Espiando a mi vecina

Voyeur, masturbación masculina. Un muchacho observa a su vecina con un unos prismáticos, en sus quehaceres mientras tiende la ropa y se masturba ante las fugaces vistas que atisba de su cuerpo medio desnudo.

Todo empezó un día de calor no hace mucho tiempo. Yo estaba en mi cuarto y decidí abrir la ventana para que circulara un poco el aire. Sin saber por qué miré hacia abajo y pude ver a mi vecina tendiendo la ropa en su lavadero. Ella todavía no creo que tenga 40, la verdad nunca hablé con ella. Es mas bien rellena, tiene pelo castaño y creo que es de otro país. Aparentemente vive sola y no esta casada. Ella nunca me vio y yo sin saber qué más hacer decidí observarla sólo por el hecho de curiosear. Ella iba y venía lavaba algo y se iba. Yo vivo en un piso 11 y ella en el 10 y mi ventana, como ya adivinaron, da a la parte interior del edificio, donde están las cocinas, los lavaderos, etc.

A la noche siguiente escuché unos ruidos y me acerqué a la ventana y allí estaba ella de nuevo colgando su ropa. En ese momento vi que tendía su ropa interior y luego se fue. Fui a buscar unos largavistas de teatro que tenía mi madre y me puse a ver con mucha atención lo que había colgado. Luego de un rato me fui a dormir.

A la noche siguiente escuché mucho ruido proveniente de abajo, me acerqué a la ventana y allí estaba ella otra vez lavando y colgando ropa y ordenando vaya a saber qué cosa en la cocina. Esta vez era más tarde, era como la 1 de la mañana, tomé los largavistas de nuevo y me puse a observar su lavadero. De vez en cuando entraba y salía. Así me quedé durante algo más de una hora, ya que no tenía nada mejor que hacer. Cuando ya empezaba a perder el interés ella salió con una remera verde y sin pantalones, sólo con sus panties.

Ahí empecé a poner más atención a lo que sucedía. Apagué la luz de mi cuarto para no llamar la atención y pude comprobar que funcionó, ya que ella nunca miró hacia mi ventana.

Yo la seguía mirando y ella seguía entrando y saliendo como si nada. Y era un poco obvio porque ella qué se iba a imaginar que alguien estaba despierto y la estaba mirando.

Sin siquiera notarlo mi pija se empezó a parar, hasta que alcanzó su máximo esplendor (y todo esto sólo por verla en panties y con remera). Ahí mismo empecé a hacerme la paja con una mano mientras con la otra sostenía los largavistas para mirarla de cerca.

En eso ella me dio la espalda y se agachó a recoger algo. Su culo no era el de una modelo precisamente era más bien relleno pero tampoco era anormal o exageradamente grande. En ese momento me puse a mil y aumenté el ritmo de la paja hasta que acabé en un mar de leche impresionante. Mientras yo acababa, ella se fue a su cocina y apagó todas las luces para irse a dormir. A partir de entonces cada vez que escucho un ruido me asomo a la ventana.

Hoy, 06 de diciembre del 2000, que escribo el relato, me asomé a eso de las 23:00 y la vi, con la misma remera verde, entrando y saliendo otra vez. Yo me quedé observándola pero apagó la luz rápidamente y se fue a dormir temprano, pero cuando creí que había terminado todo, prendió nuevamente la luz de su lavadero y se asomó apenas, tampoco me vio pero me dio un espectáculo impresionante. Se sacó su remera verde y la dejó para lavar el día siguiente y pude ver por unos segundos sus tetas contenidas por un pequeño sostén, que las realzaban. Luego se fue y apagó las luces. Yo quedé pasmado. Ahí nomás tuve que descargarme haciéndome una paja pensando en sus tetas.

A partir de este momento creo que se convirtió en mi obsesión y ahora que se acabaron las clases y no tengo que levantarme temprano, voy a quedarme despierto hasta que ella apague las luces y esperando para que salga otra vez en ropa interior.

       
Descargar

¿Te ha gustado?
¿Te lo crees?

Difunde la palabra. ¡¡Compártelo!!

Sobre el autor: Kara Marqueze

Ahora ya puedes tener tu perfil de usuario en Relatos Eróticos Marqueze.

Puedes poner una descripción sobre tí y tus gustos, mostrar tu nombre, tu foto y tu correo públicamente para que otros usuarios de la web puedan ponerse en contacto contigo.

Un saludo, El equipo de Editores de Marqueze.net

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.