ESPOSA COMPARTIDA parte 3

Hola nuevamente esta es la tercera entrega de como mi esposa compartida…

si no has leído las primas dos parte te dejo el link enseguida para que entiendas como hemos llegado hasta aquí.

ESPOSA COMPARTIDA parte 1

http://relatos.marqueze.net/esposa-compartida-parte-2/

Buenas tardes continuaremos con esta entrega desde donde nos quedamos…

Después de estar acostados yo me encontraba cansado por el trabajo y después por ir a la escuela nocturna, marina se había dormido vistiendo un muy provocativo babydoll rosa, debí haberme quedado dormido, ya que marina me dijo mientras nos bañábamos que quería coger pero debíamos esperar a que Roberto se durmiera para poder hacerlo,  esa noche mientras dormía sentí entre sueños que marina se levantaba de la cama, pensé que estaba soñando, pero al sentir como se bajaba ella de la cama regrese a mis cinco sentidos, abrí los ojos y la vi de espaldas y camino hacia la puerta (todos sabemos que solo era una cortina) busco algo en el bote de la ropa sucia y saco algo se giro y entrecerré los ojos, lo que había sacado se lo arrojo a roberto, se quedo parada viendo hacia donde roberto se encontraba, y le hizo una seña.

sabia que no estaba soñando, podía escuchar el ventilador, roberto se levanto y mientras yo me hacia el dormido el camino hacia donde ella estaba parada ella se dio la vuelta y salio del cuarto, roberto volteo hacia donde yo estaba dormido, y después de unos segundo salio detrás de ella, debieron pasar algunos tres minutos y ninguno de ellos regresaba, decidí levantarme y ver que sucedía, antes de eso busque que era lo que marina le había arrojado a roberto y descubrí que se trataba de una de sus tangas usadas del cesto, al acercarme a la puerta escuche murmullos, y decidí agacharme.

entre abrí l a cortina y pude ver que estaban en la sala de pie platicando de algo que no lograba escuchar, vi que el movía la cabeza y decía que no, por mi mente pasaba la pregunta de que estarían platicando, después de todo lo que marina me había contado todo era posible, el por momentos intentaba caminar al cuarto pero ella lo detenía, fueron dos ocasiones que sucedió eso, entonces dejaron de platicar ella estaba de frente a el ya no escuchaban murmullos, pensé que seguía reclamándole lo que había sucedido entre el lunes y el día anterior, hasta que vi que ella le tomaba una mano y se la colocaba en uno de sus pechos.

no podía creer lo que veía, entrecerré los ojos para comprobar que no estaba viendo mal, pero mis ojos no engañaban, después el solo paso su otra mano a su otro pecho, ella paso su mano al short que traía puesto roberto, era obvio que le estaba agarrando la verga, ella le dijo algo y el enseguida la volteo y pude ver como el la tomaba de los pechos y comenzaba besarle el cuello y la nuca, ella movía la cabeza, y mientras roberto no le quitaba las manos de los pechos ella puso la suya entre sus piernas, le repago la espalda , y comenzó a moverse el culo jugueteando con la verga de roberto, enseguida volví a sentir ese hormigueo en mi verga como la noche anterior antes de dormir cuando vi a roberto que le veía las nalgas a marina, sentí como mi verga comenzaba a ponerse dura mientras veía aquello era como estar viendo una película porno solamente que en la sala de tu casa y a tu esposa con otra persona, después de un rato, le volvió a decir algo y el se sentó en el mueble, la intensidad de la luz no era la misma que en el cuarto, pero si la suficiente para poder ver todo detalladamente, el se bajo el short y ella tomo su verga y enseguida la empezo a oler, para posteriormente metersela a la boca, comenzó a mamarle la verga.

debieron tardas almenos unos 5 minutos haciendo eso y fue que me di cuenta que traía la verga demasiado dura y estaba excitado por lo estaba viendo, entonces empece a temblar no se si eran nervios, de lo que estaba sucediendo en la sala jamas me imagine que algo así sucedería entre marina y yo, pero me estaba gustando y mucho, seguí viendo y ella dejo de mamarle la verga, ella se levanto y le dijo algo, enseguida el se levanto y ella levanto los brazos, el tomo su baby doll y se lo quito, y así mientras ella estaba parada el tomo sus tetas y comenzó a chupárselas, ella lo tomaba de la cabeza mientras el le mamaba las tetas, después la sentó en el mueble y   el se hinco para seguir mamándole los pechos, ella abrió las piernas para que el se acomodara bien, y se fue bajado hasta su vagina, el tenia su cabeza entre las piernas de mi esposa ella solamente se dedico a sobarse y tocarse sus pechos mientras roberto hacia lo suyo con su panocha, pasaron otros diez minutos y el se levanto, ella se levanto igual del mueble y le dijo algo en voz baja que no alcance a entender, vi como levantaba su mano y entendí que lo que le decía tenia que ver con que esperara sentado, entonces ella camino hacia donde yo estaba, me levante enseguida y me acomode rápidamente en la cama entro al cuarto lentamente y se acerco a mi yo tenia los ojos entrecerrados y pude ver que estaba completamente desnuda, pensé que ya se acostaría y que su calentura ya se la había quitado, no podía entender como una día anterior puedes decir que odias o no soportas a una persona y en la madrugada te le desnudas lo seduces.

al ver que yo estaba dormido se volteo y camino hacia donde esta su cajón de ropa, escuche como rechinaba la madera al momento que lo abría lentamente después de unos segundos salio del cuarto pero antes de eso se aseguro que yo seguía dormido, no sabia que es lo que había sacado de su cajón pero ahí solamente guardaba su ropa interior.

espere un momento por si volvía y me levante nuevamente para agacharme hasta la cortina y abrirla lo suficiente pata poder ver, no pude saber que había sacado de su cajón, nunca le reviso que guarda ahí, cuando volví a asomarme ella estaba empinada en el mueble y el estaba arrodillado metiendo su cabeza entre las nalgas de marina, entonces supe que es lo que estaba haciendo eran las mismas poses y la misma manera en la que ella y yo comenzábamos a estimularnos antes de coger, lo que el estaba haciendo era mamarle el culo a marina ella tenia la cara apoyada den el mueble y alcance a escuchar uno que otro gemido de ella, eso me puso demasiado caliente y me di cuenta que nuevamente tenia la verga bien dura,

le estuvo mamando el culo hasta que se canso seguramente la lengua se le había entumido, ella se levanto y el antes de sentarse le dio una nalgada que si se escucho fuerte, entonces ella debió haberle dicho que no hiciera eso y lo sentó en el mueble , se inclino un poco y le dio unas cuantas mamadas de verga, después tomo algo que había en la mesa y  supe a que había regresado al cuarto, del cajón había sacado su lubricante vaginal, se coloco un poco en la mano y se la paso por la vagina  volvió a ponerse un poco en la palma de la mano y esta vez se la paso por entre las nalgas, entonces se subió arriba de roberto, y con una mano vi que se acomodaba su verga entre las piernas, se acomodo bien tomándolo de los hombros, y enseguida comenzó a moverse lentamente hacia adelante y hacia atrás, roberto tenia las manos sobre el mueble y ella enseguida se las tomo y se las coloco sobre sus tetas, mientras se seguía moviendo sobre la verga de roberto.

yo ya no aguantaba me dolía la verga la tenia super dura nunca me había pasado algo así, me la saque para que no me la apretara el short que tenia, y continué viendo como mi esposa cogía con mi amigo roberto, paso de los movimientos de adelante y hacia atrás, a los movimientos de arriba y abajo, pude escuchar como sus nalgas golpeaban contra las piernas de roberto y vi sus enormes pechos brincar y moverse al ritmo que ella se movía, roberto le agarraba las nalgas con las manos y ella se apoyaba de sus hombros, los gemidos de marina no tardaron en empezarse a escuchar, y al igual que la primera noche trataba de ahogarlos cerrando la boca, recordé aquella noche que ella gemía sobre mi y no queríamos que roberto escuchara, pero en esta ocasión ellos estaban cogiendo y no querían que yo escuchara, después, el de vez en cuando tomaba uno de sus pechos y se lo mamaba, ella se  movía como una experta, y sus nalgas golpeaban con las piernas de roberto sus gemidos los alcanzaba a escuchar por mas que ella quisiera no podía evitar que se escapara uno que otro como aquel día que roberto recién llego a la casa. no se cuanto tiempo debió de haber pasado ella se detuvo lentamente. se bajo y se hecho aire con ambas manos.

le dijo algo a roberto y el asintió, camino rápido hacia mi no me hubiera dado tiempo de acomodarme en la cama y me hubiera descubierto de no ser porque roberto le dio una nalgada, que debió haberse escuchado considerablemente fuerte ella se volteo y le dijo algo, aproveche para acomodarme en la cama, entrecerré los ojos, y vi como entraba al cuarto y me veía confirmando si estaba dormido, camino hacia el ventilado y se puso enfrente de el, enseguida me llego el olor a sexo combinado con sudor, lubricante y todo lo que su cuerpo tenia impregnado, olía claramente al hampo corporal de frambuesa que usa, combinado con sexo, era un aroma cálido excitante, por mi mente paso levantarme y reclamarle, pero mi verga me decía lo contrario

era mas que obvio que estaba disfrutando verla con otro hombre, se quito del ventilador se volvió a asegurar que estuviera dormido, esta vez me hablo para ver si le contestaba algo, y volvió a salir del cuarto, me quede acostado, para evitar que me viera si volvía a entrar al cuarto, esta vez no me moví hasta que volví a escuchar ese inconfundible sonido de  nalgas golpeando con piernas, entonces ya era mas seguro levantarme, pero decidí quedarme acostado escuchando y tratando de adivinar que estaban haciendo, mi imaginación hecho a volar, los golpes hiban acompañados de pequeños gemido que distinguía a la perfección, no sabia se habría vuelto a montar a roberto, o si estaba de espaldas dando sentones de verga sobre roberto, o talvez estaba empinada y roberto la tenia como perra cogiendo, las tres imágenes se me vinieron a la mente y sentí la necesidad de masturbarme escuchando, pero el morbo me gano y me levante nuevamente, al asomarme por la cortina me di cuenta que la tercera opción era la correcta tenia una vista de perfil de ambos, ella estaba empinada sobre el mueble tenia apoyadas sus manos sobre la cabecera del mueble, y roberto estaba detrás de ella, vi como los movimientos de roberto la sacudían y como sus piernas golpeaban las nalgas de ella  cada vez que se la metía ella de vez en cuando gemía, seguía intentando que yo no los escuchara, después de un rato de coger empinada vi como roberto comenzaba bajar el ritmo de sus estocadas, y los golpes contra las nalgas de mi esposa eran menos fuertes, se dejo de mover mor unos momentos, y ella quito la cara del mueble, volteo la cabeza y le dijo algo a roberto, el respondió pero nuevamente hablaban muy bajo, lo que se me hacia ridículo después del escándalo que ella traía.

Por tercera ocasión fue al cuarto pero esta vez ya no me haría el dormido, entro igualmente en silencio, y al acercarse a mi me vio con los ojos abiertos, vi su cara de sorpresa,  y le murmure -donde estabas- ella me respondió – fui a tomar agua- y le conteste – apoco vas a tomar agua desnuda- yo sabia que roberto estaba en la sala esperándola, entonces me dijo que si porque también se hiba a bañar, lo cual me sonó a una copia barata de lo sucedido la noche anterior, le dije que no se volviera a quejar si roberto la volvía a ver desnuda y me respondió que ya de que servia eso que ya no le quedaba pudor que esconder is ya la habían visto completamente desnuda. estaba seguro que roberto ya debería de estar desesperado en los pocos minutos que marina y yo estábamos discutiendo en el cuarto, entonces no aguante las ganas de decirle y le solté lo que tenia guardado le dije-ahorita que te vayas a seguir cogiendo con roberto no te de pena gemir que hasta acá escuche todo- su cara de sorpresa a no saber que decir me dio un poco de satisfacción extra, al parecer no tenia con que contestarme, me pregunto que cuanto tiempo llevaba despierto y le dije que me acaba de levantar porque había escuchado ruidos raros y en eso ella había entrado al cuarto, me dijo que como podía decir eso si me acaba de despertar, me di cuenta que me había equivocado la había cagado ahora yo, y solamente le dije regresate a coger que te quiero escuchar hasta acá, ella suguia en su plan de que era mentira lo que yo decía, así que me moleste por que obviamente yo tenia la razón y ella estaba mintiendo y ahora ella pagaría por mentirme.

me senté en la cama y me dijo no te pares, ya me voy a acostar contigo ya no me bañare me dijo, y entonces pase mi mano por su panocha antes que me la pudiera quitar estaba húmeda y le dije – hay amor apoco te excita tomar agua que hasta se te moja la panocha- no me contesto nada y le repetí- vete a coger con roberto y hasta acá te quiero escuchar- le di un beso en la mejilla le pase mi mano nuevamente por la vagina y me la lleve a la nariz pude oler su sexo y definitivamente olía a verga ajena, fue cuando me levante y le dije no esta roberto te esta esperando en la sala, me sonrió y me dijo . eres bien cabrón conmigo- se dio la media vuelta y salio del cuarto tardo unos cuanto minutos y volví a escuchar la acion, esta vez ella ya sabia que yo estaba despierto así que gimió con toda normalidad , yo me acomode en mi lugar para espiar y esta vez estaba acostada en el mueble y roberto estaba sobre ella, con la piernas abiertas recibiendo la verga de roberto, y conciente de mi conocimiento gimió como normalmente lo hace, roberto la tomaba en la posición del misionero y ella lo disfrutaba al igual que yo, después de unos minutos volvieron a cambiar de posición, ella se subió a la mesa y se recostó boca arriba dejandole a roberto su vagina justo a la medida el la penetro y volví a escuchar los gemidos de marina, ya era muy tarde y yo debía ir al trabajo temprano así que decidí masturbarme, me saque mi verga que estaba chorreando de mi lubricante y comenze a jalarmela, mientras veía como se siegan cogiendo a mi esposa, marina se bajo de la mesa y volvió a sentar a roberto en el mueble, lo monto nuevamente pero esta vez ya no gimió con la boca cerrada.

volví a ver como roberto le mamaba las tetas y ella se penetraba sola con sus movimientos  roberto la tomo de las nalgas y la impulso mas hacia el yo ya no sabia cuanto mas podría aguantar y me vine  traía los huevos llenos de leche era demasiado lo que había visto y experimentado esa noche, termine de tirar mi leche y me guarde la verga tome un trapo de la ropa sucia y limpie el suelo, aun podía escuchar a marina gimiendo en el otro cuarto pero me daba pena que ella o roberto vieran mi semen en el suelo, termine de limpiar y me asome, marina un seguia encima de roberto y sus nalgas golpeaban las piernas de el, satisfecho me fui a recostar y escuche a marina que decía, que se venia, al mismo tiempo que sus gemidos aumentaron unos segundos después nuevamente hubo silencio total, quise pararme y ver que había sucedido pero era obvio que roberto ya había terminado igual que marina, me recosté y unos minutos después entro marina al cuarto, se coloco frente al ventilador y volví a oler su aroma de mujer recién cogida seguia oliendo a frambuesas pero combinada con el olor a su vagina y algo un poco mas amargo, se recostó junto a mi, y me dijo- escuchaste?- solamente moví mi cabeza en señal de afirmación, y continuo preguntando- y que tal te gusto?, entonces le pregunte yo a ella- y a tu te gusto?, ella me dijo – pues que no se escucho?-. le dije si segura,ente hasta la esquina se escucho, sonrió, me beso la mejilla y me dijo- gracias mi amor- nunca olvidare esas palabras, la abrace continuaba desnuda, y pase mi mano por su vagina, sentí aquello como una cacerola rebosando de avena introduje uno de mis dedos en su vagina, y sentí que estaba llena de semen de roberto, en eso roberto entro al cuarto intentando no hacer ruido y se acostó, cuando se acostó, marina tomo mi mano que estaba en su vagina y me chupo el dedo que le había metido, le bese el cuello y le dije en el oído- buenas noches mi amor-, no paso mucho tiempo escuche la alarma me levante y tape con la sabana a marina para que roberto no la viera desnuda, que tontería no?, roberto se levanto me dijo buenos días y se metió a bañar, vi a marina recostada en la cama, se veía tan tranquila y seguramente estaba en un sueño profundo, decidí no despertarla. roberto salio del baño y entonces y me bañe, cuando salí roberto me pregunto por marina y le dije que lo mas probable es que no hubiera podido dormir por el calor y solo desvió la mirada, terminamos de desayunar y nos fuimos trabajo, de regreso platicaría con marina sobre lo que había sucedido anoche, seguia con la duda de como un día no podía soportar a roberto y lo acuso de varias cosas, y simplemente una noche decide darle las nalgas. pensé que durante todo ese tiempo marina no la había conocido bien hasta esta noche, pero ciertamente me contaría algo que me ayudaría a comprender como termino dándole su vagina a roberto…

continuara….

hasta aquí dejare esta parte ya lo sucedido entre la primera, segunda y tercera parte

 

(Visitado 1 veces)
Me gusta / No me gusta

One comment

  1. Espero la continuación de tu relato parte 4. Me gustaría ver s tu hermosa y caliente esposa si no tienes algún problema en compartirla conmigo

     

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *