Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

por charlyO

Somos una pareja de esposos, tenemos una vida normal de un matrimonio con un hijo.

Soy secretaria de gerencia de una compañia de seguros, he tenido el mismo jefe durante los 10 ańos que llevo trabajando aquí, hace 2 meses mi jefe renuncio, y he estado si jefe desde entonces.

Esos 2 meses han sido complicados para mi, tanto profesional como personal, en lo profesional no se si me van a despedir, por lo que me pone nerviosa ya que llevo mucho tiempo tarjando aquí y le tengo miedo a ese tipo de cambios, en lo personal, mi esposo y yo hemos estado teniendo muchos problemas, la verdad muchas cosas han cambiado entre nosotros, el ha dejado de ser atento y amable, por lo que, me hace no querer estar con el, un ejemplo de es que llevamos 6 meses sin tener relaciones, el antes me llevaba al trabajo y me pasaba a recoger ahora, apenas me da los buenos días.

Llegue normalmente, me informaron que contrataron mi nuevo jefe, el anterior era grande de edad, gordo y mal vestido  por lo que no he hice ilusiones sobre el aspecto de mi nuevo jefe.

Cuando entro por la oficina, un hombre muy diferente a mi jefe anterior ya que era alto, ojos verdes, súper bien vestido,  saludo con una  lengua extranjera.

Escuche el rumor que era muy exigente, por lo que tome la decisión de esforzarme y ganarme mi puesto.

Empece a vestir mejor, decidí dejar mi traje cómodo, use mis mejores faldas, zapatos de tacón,  sujetadores que mostrara mis pechos, había mejorado mi apariencia.

Habían pasado ya 6 meses desde que mi jefe, había llegado,  En una de esas charlas, él me contó que estaba casado hacia 4 años, me contó que era italiano, que vivía solo ya que su esposa se habían quedado en su país, mis compańeras decían que era guapo y que pobrecito esta solo aquí, pero yo la verdad estaba mas preocupada por los problema con mi esposo.

De un día para el otro, me percaté de que comenzó a tratarme un poco diferente a las demás personas, la forma en que me miraba, en una reunión lo sorprendí viendo mis piernas, por lo que las tape de inmediato, en otra ocasión, pude ver la forma que miraba mi trasero, así que antes que pasara a mayores, entre en su oficia y le dije que yo me vestía bien ya que el puesto lo requería, no era para coquetear a mi jefe, y si continuaba viéndome a si lo reportaría.

Un dia que salimos tarde, yo espera el transporte publico, de pronto se detuvo un vehículo, bajo su ventana y era mi jefe, me ofreció llevarme a casa, la verdad es que en cualquier oportunidad le hubiera dicho que no, pero era de noche, me quede pensando, me rogó diciendo, que no me pasaría nada, por lo que acepte, me llevo a casa y todo tranquilo.

Los siguientes días decidí hacer como si nada hubiera pasado, me llamaba por teléfono a todo momento para platicar y sacar a relucir mis encantos, me llevaba dulces, chocolates y cuanta cosa se le ocurriera, yo comencé a sentir qué el tomaba muy enserio ese papelito que se traía y guardaba distancia física con él.

Aun de mi distancia el siempre fue cortes, y me ofrecía ir a casa, así que aceptaba fui aceptando.

Un día cuando me llevo a mi casa, justo cuando me bajaba el beso, fue intenso, desesperado, hacía mucho tiempo que nadie me besaba así, fui intenso.

Los siguientes meses fueron de jugueteos, besos y toqueteos, en su oficina, en auto, donde sea, en casa las cosas iban mal pero, ir a trabajar y verlo todos los dias me hacia muy feliz.

En varias veces intento, que estuviéramos juntos, pero no estaba lista, hasta que …

Un día que me llevaba a casa, el conducía yo iba buscando un documento… cuando siento su mano derecha que lentamente se acercaba a mí sobre mi pierna, y sin voltearme a ver desliza sus dedos a mi vagina. Esta situación hizo que mi corazón empezara a latir fuertemente como se siente después de haber corrido una larga distancia…

Yo continué con lo mío, mientras los dedos de su mano jugueteaban ya con mi vagina… mientras tanto yo ya estaba reaccionando a los impulsos de las hormonas… Tanto así que di un pequeńo gemido.

Detuvo el vehículo…

Después de jugar al “sigue y al detente” empezó a bajar muy, pero muy lentamente mi ropa interior, metió 2 dedos en mi vagina, al tiempo que mis nervios y mis músculos empezaban a participar del pequeño juego pícaro. Después de haberme hecho sufrir por varios minutos cambió el ritmo del juego y con una habilidad increíble levanto mi falda.

Varios vehículos pasaban a nuestro lado rebasandonos y me exitaba el hecho de saber que alguien podía obserbarnos… de darse cuenta de como el me masturbaba y de como yo me volvía cada vez mas loco de emoción… pero mis neuronas entraron en acción y le digo: “Detengase”,  “Por que?  no le gusta” … “pues claro que me gusta, pero eso no esta bien. Ignorando mi solicitud de detenerme continuo jugando con mi vagina, y yo seguí dando gemidos mientas me excitaba mas y mas.

Después de unos minutos, puso el asiento en forma horizontal, bajo un poco el pantalón, y saco su enorme miembro, yo estaba tan exitada que no le pedí que se pusiera preservativo, levanto mi falda, y me penetro, sentí su enorme miembro.

Las embestidas era continuas, entraba y salía, yo había dejado de poner atención a los vehículos, y me movía a su ritmo, después de varios minutos el no dejaba de penetrarme, de pronto se detuvo, creí que había terminado,  saco su  pene y me percate que estaba aún erecto, me pidió que cambiáramos, hizo hacia atrás el asiento y lo regreso a su posición origina, me puso de tal manera que el estaba estaba atrás mío, simulando la posición de perrito, volvió a introducir en mí y comenzó a penetrarme más, entraba y salía con violencia, yo encantada estaba teniendo las cosquillosas previas al orgasmos, cuando por fin llego el momento mágico y tuve un delicioso orgasmo, lo curioso es que continuaba  penetrando, después de terminar me duele que me penetren, pero el continuaba, su largo pene dejo de ser agradable, después de un largo rato le dije que me dolía.

Me dijo que lo dejara terminar, le dije que era tarde,mientras discutía, continuaba penetrando, le volví a decir que me dolía, bueno si te duele tanto lo haré por el ano.

Yo me negué me dijo o me dejas terminar o te bajo aquí desnuda, yo me quede callada, no me dio tiempo a responder, cuando sentí estaba intentando entrar por mi ano, no me gusta el sexo anal una vez lo había intentado con mi esposo y había sido un fracaso, pero  esta vez yo quería que terminara, así que colabore con el, sentí su largo miembro entrando en mi ano, me dolía mucho al principio pero luego empece a sentir una sensación, agradable, me movía con el para que terminara pero eso no ocurría, seguía y seguía penetrando mi ano, esto continuo hasta que casi lloraba de dolor, cuando de pronto emitir un gemido de placer, y empezó a llenarme de leche.

Por fin termino,  el estaba sudado y satisfecho, yo también satisfecha pero algo molesta, me pidió disculpas y me dijo que le costaba muchos terminar.

Me llevo a casa, llegue muy tarde, había estado casi 3 horas con el, no quería escuchar las tonterías de mi esposo, así en entre a la casa, y antes de digiera algo me puse de rodillas y hice la me mejor mamada de su vida, hasta que sentí que termino.

Con mi esposo la cosas han ido mejor, y con el Italiano estuve un par de vez mas, me puse muy triste por su regreso a su país, lo que si les puedo contar es cada vez que estuve con el lo disfrute al máximo, ahora tengo un nuevo jefe haber como me va.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Engañe a mi esposo con mi Jefe (en el carro), 7.8 out of 10 based on 36 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados