Estudiando con Katy

Hola mi nombre es José, fanático asiduo de esta página, tengo tiempo intentando escribir un relato, pero es hoy que por fin me decido a escribirlo.

Esta historia me sucedió cuando recién cumplí mis 18 años, estaba de novio con una niña muy linda, pero gracias a su religión yo no podía acercarme a ella (tener sexo), pasamos más de 6 meses y nada de nada, ella me decía que según sus creencias debía acostarse con alguien solo cuando se case. Esto me fue fastidiando un poco, pero no la dejaba ya que estaba enamorado de ella. En ese tiempo llega a vivir a casa de ella su hermosa prima de 16 años, ella es una chica muy hermosa, un cuerpo increíble, y además era muy sexy, en ese momento mi mente comenzó a tener una disyuntiva, a pesar de querer mucho a mi novia lo sexy de Katy (prima), me traía muchos trastornos, la verdad estaba loco por estar con ella.

La situación era bastante difícil, el amor que sentía por Karolina (novia), me impedía acostarme con Katy, así pasaron tres años, en ese transcurso de tiempo mi amor por Karolina fue muriendo y en cambio la obsesión por Katy hizo que creciera un afecto al que yo llamo “mi amor platónico”.

En ese momento ya la pequeña Katy, morena de cabello rizado, era toda una mujer, yo tenía 21 años y estaba apunto de graduarme en la universidad y ella de 19 años entraba en la universidad donde yo estudiaba junto a Karolina.

El estar ella estudiando la misma carrera que yo, hizo que tuviéramos más tiempo juntos, hasta que pasó lo que yo tanto anhelé. Era un jueves a las 9 de la noche yo estaba en casa de Karolina estudiando o ayudando a Katy a estudiar, ya que tenía un examen extremadamente difícil y tenía que aprobarlo o si no la expulsaban por falta de índice académico.

Recuerdo que estabamos Karolina y yo ayudándola, y como a las 12 de la noche Karolina vencida por el sueño se fue a acostar y me dijo que por favor me quedara ayudando a Katy hasta la hora que sea ya que tenía que salir bien y además me dijo que me quedara durmiendo en el cuarto de huéspededes, lo cual yo acepté no por lo que ella me pedía sino por el amor que le tenía a Katy, lo que ella no supo que el favor que me pidió era el tiempo que yo siempre había esperado para poder aclárarle mis sentimientos a Katy.

Ya eran como las 3 de la madrugada, y la verdad tenía mucho sueño, pero tenía que seguir, en ese momento Katy me dice que fuéramos a terminar de estudiar para su cuarto ya que le tocaba la parte práctica (estudiaba computación), y la computadora estaba en su cuarto, al llegar al cuarto ella sacó una franela y me dijo que me la pusiera para que este más cómodo, le dije que no ya que me daba pena con ella que me viera en slip, ella se empezó a reír y me dijo que no me preocupara ya que no es la primera vez que ve a un hombre en ropa interior, y me dijo que no me preocupara ya que era para que esté más cómodo pues falta mucho por estudiar y para que no estuviera en desventaja, ella se iba a poner muy cómoda. En ese momento entró al baño y salió con una pijama de color rosada, pero era bastante corta, claramente se notaba parte de sus nalgas. En ese instante el sueño desapareció, y mis pensamientos viriles, llegaron a mi mente, (si soy sincero no tengo una vida sexual muy activa), una mezcla de emociones pasaron por mi cabeza, mi amor por ella y ese cuerpo hermoso que tanto había deseado.

En eso me fui al baño e igualmente me cambié, me coloqué la franela que me buscó, no era tan larga como pensaba y se notaba mi ropa interior de una forma muy notable, ella al verme quiso disimular, pero no pudo se sonrojó un poco y en momentos me miraba de reojo, proseguimos con el estudio, pero entre sus piernas y sus pechos hicieron una tremenda erección que era difícil de ocultar, la calentura que tenía era muy grande y las ganas de tirármela ya no me dejaba ni pensar. Decidí que era el momento de actuar o ahora o nunca. Me levanté y me coloqué detrás de ella, ella estaba sentada frente la PC, y yo disimulando parado detrás de ella coloqué mis manos sobres sus hombros y recostando muy levemente mi pene sobre su espalda.

Ella al sentir el calor de mi pene y lo duro que estaba, no se si estaba nerviosa o excitada, pero empezó a sudar y a decir cualquier torpeza.

– Tengo calor y estoy algo agotada… voy a buscar algo de tomar. Dijo.

– Si, yo también, pero espera tengo algo que decirte. Le dije.

– Si ¿qué? Me preguntó algo nerviosa.

– Nada, no es nada, busquemos algo de beber.

Al buscar el jugo, nos sentamos en la cama y mientras tomábamos el jugo nuestras miradas se encontraban y sin pensarlo, me fui acercando lentamente a ella y al estar frente a frente, coloqué el vaso en el piso y mis manos fueron a su cara, luego un beso suave, pero cargado de mucha pasión y deseo, la tumbé en la cama y mis manos fueron bajando poco a poco, desde el cuello y deteniéndose en sus senos, ella no emitía ni un sonido, pero su respiración lo decía todo, estaba totalmente excitada, desabotoné uno a uno los botones de su pijama, ahí fue cuando vi esos senos que tanto había deseado, no eran tan grande, para mí eran perfectos, tenía ese toque de adolescencia, mis manos fueron a sus pezones, los acaricié muy suavemente, uno a uno, ella comenzó a gemir de una forma muy excitante, sabía que lo gozaba como nunca.

Mi boca bajó a sus tetas, comencé besando sus pezones de una forma suave y terminé mamándolos de una forma descontrolada, allí fue que ella me pidió que no me detuviera y tomando una de mis manos la llevó hasta su bajo vientre. Allí mis manos acariciaron su vagina, pero por encima de la pijama (short), ya se sentía lo húmedo que la tenía, bajé mi otra mano y se lo bajé, allí esta ella casi desnuda solo tapada por un pantaletas no era la más sexy (de algodón y con ositos), pero creo que eso me excitó más, la calentura hizo que me desnudara rápidamente, al estar los dos solo en ropa interior, me levanté me puse frente a ella (ella esta acostada con los ojos cerrados y con su mano tapaba su pantaletas), bajé, tomé sus piernas, las abrí un poco, quité sus manos, y lentamente fui bajando su panty, huy con solo recordarlo me pongo a mil, allí estaba, esa vagina, con poco vello púbico, muy colorada y húmeda, terminé de bajar y mi boca se internó en ese valle sagrado, la mamé hasta sentir que ella acababa (tuvo un orgasmo).

Levanté mi cara y ella estaba con una manos en un seno y la otra en la boca, totalmente roja de la excitación, fui subiendo, me arrodillé frente a su cara, tomé una de sus manos y la coloqué en mi pene, ella temblorosamente lo acarició por encima del interior, aprovechado el momento, me saqué el interior de un solo tiro, eso hizo que saliera disparado mi pene, colocándose frente a su cara, ella tímidamente, lo acarició y luego le dio un beso muy sutil.

Por su gesto entendí que no era el momento de ponerla a mamarlo, así que procedí a cogérmela, coloqué una almohada bajo su culo para levantarla, acaricié su vagina para excitarla más, al estar bien caliente, coloqué mi pene en la entrada de su cueva y con mi pene jugueteaba con su clítoris, esto la calentó de tal manera que me dijo: ¡métela… métemela por favor ya no aguanto… quiero tenerte adentro… sabes desde cuanto yo soñaba con este momento… métemela… Allí cumplí con su deseo, primero muy suavemente y así el ritmo fue aumentando al tiempo que el dolor cambiaba a placer… tiramos por un largo rato… creo que unos 15 minutos. Hasta que los dos terminamos. La besé y nos acostamos un rato.

Mi imagino que pasarían unos 45 minutos ya que eran como las 5 de la mañana. Al despertar ella no estaba a mi lado. Me preocupé y pensé que nos descubrieron así que me coloqué la franela y me asomé al baño, allí estaba ella. Solo son su braguita. Se estaba lavando la cara, entré sin que lo notara, y de un brinco la tomé por la cintura. Acaricié su culo, ella rápidamente se volteó y me besó. Me dijo que por favor nos ducháramos. Allí ella tomó la iniciativa. Me dijo que le dolió un poco, pero que le gustó muchísimo. De hecho me pidió que lo hiciéramos otra vez, no metimos en la ducha ella tomó el jabón y lavó muy bien mi pene, este ya estaba paradísimo, ella me dijo disculpa que no te lo ma… tú sabes a que me refiero dijo ella, pero la verdad no sabía como hacerlo, pero no te preocupes, quédate quieto, bajó y tomó mi pene y me dio una gran mamada no era una experta, pero me gustó, tanto que terminé en su boca.

Se levantó y me pidió que la cogiera otra vez. La tomé por las piernas y la levanté a la altura de mi pene, de esa forma la volví a penetrar, ella estaba calentísima, me pedía que le diera duro, tanto que mis piernas comenzaron a debilitarse, le dije que fuéramos a la cama otra vez, aceptó. Al llegar le dije que se pusiera en cuatro (posición de perrito), la tomé por la cintura y la embestí como una fiera, esa posición es la mejor, le di tanto que me volví a ir, ella volteó con cara de putica insatisfecha, le dije que tranquila que había más (con semejante bombón creo hasta 10 puedo echar), me senté al borde de la cama y ella se sentó sobre mí, comenzamos con un mete y saca que cada vez era mejor, ella gemía tanto que temí que alguien se levantara.

Estaba calentísima, decía vulgaridades, me pedía que le reventara el coño, estaba transformada, esto me calentó tanto que, sin pensarlo, la tiré sobre la cama, la puse en cuatro, y le mamé el culo, lo lubriqué con mucha saliva, y la penetré de una forma endemoniada, ella pegó un grito e incluso creo que la rompí, me pidió que parara, pero estaba segado, le daba más y más hasta que ella, también entró en ritmo, la condenada, me decía: ¡yo se que siempre te gustó mi culo así que dale… dale… rómpemelo, dame más duro como te coges a Karolina o crees que nunca te he visto… dame, dámelo adentro… esas palabras hicieron que me fuera por cuarta vez, quedamos tendidos en la cama… estabamos en verdad cansados… y ella adolorida y sin dormir nada…

Nos duchamos y nos vestimos, y nos pusimos a estudiar hasta que amaneció, allí llegó Karolina y se impresionó al vernos despiertos todavía, me abrazó y me dio las gracias por ayudar a su prima a estudiar, le dije que de nada que lo hacía por ella… pasaron los meses y Katy y yo nos veíamos a escondidas y teníamos las mejores noches.

Muchas gracias por votar mi relato…

(Visited 1.877 times, 361 visits today)
Me gusta / No me gusta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *