Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

FIN DE SEMANA EN PUERTO LA CRUZ

30 de mayo de 2005

Había pasado varias semanas esperando este día, programándolo y aclarando muchos puntos y dudas con Janeth, me costó convencerla, pero las bajas pasiones dieron paso a nuestros placeres y acordamos un encuentro. Ella había aceptado, pero solo si nos veíamos en una zona neutral, iríamos a Puerto La Cruz.

Ese día salí de mi trabajo a eso de las 2 de la tarde, los últimos días habían sido de verdadera euforia, al fin esa chica tan deseada por mi y que tantas fantasías habíamos compartido en la distancia seria mía, estaría a mi alcance, podría tocarla, besarla, cojerla, tenerla a mi entera disposición, sería algo divino.

Antes de este viernes, ya habíamos charlado bastante, ella nerviosa, no sabía como iba a reaccionar en cuanto me viera, después de todo llevábamos varios años conociéndonos, era el esposo de su mejor amiga, de su amiga de la infancia, estaba muy nerviosa y renuente, pero al final había cedido.

Yo, con bastante morbo, siempre que conversaba con ella buscaba llevar la conversación a algo netamente sexual, excitarla seducirla con el placer, habíamos conversado bastante y ya sentía que la conocía, que sabia sus gustos, conocía los lugares de su cuerpo que le causaban mas placer, e igual ella en mi; le había comentado de mi fascinación por los hilos dentales y que por el contrario a mi esposa le desagradan un poco.

Bueno, continuo en ese viernes 2 de la tarde, salgo en dirección al Puerto y me esperan 3 horas de camino, ella tenia su pasaje comprado para las 5 de la tarde asi que llegaría después que yo, el viaje pasó sin novedad, llegué a eso de las 5 de la tarde y ella estaba saliendo, llegaría hasta 3 horas después, asi que me fui a buscar nuestro nido de amor, a buscar un hotel y encontró uno bien chévere, frente al paseo colon, con buen servicio y buen precio, subí a la habitación, y en cuestión de segundos pasaron las 3 horas de viaje y ella ya estaba llegando. Me fui al terminal, nervioso, no sabía que pasaría, la vi esperándome en un banco, y me acerqué a ella, la saludé como un par de amigos, hola que tal, ¿como estuvo el viaje?, bien, bien,& ¿nos vamos?….

Íbamos en el carro charlando de cosas comunes, del viaje, de ella, de cómo se sentía, llegamos al hotel, subimos directo a la habitación, teníamos hambre y habíamos quedado en que iríamos a comer, ella me dijo que primero se quería bañar y asi lo hizo, yo sin molestarla esperaba en la cama, lista, ya nos vamos&, en eso fue que ya estaba a no más y le dije, ¿y no me das un beso?, estaba sentado en la cama, ella se inclinó hacia mi y m cielo, era divina sencillamente, nuestras leguas jugaban y tocaba su bikini, divino, sexy, entramos a la habitación y nos dedicamos el uno al otro. Tumbada sobre la cama me dediqué a besar todo su cuerpo, milímetro a milímetro, a desvestirla despacio dulcemente, hasta que solo quedó su hilo y su sostén, me deleitaba viéndolos y viendo como Janeth se estremecía de placer, a cada beso mío ella me respondía con un profundo suspiro, su placer aumentaba, el mío me sentía en el cielo, hasta que quise ver lo que escondía este pequeño pedazo de tela que llevaba cubriendo sus vagina, lo moví hacia un lado con cuidado y suspiré, el divino perfume que emanaba, lo bajé hasta sus rodillas y después fuera todo, estaba aun con sus sostén y sin nada abajo, solo su vagina, sus labios rasurados, con piel suave sin un solo vello, divina, excitada, con sus labios menores sobresalientes, grandes prominentes, indicándome que estos eran una segura fuente de placer para ella y por consiguiente para mi, la quería besar, quería comerme su coño, su cuquita, su cuca, ella solo gemía y excitada se tocaba los senos, ¡¡que delicia, una verdadera delicia !!, pasé horas dándole sexo oral divino excitante, ella como con movimientos involuntarios en ocasiones erguía su torso, y me tomaba por mi cabello con sus manos, me apretaba contra su vagina, la despojé de sus sostén, y ya la tenía completamente desnuda para mí, para cojérmela, para penetrarla y ella ya tenia una cara de puta magistral, me excitaba verla, los

ojos de deseo, era mi puta, de mas nadie, solo mía…

Autor: Apocalipsis528 apocalipsis528 ( arroba ) hotmail.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados