupo a la cátedra, nos iríamos a conocer el sitio arqueológico de Palenque, tomamos un autobús y nuestras mochilas, salimos temprano, ahí estuvimos todo el día, primero una visita guiada por las ruinas, después un recorrido a pie por otra zona que aún no estaba totalmente descubierta entre la selva, y por ultimo decidimos quedarnos ahí el resto del día hasta que cerraran el complejo, tomamos muchas fotos, platicamos, y recorrimos varias veces el sitio, y como era de esperarse a esa edad y bajo esas circunstancias, llego un momento en que nos pusimos cachondos, yo por mi parte ya tenía un buen rato con una semi erección que me había provocado estar siguiéndola todo el día, llevaba unos shorts que se le veían muy bien, y solo pensar que tan poca tela separaba mi mano de eso que me gustaba tanto acariciar, me provoco un estado de excitación continua, mientras caminábamos le dije que sería interesante encontrar un lugar para estar solos, le dije la verdad, que tenía ganas de acariciarla por detrás de las piernas, esto mientras seguíamos caminando cerro arriba por una vereda entre la selva, no me era difícil decirle lo que quería hacer porque desde donde yo la veía no tenía que imaginar mucho, y de vez en cuando me acercaba a ella y la besaba mientras pasaba mi mano por entre sus piernas hasta subir a su pubis para luego continuar caminando, nos dirigíamos a una parte de las ruinas que no estaban tan accesibles y por lo mismo menos transitadas, yo la verdad no me ubicaba bien porque tenía mi atención puesta en otro objetivo, aún faltaba un rato de caminata para llegar al sitio elegido por ella, y yo entre el calor y la humedad de la selva y el espectáculo de su trasero siempre frente a mí, estaba ya bastante caliente, y así se lo dije, ella me sonrió y me dijo que si se me notaba en el pantalón, yo eche una mirada alrededor de donde estábamos y solo vi a lo lejos el sito principal lleno de gente y la vereda vacía, mucho ruido de aves y de la selva misma, así que le dije que lo hiciéramos ahí mismo, se puso roja, lo pensó un segundo y me dijo que no era seguro, en cualquier momento podía pasar alguien y no lo oiríamos, pero me dijo que me bajara la bragueta para ver como estaba, así lo hice y cuando me dio el aire se puso completamente erecto, ella se acercó y me tomo con la mano recorriendo desde la base hasta el glande, eso provoco que me saliera bastante liquido pre seminal, me dijo: “no cierres los ojos, tienes que vigilar el camino” y se inclinó a chuparme y masturbarme con la mano, fue muy excitante estar ahí a mitad de una vereda con el pantalón abierto y mi novia masturbándome y chupándome el glande sabiendo que en cualquier momento alguien podía pasar y descubrirnos, no tarde mucho en sentir como mi erección se ponía más dura y estaba a punto de derramarme, pero espere hasta el último momento para decirle que ya no aguantaba y me iba a venir, ella aparto su cara de ahí y me beso profundamente mientras seguía masturbándome hasta que no pude más y eyacule varios chorros de semen que cayeron en el camino, en mis zapatos y en su mano derecha, me sonrió, saco algo de su mochila para limpiar su mano y me dijo que se había mojado mucho, que nos diéramos prisa porque ya quería llegar al sitio elegido, la bese y metí mi mano entre sus ropas hasta su clítoris que efectivamente tenia duro y mojado, ella me volvió a decir que el lugar no era seguro, que continuáramos caminando, así lo hicimos hasta llegar a las ruinas que habíamos elegido, nos quitamos las mochilas, tomamos agua y descansamos un poco de la caminata, obviamente el lugar no era tan cómodo para lo que lo necesitábamos en ese momento, así que le dije que yo me sentaba en aquellos escalones y ella se sentaría sobre mí, de frente y yo de cara al acceso del lugar, así lo hicimos, me senté y ella de pie frente a mí, le desabroche el short, lo deslice hasta sus tobillos, y de regreso acaricie sus piernas hasta llegar a sus nalgas, mientras besaba alrededor de su tanga por enfrente, baje completamente su ropa interior y jugué un rato con su clítoris, primero con la lengua y después con mis dedos, saque un condón de mi mochila y me lo puse mientras ella se masturbaba para mí, hasta que me dijo que ya no podía más y se acomodó para sentarse en mi pene, estaba totalmente mojada, y se movía lentamente disfrutando cada embestida profunda, yo mientras acariciaba sus nalgas levante su blusa para chupar uno de sus pezones, deslice uno de mis dedos por esa región entre la vagina que en ese momento estaba llena de mi pene y el ano, eso le gustaba mucho, hasta que comencé a estimular solamente su ano con la yema de mi dedo medio, solo haciendo presión sin entrar, ella se puso a mil con eso y comenzó a moverse más rápido y se recargaba un poco para atrás, supe que era el momento de introducir solo un poco mi dedo y así lo hice, eso provoco unos gritos incontrolables de su parte, y tuvo un orgasmo sonoro y húmedo, hasta que se quedó quieta y jadeante, así nos quedamos un minuto y yo comencé a moverme un poco nada más, ella salió de su trance y me pregunto que si me había venido, le dije que no, me pregunto que si quería salirme para eyacular con su mano, le dije que prefería eyacular así dentro de ella que no faltaba mucho, así que comenzó a moverse despacio y cada vez más profundo, cuando sentía que estaba a punto de vaciarme paso alguien caminando y se siguió, ella de espaldas no vio nada y siguió, yo ya estaba a punto y no quería detenerme, así que acelere el paso, en ese momento regreso la persona con cautela entre la selva y me di cuenta que era una turista probablemente americana, con los ojos muy abiertos por lo que estaba viendo, nos escaneo con la mirada descaradamente, pero yo ya no podía más, comencé a soltar mi semen mientras se cruzaba mi mirada con la de aquella extraña, pero al final cerré los ojos y solté un casi grito de satisfacción, sentí que todo mi ser salía por mi pene, cuando termine de eyacular y gemir, me quede quieto y abrí los ojos, para mi sorpresa ella aún estaba ahí observándonos, me sonrió y se fue por donde vino, nos arreglamos la ropa rápidamente, y regresamos al sitio para tomar un autobús de regreso, nunca le dije nada a mi novia, probablemente por temor a incomodarla, pero supongo que fue en ese momento en que experimente por primera vez y plenamente de exhibirme en un momento tan íntimo.
Ese fue mi primer relato para este sitio, espero les guste y espero retroalimentación, mas allá de eso no estoy interesado en ningún contacto con algún lector o lectora

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
En la selva, 9.4 out of 10 based on 13 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados