Relatos que forman una historia: lo más parecido a una novela erótica que podeis encontrar en Relatos Marqueze.

Mi querida Frida III

Llegamos al campus de la escuela al mediodía. Frida me miraba y se mordía los labios, yo sólo la miraba con su diminuta falda y su camisa negra. Sus piernas se veían increíbles con esa ropa y sus pezones se remarcaban en su camisa negra. Nos abrazamos, con tal de que en nuestros cuerpos se encendiera esa chispa que nos prende a ambos. El calor comenzó. Ella inició, tocándome el pene y frotando su mano en mi entrepierna. Yo en seguida de ella le acariciaba su enorme culo y le levantaba la falta con tal de meter mis manos entre sus nalgas. Llevaba una tanga blanca bien puesta y metida entre sus carnes. Jugueteé un poco con los hilos de su calzón, así como también sus pechos y luego proseguí a meter mi dedo medio en su ano ardiente; le pasé todo mi dedo en su ano… pero hubo una sorpresa más que obvia.

Read more

Me gusta / No me gusta

Mi querida Frida II

“¿Has visto mujeres desnudas? “, me preguntó Frida. “No cuentan las de los vídeos porno”, agregó. Yo le negué, teniendo los ojos bien puestos en sus pechos y los nervioso en punta, porque alguien de intendencia podía entrar y ver lo que Frida estaba haciendo. Le dije que se pusiera su camisa; no me hizo caso. El corazón se me salía. Sentí un calor que lentamente me fue recorriendo por toda la cabeza hasta desaparecer con fuertes palpitadas en el cerebro. “Sabes que desde hace tiempo no dejo de pensar en coger. Sólo quiero que cojamos y ya”. Mi ingenuidad superaba las palabras de mi compañera. Creía que estaba jugando o haciéndome una broma con cámara escondida; en Frida era muy  normal que hiciera bromas llenas de sexo y dijera cosas incómodas, como la vez que me contó lo que hacía para combatir la menstruación. Me explicó a detalle cómo ese ciclo le afectaba y lo que tenía que hacer para soportarlo. Una vez se me ocurrió preguntarle si se atrevería a ser actriz porno, y me dijo que lo haría, no por el dinero, sino para saber cómo se siente ser cogida por varios hombres a la vez… luego se carcajeó al ver mi expresión y me repuso con un “Es broma”, indicando lo mucho que deseaba algo así.

Creí que era una broma , y seguí tan firme en la probabilidad en esa idea que ya no me molesté por mostrarme impresionado… hasta que se quitó la falda junto con su ropa interior. Sus piernas eran de lo más hermoso: Eran rosadas y bien rellenas, ambas las tenía bien juntas y su vello púbico estaba muy bien afeitado, siendo sólo una línea muy delgada de vello en la zona púbica. Cuando dejó su vagina expuesta, me dio la sensación de percibir un olor femenino exquisito, que sólo podía provenir de los interiores de mi querida Frida. “Estoy mojadita…, como dicen las urgidas por una verga. Estoy urgida por que alguien me coja”, me susurró. Agarró mi mano derecha y la puso en su vagina con tal de que mis dedos entraran en ella. ¡La primera vagina que toqué en mi vida! Mis dedos inmediatamente se humedecieron, su interior era carnoso y muy caliente y satisfactorio tocar. No quería sumergir todos mis dedos hasta lo más profundo de ella; creía que la lastimaría o le dolería tanto que la haría sangrar… luego me di cuenta que no era dolor lo que sentía sino un placer absoluto. Fue meneando sus curvas más y más con tal de que la siguiera masturbando… Ese olor seguía emergiendo de ella, el olor a sexo…, a lujuria… O tal vez sólo era el olor de su cuerpo sudado.

Read more

Me gusta / No me gusta

Maduras Anonimas Cap. 02

Habían pasado un par de días desde mi primera experiencia con una madura. Me encontraba desesperado y ansioso por volver a follar otra vez, pero lamentablemente eso no era posible. Tenía que esperar hasta la siguiente reunión, la cual no llegaría sino hasta varios días después.
Las cosas continuaban con normalidad en el complejo departamental. Mi madre seguía con su horario irregular de doctora, a veces pasando todo el día en casa y otras dejándome solo la mayor parte del día.
Yo continuaba con mis paseos por el lugar, tratando de fijarme más en las señoras e intentando memorizar sus números de departamento para las próximas visitas.
Me excitaba el imaginar cuantas de esas maduras serian parte de la urna, que clase de fetiches tendrían, como se comportarían en la cama. A veces sentía que la polla me iba a explotar de solo imaginarlo.
Mis ratos en solitario los pasaba en la computadora buscando técnicas y consejos para poder complacer mejor a mis próximas amantes.

Read more

Me gusta / No me gusta

Entregando a mi esposa 2

La noche del sábado se me hizo larguísima, daba vueltas, no podía entender como me había animado a tanto, volví a pensar una y otra vez, una fantasía es una fantasía y otra cosa es algo real, no podía dormir y me sentía excitado, nervioso, confundido. A mi lado, Débora dormida, tranquila, relajada, de costado, culito apuntando hacia mi, veía la tanga cómo se perdía en ese culazo. la acaricié suavemente un largo rato,intenté dormir pero me costó un montón, estuve dando vueltas hasta temprano en la mañana en que me quedé dormido.  Me desperté cerca de las 11, Débora jugaba con la nena en el comedor, me acerqué la saludé con un beso profundo, me dijo que a la tarde podríamos ir a la plaza. Era un hermoso día soleado de principios de primavera, el tiempo que más le gusta. Así que comimos tranquilos, ella se fue a cambiar, se puso una pollera ajustada tipo tubo, una tanguita muy chiquita, la pollera esa se retransparenta con el sol. Giro para mi:
-Estoy linda…?
-Hermosa… deliciosa…

Read more

Me gusta / No me gusta

Rough 3

La Cena

Pasaba el tiempo y yo debía volver a casa, era tarde así que decidí tomar la iniciativa y le envié un mensaje.

“Debo volver a casa así que si no me dices algo, acabare mi consumición y me iré…”

Espere su respuesta que no tardo.

“Mira PUTA aquí se hace lo que yo digo y estarás el tiempo que sea necesario, así que llama a tu casa y di que llegaras más tarde, incluso a lo mejor mucho más tarde… entendido ZORRA?”

La verdad me fastidio, pero su autoridad me excitaba, así que le conteste que sí.

Read more

Me gusta / No me gusta