Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

FOLLANDO EN EL CINE PORNO

17 de noviembre de 2008

Hola, mi nombre es Vanesa y voy a contarles mi pequeña experiencia dentro del cine porno. En primer lugar voy a presentarme, soy estudiante y vivo con otras tres amigas en un apartamento. Mido 1,70, y soy delgada, morena y aunque este mal decirlo, lo mejor de mi cuerpo son mis tetas. Tengo una talla 100 sin operar y siempre he sido el blanco de todas las miradas de los chicos que cuando hablan conmigo no pueden apartar la vista de ellas. A mi no es algo que me moleste. Lo veo normal y es que yo tampoco las escondo.

Me gusta vestir con ropa ajustada: Tops, minifaldas, pantalones ajustados… Me excita hacer que se note mi ropa interior y sentir cómo los chicos se dan cuenta de que llevo tanga y se queden mirando mi culo atontados. En casa no tenemos problemas para cambiarnos la ropa entre las cuatro. Hay días que estamos un poco calientes y nos gusta juntarnos delante del armario y vestirnos como auténticas putas.

Aquella noche era uno de esos días. Sábado por la noche, verano, nos apetecía salir a calentar a unos cuantos chicos. Me fui a la habitación de mi amiga María y le dije que me vistiera como ella quisiera. A María le encantaba este juego. En un instante estaba revolviendo en su armario. Primero sacó la ropa interior: un tanga blanco de encaje y un sujetador a juego. Me los puse, pero tuve problemas con el sujetador porque María tenía una talla más pequeña que la mía, pero en eso consistía el juego. Las tetas se me salían por todos los lados. María se reía. Seguido sacó unos pantalones blancos que se me ajustaban como un guante a las piernas. Eran de cintura baja y al sentarme se bajaban bastante dejando ver el tanga casi entero. Por último eligió un top de los que se atan al cuello dejando al aire la espalda. Me lo puse, pero se me veía el sujetador por detrás por lo que decidí ir sin él. Mis tetas bailaban libremente dentro del top que no sujetaba nada.

María también se vistió y nos fuimos a una discoteca. Bailamos y bebimos, quizá demasiado, y ya de madrugada nos quedamos con tres chicos con los que habíamos pasado parte de la noche. Charlamos y recorrimos algunos bares para terminar tomando la última copa en casa de uno de ellos. Nosotras sabíamos lo que queríamos por lo que no hubo muchas palabras y todo terminó en una orgía entre los cinco. A la mañana siguiente cuando nos despertamos los chicos estaban en una sala viendo un video porno. Nos acercamos para descubrir que las protagonistas del video éramos nosotras. Habían grabado toda la juerga de anoche.

El video comienza con nosotras quitándonos la ropa hasta quedarnos yo con el top y el tanga y María con unas braguitas negras transparentes que se abren en la entrepierna y las medias. De rodillas nos acercamos hasta los chicos que están de pie y les bajamos los pantalones hasta los tobillos dejando delante de nuestras caras tres estupendos calzoncillos rellenos a tope con tres rabos que luchan por salir. Los bajamos y comienza una sesión de sexo oral, cambiando de polla alternativamente. Después de un rato dos chicos se sientan en el suelo. Yo sin pensarlo dos veces, me aparto el tanga a un lado, sin quitármelo, y me siento clavándome la tranca y comienzo a botar como una posesa. Miro a mi derecha y María está en la misma posición que yo. El tercer chico esta de pie delante de nosotras y nos va metiendo la polla en la boca hasta que no puede más y juntándonos las caras comienza a echar su leche. Nos salpica la cara entera y el pelo.

Sin dejarnos limpiar nos colocamos a cuatro patas mientras nos preparan para recibir por detrás. Nos meten primero uno y luego varios dedos para acabar acomodando sus rabos en nuestros traseros. El ritmo que llevan es brutal. La enculada dura más de un cuarto de hora y cuando están por terminar nos colocan de cara y nos vuelven a regar. El semen cae por nuestras mejillas hasta las tetas mezclándose con los restos de la corrida anterior que aún permanece sobre nosotras. En ese momento se corta la grabación.

Cuando terminamos de ver el video les pedimos explicaciones y nos contaron que estaban intentando montar una productora de películas pornográficas y que aquello había sido una prueba. Nos contaron sus proyectos y nos pusieron lo

s dientes largos con el dinero que podíamos ganar. Su idea era grabar folladas sin interrupciones, sin trucos y para eso necesitaban gente que dieran todo durante un buen período de tiempo. Nosotras les habíamos causado una muy buena impresión. Nos ofrecieron grabar otras tres escenas que junto con la ya grabada harían la primera película.

Si les agradó la historia por favor la votan, gracias…

Autor: Vanesa

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
FOLLANDO EN EL CINE PORNO, 9.5 out of 10 based on 4 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados