Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Follando con mi madre

20 de mayo de 2009

Mamá se corrió de gusto, le vinieron grandes espasmos, el placer de la follada anal la había hecho correrse de una manera bestial, mi capullo explotaba dentro del recto de mi madre y mientras eyaculaba estuve viendo luces de colores, la salida de mi semen fue como una descarga eléctrica, me pegaba a las nalgas de mi madre y soltaba mi leche dentro de su culo, nunca me había corrido tanto.

Mamá y yo nos despertamos casi al mediodía, mamá me estuvo besando mientras nos desperezábamos y decidimos ducharnos y preparar algo de comer, teníamos un hambre de lobos. Mi madre se puso una falda de esas típicas de verano, ancha y muy finita, no se molestó en ponerse bragas, y una camiseta blanca con tirantes, tampoco se puso sujetador, yo tampoco me puse calzoncillos, me coloqué unos pantalones cortos de deporte que me llegaban a la altura de las rodillas.

-¡Eduardo, hijo, he dormido como nunca, hacía tiempo que no descansaba tan plácidamente, la verdad es que después del trote de follar que nos metimos ayer, no me extraña que me quedara dormida nada más cerrar los ojos!-, -¡Si mamá, yo también he dormido muy bien, aunque me he despertado en dos ocasiones, y me he visto pegado a tú culo, he estado a punto de despertarte para pedirte más guerra!- mientras le manoseaba el trasero a mi madre por encima de la falda, -¡Pues cariño, sí te despiertas a media noche pidiéndome guerra, no lo pienses más y pídemela que yo te la voy a dar, mi vida!- ¿Mamá te quedaste anoche con más ganas de follar?- pregunté yo alucinado. -¡No hijo mío, no, me dejaste bien satisfecha, nunca he estado más satisfecha en mi vida, pero no quiero que pases hambre estando conmigo, que yo siempre voy a estar preparada para ti, Eduardo!

Le sonreí y le dije afectuosamente,-¡Gracias mamá, yo también voy a estar dispuesto para ti, siempre que quieras, siempre que desees follar, solo tienes que decírmelo y yo estaré encantado de darte todo lo que necesites!

Mi madre me agradeció el detalle dándome la lengua en un beso mientras me acariciaba la polla, mi reacción fue rápida, se me puso gorda y empezaba a mostrar un paquete de considerable tamaño entre mis piernas, mamá que no es tonta se dio cuenta, -¡Eduardo, como sigamos así todo el verano, me parece que solo vamos a follar y a follar, nada más, porque yo solo de verte la polla a través del pantalón ya me ponga cachonda!-, nos estuvimos riendo y nos sentamos a comer unas ensaladas y algo de pollo a la brasa.

Mientras comíamos encendimos el televisor y estuvimos hablando de las cosas que suelen poner en la tele, después vimos las noticias y tomamos un café de sobremesa juntos, entonces mamá me dijo:

-¿Eduardo, ¿te parezco apasionada?, me refiero a que sí te parezco una mujer ardiente en la cama, vamos que sí follo bien o no!- Yo me quedé mirándola y le dije, -¡Joder mamá, parece mentira que me digas eso ahora, te lo dije ayer mil veces, me pareces una mujer súper ardiente y muy apasionada, follas de maravilla y solo pienso en follar contigo a cada momento, mira estábamos comiendo y se me estaba pasando por la cabeza de pegar un polvo sin quitar la mesa, yo en mi silla y tú sentada sobre mi, imagínate!

¡Joder Eduardo, eso me halaga, que siempre estés deseando follar conmigo, eso me gusta y me hace sentir una mujer deseada, gracias mi niño, tú también follas de maravilla y eres un hombre muy apasionado y ardiente, eres una joya para cualquier mujer, mi cielo!- ¡mamá me encanta ver como te corres y me encanta oírte como gozas, y te mueves de maravilla, eres una gozada mamá, te lo digo en serio!- mi madre se sonrojó un poco y me dijo, -¡Coño Eduardo, cállate que al final me voy a enamorar de mi propio hijo, gracias por decirme todo eso, eres un cielo, mi vida, pero me da un poco de vergüenza que me digas eso, de que te gusta ver como me corro y como grito, yo no me doy cuenta de cómo ni cuanto grito, cuando estamos follando pierdo conexión con la realidad y me pierdo, me abandono a ti y no se ni lo que hago!

Mamá empezó a reírse mientras decía esto, se escuchaba decir aquellas palabras y aún le parecían imposibles, le parecía imposible que estuviera hablando conmigo de aquellos temas, que estuviera hablando de cómo se corre conmigo y de cómo le gusta follar conmigo, con su propio hijo, -¡Mamá pero sí es verdad, cuando te corres te pones preciosa, estás mucho más guapa después de haberte corrido, sí te vieras la cara, mientras te estás corriendo tu cara se convierte en un poema, te pones preciosa, además te sienta muy bien correrte, estás mucho más activa, más bonita, más buenorra y más guapa!

Mi madre abrió los ojos mientras le decía yo esto y me dijo mientras se ponía colorada, -¡Pero Eduardo, hijo, no me digas esas cosas, que me da vergüenza!- mi madre se quedó callada y después se echó a reír, -¡Que tonta que soy verdad Eduardo, me comporto como una colegiala contigo, como sí fuese la primera vez que follo, aunque a decir verdad tú y yo empezamos ayer, mi vida!- ¡y espero seguir follando contigo siempre mamá!- ¡Y tanto Eduardo, vas a follar conmigo siempre que quieras, de eso que no te quepa la menor duda, cielo!

Los dos nos quedamos viendo una película malísima que daban por la tele, yo estaba cachondo porque de verle las tetas tan ajustadas a la camiseta se me estaba poniendo la polla morcillona, así que sin más le dije a mi madre, -¡Mamá!, ¡dime cariño!, ¡Mira que tengo aquí!

Y diciendo esto me bajé el pantalón de deporte hasta por debajo de los huevos y le enseñé mi polla totalmente dura, mi madre sonrió y se levantó del sofá, -¡Que cosa tan bonita tiene mi niño! me dijo con voz melosa, con la voz con la que se les habla a los bebés cuando han hecho algo bueno, y acabando de decirme esto mi madre se acercó a mi polla y le metió un par de chupetones impresionantes en el capullo, mi polla entonces adquirió dimensiones bárbaras, se me puso mucho más dura, mamá se retiró al ver que yo me levantaba y me quité el pantalón corto y me senté en una silla del salón con mi polla apuntando al techo, mi madre también se levantó y dirigiéndose a mi se levantó la falda, se tocó el coño y dijo, -¡Está a punto, cariño! y se sentó sobre mi, soltó la falda y con una mano cogió mi tranca y la puso en la puerta de su coño y poco a poco se la iba metiendo.

Yo estaba viendo el paraíso, sus tetas estaban sobre mi boca, las tocaba y se las sacaba de la camiseta mientras se las chupaba con verdadera devoción, mi madre poquito a poquito se iba metiendo mi polla dentro de ella, poco a poco se iba colocando encima de mi, yo la agarré de las nalgas y empujé mi nabo tieso hacía dentro, mamá dejó escapar un grito y me sonrió mientras se mordía el labio inferior, la falda de mi madre cayó sobre nosotros, pero yo tenía las manos sobre su trasero, agarrando sus glúteos y separándolos mientras mi madre se iba acomodando sobre mi polla, cuando entró toda entera, mamá suspiró fuertemente y me dijo, -¡Mamá quiere montar a caballito!- y en esos momentos pegó un viaje de cintura impresionante, cerró los ojos y los volvió abrir de nuevo, se mordía el labio mientras yo acababa de sacarle las tetas de la camiseta.

Entonces empezamos a movernos al mismo ritmo, las tetas de mi madre se balanceaban de un lado para otro, yo las chupaba y mamá montaba sobre mi polla, que manera de mover el culo, describía círculos sobre mi, primero eran movimientos ondulatorios, después hacia los lados, cambiaba para ser movimientos clásicos de sube y baja, después se quedaba quieta para recuperar el aliento y seguía clavándose la polla con fuerza mientras me gemía en la misma cara, -¡ohhhhh… Eduardo hijo, que polla tienes, ahhhh, muévete así, mi vida, asiiiiii!

La sexualidad de mi madre no dejaba de proporcionarme sorpresas a cada momento, se movía como una amazona sobre su caballo, estaba cabalgando de mil maravillas, gritaba mientras nos dábamos las lenguas y nuestras salivas incluso salían de las bocas para pringarnos hasta las barbillas, mi madre no tardó en correrse gritando, mientras sus tetas botaban a mil por hora, yo también me corrí al poco, pero esta vez lo hice dentro de ella, mamá no me dejó sacarla, le bañé todo el interior de su vagina con mi leche ardiendo, fue una descarga muy fuerte. -¡mamaaaaa meeeeeee corrooooo, me corrroo!- ¡si cariño mío..Córrete…córrete dentro de mamá, vamos mi vida…aoooohh…oogghhhhh aaghhh!

Al final exploté violentamente dentro de mi madre, mi madre me besaba y yo no cesaba de tocarles las tetas, de apretárselas y de estrujárselas con lujuria, de pellizcarle los pezones como si mi vida estuviese en ello,-¡mi niñooooooo, que se ha corrido dentro de mamá…que biennnnn…mi Eduardo, mi campeón…que corrida más grande..ehhh, cielo mío!!- ¡!si mamá, ha sido fantástico correrme dentro de ti, ha sido insuperable, ¡este polvo ha sido buenísimo! le decía a mi madre mientras le besaba el cuello y las tetas, mi madre al fin se levantó y mi polla aún medio empalmada salió llena de líquido.

Mi madre con las faldas cogidas en la cintura se miró el coño y me dijo,-¡Ves mi niño, como la lechecita de ni nene va saliendo por aquí! Y era verdad, por sus muslos resbalaban chorros de mi semen que salían de su coño, mamá soltó la falda y esta cayó, alargó su mano hacía mi polla totalmente mojada y pringada y me la limpió con la mano, acercó su cara a la mía y apretando los dientes me dijo,-¡esta polla me vuelve loca, pero loca, loca de verdad!- y entonces nos dimos un beso. Juntos nos dirigimos al cuarto de baño para ducharnos, no hace falta decir que en el trayecto del salón al cuarto de baño, nos estuvimos tocando el uno al otro, y mientras nos duchábamos estuve manoseando a mi madre a mi entero antojo.

Aquella noche cené por dos veces, la primera fue la cena en la mesa junto a mi madre, la segunda fue la espectacular comida de coño que le regalé a mi mamá, mientras estaba sentada en el sofá viendo la tele comencé a besarle las ingles y a meterle mano, hasta que ya no pude más y le hice un trabajito en los bajos que nunca olvidará, se corrió en mi cara mientras juntaba las piernas alrededor de mi cabeza y levantaba el culo hacía mi.

No os podéis imaginar con que ganas me comí el conejo de mamá, mi madre chillaba de gusto ya que comencé a comerle el coño de una manera profesional, empecé por abajo, de abajo hacia arriba, sin tocar el clítoris hasta que mi madre no me lo pidiese, lamiendo todo lo ancho y largo de su raja y de sus labios, chupando y succionando la totalidad de la almeja de mi madre, bebiendo de sus sabrosos caldos, al final cuando mi madre me lo pidió comencé a torturarla de placer trabajándole el clítoris a toda conciencia, mamá pegaba unos saltos impresionantes en el sofá, levantaba sus caderas contra mi cara y su culo se empinaba hacía mi rostro, como sí se quisiera meter dentro de mi boca, entonces aproveché para comerle también el culo y entonces mi madre se corrió gritando, hincando sus uñas en mi cabeza y tirando de mi cabello hacía su entrepierna, estaba como salida, como fuera de si.

Aún no estaba recuperada del todo cuando le levanté las piernas y tumbé a mi madre en el sofá, mamá se reía mientras yo la movía de un lado para otro, -¿Que pretendes Eduardo, hijo?-¡Te voy a comer el culo mamá, me pienso recrear comiéndote el culito!- mi madre me dijo,-¡Pues hijo, vas a ser el primero que me comas el culo, porque nadie me ha comido el agujerito negro en mi vida!

Así que le levanté las piernas y se las abrí, pero no pude aguantar mucho con aquella postura ya que era como comerle el coño pero con las piernas y la cintura más levantada de lo normal, así que opté por tumbarme en el suelo y que mi madre se quedara sentada en el sofá, pero sentada en el borde del mismo, es decir, con el culo casi fuera.

Desde abajo comencé a comerle el coño de nuevo, mamá suspiraba y se movía mientras mi lengua hurgaba en sus profundidades, después pasé a su ano. Un exquisito vello muy fino, de color rubio oscuro se instalaba en la entrada del culo de mi madre, un vello en forma de remolino, como sí fuese terciopelo, estuve jugueteando con el culo de mi madre cerca de media hora, mamá se abría los glúteos para que mi boca entrara bien adentro, al final me pidió que parara porque ya no podía aguantar más.

-¡Hijo mío, o paras ya de chuparme el culo o yo me corro de nuevo!¿Sabes mamá, que empiezas a tener el culito dilatado?, lo tienes para perfecto para una sodomización!- ¡No se Eduardo, nunca he follado por el culo y me da mucho respeto que con esa cosota tan grande me hagas daño, es que la tienes enorme, mi vida!-¿no me vas a dejar metértela por el culo mamá?- le dije yo con una voz de lástima, como de niño, mi madre se puso a reír y me dijo, -¡!sí es que yo no puedo negarte nada hijo mío, no puedo, ¿De verdad que quieres metérsela a mamá por el culo?- ¡si mamá, si mamá, es mi gran ilusión, tu culo me vuelve loco mamá! – Vale mi niño, me vas a follar por el culo, pero aquí no, subiremos a la cama. – me dijo mi madre, mientras se ponía bien las ropas y apagábamos la tele.

Íbamos subiendo las escaleras cuando mi madre me dijo -¿De verdad que no te importa follarte a tu madre por el culo, ¿te atreverías a tirarte a tú madre por el culo?- ¡Joder mamá, pues claro que quiero, lo estoy deseando, me consumo de ganas de follarte por el culo! lo sé hijo mío, lo que pasa es que me da mucho morbo decirte estas cosas, jamás hubiese imaginado que acabaría follando por el culo con mi propio hijo, y es algo que me da mucho morbo, algo que quiero experimentar, cariño, es como un juego, me excito con estas palabras y con solo pensar en que me la vas a dar por atrás!

Mi madre subía las escaleras con el culo al aire, la falda la llevaba recogida a la altura de la cintura, sin bragas y contorneando las nalgas a cada escalón que subía, -¿entonces a mi niño le gusta el culo de mamá?..¿Ehhh?- me decía esto mientras movía las caderas y levantaba los glúteos para provocarme, -¡te gusta el culo de mamá, Eduardo?- y mamá volvía a reírse mientras describía círculos en el aire con su impresionante y perfecto pandero.

Llegamos a la habitación y sin decir nada la agarré por detrás y mamá sola se puso de rodillas sobre la cama, sin quitarse la falda, puso su culo en pompa y lo movió de izquierda a derecha, -¿Quién se va a follar este culito virgen ahora mismo?- me decía con voz de picarona totalmente salida, yo me quité el slip y mi polla estaba más dura que nunca, encendí todas las luces, porque quería ver aquel impresionante espectáculo bien visto, el culo de mi madre en pompa y totalmente ofrecido a mi, mi madre me ofrecía el culo para que lo sodomizara, esto era un sueño, un sueño de locura.

Con mis manos le abrí las nalgas y su agujerito me saludó con aquel precioso vello que rodeaba su ano, coloqué mi polla sobre el solo para divertirme y para ver las dimensiones de mi nabo comparadas con aquel estrecho agujerito, lo tenía cerrado, húmedo por mi saliva pero cerrado, un dedo le entraba bien, pero dos ya era un poco forzado, mamá me dijo entonces, -¡Eduardo confío en ti, mi vida, quiero que me la metas por el culo, pero cariño, ponte algo de crema, mira en el cajón hay un bote de aceite corporal, lléname de eso el culo y después me la metes!!!- y así lo hice, estuve pringando todo el ano de mi madre con aceite corporal y después me embadurné la polla con el mismo aceite, mi polla estaba brillante, más dura que siempre, parecía otra, se la enseñé a mi madre y mi madre me contestó…

-¡Fóllame ahora mismo o me la como!- y empezamos a reírnos de nuestras bromas.

Por fin llegó el momento más esperado, lo más ansiado por mi, el culo de mi madre, coloqué la punta de mi glande en la entrada del ano y comencé a empujar poco a poco, mamá suspiraba mientras iba empujando, la agarré por los cachetes del culo, por las nalgas e iba apretando mi falo durísimo contra el ano maternal, cuando la enorme seta que parece mi capullo casi entró por entero mamá lanzó un gemido de placer, ¿te duele mamá. Dime sí te hago daño. – ¡No hijo mío, sigue, sigue, no me hagas caso, métemela toda entera, la quiero sentir toda entera dentro de mi, Eduardo!

La penetración fue lenta pero muy placentera, según iba entrando iba sintiendo como las carnes de mi madre se abrían a mi paso, me costaba entrar, pero poco a poco iba entrando, sentía una especie de flop-flop mientras avanzaba dentro de ella, era su recto que se abría a mi, mamá comenzó a gritar mientras yo salía y volvía pero cada vez un poquito más adentro, mi respiración se iba acelerando, yo pegaba bocanadas enormes y se me escapaban grandes gemidos, el estado de excitación era único, era sublime.

Me quedaba sin aire cuando veía el ano de mi madre como se tragaba mi polla casi por entero, como aquel vello anal se arremolinaba alrededor de mi polla y se abría más y más ante mis lentos empujones, mi madre estaba cada vez más cachonda, se quitó la camiseta y dejó sus enormes tetas al descubierto, entonces mamá me sorprendió cuando me dijo entre suspiros balbuceantes, -¿Te queda mucho mi niño, queda mucho trozo por entrar?- ¡un poquito mamá, sí quieres la saco!

Le dije temiendo que la penetración le doliese más de lo que yo pensaba, mi madre entonces comenzó a mover la cintura y de un solo golpe, dirigido hacía mi, se sodomizó ella misma, mi polla entró de un solo golpe en el culo de mamá, estaba toda entera dentro, había sentido algo muy grande mientras entraba con aquella prisa debido al empuje de mamá, casi me mareo del placer,-¡Fóllate a mamá, Eduardo, dame con fuerza y rómpeme el culo, hijo mío, vamos ánimo mi machote!- me dijo mi madre entre gritos mientras me pegaba fuertes vaivenes contra mi cuerpo.

Entonces me llené de lujuria, le agarré fuertemente las nalgas, los glúteos, y comencé a meter y sacar con prisa, me la follé con fuerza por el culo, solo de ver mi polla como entraba y como salía me parecía imposible, su vello recorría todo mi falo mientras penetraba, sentía un calor inmenso dentro del recto de mi madre, sentía como se estrechaba contra mi polla y como la aprisionaba como succionándola, como tirando de ella mientras yo entraba y salía, mis gemidos eran bestiales, me faltaba el aire y estaba a punto de marearme de tanto placer, me fallaban las piernas de tanto goce.
Mi madre se movía como una loca, su culo dibujaba círculos sobre mi rabo tieso dentro de ella, de un lado para otro su cintura acompañaba mis embestidas, mi madre me propinaba fuertes empujes y yo estaba como loco, gritaba de gusto y mamá parecía estar fuera de sí, la casa entera se llenaron de gritos, mi madre gritaba como nunca la había oído gritar, sollozando y gimiendo de gusto, -¡ahhhh mi niñooo que gusto, mi culo mi culo, ahhh, fóllame Eduardo, hijoo, ahaaa, mi culooo!- yo le acompañaba con cosa como, ¡mamaaa por el culoooo, que culoo tienes….esto es lo más grandeee…que gustazooo!

La cama chirriaba cosa mala, nos movíamos a mil por hora, y mi polla estaba a punto de explotar dentro de mi madre, -¡asssiiii fóllate a mamá por el culo, demuéstrale a tú madre como se folla por el culo, demuéstrale a tú madre como la quieres follándotela por el culo, hijo miooooo, ahhhhhhhh, me corrooooooooooooooo, aaaaaaaaaaaaaaaaahhh!

Mamá se corrió de gusto, le vinieron grandes espasmos y ni tan siquiera se había tocado el coño, el placer de la follada anal la había hecho correrse de una manera bestial, yo sentí como mi capullo explotaba dentro del recto de mi madre y mientras eyaculaba estuve viendo luces de colores alrededor mío, me estaba mareando del placer experimentado, la salida de mi semen fue como una descarga eléctrica, lancé un grito mientras me pegaba a las nalgas de mi madre y soltaba mi leche dentro de su culo, creo que nunca me había corrido tanto.

Saqué mi polla pringosa, pero aún morcillona, mamá se tumbó en la cama boca abajo y me miraba sonriendo y sudando, -¡Vaya hombre que tengo en casa, menuda manera de darle a su madre por el culo, hijo mío que manera de follar que tienes, eres lo nunca visto, menuda manera de usar la polla con tú madre, me has dejado el culo reventado, me has desvirgado el culito, mi niño!

Me acerqué a mi madre y nos besamos apasionadamente.

-¡Tienes un culo mamá, que es una pasada, una delicia, ¿te ha gustado?- ¿Qué sí me ha gustado?, ha sido magnifico, nunca pensé que podría disfrutar así por el culo, me parece mi niño, que de ahora en adelante me lo vas a dilatar más a menudo, vamos a darle caña a mi culito, quieres mi vida?- ¡Pues claro que quiero mamá, lo deseo, de ahora en adelante te la daré por el culo siempre que quieras!

Mi madre se dio la vuelta y nos quedamos boca arriba, desnudos y sudando, del culo de mi madre salía mi semen, tenía el ano chorreando y estaba manchando las sábanas de la cama, pero pasamos de todo, mi madre se quedó tumbada boca arriba y yo comencé a besarle los pechos, con una especial atención a sus pezones, mi madre me dejaba hacer hasta que me invitó a ir a la ducha para lavarnos.

Después de la ducha nos preparamos algo de comer, unos vasos de leche con galletas de chocolate, después nos metimos en la cama y estuvimos hablando de lo bien que lo habíamos pasado follando por el culo, mientras hablábamos no parábamos de tocarnos y al final nos dieron las cuatro de la madrugada, follando otra vez.

Yo metido entre las piernas de mi madre mientras mamá chillaba que se corría, así recuerdo el momento en que amaneció esa mañana, nos pasamos toda la noche follando como locos, como dos enfermos de sexo, como dos amantes desesperados. Ese día conseguí correrme seis veces y mi madre creo que nunca lo sabrá, perdió la cuenta a mitad de la primera enculada que le di aquella misma noche.

Autor: Martin Torres

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Follando con mi madre, 8.7 out of 10 based on 55 ratings
  
categoría:

4 comentarios »

  1. martin torres dice:

    Amigo Rachelny

    Veo que has posteado este cuento que yo habia publicado en renacerfilial al menos dame el credito por el mismo no solo lo pongas como de tu autoria

    atte
    Martin Torres

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  2. Ya aparece tu autoría, no obstante te solicitamos nos envíes el link hacia ese relato, gracias…Administración R.M.

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  3. martin torres dice:

    Gracias de antemano por la atencion a una cosa en apariencia tan trivial com quien es el autor de una historia que envuelve una relacion incestuosa (Pues gracias a el gran anonimato de el internet pudimos compartir con gente de nuestras mismas ideas )que no quisieramos que en la practica nuestra familia se enterara pues puede causarnos problemas…

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  4. nemo dice:

    ME ENCANTARIA QUE FUERA YO Y MI MADRE,Y QUE ME PASARA TODO ESO,ME ENLOQUECERIA QUE ME LA -CHUPARA- Y -ENCULARRRRMELAAA-,A LA -PUTORRA- DE MI MADRE.SEGUN EL ARGOT DE LA CAMA,UNA-PUTA-ES UNA TIA BUENA,PERO SUPERIOR,ESO VIENE DE QUE UNA-PUTA-,ADOPTA MUCHOS HOMBRES,Y UNA TIA BUENA,ADOPTA MUCHOS HOBRES,SIN DUDA ALGUNA,AUNQUE ELLA NO LO SEPA,PORQUE CUANDO VEMOS UNA TIA BUENA,TODOS QUEREMOS ADOPTARLA,ES DECIR -FOLLARCELA-,DE HAY BIENE LO DE-PUTA-,QUE QUIERE DECIR -TIIAAAA BUUUENNNAAAAA-,CONTRA MAS BUENA ESTA,MAS-PUTA-ES PORQUE MAS ADOPTA HOMBRES,SIN DUDA ALGUNA, MAS,SE LA QUIEREN FOLLAR,PERO-PUTA-EN EL ARGOT DE LA CAMA ES ES UNA TIAAA BUEEENNNAAA,NO LO OTRO.

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados